La Cámara no hace al Camarógrafo


La cámara no hace al camarógrafo.

Siempre he oído mencionar esta frase cada vez que un videoaficionado ha captado una imagen espectacular o cada vez que un camarógrafo se topa con alguien que opera una cámara con un formato nuevo de última tecnología.

El operar una cámara con la tecnología reciente o formato de video, por ejemplo HD, no lo convierte en más camarógrafo frente a uno que opera una cámara de menos formato, por ejemplo Mini DV u otro. No señor.
La oportunidad que algunos medios brindan a sus camarógrafos para operar cámaras ENG de tecnología reciente debe ser aprovechada al máximo por mis colegas.

Es cierto que todo camarógrafo le gustaría operar una cámara de último formato, para sentirse que sus conocimientos están a la par del avance tecnológico en cámaras y formatos. Pero un camarógrafo sigue siendo tan profesional mas allá de qué cámara use y en qué formato de video registra sus creaciones y/o producciones o la noticia en sí.

Un camarógrafo profesional, mas allá de operador bien un nuevo formato de cámara, que solo es una herramienta que le permitir evocar sus habilidades como un profesional de la imagen, se debe complementar con la TECNICA y EL TALENTO de la mano de LA CREATIVIDAD, LA INNOVACIÓN y el APRENDIZAJE constante para acumular conocimiento y convertirse en un verdadero profesional en comunicación audiovisual.

En los siguientes párrafos, se dará cuenta querido colega que la cámara no hace al camarógrafo, que llevar una cámara al hombro, no le convierte automáticamente en un profesional de la comunicación audiovisual:
En un reportaje, donde el intruso es el reportero, el camarógrafo y el auxiliar, es fundamental respetar el espacio de las personas a quien se le realizara la nota periodística.

Desde tener una buena presentación acorde a las circunstancias, hasta manejar cierto grado de psicología para lograr lo que deseas, a fin de conseguir una buena producción para el reportaje. Por lo general, en los reportajes urbanos hay que mimetizarse con los personajes, comer como ellos, hablar como ellos, respetar sus costumbres e incluso facilitarles algo de dinero para que repitan bastantes y tediosas acciones.

¿Qué gran ventaja tiene esto?, la gran ventaja de lograr dirigir con naturalidad a los protagonistas de tu reportaje y que podrás grabar todo lo que necesitas para hacer un auténtico montaje cinematográfico. Planos, contraplanos, detalles, planos generales, subjetivos, movimientos, etc.; es fundamental plantearse instantáneamente pequeños story-board (pensamiento visual) con cada situación que surja, innovar en una secuencia de planos, siempre es nuestra mejor carta de presentación.

La televisión es un lenguaje audiovisual, como el cine. Por ser TV no hay que renunciar al tope de expresividad, y una miniDV permite rodar al máximo y permite realizar una diversidad enorme de planos. Sólo hay que tenerlo en la cabeza y dejar que fluya, disfrutar como si fuera el mayor de los placeres.

En la configuración, un consejo:

Un detalle importante: siempre que se pueda, NO GRABAR EN AUTOMÁTICO. Esa es la mejor garantía para no hacer planos de bautizo.

Recomiendo configurar los botones de usuario para la exposición (diafragma y ganancia, subexponiendo 1/2 punto) y para el shutter, la obturación. La imagen tomada con una cámara pequeña obturada a 1/25, y en progresivo las que tengan un barrido decente, añade mucha fuerza al montaje al corte y esto se transmite a tus planos, te lo garantizo, y el reportaje gana mucho.

Si grabas cosas rápidas tales como un plano cortísimo del frenazo de la rueda de un auto (con gravilla volando), una pistola o un fusil disparando en plano muy corto (abriéndose el cerrojo y soltando el casquillo), o una maniobra de kárate, judo, o lo que sea que implique tensión, repite siempre que puedas los planos pero ajustando la segunda vez las obturaciones a más de 1/500. Es posible que en la edición te venga bien redundar esos planos ralentizados (a un 70% o a gusto del consumidor).

Grabar constantemente para no perder continuidad de los audios si la situación lo merece. Montar un audio en una grabación hecha (audio dub), es una mutilación antinatura a no ser que esté justificado por las necesidades de emisión.

Grabar en miniDV supone la oportunidad de diferenciarse de la masa de los que graban en gran formato (broadcast). Teniendo en cuenta que los pesos de las cámaras son diferentes, la posición del punto de vista es diferente, los movimientos son diferentes, el ancho de banda es diferente y el hábito del espectador de consumir imágenes de Betacam nítidas, grabadas en trípode o al hombro, nos da la oportunidad de hacer cosas diferentes a lo acostumbrado. Los planos abiertos repletos de detalles se vuelven artificiales bajo la compresión digital de una grabación miniDV.

Sin embargo, el reducido tamaño de la cámara permite acercarse a los protagonistas. La proximidad de la cámara, acentuada por un angular o una focal corta, minimiza el estrago de la compresión y da al espectador una fuerte sensación de auténtico, de estar metidos en la historia. Pero ¿cómo acercarse con cámara en mano y lograr que la gente se comporte de manera natural?...por eso querido colega, la cámara no hace al camarógrafo.
Podrán cambiar los procesos operativos de un nuevo formato, pero nunca cambiaran los procesos de creación en el trabajo de campo.
La Cámara no hace al Camarógrafo
0 Puntos Score: 0/10
Visitas: 3198 Favoritos: 1
2 Comentarios La Cámara no hace al Camarógrafo
muy buenos consejos amigo deber?
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!