Los Enemigos + Josele Santiago (DISCOGRAFÍAS) 19CD

 



Discografía completa de LOS ENEMIGOS (1985-2002)---------------------> 16 links

Álbumes
    Ferpectamente (1986)
    Un tío cabal (1988)
    La vida mata (1990)
    La cuenta atrás (1991)
    Sursum corda (1994)
    Tras el último no va nadie (1994)
    Alguna copla de los enemigos (1995)
    Gas (1996)
    Tengo una casa (1996)
    Nada (1999)
    Se buscan fulmontis (1999)
    Obras escocidas (1985-2000) (2001)
    Obras escondidas (2002)
    No se hable más (2002)
EP's
    Por la sombra/hermana amnesia (1995)
    Gira Gas (1996)
    Igual caen dos (1997)
    Na de na (1999)



Discografía completa de JOSELE SANTIAGO (2004-2012)------------------> 4 links

Álbumes
    Las golondrinas etcétera (2004)
    Garabatos (2006)
    Loco encontrao (2008)
    Lecciones de vértigo (2011)








BIOGRAFÍA DE LOS ENEMIGOS

Su historia comienza en Madrid, en 1985. En uno de los múltiples garitos rockeros del barrio de Malasaña se conocen el guitarrista Josele Santiago y el batería Artemio Pérez Fillol. Junto a Roberto Arbolea constituyen la primera formación de Los Enemigos, que unos meses más tarde ganará el concurso de rock Villa de Madrid. Roberto es sustituido por un bajista llamado Michi, firman con la discográfica Gasa y en 1986 graban su primer álbum, Ferpectamente, en el que se esbozan algunas de las líneas estilísticas que más adelante desarrollará el grupo de forma más personal: rock cañero de inspiración añeja y potentes riffs de guitarra, rhythm and blues peleón, letras rebozadas en un humor un tanto bestia. Canciones como Florinda, Complejo, Fuagrás, Tengo una Casa o Dónde, les convierten en una de las bandas más populares en el circuito madrileño de pubs y locales con música en vivo.

Aparece entonces Fino Oyonarte, un bajista recién llegado de Almería al que conocen a través de Glutamato Yeyé, con los que había tocado Josele durante una temporada. Fino reemplaza a Michi y se convertirá en pieza insustituible del grupo. En 1988, Los Enemigos publican su segundo álbum, Un Tío Cabal, de nuevo con el prestigioso productor Paco Trinidad en los controles. El trío va perfilando mejor su particular sonido y estilo conforme Josele va ganando confianza y soltura a la hora de componer y de cantar; claros ejemplos de ello son canciones como John Wayne, Yo el Rey, No Amanece en Bouzas o Qué Bien me lo Paso, desde entonces piezas clave del repertorio del grupo en sus conciertos. Pero las relaciones entre Josele y Artemio empiezan a agriarse y el batería decide abandonar tras la publicación del disco. Su sustituto será Chema Pérez, quien rápidamente se gana el apodo de Animal por su contundencia al aporrear los tambores.

Con Josele, Fino y Chema se consolida la que será la formación definitiva de Los Enemigos hasta la actualidad (con la posterior incorporación del guitarrista Manolo Benítez, acompañante habitual en directo desde esa época). Y en 1990 aparece su tercer trabajo discográfico, La Vida Mata, que supone un decisivo salto cualitativo y la primera obra de madurez del grupo. Las nuevas composiciones de Josele ganan en complejidad y, al mismo tiempo, en originalidad; las influencias son menos evidentes y la banda empieza a desarrollar un discurso propio, basado en la cruda energía de las guitarras y en los ácidos textos y la arrastrada voz de Josele: temas como la muerte y la religión planean sobre la mayoría de canciones del álbum. Por ejemplo, Septiembre relata los últimos pensamientos de un chaval que se suicida dejando a sus padres una nota en la que dice "id a por el pan y a por la leche, que yo no voy a ir". Septiembre y Desde el Jergón (reflexiones tras los barrotes de la cárcel) quedarán como dos de las más brillantes canciones que Josele haya escrito nunca; Yo No Quiero Ser Feliz, Ouija o El Gran Calambre Final son también reveladoras de las inquietudes y preocupaciones vitales de Josele, a la sazón estudiante de Filosofía.

Las críticas que recibe La Vida Mata son inmejorables, e incluso a finales de ese año Diario 16 les concede el Premio Icaro al "valor más prometedor de la música española"; pero, si en el plano creativo el grupo atraviesa un momento excelente, en el aspecto comercial sigue moviéndose en circuitos minoritarios y sólo alcanzan a vender unas 8.000 copias de este tercer disco. Aun así, su discográfica sigue confiando en ellos y al año siguiente graban su disco más ambicioso y trabajado hasta la fecha, La Cuenta Atrás, en el que continúan ampliando su espectro sonoro y dotando a las nuevas canciones de mayor riqueza de arreglos (incluyendo algunos vientos y cuerdas). Ligeramente más pop y menos oscuro que el anterior disco, La Cuenta Atrás comienza a sonar en las radiofórmulas y les hace llegar a nuevos públicos, elevando sus ventas hasta casi 20.000 ejemplares.

Pero, cuando mejor parecían rodar las cosas y más próximo se adivinaba el éxito, un cúmulo de hechos y circunstancias adversas colocan a la banda en una difícil situación. Primero, la muerte en accidente de su mánager e íntimo amigo Lalo Cortés supone un duro golpe; luego, las negociaciones para renovar su contrato discográfico no marchan bien, y aparece en escena la multinacional RCA-Ariola con una sustanciosa oferta; para colmo, Josele atraviesa una época muy complicada debido a su adicción a la heroína. A fin de cumplir su contrato con Gasa y poderse marchar a RCA, el grupo decide grabar a toda prisa un disco con temas sobrantes de los discos anteriores y de maquetas, que se llamará Sursum Corda, y a continuación entra a grabar (ya para RCA) otro con las canciones nuevas en las que llevaban algunos meses trabajando, Tras el Último no Va Nadie. Ambos discos verán la luz en 1994, aunque en orden inverso al que se grabaron (un año más tarde, Gasa lanzará la recopilación Alguna copla de Los Enemigos). La campaña promocional de RCA comienza a dar sus frutos inicialmente, hasta que se producen cambios en el staff de la compañía y se desentienden del grupo; los excesos de Josele con la heroína y el alcohol le llevan a sufrir un colapso y se pasa un mes internado en un hospital en estado grave.

Tras una temporada sometiéndose a una cura de desintoxicación, Josele vuelve con energías renovadas y en 1995 Los Enemigos graban un mini-Lp con dos temas nuevos, Hermana Amnesia y Por la Sombra, y cuatro versiones de canciones ajenas (de Abba, TV Personalities, Buddy Holly y Runaways). A finales de ese mismo año, graban en un caserío del País Vasco su siguiente álbum, Gas, uno de los más potentes y completos de su carrera, con canciones de gran calibre como Alegría, Dentro, No me Caigo Bien (me Caigo Mal) o Sr. Correcto. Poco después, se encargan de la banda sonora de la película Tengo una Casa; graban una deslumbrante (de lo mejor que he visto jamás) versión del Señora serratiano para el disco de tributo Serrat, Eres Único; se van de gira por México y Los Ángeles; realizan una extensa gira por España; participan en un disco de tributo a Lorca musicando el poema Balad, balad, caretas y en el de homenaje a Rosendo, Agradecidos... Un periodo de intensa actividad que demuestra que los malos tiempos ya han pasado para ellos.

En 1997, concluida su relación contractual con RCA, buscan nueva compañía y recalan en el recién creado sello Chewaka, filial de Virgin. Con Manolo Benítez finalmente integrado en el grupo como miembro de pleno derecho, graban a finales del 98 el álbum Nada, otro contundente ejemplo de que la inspiración no se les ha agotado. Su siguiente trabajo será otra banda sonora, para la película Se Buscan Fulmontis, de su buen amigo Alex Calvo-Sotelo, y en cuya grabación cuentan con la participación de Raimundo Amador: el disco incluye unas cuantas rarezas y versiones muy especiales de temas como I Will Survive, La Felicidad (de Palito Ortega) o Dirty Love (Frank Zappa).

Tras la correspondiente gira de presentación, el grupo decide tomarse una temporada de descanso a comienzos del año 2000. Es entonces cuando se gesta la idea de grabar un disco en directo para celebrar los quince años de vida de Los Enemigos; el proyecto se pone en marcha y en noviembre de ese mismo año realizan cuatro conciertos (en Granada, Valencia, Madrid y Santiago de Compostela) de los que se extrae el material para el doble Cd Obras Escocidas (1985-2000). En total, serán 37 canciones correspondientes a todas sus épocas, y para la ocasión cuentan con una serie de amigos y colegas invitados: Rosendo, Los Planetas, Jorge Martínez (de Los Ilegales), Julián Hernández (de Siniestro Total), Ajo (de Mil Dolores Pequeños), Patacho (de Glutamato Yeyé), Miguel Bañón (de Los Marañones), Piti Sanz (de The Contentos) y el que fuera primer batería y fundador de la banda, Artemio Pérez Fillol. El disco, una magnífica antología de su trayectoria, salió a la venta el mes de febrero, y a continuación Los Enemigos vuelven a embarcarse en una larga gira por todo el país.

La gira del 2001 fue, además de larga, especial por la fuerza con la que afrontaron sus conciertos. Especial, fue ese concierto en el puerto de Malpica, glorioso espectáculo en un pueblecito pesquero de La Coruña, en pleno puerto, y a orillas de "A costa da Morte" donde vimos al Josele que hace tiempo queríamos ver. Con la frase bastante notable de Josele: "Por los percebeiros, con dos cojones". Pues venga chicos, esta va por vosotros cuatro.

Después de eso y cuando mejores momentos pasaban en cuestion de ventas y siendo masivamente reconocidos, nos anuncian su separación y la que se convertirá en su ultima gira. Josele nos explica un poco la situación en una carta a los seguidores, que seguro encontrarás interesante. También podrás leer las declaraciones y baciladas de todos ellos en la entrevista que ofrecieron al país justo antes de sus ultimos conciertos en Madrid.

Para rematar, editan en febrero del 2002, un trabajo discográfico recopilatorio que lleva el nombre de Obras Escondidas (1985, 2002), su segundo y último directo.

Los Enemigos se separan cuando son ya parte de la memoria colectiva de la juventud española, y cuando viven un rotundo presente. Es sólo que, como decía el malogrado Alberto Haro, a quien Josele dedicó el segundo disco del grupo: "Antes morir que perder la vida".

Despues de 17 años de interminables giras, pasa a la historia una de las grandes bandas del rock nacional, pero esta gente lleva rock en las venas y con seguridad nos darán aún muchas sorpresas.







BIOGRAFÍA DE JOSELE SANTIAGO

??Yo me levanto a las siete de la mañana??, me suelta socarrón cuando le llamo al mediodía, hora prudente, para vernos las caras. ??Pero el artista se queda en la cama, hasta las doce o la una??, sentencia con retranca. Mucho han cambiado las cosas para Josele Santiago desde que en 2002 se separasen Los Enemigos. Superó voluntarioso adicciones varias ???ya no tomo ni un mal Gelocatil???, las comunes a un ramo de insalubres tentaciones como la farándula. Matrimonió el gato madrileño en Barcelona y está empadronado en Castefa, Castelldefels en vulgo. Alejado de la playa, eso sí, pegado al monte; se intuye que absorto en sus menudencias, siempre observando desde fuera del meollo. Pequeñeces que en ocasiones, por íntima alquimia, devienen canciones tan memorables y rozagantes como las que dieron alas a sus tres anteriores discos en solitario, trabajos donde la inconfundible y callejera voz de Los Enemigos vestía los trapos del cantautor, o de una versión castiza y nada solemne del mismo, bañada en instrumentos acústicos y antiguas nocturnidades. Las Golondrinas Etcétera (2004), Garabatos (2006) y Loco Encontrao (2008) cartografiaron la madurez de un artesano de la canción en castellano, autor de tonadas que se pegan a la cotidiana perplejidad como el musgo a la corteza del roble, la piel arrancada al asfalto caliente. Letras y músicas a una modesta pero vivificante escala, la del cronista sin otra pretensión que la de retratar ?y quizás retrasar? su indiscreto trayecto vital.

Hoy Josele, a sus 46 inviernos, vuelve a dar un giro a su carrera en un cuarto trabajo, Lecciones de Vértigo, que le ha visto recuperar la guitarra eléctrica y el pálpito de un rock soterrado y elocuente, nada ornamentado ni agresivo, en los huesos de una poética cada vez más certera por indirecta. ??Se trata de intentar decir las cosas con menos palabras y sobretodo menos raras??, razona. ??Las cosas ya son complicadas de por sí, no es sencilla la vida cotidiana, nadie dijo que iba a ser fácil. Uno intenta reflejar esa complejidad implícita??. Siempre supo expresarse desde una perspectiva esquinada y estimulante, que es como mejor se llega al oyente, saltándose la obviedad pero nunca la sencillez, dando etéreos rodeos para derramarse fructífera en el inconsciente. Por ello su voz y sus canciones permanecen en nuestro interior, también a nuestro alrededor en cómplice órbita social; son personalísimo e intransferible espejo deformado de su realidad, que es por extensión la nuestra. Desde estas armonizadas invenciones entre irónicas y existenciales ?y Lecciones de Vértigo incluye trece ejemplos palmarios? resplandece la libertad del descreído, el chispazo del artista a su aire. Que es quien al final importa cuando las leyes del mercado pugnan por desterrarle a la invisible condena del agua pasada que sigue empero moviendo molino. Es la música popular voraz negociado industrial que se alimenta de carne joven y desechable, de ahí en parte su actual estado crítico, pero ocurre que la veteranía cala más hondo. Mucho más.

Una muestra. Siendo joven y estúpido, como lo fuimos todos, resultaría harto improbable ser capaz de abrir función con algo como «Hagan Juego» y su metafísico primer disparo: ??Puede que no sea volar / No tenerle apego al suelo / Alto sólo es un lugar / Vulgar / Para el cielo??. ¡Toma ya lírica sinvergüenza! O bordar un solo de guitarra ?entrecortado, sentido, brioso? como el que deleitoso cercena «Fractales», una de esas baladas que sólo alguien como Josele sabría alejar de la melancolía en la vía central para darle cobijo en la vereda del anhelo. O cachondearse de ese nuevo espécimen de gallito ibérico que asola nuestras calles patrias virilmente maqueado, en «Canción de Próstata», y sentir incrédula repulsa ante la estupidez contemporánea del culto al cuerpo que desvela «Sin Dolor». ??Trata de esa manía con la puta felicidad, que es una enfermedad tremenda??, reflexiona mientras sorbemos agua de la fuente y fumamos como si fuese a pudrirse todo el tabaco del mundo. ??Tú puedes aspirar a ser mejor persona, a disfrutar más de las cosas, grandes o pequeñas, como quieras, pero ¿a ser feliz????. Siempre nos quedará a los maduritos ese día más que concede el «Sol de Invierno», apunto; otro hermoso tiempo medio en la acera luminosa del callejón, reverso de aquella canción de hace unos años que recordaba a tantos caídos de nuestra generación. ??Es como la arenga a una tripulación que va a dejar el barco para bajar a tierra: intentad pasar desapercibidos y no deis mucho el cante??, explica con sorna. ??Calladitos y eso, sin hacer mucho ruido??.

Es Lecciones de Vértigo un álbum rejuvenecedor, casi primaveral, anclado en viejas formas de canción rock y sonidos eléctricos que, por gustosamente clásicos, no se marchitarán cuando regrese el otoño y caiga luego otro invierno. Intuyo que lo es, en parte, como inconsciente respuesta a haberse gestado en luctuosos tramos vitales. La reacción hipócrita generalizada ante la desaparición de Antonio Vega, por ejemplo, expuesta en «El Lobo»: ??A mi modo de entender, se dijeron muchas sandeces. A veces la envidia se disfraza de compasión. Vivió como le salió de los cojones? y punto. La canción va de supervivencia y libertad, de ir a tu bola??. También la composición más especial del álbum para él, «Pae», evocando la larga y absurda agonía de su padre, en un hospital de Cádiz, en pleno carnaval. ??Murió de fumar, de un cáncer de pulmón??, recuerda cuando aún no ha pasado un año. ??Estaba el hospital justo al lado de donde hacían los concursos de chirigotas, aquello era demencial, surrealista??. La portada del disco la firma el pintor Santiago Bueno, amigo de su padre. Merece pues mención.

Que no se me olviden otros trascendentes datos técnicos: a diferencia de anteriores grabaciones, esta vez no se respetó el directo riguroso y se prescindió del antes muy presente piano, no así del sedoso toque del órgano Hammond. ??El método había de ser distinto si yo me iba a encargar de las guitarras solistas y todo lo demás, teníamos que grabar las bases antes y luego ir puliendo aristas??, reconoce dando pistas de porqué Lecciones de Vértigo recupera en cierto modo la dinámica de un rock festivo y estiloso, también por momentos sentimental a pesar suyo. ??Hemos grabado primero guitarra, bajo y batería, con lo cual he tenido más espacio, como guitarrista y como cantante, que también me apetecía mucho, hacía muchísimo que no me ponía así a cantar??.

Lecciones de Vértigo concluye en naturalista interpelación a un dios desconocido por inexistente, tal vez encarnado en ese oceánico demiurgo que representa «El Estibador». Canta con su inconfundible deje aquel muchacho del madrileño barrio de Caño Roto: ??El cielo es azul / Se llega en autobús / Reparten caramelos / Y apagan la luz??. Y no puedo resistirme a recordarle lo que dicen los boxeadores: el dolor es inevitable, el sufrimiento opcional. Josele sonríe y asiente, el muy canalla. Seguro que ya le está sacando punta a otra canción.

Ignacio Julià
La perpleja vitalidad de Josele Santiago
Notas sobre Lecciones de Vértigo










Los Enemigos + Josele Santiago (DISCOGRAFÍAS) 19CD
10 Puntos Score: 10/10
Visitas: 6483 Favoritos: 1
Ver los usuarios que votaron...
10 Comentarios Los Enemigos + Josele Santiago (DISCOGRAFÍAS) 19CD
Excelente aporte......

GRACIAS  
...ejem,ejemmmm...............?
He estado probando y los links funcionan. Si persiste tu problema, m?
Ya te he enviado el enlace para que lo descargues. Si tienes alg?
no funcionan los enlaces, pone permiso denegado, habr?
malavma impresionante aporte muchas gracias. Puedes pasarme los enlaces de otra forma?, no van marcofferro @ hotmail.com  muuuuchas gracias
Gracias de nuevo.
Ya he podido descargar todos los discos , menos el archivo n?
Muchas Gracias, lo he descargado todo sin problemas.
Aunque lo tenia casi todo, lo tengo extraviado. As?
Lo siento pero no encuentro los enlaces. Necesito solo el CD Lecciones de vertigo, si me lo puedes enviar te estaría muy agradecido.
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!