Virus parte 2

Virus parte 2






Gusano informático
Un gusano (también llamados IWorm por su apócope en inglés, I de Internet, Worm de gusano) es un malware que tiene la propiedad de duplicarse a sí mismo. Los gusanos utilizan las partes automáticas de un sistema operativo que generalmente son invisibles al usuario.
A diferencia de un virus, un gusano no precisa alterar los archivos de programas, sino que reside en la memoria y se duplica a sí mismo. Los gusanos casi siempre causan problemas en la red (aunque sea simplemente consumiendo ancho de banda), mientras que los virus siempre infectan o corrompen los archivos de la computadora que atacan.
Es algo usual detectar la presencia de gusanos en un sistema cuando, debido a su incontrolada replicación, los recursos del sistema se consumen hasta el punto de que las tareas ordinarias del mismo son excesivamente lentas o simplemente no pueden ejecutarse.
Los gusanos se basan en una red de computadoras para enviar copias de sí mismos a otros nodos (es decir, a otras terminales en la red) y son capaces de llevar esto a cabo sin intervención del usuario propagándose, utilizando Internet, basándose en diversos métodos, como SMTP, IRC, P2P entre otros.
Historia

El primer gusano informático de la historia data de 1988, cuando el gusano Morris infectó una gran parte de los servidores existentes hasta esa fecha. Su creador, Robert Tappan Morris, fue sentenciado a tres años en prisión y obtuvo de libertad condicional, 400 horas de servicios a la comunidad y una multa de 10.050 dólares. Fue este hecho el que alertó a las principales empresas involucradas en la seguridad de tecnologías de la información a desarrollar los primeros cortafuegos.

Troyano
En informática, se denomina troyano o caballo de Troya  a un software malicioso que se presenta al usuario como un programa aparentemente legítimo e inofensivo pero al ejecutarlo ocasiona daños. El término troyano proviene de la historia del caballo de Troya mencionado en la Odisea de Homero.
Los troyanos pueden realizar diferentes tareas, pero, en la mayoría de los casos crean una puerta trasera (en inglés backdoor) que permite la administración remota a un usuario no autorizado.
Un troyano no es de por sí, un virus informático,aún cuando teóricamente pueda ser distribuido y funcionar como tal. La diferencia fundamental entre un troyano y un virus, consiste en su finalidad. Para que un programa sea un "troyano" sólo tiene que acceder y controlar la máquina anfitriona sin ser advertido, normalmente bajo una apariencia inocua (derivado del latín significa "no hace daño"). Al contrario que un virus, que es un huésped destructivo, el troyano no necesariamente provoca daños porque no es su objetivo.
Propósitos de los troyanos

Los troyanos están diseñados para permitir a un individuo el acceso remoto a un sistema. Una vez ejecutado el troyano, el individuo puede acceder al sistema de forma remota y realizar diferentes acciones sin necesitar permiso.6 Las acciones que el individuo puede realizar en el equipo remoto, dependen de los privilegios que tenga el usuario en el ordenador remoto y de las características del troyano.
Algunas de las operaciones que se pueden llevar a cabo en el ordenador remoto son:
Utilizar la máquina como parte de una botnet (por ejemplo para realizar ataques de denegación de servicio o envío de spam).
Instalación de otros programas (incluyendo otros programas maliciosos).
Robo de información personal: información bancaria, contraseñas, códigos de seguridad.
Borrado, modificación o transferencia de archivos (descarga o subida).
Ejecutar o terminar procesos.
Apagar o reiniciar el equipo.
Monitorizar las pulsaciones del teclado.
Realizar capturas de pantalla.
Ocupar el espacio libre del disco duro con archivos inútiles.
Borra el disco duro
Características de los troyanos

Los troyanos están compuestos principalmente por tres programas: un cliente, que envía las órdenes que se deben ejecutar en la computadora infectada, un servidor situado en la computadora infectada, que recibe las órdenes del cliente, las ejecuta y casi siempre devuelve un resultado al programa cliente y, por último, un editor del servidor, el cual sirve para modificarlo, protegerlo mediante contraseñas, unirlo a otros programas para que, al abrir el programa también se ejecute el servidor, configurar en que puerto deseamos instalar el servidor, etc. Atendiendo a la forma en la que se realiza la conexión entre el cliente y el servidor se pueden clasificar en:
Conexión directa (el cliente se conecta al servidor).
Conexión inversa (el servidor se conecta al cliente).
La conexión inversa tiene claras ventajas sobre la conexión directa, esta traspasa algunos firewalls (la mayoría de los firewall no analizan los paquetes que salen de la computadora, pero que sí analizan los que entran), pueden ser usados en redes situadas detrás de un router sin problemas (no es necesario redirigir los puertos) y no es necesario conocer la dirección IP del servidor.[cita requerida]
Cabe destacar que existen otro tipo de conexiones, que no son de equipo víctima a equipo atacante, sino que utilizan un servidor intermedio, normalmente ajeno a ambos, para realizar el proceso de control. Se suele utilizar para este propósito el protocolo IRC o incluso FTP, HTTP u otros.
Formas de infectarse con troyanos

La mayoría de infecciones con troyanos ocurren cuando se ejecuta un programa infectado con un troyano. Estos programas pueden ser de cualquier tipo, desde instaladores hasta presentaciones de fotos. Al ejecutar el programa, este se muestra y realiza las tareas de forma normal, pero en un segundo plano y al mismo tiempo se instala el troyano. El proceso de infección no es visible para el usuario ya que no se muestran ventanas ni alertas de ningún tipo. Evitar la infección de un troyano es difícil, algunas de las formas más comunes de infectarse son:
Descarga de programas de redes P2P.
Páginas web que contienen contenido ejecutable (por ejemplo controles ActiveX o aplicaciones Java).
Exploits para aplicaciones no actualizadas (navegadores, reproductores multimedia, clientes de mensajería instantánea).
Ingeniería social (por ejemplo un cracker manda directamente el troyano a la víctima a través de la mensajería instantánea).
Archivos adjuntos en correos electrónicos y archivos enviados por mensajería instantánea.
Debido a que cualquier programa puede realizar acciones maliciosas en un ordenador, hay que ser cuidadoso a la hora de ejecutarlos. Estos pueden ser algunos buenos consejos para evitar infecciones:
Disponer de un programa antivirus actualizado regularmente para estar protegido contra las últimas amenazas.
Disponer de un firewall correctamente configurado. Algunos antivirus lo traen integrado.
Tener instalados los últimos parches y actualizaciones de seguridad del sistema operativo.
Descargar los programas siempre de las páginas web oficiales o de páginas web de confianza.
No abrir los datos adjuntos de un correo electrónico si no conoces al remitente.
Evitar la descarga de software de redes p2p.

Malware
Malware (del inglés malicious software), también llamado badware, código maligno, software malicioso o software malintencionado, es un tipo de software que tiene como objetivo infiltrarse o dañar una computadora sin el consentimiento de su propietario. El término malware es muy utilizado por profesionales de la informática para referirse a una variedad de software hostil, intrusivo o molesto.1 El término virus informático suele aplicarse de forma incorrecta para referirse a todos los tipos de malware, incluidos los virus verdaderos.
El software se considera malware en función de los efectos que, pensados por el creador, provoque en un computador. El término malware incluye virus, gusanos, troyanos, la mayor parte de los rootkits, scareware, spyware, adware intrusivo, crimeware y otros softwares maliciosos e indeseables.2
Malware no es lo mismo que software defectuoso; este último contiene bugs peligrosos, pero no de forma intencionada.
Los resultados provisionales de Symantec publicados en el 2008 sugieren que «el ritmo al que se ponen en circulación códigos maliciosos y otros programas no deseados podría haber superado al de las aplicaciones legítimas».3 Según un reporte de F-Secure, «Se produjo tanto malware en 2007 como en los 20 años anteriores juntos».4
Según Panda Security, durante los 12 meses del 2011 se han creado 73.000 nuevos ejemplares de amenazas informáticas por día, 10.000 más de la media registrada en todo el año 2010. De éstas, el 73 por ciento son troyanos y crecen de forma exponencial los del subtipo downloaders

Propósitos

Algunos de los primeros programas infecciosos, incluido el primer gusano de Internet y algunos virus de MS-DOS, fueron elaborados como experimentos, como bromas o simplemente como algo molesto, no para causar graves daños en las computadoras. En algunos casos el programador no se daba cuenta de cuánto daño podía hacer su creación. Algunos jóvenes que estaban aprendiendo sobre los virus los crearon con el único propósito de demostrar que podían hacerlo o simplemente para ver con qué velocidad se propagaban. Incluso en 1999 un virus tan extendido como Melissa parecía haber sido elaborado tan sólo como una travesura.
El software diseñado para causar daños o pérdida de datos suele estar relacionado con actos de vandalismo. Muchos virus son diseñados para destruir archivos en discos duros o para corromper el sistema de archivos escribiendo datos inválidos. Algunos gusanos son diseñados para vandalizar páginas web dejando escrito el alias del autor o del grupo por todos los sitios por donde pasan. Estos gusanos pueden parecer el equivalente informático del graffiti.
Sin embargo, debido al aumento de usuarios de Internet, el software malicioso ha llegado a ser diseñado para sacar beneficio de él, ya sea legal o ilegalmente. Desde 2003, la mayor parte de los virus y gusanos han sido diseñados para tomar control de computadoras para su explotación en el mercado negro. Estas computadoras infectadas ("computadoras zombie") son usadas para el envío masivo de spam por e_mail, para alojar datos ilegales como pornografía infantil,7 o para unirse en ataques DDoS como forma de extorsión entre otras cosas.
Hay muchos más tipos de malware producido con ánimo de lucro, por ejemplo el spyware, el adware intrusivo y los hijacker tratan de mostrar publicidad no deseada o redireccionar visitas hacia publicidad para beneficio del creador. Estos tipos de malware no se propagan como los virus, generalmente son instalados aprovechándose de vulnerabilidades o junto con software legítimo como aplicaciones P2P.



Disquete con el código fuente del Gusano Morris en el Museo Histórico de Ordenadores.

Captura de pantalla del Troyano ?Beast"
Virus parte 2
5 Puntos Score: 5/10
Visitas: 634 Favoritos: 1
Ver los usuarios que votaron...
5 Comentarios Virus parte 2
Espero que les guste y si pueden dejen puntos,comenten para saber si les gusto y espero que le guste  
excelente aporte
buen aporte van tus primeros +5
@luchos_pc  muchas gracias amigo
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!