Analizamos 6 distribuciones Linux


La evolución de Linux en los últimos años ha sido notable en lo que respecta al usuario medio de PC. Ha pasado de ser el sistema operativo de los expertos a consolidarse como alternativa real a Windows. Tanto es así que varios distribuidores de equipos lo han elegido como el sistema por defecto a instalar en su parque de ordenadores.
Aunque el mayor atractivo que tiene es el hecho de ser gratuito, no hay que fijarse solo en ese aspecto. Nadie escogería Linux si no ofreciera la funcionalidad que hoy en día reclama cualquier usuario medio a su PC.

En este artículo, analizaremos seis de las principales distribuciones de Linux, haciendo especial énfasis en funcionalidades tales como el acceso fácil a Internet y correo electrónico, las posibilidades ofimáticas, los contenidos multimedia, la integración con dispositivos ya adquiridos, como impresoras, cámaras, reproductores de música y, cómo no, el ocio en general.

Existen más de cien «distros» de Linux diferentes; no obstante, casi todas tienen su origen en tres distribuciones principales: Debian, Slackware y Red Hat. Lo que varía de una a otra son los paquetes de software que las acompañan y hacen que sean más adecuadas para determinado tipo de usuarios.

Hay soluciones pensadas para desarrolladores, músicos, ingenieros, educadores o que se centran en ofrecer solo software libre. Sin embargo, en el artículo nos hemos centrado en «distros» genéricas que son válidas para cualquier usuario.


Criterios de la comparativa
En esta comparativa hemos elegido seis de las distribuciones más utilizadas por los usuarios: Ubuntu 11.04, Fedora 14, OpenSUSE 11.4, Debian 6, Mandriva 2010.2 y Slakware 13.1. Todas ellas han sacado versiones recientemente y traen interesantes novedades.
Aunque hemos recalcado que son «distros» genéricas, cada una tiene características que la acercan más a determinado tipo de usuarios. Ubuntu 11 es adecuada para los que empiezan en Linux y quieren una transición fácil. De Fedora 14 destaca su robustez y las mejoras que incorpora para los desarrolladores. OpenSUSE 11.4 es rápido y ofrece un gran rendimiento. Debian 6 se centra en ofrecer software libre. Mandriva 2010.2, al igual que Ubuntu, se centra en su facilidad de uso y destaca por su reconocimiento de hardware. Y, finalmente, Slackware 13.1 se centra en la robustez y el rendimiento, penalizando la facilidad de uso.

A lo largo del artículo, iremos mostrando las bondades y defectos de cada una de estas distribuciones de Linux. Valoraremos treinta criterios diferentes de cada paquete para obtener finalmente una nota. No obstante, te recomendamos que uses la comparativa para tener una idea general de qué distribución es la que mejor se adapta a tus necesidades y, acto seguido, la pruebes. Recuerda que casi todas disponen de opción Live CD por lo que probarlas será sencillo.

Entretanto, los criterios de análisis se agrupan en tres grandes bloques: características generales, donde se evaluará la variedad y calidad del software que trae cada solución, su facilidad a la hora de configurarla y las arquitecturas soportadas e integración con otros sistemas; rendimiento, que medirá la experiencia de uso de la distribución, la sencillez de instalación y su agilidad a la hora de funcionar.

Y, finalmente, entorno, en el que se valorará el comportamiento de cada versión para el hogar, como estación de trabajo y como servidor. Las pruebas se han realizado en un PC de gama media a 2 GHz y con 2 Gby¬tes de RAM y tarjeta gráfica ATI Radeon 9600, es un ordenador algo anticuado pero en el que se puede ejecutar, por ejemplo, Windows XP sin problemas.


El viaje desde Windows es muy fácil
Es posible que el único sistema operativo que hayas utilizado sea Windows y que te sientas un poco perdido a la hora de probar alguna de las «distros» de Linux. Es algo de lo más normal. Al arrancar Linux por primera vez, verás que tareas simples como abrir un explorador de archivos, editar un texto o responder un correo se hacen de forma diferente, los programas son distintos y las opciones cambian.

Tu primera reacción instintiva será volver al sistema conocido, pero ahí es donde pedimos que tengas paciencia y des una oportunidad a Linux. Típicamente se tarda entre una y dos semanas en vencer esa inercia, tiempo suficiente para empezar a descubrir si el cambio te convence o no.

Pero no todo serán malos ratos, también descubrirás la sencillez con la que puedes instalar y desinstalar aplicaciones y, lo mejor de todo, la cantidad de software gratuito que tendrás a tu disposición. Para ello, deberás familiarizarte con los gestores de paquetes que trae el sistema. YUM, APT o Pacman te permitirán con un solo comando actualizar, buscar, instalar y desinstalar programas.

Para ayudarte en ese peregrinaje, incluimos un enlace a una detallada tabla que relaciona los desarrollos y utilidades más típicos de Windows y su equivalente en Linux.


Distribuciones especializadas
En estas mismas líneas decimos que hay más de cien distribuciones diferentes de Linux. La primera pregunta que le viene a uno a la cabeza es: ¿Hace falta realmente que haya tantas, tan diferentes son unas de otras? Lo cierto es que sí y no. Todas tienen su origen en una de estas tres «distros»: Debian, Slackware o Red Hat. Sin embargo, dependiendo de los paquetes de software que se incluyan, se especializan para un sector concreto de usuarios. Estas son solo algunas de las distribuciones especializadas más conocidas.

Edubuntu está pensada para entornos escolares. Incluye un servidor de terminales, de modo que el profesor pueda mostrar en las pantallas de los alumnos un mismo contenido. Además, trae de serie una serie software educativo como GCompris, un paquete de cálculo pensado para niños de entre 2 y 10 años, o KDE edu, una serie de programas para aprender idiomas, matemáticas, ciencia, etétera de modo ameno y a través de juegos.

Musix es ideal para músicos y artistas, ya que contiene gran cantidad de aplicaciones para la creación, edición y grabación de música. Entre otras, incluye Rosengarden, un secuenciador de audio y MIDI, y Ardour, que se usa como entorno de masterizado y estudio de grabación.

CAE Linux, para ingenieros, posee numerosos programas de CAD/CAM y simulación física. Destacan los paquetes Salome (diseño 3D), Code Aster (simulaciones y cálculos físicos) y Octave (programa matemático compatible con Matlab).

Los seis elegidos:


Debian 6: distribución versátil y adaptable a distintos usuarios
Puntuación: 8,9



Debian siempre ha apostado por crear una «distro» libre y fácilmente adaptable a los diferentes tipos de usuarios. Además, es de las pocas que no incluye un Live CD para poder probarlo antes de instalarlo, al menos en el sitio web oficial, pues nos consta que hay varios proyectos para mantener «distros» Live CD de Debian.

A pesar de no disponer de la comodidad del Live CD, el proceso de instalación es sencillo y versátil. Se puede optar por un emplazamiento automático o avanzado, pudiendo en este caso afinar los parámetros a nuestro gusto.

Una opción muy interesante para aquellos que optan por la instalación a partir de una imagen ISO en CD y no por el DVD es la de descargar directamente desde Internet los paquetes que faltan. Incluso durante el propio proceso se plantea al usuario la opción de instalar varios paquetes de software que no vienen por defecto en el CD como servidor web, base de datos SQL y demás.


Bien cargada
Debian 6 trae por defecto el escritorio GNOME 2.30 y el kernel 2.6.32, que resultan un tanto desfasados si tenemos en cuenta que la release squeeze vio la luz en febrero de este año. Parece ser que el próximo lanzamiento sí incorporará las últimas actualizaciones. Eso sí, Debian presume de ser una de las distros con más arquitecturas soportadas, pudiendo encontrarla para AMD64, Armel, i386, IA64, Mips, Mipsel, PPC, S390 e incluso Sparc.

En cuanto al software que trae por defecto, podemos encontrar los navegadores Epiphany e Iceweasel, basado en Firefox pero liberado para adaptarse a su políticas de software libre. Lo complementan el gestor de correo Evolution y el cliente de mensajería instantánea Empathy. En el apartado gráfico tenemos GIMP e InkScape.

EL paquete ofimático es OpenOffice 3.2.1, de nuevo algo desactualizado. En el apartado multimedia tenemos Rhythmbox como reproductor de sonido y Totem para vídeo. A todos estos paquetes de usuario, hay que añadir el software de desarrollo, que incorpora los clásicos compiladores de C y C++ (gcc) y los entornos de desarrollo para Perl y Python, además de los mencionados paquetes de servidor que opcionalmente nos ofrece en la instalación.
El emplazamiento de nuevo software se realiza mediante el Advanced Packaging Tool (APT) con la interfaz gráfica Synaptic Package Manager y, como novedad, también se incorpora el Software Center de Ubuntu.


Conclusiones
Se trata de una distro muy bien balanceada que permite mediante diferentes configuraciones adaptarse a los diferentes roles de usuario. La principal pega es que no dispone de las últimas versiones de los paquetes, algo fácilmente solucionable con el gestor APT, pero hubiera sido prescindible si en febrero su hubieran añadido ya. Quizá merezca la pena esperar a la próxima release prevista para este verano.


La filosofía de software libre
El proyecto Debian está respaldado por una comunidad de desarrolladores y usuarios con unas normas peculiares. Existen tres documentos que recogen la esencia del proyecto: el contrato social, las directrices del software libre y la constitución Debian. Hoy en día, hay más de mil desarrolladores dedicados a mejorar distintas partes de Debian y no todo el mundo puede pasar a formar parte de este grupo.

Para acceder a él, hay que pasar un examen en el que no solo se evalúa el nivel de conocimiento del candidato, sino también sus motivaciones y grado de implicación. Además, de entre todos los desarrolladores, cada año se escoge por votación a uno que desempeñará el papel de líder y cuyas decisiones tiene más peso que las del resto.

Rendimiento y pruebas

Dificultad de instalación: muy fácil
Reconocimiento de hardware: muy bien
Resolución de dependencias: excelente
Actualización entre versiones: muy bien
Panel de control:muy bien
Ayuda off-line / on-line: muy bien
Integración en redes Windows: excelente
Estabilidad y fiabilidad: excelente
Innovación: bien
Rendimiento: muy bien
Comportamiento global: muy bien
Novedad destacable: versatilidad para cualquier usuario


Entorno:
Adecuado para el hogar: 8,8
Adecuado como workstation: 8,8
Adecuado como servidor: 9



Fedora 14, la estabilidad como principal objetivo
Puntuación: 8,6



La instalación de la distribución Linux de Red Hat se hace en modo gráfico mediante Anaconda, un asistente al que se han incorporado interesantes mejoras, como la elección de instalación en dispositivos diferentes al disco duro tales como unidades SAN o llaveros USB. Además, es posible optar por usar el software desde un CD y cargarlo más tarde en el disco duro.
El proceso de emplazamiento en disco es prácticamente automático, pudiendo redimensionar las particiones o instalar el sistema en una partición existente. Pero no todo es perfecto, al usar GRUB 0.97, Fedora eliminará otras instalaciones Linux del gestor de arranque. Deberemos reconfigurarlas a través de GRUB 2.0, por ejemplo; aunque es un proceso sencillo, deberían habernos ahorrado el susto.


Software preinstalado
El escritorio que trae por defecto es GNOME 2.32, sin embargo, también están disponibles escritorios KDE, LXDE y XFCE, según las apetencias de cada usuario. Una vez finalizada la instalación, empieza a notarse la vocación de Fedora hacia la estabilidad, ya que el software preinstalado es mínimo. Por ejemplo, no trae una suite ofimática preinstalada.

Cuando se despliega el menú de aplicaciones para oficina, solo vemos el cliente de correo Evolution y el gestor de proyectos Planner, ningún procesador de texto, hoja de cálculo o programa de presentaciones. Tales carencias tampoco representan mayor problema, ya que desde el gestor de paquetes basado en YUM podemos añadir OpenOffice en dos clics, pero no deja de llamar la atención lo espartano de la instalación básica.

Volviendo al tema de la estabilidad, Fedora 14 usa el Kernel 2.6.35.6 y ha optado por no incluir controladores en fase de prueba. Aun así, el reconocimiento del hardware funciona bastante bien, pero tendremos problemas si usamos chipsets WiFi de Realtek o Ralink (RT2860, RTL8192E) incorporados en bastantes portátiles. De nuevo, si queremos disponer de controladores para estos chipsets, deberemos instalarlos por nuestra cuenta.

Para desarrolladores, exhibe las últimas novedades en lenguajes de programación con herramientas para Perl 6, Perl 5, el compilador de D (según muchos la evolución de C++), el IDE Eclipse 6, Python 2.7 y las librerías boost 1.44.

En definitiva, esta entrega de Fedora pone el foco en la estabilidad. Para la gran mayoría de usuarios, el proceso de instalación funcionará sin problemas y dispondrán de una versión Linux sólida como una roca. No obstante, los que encuentren problemas para configurar su hardware deberán instalar los controladores por su cuenta.


Un lujo para desarrolladores
Uno de los aspectos más completos de Fedora 14 es la cantidad y calidad de herramientas de desarrollo que incorpora. Por ejemplo, para los programadores en Perl, la mayor novedad es la suite Rakudo Star, que cumple con las especificaciones Perl 6.

Se ha incorporado el compilador LDC, que da soporte para el lenguaje D, una moderna evolución de C/C++. Otra interesante aportación son los entornos de desarrollo GNUstep, Eclipse 6 y NetBeans 6.9. Además, soporta los clásicos compiladores de C/C++, Python, Perl 5, Ruby, Haskel, Pascal, Fortran, etcétera.

Desde luego, Fedora 14 parece un sistema ideal para programar y quizá sea este el motivo por el que sus creadores han sido tan conservadores a la hora de crear la «distro», eligiendo solo aquellos paquetes y drivers sobradamente probados, garantía de una estabilidad fuera de duda.

Rendimiento y pruebas

Dificultad de instalación: Fácil
Reconocimiento de hardware: Bien
Resolución de dependencias: Muy bien
Actualización entre versiones: Muy bien
Panel de control: Muy bien
Ayuda off-line / on-line: Muy bien
Integración en redes Windows: Excelente
Estabilidad y fiabilidad: Excelente
Innovación: Bien
Rendimiento: Excelente
Comportamiento global: Muy bien
Novedad destacable: Herramientas de desarrollo
Entorno

Adecuado para el hogar: 8,1
Adecuado como workstation: 8,7
Adecuado como servidor: 9,1




Mandriva One 2010.2, un puente de plata hacia Linux
Puntuacion: 8,8



La descarga de Mandriva se presenta en formato Live CD con las opciones de escritorio KDE o GNOME. Nosotros hemos elegido el segundo. El proceso de instalación es realmente sencillo y la elección particiones resulta clara y directa, sin grandes novedades respecto a la versión anterior.

Podremos instalar Mandriva sustituyendo el sistema que tenemos o aprovechando el espacio libre que queda en el disco duro. En la opción automática, es el instalador el que se encarga de ajustar los tamaños y realizar el particionamiento, aunque siempre podremos adecuarlos a nuestro gusto.
Mucho multimedia

Mandriva 2010.2 incorpora el kernel 2.6.33.7 y viene con KDE 4.4.3 o GNOME 2.30, según escojamos. La suite ofimática es OpenOffice 3.2 y el navegador, Firefox 3.6.13. Lo cierto es que todos estos paquetes resultan un poco obsoletos en comparación con el resto de «distros» disponibles, pero tampoco es de extrañar si tenemos en cuenta que en el momento de escribir este informe Mandriva aun no ha sacado su update 2011 y reserva la mayor parte de actualizaciones para entonces.

Hecha la aclaración, podemos encontrar un buen número de paquetes instalados y listos para el usuario. Además de los antes mencionados, destaca el navegador Epiphany integrado perfectamente en GNOME, el cliente de mensajería instantánea Empathy y el gestor de correo Evolution. En el apartado gráfico tenemos GIMP 2.6 y el potente paquete de gráficos vectoriales Inkscape 0.47.

Pero si hay un aspecto que podamos destacar en aplicaciones es el multimedia. Mandriva One 2010.2 incorpora un buen número de aplicaciones, como Rhythmbox, para reproducir música; Movie Player, para vídeo; o Kino, el potente editor de vídeo. Si disponemos de una tarjeta sintonizadora de TV/radio podremos usar TVtime y FM-Radio tuner para ver canales de TV y escuchar emisoras de radio desde nuestro PC. Lo cierto es que ante tal cantidad y calidad de software uno se frota las manos pensando en la próxima versión 2011 y las mejoras que traerá.


En resumen
Mandriva One 2010.2 continua la vocación orientada a usuario doméstico de sus predecesoras. Al igual que Ubuntu, resulta muy adecuada para aquellos que quieran una transición suave desde Windows a Linux. Sin embargo no podemos dejar de recordar que es hemos revisado una actualización de la versión 2010 y que merece la pena esperar al lanzamiento de la 2011 que promete interesantes mejoras.


Novedades de la versión 2011
Hemos podido echarle un ojo a lo que promete ser una distro a la altura de lo esperado. El kernel será el 2.6.37.2 con un soporte de reconocimiento de hardware muy superior al actual. El escritorio KDE se actualizará a la versión 4.6.1 y GNOME a la 2.32.1. Se incorporan mejoras en Clementine y en los distintos temas visuales.

Firefox se actualizará a la versión 4 y el software ofimático parece que será OpenOffice 3.0, aunque «coquetean» con LibreOffice. Aunque la versión 2010.2 es una solución realmente buena, acusa cierta obsolescencia, por lo que, salvo que tengas necesidades concretas de controladores específicos o de determinado paquete de software, lo mejor es que instales la 2010.2 y actualices a la 2011 cuando sea posible.

Rendimiento y pruebas

Dificultad de instalación: Muy fácil
Reconocimiento de hardware: Bien
Resolución de dependencias: Excelente
Actualización entre versiones: Muy bien
Panel de control: Excelente
Ayuda off-line / on-line: Muy bien
Integración en redes Windows: Muy bien
Estabilidad y fiabilidad: Excelente
Innovación: Bien
Rendimiento: Muy bien
Comportamiento global: Muy bien
Novedad destacable: Cantidad de paquetes instalados
Entorno

Adecuado para el hogar: 9,3
Adecuado como workstation: 9
Adecuado como servidor: 8,3





OpenSUSE 11.4: la distro más actualizada, con Firefox 4 y LibreOffice
Puntuacion: 9,2



Novell ha lanzado una sólida distribución tanto para usuarios profesionales como domésticos, para cuyo análisis hemos escogido el escritorio GNOME en pos de mantener una comparativa lo más homogénea e imparcial posible.
El proceso de instalación se realiza mediante YaST 2. Aunque es sencillo, permite al usuario más avanzado configurar todas las opciones que desee, como por ejemplo crear particiones LVM (volúmenes lógicos con cifrado) desde el Particionado Personalizado, una interesante novedad. En todos los casos, se puede uno apoyar en el correspondiente asistente y se pide confirmación de la acción. Concluir la instalación no dura más de 20 minutos.

Lo último de lo último

Como decíamos, OpenSUSE puede descargarse con KDE 4.6 o con GNOME 2.32 en Live CD, aunque en la instalación desde DVD o Internet podemos elegir entre otros escritorios, como XFCE 4.8 y LXDE 0.5.6, más adecuados para PCs antiguos. El kernel instalado es el 2.6.37 con un mejor soporte para reconocimiento de hardware.

OpenSUSE 11.4 viene con una completa colección de paquetes actualizados. La suite ofimática por defecto es LibreOffice 3.3.1, la release estable más reciente. El navegador es Firefox 4 y como editor de imágenes instala GIMP 2.6.11.

El resto de aplicaciones principales varían dependiendo de si se ha escogido GNOME o KDE como escritorio, por ejemplo el gestor de correo es Evolution en el primero y Kontact en el segundo; y las mismas diferencias encontramos con la aplicación de mensajería instantánea, Emphaty o Kopete; el reproductor de audio, Banshee o Amarok ; y el de vídeo, Totem o Kaffeine.

Llama la atención que por defecto no se instalen el compilador GCC ni Java, por lo que, si quieres desarrollar con OpenSUSE, deberás instalarlos desde los repositorios. Será un proceso sencillo, ya que la descarga de nuevas aplicaciones se realiza, al igual que la instalación, mediante YaST 2, uno de los mejores y más intuitivos gestores de paquetes de Linux. Las actualizaciones automáticas, sin embargo, se llevan a cabo mediante KPackageKit y en las pruebas ha demostrado ser algo inestable, dando problemas menores en varias ocasiones.

Completa y estable

OpenSUSE 11.4 es una de las «distros» más completas que hemos encontrado, con un buen rendimiento y estabilidad. Incorpora una buena cantidad de aplicaciones bien actualizadas y da un excelente soporte para el reconocimiento de hardware.

Está orientado tanto para el usuario doméstico como para la oficina y, gracias a las múltiples opciones de instalación que presenta, satisfará las preferencias de cada uno de ellos. Además, se completa con el lanzamiento de la iniciativa Tumbleweed, un repositorio continuo de actualizaciones (rolling release) para esta versión de OpenSUSE.

Opciones de instalación

Cuando accedemos a la zona de descarga de la web de OpenSUSE, llama la atención la variedad de opciones con las que nos presentan esta distribución. Podemos optar por descargar la versión completa en un DVD, un Live CD con escritorio KDE, un Live CD con escritorio GNOME o realizar la instalación desde Internet.

Además, para cada una de estas opciones, deberemos indicar si el PC es 32 o 64 bits y el modo descarga que queremos, bien por enlace directo, BitTorrent, Metalink o descargar desde un servidor mirror.Además, una vez descargada la «distro» e iniciada la instalación, tendremos una opción para realizar una verificación de la imagen a instalar por GPG, MD5 y SHA1. Sin duda, OpenSUSE cuida mucho los detalles del producto final que ofrece.

Rendimiento y pruebas

Dificultad de instalación: muy fácil
Reconocimiento de hardware: excelente
Resolución de dependencias: excelente
Actualización entre versiones: excelente
Panel de control:muy bien
Ayuda off-line / on-line: muy bien
Integración en redes Windows: excelente
Estabilidad y fiabilidad: excelente
Innovación: muy bien
Rendimiento: excelente
Comportamiento global: excelente
Novedad destacable: KDE 4.6
Entorno

Adecuado para el hogar: 9,3
Adecuado como workstation: 9,4
Adecuado como servidor: 8,9




Slackware 13.1, dirigido a usuarios avanzados
Puntuación: 8,3



La simple obtención de la «distro» desde la sobria web oficial supone todo un ejercicio de preparación y conocimiento sobre lo que se quiere instalar. No existe la opción Live CD, tan solo la descarga de la ISO del DVD mediante Torrents o, en su lugar, la de los paquetes que queramos. Para ello, nos piden que analicemos, entre los 15 grupos en los que se ha dividido, qué paquetes queremos descargar.

Slackware es la distro más antigua en activo y, al igual que las personas de avanzada edad, tiene ciertas manías muy peculiares. Por ejemplo, la instalación está basada en pantallas de texto nCurses, aún usa el antiguo LILO en vez de GRUB y, malas noticias, no tiene un módulo que resuelva los vínculos cruzados o las dependencias, es decir, el usuario deberá instalar a mano los paquetes dependientes. Así, con la certeza de instalar solo aquellos paquetes que cubran necesidades, se asegura la estabilidad.

Software al gusto

El software que acompañará a la solución lo selecciona cada usuario. Sin embargo, llama la atención que no hay opción de cargar GNOME, aunque al menos sí nos deja instalar KDE 4.4.3. Por cierto, con KDE no esperes un amigable entorno gráfico desde el comienzo.

Slackware va a arrancar en modo consola y deberás iniciar a mano la sesión X para acceder al escritorio. El porqué de todo esto es bien sencillo. Slack¬ware está pensado para usuarios avanzados que quieren tener un control absoluto sobre su máquina y lo que se instala y ejecuta en ella. Probablemente, estos usuarios no se pregunten por qué su sistema no arranca directamente en KDE, sino por qué las otras «distros» obligan a ejecutar un entorno de ventanas al arrancar.

No cabe duda de que Slackware proporciona una experiencia Linux que rememora aquellos Linux de floppys de los 90. El contraste con el resto de soluciones es tan fuerte que se podría decir que él solo representa una categoría diferente al resto.

Si Slackware es una distro a tu medida, probablemente ya lo sabes. Pero, si albergas alguna duda, entonces no lo es. Obviamente, no es un sistema pensado para el usuario doméstico, sino para los profesionales con alguna necesidad muy concreta o para ser un sistema servidor. El grado de conocimiento que exige no está al alcance de cualquier usuario, en contrapartida, el sistema serán sólido y fiable como una roca.

El lado servidor

Hasta ahora, todas las «distros» se habían analizado desde la perspectiva del usuario de PC, pero Linux siempre ha tenido una fuerte orientación servidora (según estudios copan más del 20% de cuota de mercado) y Slackware enfatiza esta faceta. Esa vocación no está motivada porque se incluyan todos los paquetes de servidores (SMTP, POP, http, DNS, etc…), sino, precisamente, por no incluir ninguno en la instalación por defecto y dejar que sea el usuario el que decida qué instalar y en qué especializar el servidor. Por supuesto, esto requiere de usuarios que tengan un buen conocimiento del sistema operativo.

Rendimiento y pruebas
Dificultad de instalación: Regular
Reconocimiento de hardware: Muy bien
Resolución de dependencias: Mal
Actualización entre versiones: Bien
Panel de control: Bien
Ayuda off-line / on-line: Bien
Integración en redes Windows: Muy bien
Estabilidad y fiabilidad: Excelente
Innovación: Bien
Rendimiento: Excelente
Comportamiento global: Bien
Novedad destacable: Solo para expertos

Entorno
Adecuado para el hogar: 6,5
Adecuado como workstation: 9
Adecuado como servidor: 9,5



Ubuntu 11.04 está lleno de agradables sorpresas
Puntuación: 9,2



Canonical al fin ha sacado la versión final de Ubuntu 11.04 después de tres alphas y dos betas. El nombre de la distro es Natty Narwhal y está lleno de agradables sorpresas. Sin duda la que más llama la atención es el cambio de escritorio clásico a Unity. Si eres de los que han probado Ubuntu 10.10 para portátiles habrás visto a este en acción. Para los que no lo conozcan, descubrirán que tiene importantes cambios respecto al entorno GNOME clásico, pero es muy intuitivo y sencillo de manejar.
Parecidos Mac y Windows

Unity hace muchos guiños a los usuarios de Mac, pero también incorpora características de Windows 7 (las pocas genuinas en las que Windows no pareció inspirarse en Leopard). Así, desaparece el menú de aplicaciones y en su lugar hay un buscador similar a Spotlight. También apreciamos la ausencia de la barra de menús en las aplicaciones, mientras que se crea una única en la parte superior de la pantalla. A medida que cambiemos de una a otra, irá cambiando el menú. Para optimizar el espacio de pantalla, cuando se maximiza una aplicación, el menú se integra en la barra de título.

Quizá el cambio más notable sea la eliminación de la barra de tareas. En su lugar, han creado Launcher, un elemento muy similar al dock de Mac. Una barra en la que aparecen una serie de iconos de programas y en la que podemos ir añadiendo o quitando los que queramos. Cuando ejecutemos un software, aparecerá en el Launcher y, al cerrarlo, simplemente se irá.

¿Y de Windows 7 qué ha tomado? La gestión del tamaño de ventanas. Cuando arrastramos una ventana a los límites de la pantalla, a derecha o izquierda, se redimensiona automáticamente a la mitad vertical y, cuando la arrastramos al borde superior, se maximiza.
Más allá del escritorio

Ahora bien, los cambios no son solo en el escritorio. La estabilidad se ve reforzada con el kernel 2.6.38 que ofrece mayor compatibilidad gráfica con chipsets de Intel, NVIDIA y ATI Radeon. Además, se añade un interesante paquete de aplicaciones bien actualizadas, la suite ofimática ha pasado a ser LibreOffice 3.3.2, de este modo, se deja de lado el proyecto de OpenOffice y se apuesta por la suite de la comunidad libre de desarrollo.

Otra interesante actualización es la versión 4 final de Firefox, que da soporte a CSS3, HTML 5 y las últimas tecnologías web. El reproductor de música por defecto ya no será Rhythmbox sino Banshee 1.9.5 y el visor de imágenes Shotwell se actualiza a la versión 0.9.0.

Ubuntu One ofrece una mejor integración en esta version, pero se sigue quedando corto en funciones.

Canonical también ha mejorado la funcionalidad de Ubuntu Software Center, de modo que ahora podemos probar las aplicaciones sin instalarlas para ver si el resultado nos convence. Igualmente vemos pequeñas avances en Ubuntu One, que ha rediseñando su panel de control y, por último, aunque se había especulado con Thunderbird, Canonical ha seguido apostando para el correo electrónico por Evolution en su versión más reciente, la 2.32.2.


Las fuentes de las que bebe Unity

Ubuntu 11.04 ha apostado por Unity como entorno de escritorio dando un importante salto cualitativo respecto a anteriores versiones. Sin embargo, muchos de sus elementos ya han sido probados con éxito en otros sistemas, como Leopard y Windows 7. Así, encontramos que de Apple ha tomado el concepto de Launcher, similar al dock, la gestión de menú único en la parte superior de la pantalla y el buscador de aplicaciones inspirado en Spotlight.

En Windows 7, por su parte, se ha inspirado menos, solo en lo relativo a la gestión automática del tamaño de ventana.
Unity ha sabido hacer una copia inteligente, tomando ideas de otros sistemas y mejorándolas, pero sin llegar a mimetizarse con descaro. Sabe mantener el espíritu GNOME.






La opinión de PC Actual: cada vez más cerca del usuario
Hemos analizado seis distribuciones de Linux y la experiencia final ha sido que el famoso agujero cualitativo que le achacaban al sistema se va haciendo cada vez más pequeño. Hoy, cualquier usuario puede instalar Linux, conectarse a su red WiFi sin esfuerzo; puede navegar, recibir y enviar correos, editar texto, crear presentaciones o abrir las creadas por otros usuarios en otros sistemas.

Y, lo más importante, no se trata solo de que pueda hacer todas estas cosas, sino que cada vez la experiencia de usuario es más satisfactoria, más cercana a lo que espera de un sistema informático e escritorio.

Además, la variedad de distribuciones hace que cada usuario sea capaz de escoger la que mejor se adapta a su modo de trabajo. Y, si a esto le unimos que tiene a su disposición miles de aplicaciones gratis, encontramos una alternativa a los sistemas operativos propietarios.

Todas destacan por algo

Elegir entre todas las distribuciones una ganadora no es sencillo ni justo. Cada una tiene sus puntos fuertes y débiles, sin embargo, OpenSUSE 11.4 brilla especialmente. Probablemente, destaca por la versatilidad de su instalación y lo sencillo que es adaptarla a diferentes necesidades. Lograr ese equilibrio no es fácil y la elección de los paquetes instalados por defecto es, en nuestra opinión, un gran acierto.

Ubuntu 11.04 está casi a su misma altura, por lo que la elección entre una y otra podrá obedecer a las preferencias personales del usuario. En efecto, la gente de Canonical ha creado una «distro» muy acabada y bien orientada al usuario doméstico. Los acercamientos que hace hacia la Nube la hacen también atractiva para la oficina.

Debian 6 incorpora aplicaciones algo obsoletas en comparación con el resto. En cambio, hace gala de uno de los conjuntos de utilidades más completos y de la versatilidad para adaptarse a diferentes perfiles de usuario. Sin duda, la nueva revisión será una candidata a tener en cuenta.
Por su lado, Mandriva 2010.2 tiene el mismo problema. No se trata de un nuevo lanzamiento, sino de una importante actualización, sin embargo es una alternativa clara para el usuario residencial. La experiencia que hemos tenido usándola ha sido realmente agradable, siendo sencilla de instalar y manejar. Especialmente recomendada para los que vienen del mundo Windows.

Fedora 14 constituye una distribución robusta y fiable, sacrificando el conjunto de paquetes instalados. Pero la sencillez de uso que la caracteriza simplifica la actualización e instalación del conjunto de aplicaciones que más se adecuen a nuestras necesidades. Esa robustez lo hace especialmente indicado para la oficina.

Finalmente, Slackware 13.1 juega en otra división. Su orientación es claramente hacia el usuario experto y lo que en el resto de distros eran comodidades y asistentes por doquier, en esta desaparecen. Si eres un usuario novel, definitivamente, Slackware no es tu opción, pero si tienes sólidos conocimientos de Linux y quieres adentrarte en lo que significa administrar un sistema, Slackware te proporcionará horas de entretenimiento.

Lo mejor: continuo desarrollo

La experiencia de usuario es cada vez mejor y la tendencia no parece que vaya a remitir. Probablemente, para cuando leáis este artículo, estén a punto de salir nuevas actualizaciones para la mayoría de los sistemas analizados. Esto no hay quien lo pare, el acercamiento de Linux a los usuarios domésticos progresa de forma exponencial y cabe esperar que continúe así los próximos años.

Lo peor: falta soporte

Hay miles de aplicaciones gratuitas para Linux y miles de dispositivos a los que permite conectarse, pero también hay miles de aplicaciones que no existen y dispositivos usados por millones de personas que no se pueden usarse cómodamente. La comunidad Linux debe hacer guiños al software propietario para terminar de cerrar el círculo y dar al usuario lo que quiere.



Mas información: http://www.pcactual.com/articulo/laboratorio/especiales/9279/analizamos_seis_distribuciones_linux_para_usuarios.html?_part=2
Analizamos 6 distribuciones Linux
0 Puntos Score: 0/10
Visitas: 882 Favoritos: 4
5 Comentarios Analizamos 6 distribuciones Linux
Buena, gran post.. sin duda a muchos les seria muy interesante aprender un poco mas de manejo de sistema operativos, en este caso con alguna distribucion Linux, yo jugue con la gran mayoria de todas las distros que has publicado, pero sin duda te falto Knopix, es una distro muy, muy buena, al igual que la mayoria aqui, esta funciona con un disco Live, que no necesariamente se necesita instalar en el disco duro, solo basta butear el disco y listo.
Bueno felicitaciones por el post.

Saludos.
Disculpen por el doble post, la direccion de descarga de Knopix es http://knoppix.net/
Una cosa me olvide mencionar, las distribuciones de Linux son gratuitas y por ende, las actualizaciones tambien.  
@4L3X574R @4L3X574R @geras666

 gracias por comentar yo tambi?
Buen post broder.
Suse tiene un buen entorno, creo q el mas usado es Ubuntu, lo malo es la corrida de juegos.
buena info
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!