El Mahabharata en español. 8ª entrega.



SEAN BIENVENIDOS A MI POST!


 
N. del T.:
 
 Este libro no existe en castellano, al menos no en su version completa, y esta es una traduccion artesanal.
 
 El texto original, se puede leer completo aquí:
 

 
 
http://www.sacred-texts.com
 

 
 
 Espero poder traducirlo en su totalidad, aunque me lleve toda la vida. Acepto sugerencias, especialmente si ven errores gramaticales, ortograficos o de traducción. Espero que me ayuden, los devotos que deseen que este maravilloso purana sea divulgado en los países hispano parlantes, y confio en que Sri Ganesha proveerá para que esta manualidad se logre sin problemas.
 
 Otro tema: como una forma de protesta y para volver a la tradición de nuestro idioma previo al decreto realista sobre los signos de interrogación y exclamación, esta obra no posee dichos signos en la apertura de las oraciones que los pudieran llevar eventualmente.
 

 
 
Sergio
Gabriel Bustos

 
Om namah Shivaya

Bhima pelea con Hidimba. Version libre mixta con pinceles y aerosoles por Firnadi.
 'El extenso parva que viene a continuación se llama Virata. Llegando los Pandavas a los dominios de Virata, vieron en las afueras de la ciudad un gran shami sobre el que escondieron sus armas. Aquí ha sido recitado su ingreso en la ciudad y su estadía en la misma disfrazados. Luego, la ejecución que Bhima lleva a cabo del perverso Kichaka quien perdiendo la cordura por la lujuria, había espiado a Draupadi; la contratación por parte del príncipe Duryodhana de astutos espías; y el despacho de los mismos en todas las direcciones para rastrear a los Pandavas; el fracaso de estos en su misión de encontrar a los poderosos hijos de Pandu; la primera captura de los pastores de Virata por parte de los Trigartas y la tremenda batalla que se desató; la captura de Virata a manos del enemigo y el ulterior rescate por parte de Bhimasena; la liberación de los pastores por parte del Pandava; la nueva captura de los pastores a mano de los Kurus; la derrota sufrida por todos los Kurus contra Arjuna que los combatió usando solo una mano; la liberación de los pastores del rey; la aceptación de Arjuna, a quien Virata honró con la mano de su hija Uttara, de la misma Uttara como esposa para su hijo concebido junto a Subhadra, Abhimanyu, el destructor de villanos. Estos son los contenidos del extenso cuarto Parva, el Virata. El gran Rishi Vyasa lo compuso de sesenta y siete secciones. El número de slokas es de dos mil cincuenta.
   'Oigan entonces los contenidos del quinto Parva que habrá de conocerse con el nombre de Udyoga. Mientras los Pandavas, deseosos de victoria, se encontraban residiendo en el lugar llamado Upaplavya, Duryodhana y Arjuna acudieron simultáneamente a Vasudeva, y dijeron: ?Debes asistirnos en esta guerra?. Krishna, el de alma elevada, al ser pronunciadas estas palabras respondió: ?Oh, ustedes, los primeros entre los hombres, un consejero que no peleará y un akshauhini de tropas, cuál de estos debo a dar a cuál de ustedes?? Enceguecido por su ambición, el tonto de Duryodhana pidió las tropas; mientras que Arjuna solicitó a Krishna como consejero no beligerante. Luego se describe cómo, cuando el rey de Madra se aproximaba para unirse a los Pandavas, Duryodhana, engañándolo con regalos y hospitalidad, lo indujo a conceder una gracia, solicitando este último su asistencia en el combate; cómo Salya, habiendo dado su palabra a Duryodhana, se presentó ante los Pandavas y los consoló recitándoles la victoria de Indra sobre Vritra. Luego viene el envío en embajada ante los Kauravas, del purohita por parte de los Pandavas. Luego se describe cómo Dhritarashtra, el de gran valor, habiendo oído las palabras del purohita de los Pandavas y la historia acerca de la victoria de Indra, se decidió a enviar a su proprio Purohita y finalmente envió a Sanjaya ante los Pandavas, motivado por deseos de paz. Fue aquí descripto el insomnio de Dhritarashtra provocado por la ansiedad que le causara oir todo acerca de los Pandavas y sus amigos, Vasudeva y otros. Fue en esta ocasión que Vidura se dirigió al sabio rey Dhritarashtra con varios consejos llenos de sabiduría. Fue aquí también que Sanat-sujata recitó al ansioso y apesadumbrado monarca las excelentes verdades de la filosofía espiritual. A la mañana siguiente, Sanjaya habló en la corte del rey sobre las identidades de Arjuna y Vasudeva. Fue entonces que el ilustre Krishna, movido por su gentileza y sus deseos de paz, fue personalmente a la capital Kaurava, Hastinnapura, para acercar una propuesta de paz. Luego viene el rechazo por parte del príncipe Duryodhana, de la embajada de Krishna, quien se había presentado ofreciendo paz para el beneficio de ambas facciones. Fue aquí recitada la historia de Damvodvava; luego la historia de Matuli, el de alma elevada, y su busqueda de un marido para su hija; luego la historia del gran sabio Galava; luego la historia de los entrenamientos y la disciplina del hijo de Bidula. Luego, el despliegue por parte de Krishna de sus poderes de Yoga ante la asamblea de Rajas, al enterarse de los perversos consejos de Duryodhana y Karna; luego los consejos ofrecidos por Krishna a Karna al llevarse a este último en su carruaje, y el rechazo de estos por parte de Karna, guiado por el orgullo. Luego, el regreso de Hastinapura a Upaplavya de Krishna, el azolador de enemigos, y su narración hecha a los Pandavas de todo lo ocurrido. Fue entonces que aquellos opresores de adversarios, los Pandavas, habiéndolo oído todo y habiéndose consultado apropiadamente los unos con los otros, hicieron todos los preparativos para la guerra. Luego viene la marcha desde Hastinapura, para la batalla de infantes, caballos, aurigas y elefantes. Luego, el relato sobre las tropas de ambas partes. Luego, el despacho de Uluka por parte del príncipe Duryodhana como emisario ante los Pandavas, un día antes de la batalla. Luego, el cuento sobre aurigas de diversas clases. Luego la historia de Amba. Todos estos han sido contados en quinto Parva llamado Udyoga, del Bharata, repleto de incidentes pertenecientes a la guerra y a la paz. Oh ascetas, el gran Vyasa ha compuesto ciento ochenta y seis secciones en este Parva. El número de slokas, también compuestos aquí, es de seis mil seiscientos noventa y ocho.
 
  'Luego se recita el Bhishma Parva, pleno de incidentes maravillosos. En este fue narrada por Sanjaya, la formación de la región conocida como Jambu. Aquí fue descripta la enorme merma del ejército de Yudhishthira, y también los duros combates durante diez días consecutivos. En este, Vasudeva, el de alma elevada, por razones que tenían como fundamento la filosofía de la liberación final, alejó el pesar que brotaba del remordimiento que sentía Arjuna por su estirpe (a la que estaba en vísperas de aniquilar). En este, el magnánimo Krishna mismo, atento al bienestar de Yudhishthira, viendo las bajas inflijidas en el ejército de los Pandavas, descendió prontamente de su carruaje y corrió, gallardo el pecho, látigo en mano, dispuesto a acabar con Bhishma. En este, Krishna amonestó con agudas palabras a Arjuna, el portador del Gandiva y prominente entre los que llevan armas. En este, el primero de los arqueros, Arjuna, ubicando a Shikandin delante de sí, atravesó con sus afiladas flechas a Bhishma, derribándolo de su carruaje. En este, Bhishma yació tendido sobre su lecho de flechas. Este extenso Parva es conocido como el sexto en el Bharata. En este fueron compuestas ciento diecisiete secciones. El número de slokas es de cinco mil ochocientos ochenta y cuatro, tal cual fuera recitado por Vyasa, el conocedor de los Vedas.
 
 
 'Luego es recitado el maravilloso Parva llamado Drona, lleno de incidentes. Primero llega la instauración al mando del ejército del gran instructor de armas, Drona; luego el juramento hecho, por aquel gran maestro de armas, de capturar al sabio Yudhishthira durante el combate para complacer a Duryodhana; luego la retirada de Arjuna del campo ante los Sansaptakas, luego el batacazo sufrido por Bhagadatta, que semejaba al mismo Indra en el campo con el elefante Supritika, frente a Arjuna; luego, la muerte del héroe adolescente Abhimanyu, solo y sin apoyo, a manos de varios Maharathas, incluído Jayadratha; luego, tras la muerte de Abhimanyu, la aniquilación por parte de Arjuna, de siete Akshauhinis de tropas y por último del mismo Jayadratha; luego, la perforación de las líneas Kauravas, imposibles de penetrar incluso para los dioses, por parte de Bhima, el de poderosos brazos, y de aquel eminente auriga, Satyaki, en busca de Arjuna, obedeciendo las órdenes de Yudhishthira, y el exterminio de los Sansaptakas sobrevivientes. En el Drona Parva, encuentran la muerte Alambusha, Srutayus, Jalasandha, Shomadatta, Virata, el gran auriga Drupada, Ghatotkacha y otros; en este Parva, Aswatthaman, turbado más allá de lo indecible tras la muerte de su padre en combate, descargó el terrible astra Narayana. Luego, la gloria de Rudra, en conexión con la quema de las tres ciudades. Luego, el arribo de Vyasa, y el recitado hecho por este de la gloria de Krishna y Arjuna. Este es el grande y séptimo Parva del Bharata, en el cual todos los heroicos jefes y príncipes mencionados, fueron enviados a rendir cuentas. El número de secciones en este, es de ciento setenta. El número de slokas tal cual compuestos en el Drona Parva por el Rishi Vyasa, el hijo de Parasara poseedor de verdadero conocimiento tras muchas meditaciones, es de ocho mil novecientos nueve.
 
 
 'Luego viene el más maravilloso Parva llamado Karna. En este, es narrada la designación del sabio rey de Madra como auriga de Karna. Luego, la historia de la caída del Tripura Asura. Luego, Karna y Salya se denostan mutuamente con ásperas palabras mientras se dirigen al campo; luego, la historia del cisne y el cuervo recitada en insultante alusión; luego, la muerte de Pandya a manos de Aswatthaman, el de alma elevada; luego, la muerte de Dandasena; luego la de Darda; luego, Yudhishthira y el riesgo inminente durante su lucha mano a mano contra Karna en presencia de todos los guerreros; luego, la furia mutua entre Yudhishthira y Arjuna; luego, Krishna aplaca a Arjuna. En este Parva, Bhima, en cumplimiento de su promesa, habiendo desgarrado y abierto el pecho de Dussasana durante la batalla, bebió la sangre de su corazón. Luego, Arjuna mató a Karna en un combate mano a mano. Los lectores del Bharata llaman a este el octavo Parva. El número de secciones en este, es de sesenta y nueve, y el número de slokas es de cuatro mil novecientos sesenta y cuatro.
 
 
 'Luego fue recitado el maravilloso Parva llamado Salya. Tras haber sido abatidos todos los grandes guerreros, el rey de Madra devino comandante del ejército Kaurava. Los combates entre aurigas, uno tras otro fueron descriptos. Luego viene la caída del gran Salya a manos de Yudhishthira, el justo. Aqui también encuentra la muerte en combate Sakuni, a manos de Sahadeva. Cuando apenas unos pocos remanentes de las tropas sobrevivían, Duryodhana fue hasta el lago, y creando para si una habitación dentro del agua, yació tendido allí durante un tiempo. Luego se narra cómo Bhima recibe inteligencia de los cazadores acerca de esto; luego, es narrado cómo, reaccionando a los insultantes discursos del inteligente Yudhishthira, Duryodhana, que en su vida había sido capaz de soportar afrentas, salió del agua. Luego viene el encuentro con garrotes entre Duryodhana y Bhima; luego, mientras el enfrentamiento se desarrollaba, el arribo de Balarama; luego se describe la sacralidad del Saraswati; luego el progreso del combate con garrotes; luego, la fractura de los muslos de Duryodhana por parte de Bhima con una terrible bolea de su mazo. Todos estos fueron descriptos en el maravilloso y noveno Parva. En este, el número de secciones es de cincuenta y nueve, y el número de slokas compuestos por el gran Vyasa, el propagador de la fama de los Kauravas, es de tres mil doscientos y veinte.
 
 
 'Luego, habré de describir el Parva llamado Sauptika, de incidentes aterradores. Habiéndose alejado los Pandavas, los poderosos aurigas Kritavarman, Kripa y el hijo de Drona, entraron en el campo de batalla durante el crepúsculo, y alli vieron al rey Duryodhana tirado en el piso cubierto de sangre y con sus muslos rotos. Luego, el gran auriga, el hijo de Drona, con furia terrible juró: ?no habré de quitarme esta armadura hasta no haber matado a todos los Panchalas junto con Drishtadyumna, y a los Pandavas y todos sus aliados.? Habiendo pronunciado estas palabras, los tres guerreros se alejaron de Duryodhana y entraron en la gran selva justo en el momento en que se ocultó el sol. Mientras se hallaban sentados bajo un enorme baniano, vieron un buho matar varios cuervos, uno tras otro. Al ver esto, Aswatthaman, con el corazón lleno de resentimiento al pensar en la suerte que el destino había deparado a su padre, resolvió exterminar a los Panchalas mientras dormían. Y escurriéndose hasta la entrada del campamento, vio alli a un Rakshasa de apariencia aterradora que guardaba las puertas, y cuya cabeza llegaba hasta los mismos cielos. Y viendo aquel Rakshasa que anulaba todas sus armas, el hijo de Drona lo sosegó rápidamente adorando a Rudra, el de los tres ojos. Y luego, acompañado por Kritavarman y Kripa, asesinó a todos los hijos de Draupadi, a todos los Panchalas junto con Drishtadyumna y a otros, junto con todos sus parientes que dormían en la noche sin sospechar nada. Todos perecieron aquella fatídica noche, salvo los cinco Pandavas y el gran guerrero Satyaki. Estos escaparon gracias a los consejos de Krishna, luego, el auriga de Drishtadyumna, trajo inteligencia a los Pandavas acerca del asesinato de los Panchalas que dormían por parte del hijo de Drona. Luego, Draupadi, angustiada por la muerte de sus hijos y hermanos y padre, se sentó frente a su señor resuelta a dejarse morir de hambre. Luego Bhima, de tremendo heroísmo, movido por las palabras de Draupadi, resolvió complacerla y tomando velozmente su mazo, partió enfurecido tras el hijo de su maestro de armas. El hijo de Drona, por miedo a Bhimasena e impelido por el destino, y guiado también un poco por la rabia, descargó un astra diciendo: ?esto es para la destrucción de todos los Pandavas?; luego, Krishna, diciendo ?esto no habrá de ser?, neutralizó el mantra de Aswatthaman. Luego, Arjuna neutralizó el astra con uno proprio. Viendo las perversas y dañinas intenciones de Aswatthaman, Dwaipayana y Krishna pronunciaron maldiciones que este respondió. Los Pandavas, luego, privaron al poderoso auriga Aswatthaman de la joya que tenía en su cabeza, y se pusieron excesivamente contentos, y exultantes por su triunfo, se la regalaron a la triste Draupadi. De esta manera, el décimo Parva, Sauptika, es recitado. El gran Vyasa compuso este de dieciocho secciones. El número de slokas, también compuestos por el gran orador de las verdades sagradas, es de ochocientos setenta. En este Parva están aunados ambos Parvas, Sauptika y Aishika.


Continuará....


Siguiente entrega: http://www.identi.li/index.php?topic=98694

Si valorás este trabajo, por favor, no te vayas sin comentar. Muchas gracias.

Sergio





El Mahabharata en español. 8ª entrega.
0 Puntos Score: 0/10
Visitas: 807 Favoritos: 0
5 Comentarios El Mahabharata en español. 8ª entrega.
@Memes
Bueno, no te hagas problema, porque este es el indice. La historia empieza en el siguiente capitulo.
@SergioGF Es muy interesante. Igual, esta parte es un poco engorrosa de leer, pero es solo el indice. La historia es muy agil y facil de leer. Nomas ten?
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!