La Torre Talero ( Legenda Urbana)

La Torre Talero



Saliendo de la ciudad de Neuquén Capital, por la ruta n° 22, cuatro km antes del aeropuerto, se abre a la izquierda un camino de tierra en cercanías de la nueva Terminal de ómnibus. Allí se levanta un edificio histórico construido en 1906, conocido como la "“Torre Talero"”. Ubicada en la calle Bejarano y Luís Beltrán, pertenece al establecimiento La Zagala.


La imponente construcción de ladrillo y roca es una de las más antiguas de esta ciudad y se terminó de levantar en 1911, con el barro que ordenaron pegar dos arquitectos llegados de España. Fue creada por el poeta colombiano Eduardo Talero Nuñez, secretario general de la gobernación en la gestión de Bouquet Roldán, y uno de los artífices principales de la resolución del presidente Julio A. Roca para el traslado de la capital del entonces Territorio Nacional del Neuquén desde de Chos Malal a Confluencia, en 1904

Talero nació en 1869 en Bogotá, emigró exiliado a Chile, donde contrajo matrimonio con Ruth Reed. Era sobrino de un político colombiano que cuatro veces fue presidente. Eduardo Talero salió de Bogotá expulsado por revolucionario. Después se trasladó a Buenos Aires, donde desarrolló una intensa vida literaria y conoció a Carlos Bouquet Roldán, precursor de su llegada a Neuquén. Luego levantaría su casa en la "Colonia Bouquet", hoy barrio Valentina Sur Rural.

Para algunos, la casa es una réplica exacta de una casa de España hecha por amor hacia una mujer casada. Ella es escenario de un mito urbano que sobrevive. Las historias de fantasmas se transmitieron de boca en boca a través de generaciones. En este sentido muchos son los relatos de los soldados que hacían guardia en el puesto 4 del batallón de ingenieros, frente a la Torre y hablan de apariciones de una dama de blanco entre los manzanos y eucaliptos o simplemente resguardándose detrás de los pilotes que sostienen la baranda del balcón
.

Para algunos, lo que no se dice es la historia de amor, que involucraría a Eduardo Talero y la esposa de Bouquet Roldan, de quién el poeta era su mano derecha. Un amor imposible y el desencuentro obligado por decisión de cumplir con los deberes maritales habrían dejado marcada las paredes de la Torre. Dicen que más que los problemas que dejaron a su hijo inválido (un balazo en una pierna), fue el adiós de la mujer del amor prohibido, lo que llevó a Talero a dejar Neuquén en 1916 y murió enfermo el 22 de septiembre de 1920.

No pocos son los que dicen que aquella casa guarda los fantasmas de su enamorada, de Talero, y la de un encargado que cuidaba la casa y que nunca cumplió la misión de vender todo y enviarle el dinero, algo que lo dejó atado a la historia.

Hasta hace algunos años junto a la casa se podía acceder al subsuelo, que actualmente se encuentra tapado y clausurado. Oportunamente en obras que se realizaron sobre la calle, los obreros habrían encontrado un misterioso túnel que comunicaba la casona con las tierras del Ejercito Argentino. Muchas son las especulaciones que se hacen al respecto, mientras la historia espera ser contada.

Si bien el edificio es uno de los más emblemáticos de la historia neuquina y pertenece al patrimonio de la ciudad de Neuquén, no se encuentra en buen estado, dado que ha sufrido graves deterioros y necesita una urgente restauración. En este sentido se proyecta firmar un convenio entre la municipalidad de Neuquén y la facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional del Comahue para crear un comité ejecutivo que semestralmente informará de los avances en las tareas de restauración.

Tetimonios:
paso a contarles una leyenda urbana bastante conocida de la ciudad de Neuquen.

Uno de los edificios más viejos e historicos de la ciudad es la Torre de Talero. Talero fue un poeta español que fue a vivir allí con su esposa. Es una casa enorme, con un gran terreno y, como el nombre lo dice, tiene una torre justo en el medio. Supuestamente, su esposa se suicidó en aquella torre. Es más, las barandas de la torre, hechas de madera, están rotas justo en un pedazo (aunque por supuesto, esto no nos dice nada).

Según se cuenta, se la puede ver bailando en la torre. Los guardias del lugar dicen también haberla visto caminando por los terrenos. Otros dicen que han visto a un gaucho por el lugar (aunque ha sido menos frecuente). Justo detrás de la casa, hay un hipódromo y ya se sabe que a veces los caballos pueden ponerse nerviosos cuando pasan por al lado.

Yo misma fui a hacer un corto en aquella casa para un proyecto en mi ultimo año de secundaria hace ya un tiempo, sin embargo, a primera vista no había nada en especial. Si pude sentir una presencia bastante curiosa.

Lo malo es que la casa está en peligro de demolición (no me permitieron subir al segundo piso, o sea la torre, por cuestiones de seguridad), lo que hace complicado cualquier tipo de investigación en el lugar.

Si hay alguien de neuquen por el foro, podría darse una vuelta por ahí a ver qué le parece.

Otro:
La dama de blanco y la torre de Talero ilustran una leyenda neuquina

La casa del poeta colombiano es escenario de un mito urbano que sobrevive. Las historias de fantasmas se transmiten de boca en boca a través de generaciones.


La torre de Talero, una verdadera joya, declarada patrimonio histórico municipal.
NEUQUEN (AN).- Los soldados decían que se les aparecía de noche, levitando entre los manzanos o como una ráfaga por encima del desagüe. También la vieron en fuga por entre los eucaliptos o resguardándose detrás de los pilotes que sostienen la baranda del balcón. Los colimbas temblaban cada vez que ella asomaba.

Por eso, las guardias eran complicadas en el puesto 4 del cuartel neuquino, y ningún soldado se dormía de cara a la torre de Talero. Fueron esas apariciones las que hicieron que más de un recluta apuntara al cielo para descargar algún balazo de fusil.

Los soldados querían espantar (tal vez matar) a la dama de blanco, al fantasma que habita el centenario castillo.

"Era el peor lugar para hacer una guardia", admite Edgardo Cisneros, de 41 años, conscripto en 1982.

Una noche que Cisneros ubica en febrero, el soldado de guardia era un muchacho de Santiago del Estero, que se asustó más de la cuenta ante la sorprendente aparición.

El chico intentó correr y se le disparó el fusil. "Se voló los dedos del pie derecho, el plomo le perforó el borceguí, el pibe contó que se resbaló", cuenta y se lamenta Cisneros, uno de los más de mil soldados que, por entonces, tenía el batallón de Ingenieros.

A más de cien años de colocadas las primeras piedras, la torre o el castillo que levantó el poeta colombiano Eduardo Talero es el escenario de una leyenda urbana que, como toda buena historia oral, sobrevive y se expande. Es que los fantasmas existen: sólo hace falta que se crea en ellos.



















La Torre Talero ( Legenda Urbana)
0 Puntos Score: 0/10
Visitas: 719 Favoritos: 0
1 Comentarios La Torre Talero ( Legenda Urbana)



esta imagen daria mucho miedo si tu nombre fuese el que esta escrito en la pared xD  

pobre "analia" xD jajaja
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!