Los mejores de River Plate

  • Categoría: Deportes
  • Publicado hace más de 7 años
Los mejores de River Plate




Nestor Raúl Rossi
[/SIZE]


Nació un 10 de mayo de 1925 ydebutó en la primera de River un 24 de junio de 1945. Dueño de unaexquisita pisada, fue el precursor del puesto de la camiseta número ?5?de River. Personalidad, habilidad, garra y buen pie. Sin dudas, inicióun camino que luego iría a continuar Merlo, Astrada, Almeyda y hoyMascherano.
Como técnico fue el encargado de hacer debutar nada más ni nada menos que a Daniel Passarella.
Sin dudas, un grande del mediocampo, o ?half?, como le decían en aquel entonces.


Amadeo Raúl Carrizo
[/SIZE]


El más grande arquero de laHistoria del Fútbol Argentino. Amadeo reinventó el puesto dándole alarquero un valor trascendental dentro de los once jugadores queconforman un equipo. Dotado de gran habilidad técnica, con las manos ylos pies, lo demostró permanentemente en su lugar, el área. De estemodo su juego no fue únicamente el de atajar, sino que brindabaespectáculo dejando en ridículo a rivales con sus gambetas y malabares.Nacido en Rufino, al igual que el gran Bernabé, debutó en el arcomillonario a los 19 años en 1945 en un partido contra Independiente,justamente el club del cual era hincha de chico.
Así como Angelito Labruna, Carrizo fue uno de los grandes símbolosanti bosteros. Cada clásico para él era casi una guerra. Sin dudas,siempre estuvo a la altura de las circunstancias.
Amadeo jugó 520 partidos con la camiseta de River luego de 21 añosde titularidad. Su récord de vaya invicta fue de 769 minutos sin golesen contra, una verdadera hazaña.
Campeón en 1952/53/55/56/57, fue un verdadero grande.


Walter Gómez
[/SIZE]


?....La gente ya no come... por ver a Walter Gómez...? Ese era el cantito que la hinchada le dedicaba al uruguayo domingo a domingo.
Nacido en Montevideo, Uruguay, llegó a River en 1950 de la mano deAntonio Liberti. El día de su debut con la banda roja hizo un gol alminuto de juego. Todo un presagio de lo que vendría luego.
Jugó al lado de los más grandes de la Historia de River y nodecepcionó. Demostró siempre lo que era capaz de hacer. Luego de unabreve estadía en Europa, donde no tuvo suerte, volvió a Riverretirándose campeón en 1955.


Alfredo Di Stéfano
[/SIZE]


La ?saeta rubia?, como era conocido, nació un 4 dejunio de 1926. Aunque jugó poco tiempo en River, sin dudas es dignomerecedor de estar entre los mejores. Por su fútbol, por su persona ysu cariño por River.
Así definía Di Stéfano a su relación con River: ?Tengo unaenciclopedia en mi cabeza, pero especialmente de la Historia de River.Era fana de los Millonarios. Iba a la cancha todos los domingos, no meperdía un solo partido, ni de local ni de visitante. Puedo rememorargoles de Rongo, muchos de Bernabé, las jugadas de Peucelle, deWergifker, de Cesarini, de Vaschetto... ¡Qué jugadores he visto en mivida! Y los mejores siempre estaban en River?.
Di Stéfano y Moreno: ?Al lado de un monstruo como Morenoaprendí la importancia del amor propio. Una vez, en cancha de Tigre, lerajaron la cabeza de una pedrada. Cuando le insinué que se hicieraatender, me sacó carpiendo: cállese ?me gritó-. Cuando un jugador secae es porque está muerto, ¿me entendió bien?. Y siguió metiendo comosi nada. Esa lección la aprendí a tal punto que en los once años quejugué en el Real Madrid, jamás entró el médico o el masajista paratirarme agua bendita, tal como ocurre ahora cada domingo?.



Félix Loustau
[/SIZE]


Un genio del fútbol. De losmejores punteros izquierdo de la historia. Nació un 25 de mayo de 1922,el mismo día que nació River en 1901. Jugó con la banda roja en 367oportunidades, anotando 101 goles.
En boca de Loustau: ?¿Qué significa River en mi vida?. Todo,sencillamente todo. Fue mi segunda casa. Pasé muchos años en el club ysiempre me sentí a gusto. Tengo los mejores recuerdos como futbolista yademás, la suerte de haber hecho un montón de amigos. Cada tanto voy yme quedo charlando, recordando momentos del pasado. A River le tengoque estar infinitamente agradecido?.


Angel Amadeo Labruna
[/SIZE]


Nació el 28 de septiembre de 1918. Hincha de River a muertedesde ese mismo día y socio del club desde los 8 años. Jugó 514partidos con la banda puesta (sólo 6 veces menos que Amadeo Carrizoquien la vistió en 520 oportunidades) y convirtió 292 goles, siendo elmáximo goleador de la Historia del club y sólo uno menos que el máximogoleador de la Historia del fútbol argentino.
A su vez es el máximo goleador contra la mayoría de los equiposdel fútbol argentino (con la camiseta de River) destacándose los 15goles que le convirtió a Boca, siendo por supuesto, el máximo anotadorcontra el eterno rival.
En 1975 volvió a River ?para ser campeón" como él mismo lodefinió, para acabar con la sequía de 18 años sin títulos. Entre suetapa como jugador y la de Técnico nos regaló 15 títulos.
Por todo esto y mucho más, Angel fue y será el mayor símbolo delclub. Y por eso estaremos los hinchas millonarios, eternamenteagradecidos.
Angelito pasó a la inmortalidad el 19 de septiembre de 1983, dejándonos una frase inolvidable: ?River no es la mitad más uno. Es el país menos algunos...? .



Adolfo Pedernera
[/SIZE]


?El cerebro de La Máquina?. Decía de River: ?Escomo si me preguntaran sobre el fútbol, sobre el deporte. River es eso:el fútbol, el deporte. Significó todo para mi. Creo que el nacimientode un hombre en una institución equivale a mamá y papá. En River meparieron, en River crecí, en River me hice hombre?.
Minutos antes de enfrentar a Brasil en el Maracaná por la final dela Copa del Mundo de 1950, le preguntan al uruguayo Obdulio Varela: ?Varela,¿tiene miedo de enfrentarse con los delanteros brasileños?. Eluruguayo, con una sonrisa, respondió: ¿miedo yo?... Ustedes se olvidanque yo me enfrenté muchas veces con Pedernera... y como él, no haynadie?.


José Manuel Moreno
[/SIZE]


Decía Pedernera de él: ?ElCharro ?como le decían- fue el mejor jugador que vi en mi vida. Y porvarios cuerpos. Tenía todas las virtudes: una formidable habilidad, lepegaba con las dos piernas ?no con potencia pero sí con una granprecisión-, cabeceaba y lo hacía con tanta violencia que parecía quepateaba de voleo, tenía aire de sobra. Jugaba con alegría y era guapo.Casi nada, ¿no??.
Y decía ?el Charro? de la gente: ?Yo jugaba para las popularesporque la gente que ocupa esas tribunas hace muchos sacrificios para iral fútbol. Ah, y los goles te los cantan desde allí arriba?.


Juan Carlos Muñoz
[/SIZE]


De derecha a izquierda, JuanCarlos Muñoz era el primer integrante de ?La máquina?: Muñoz, Moreno,Pedernera, Labruna y Loustau. Su habilidad y gambeta dejaban un surcopor la banda derecha y sus centros eran garantía de calidad.


Renato Cesarini
[/SIZE]


?El tano? llegó a River en 1936luego de haber jugado en la Juventus. Fue junto a Carlos Peucelle unode los creadores de ?La máquina?. Sus conocimientos de fútbol los dejóplasmados en la gran labor que realizó con las divisiones inferiores enRiver y en todos lados donde trabajó.


Bernabé Ferreyra
[/SIZE]

Más conocido como El mortero de Rufino, en 1932 pasó de Tigre aRiver a cambio de 35000 mil pesos, una locura para el momento. Estasuma de dinero para una transferencia terminó de confirmar el mote de?millonarios? para identificar a River Plate.
Bernabé llevó a River, y al fútbol en general, a su máximapopularidad. Su sola presencia llenaba todas las canchas. Teníapotencia, puntería y una fortaleza únicas. Fue campeón en 1932/36/37.


Carlos Peucelle
[/SIZE]

?El primer millonario?. En 1931 River pagó 10 mil pesos por él.Cuatro veces campeón (1932/36/37/41), barullo, como era conocidopopularmente, era un jugador de toda la cancha. Luego, fue técnico yjunto a Renato Cesarini crearon ?La máquina?.


Oscar Mas
[/SIZE]


?Pinino? nació un 29 de octubrede 1946 y debutó en la Primera de River el 26 de abril de 1964 con tansólo 17 años. En River jugó 382 partidos y convirtió 199 goles, razónpor la cual es uno de los grandes ídolos del Club y de los másqueridos. Recordaba el Pinino hace tiempo: ?Desde chiquilín mecaractericé por hacer goles. Me acuerdo que cuando todavía no habíadebutado en primera, en River mucha gente comentaba que en lasinferiores había un pibe que metía goles desde cualquier lado. Ese,modestamente, era yo..?

Y al recordar su felicidad de llegar a River decía: ?Es quetoda mi vida fui hincha de River. De chico lloraba si el equipo perdía.Si un domingo por la tarde alguien me quería encontrar, tenía que irdirectamente adonde jugara River. Nunca tenía un mango pero siempre melas ingeniaba para entrar a la cancha. Era travieso y decidido: lehablaba a los controles y de tanto versearlos, al final terminabandejándome pasar. Así fueron mis primeros contactos en River.?


Norberto Alonso
[/SIZE]


No es un poeta, ni unpoema. No es un guionista, ni un actor. No es un filósofo, ni milrazones. No es libro, ni cien palabras. No es un músico, ni quincemelodías. Solo fue, es y será el 10 de River, que con sus pies mágicosy fantasiosos, con su cabeza hábil y rápida, y con su corazón blanco yrojo hizo llorar y sonreír al mundo millonario más de una vez. Aquello,que ganó y guardó en el Monumental con esfuerzo y talento, hoy se lorecuerda como gloria y triunfos. No es alguien más, es Norberto ?elBeto? Alonso.

Nació en Vicente López, el 4 de enero de 1953. Llegó a Ríver a los14 años de la mano de Carlos Palomino, un delegado de las divisionesinferiores que se encargaba de organizar partidos en barrios paraencontrar talentos. Era tímido y flaquito, pero siempre el más mimadopor la institución. Su comienzo fue como wing izquierdo, hasta queencontró su posición de enganche.

Debutó con una derrota frente Atlanta -de local- por (1-2), el 8 deagosto de 1971. Desde allí, integró los mejores equipos de River,convirtiéndose en el ídolo de la hinchada millonaria. Jugó 372partidos, y convirtió 149 goles, de los cuales 114 sirvieron para ganarpartidos. Como jugador conquistó 7 títulos locales (Metropolitano:1975, 1979, 1980 1985/86) (Nacional: 1975, 1979 y 1981), y 2campeonatos internaciones en 1986 (Libertadores de América; eIntercontinental). Otro de los motivos porque se lo recuerda, es porhaber sido participe del equipo que rompió la racha de los 18 años sinsalir campeón.

El beto, vistió otras dos camisetas (Olympique de Marsella y VélezSarsfield) en las cuales no tuvo un gran rendimiento, lo que hizo quevolviera al club de sus amores, como lo define él. Además, formó partede la selección Argentina en el ciclo de Menotti, obteniendo de estamanera un campeonato Mundial, en 1978.

Su idolatría, sus valores y su respeto, sin dudas lo ganó con sujuego, goles y capacidad, pero aún más, fue con sus partidos extras quetenía frente al viejo rival, Boca Juniors, donde cada uno de esosencuentros era un nuevo capítulo que se escribía en la historia delBeto Alonso. Es una de las cosas que no se le puede discutir al beto,su garra y pasión frente a partidos claves y decisivos, como eran lossuperclasicos y finales.

En 1987, después de conquistar la copa Intercontinental, Alonsodecidió retirarse con la gloria a sus pies. Un estadio iluminado ysetenta mil hinchas agradecidos por todo lo que él dio, hicieron que sedespidiera a lo grande.

Su talento y acaudillería forjaron al hincha de River a ir todoslos domingos a la cancha a verlo, a sentir sus mismas emociones, agritar con él sus goles, a festejar las victorias y torneos, alentarcon él por una institución que desde sus pies se hacía un poco másgrande.

Son pocos lo que provocan semejante sensación, por eso fue un simple y grandioso MAESTRO DEL FUTBOL.


Reinaldo Merlo
[/SIZE]


Más conocido como Mostaza ,nació el 20 de mayo de 1950 en La Paternal y debutó en la Primera deRiver el 21 de septiembre de 1969. El segundo en la lista de losgrandes ? centrojás ? de la Historia Riverplatense. Son palabras deMostaza: ?Siempre tuve el respaldo de la gente de River porqueellos sabían muy bien quién era Merlo. ¿Qué voy a inventar ahora, quefui un exquisito? Lo mío fue luchar, correr, dejar todo en cadapartido...?. Así se autodefinía Mostaza y así cada uno de nosotros lo recuerda. Un luchador, un ganador, en fin, un símbolo de River.


Juan José López
[/SIZE]


Una teoría implantada porel periodismo y aceptada por el fútbol decía que solo los izquierdoseran los talentosos. Vaya a saber uno porqué. Sin dudas, si hay unjugador que rompió con esa conjetura, que hasta ese momento eraconcreta, fue el negro ?Jota Jota? López, que con su juego y destrezaidentificó al 8 de River, marcó un antes y un después de esa posición.Y que hoy buscamos cualquier jugada para volver a recordarlo.

Nació el 30 de octubre de 1950 en Guernica, Provincia de BuenosAires. Llegó a River cuando era muy pequeño, hizo todas las inferioresen la institución hasta que Didí, técnico de la institución, en 1970 lohace debutar en primera división. Aquella formación: que lucía,brillaba y ganaba, fue aún más vistosa cuando la integró Juan JoséLópez en la derecha del medio campo. José ?Perico? Pérez, ReinaldoCarlos Merlo, Oscar ?Pinino? Mas, Marchetti, Dominichi son algunos delos nombres que acompañaron a debutar al negro y a mantenerse enprimera. Después de un año y medio de conocer y sentir lo que es jugaren la máxima división del club más grande de la Argentina, formó partede unos de los mejores equipos que tuvo River en toda la historia delfútbol profesional, con Filliol; Comelles, Perfumo, Artico, HéctorLópez; Raimondo o Merlo, Alonso; González, Morete y Más. Un equipo quequedó en el corazón de todos los hinchas millonarios al conseguirtriunfos y victorias consagratorias.

Con su simpatía, su carácter, su juego y su personalidad logró unmutuo y grandioso respeto con la gente de River, a quien le entregótodo por un aplauso, un ?negro negro? o un ?Jota Jota? como se lorecordará por siempre. No fue un mito, solo fue realidad con signos deleyenda.

Juan José López, fue un jugador que se lo recuerda por sus emotivas8 razones de ser un hombre de La Banda Roja: su técnica, su granestrategia, buen manejo de balón, futbolista de toda la cancha, suspases deliciosos de larga distancia, la cábala con su muñequera, susgoles de tiros libres, y por el gol de mitad de cancha a Gatti frente aBoca. Estas y muchas otras más (7 títulos), remarcan y resaltan lacarrera de un jugador por excelencia.


Daniel Passarella
[/SIZE]


?El gran capitán? llegó alRiver de ?Pipo? Rossi luego de haber deambulado por otros equiposprobándose sin quedar fijo en ninguno (entre otros Boca). Su debut enRiver no podría haber sido otro que contra Boca, partido en el que jugóbárbaro y estuvo a punto de hacer un gol si no fuera por el travesañoque se lo impidió. Al llegar Labruna como técnico en 1975 Daniel estuvoa punto de irse del club porque Ángel no le daba la titularidad que élpretendía, pero finalmente se quedó y el tiempo le dio la razón. En1976, la titularidad ya era de él.

Campeón mundial con la Selección Argentina, fue titular y capitánindiscutido tanto con la celeste y blanca como con la banda roja.Defensor y goleador, en River convirtió 99 goles, una barbaridad.Volvió en el '89 para ser técnico y nuevamente campeón.


Ubaldo Matildo Fillol
[/SIZE]


El único ?Pato? que fue grandecomo arquero, fue él... y lo fue defendiendo los colores de River.Nacido un 21 de julio de 1950, llegó a River en 1972 tras jugar enQuilmes y Racing. Según Angelito Labruna, la diferencia del Pato frentea los demás arqueros era la gran capacidad física de sus piernas, loque le permitía llegar a todas las pelotas, hasta las imposibles.

El Pato será siempre recordado por sus grandes atajadas y por la gran cantidad de penales que tapó.
Además de todas sus virtudes futbolísticas, el Pato será siemprerecordado por su gran caballerosidad y su empeño de palabra, aunque aveces le ha costado caro. De River se fue en 1982 también con problemascon el Presidente Aragón Cabrera.


Enzo Francescoli
[/SIZE]


Grande no se hace, grandese nace. El Flaco, Príncipe, Uruguayo, o simplemente el Enzo, demostróser un sinónimo de señor tanto dentro como fuera de una cancha. Suestadía en River Plate marcó un antes y un después en la historia delclub, por lo que un ?Uruguayo, uruguayo? resonará por siempre en elinterior, los pasillos y alrededores del Monumental.

Enzo Francescoli nació el 12 de noviembre de 1961 en Montevideo,República Oriental del Uruguay. Desde muy chico tomó los primeroscontactos con su tesoro más preciado, el cual lo llevó a la gloria, lapelota. Así fue que decidió probar suerte en Peñarol, club de susamores, pero debido a su escasa contextura física fue rechazado, entanto que el Montevideo Wanderers fue quien aceptó a aquel flaco quepintaba para crack.

Con la partida de jugadores como Norberto Alonso, Daniel Passarellay Mario Kempes en 1982, River puso todas las miradas en Francescolipara ser el nuevo ídolo del club, por lo que al año siguiente, sullegada a Nuñez era una realidad. El debut se produjo el 24 de abril de1983, cuando el millonario venció 1-0 a Huracán en el estadioMonumental ante una multitud presente, testigos de los primeros toquesmágicos del hasta entonces número diez. Sin embargo, hacia mediados dejunio del ?83, los jugadores de River entraron en conflicto con losdirigentes y decretaron una huelga que trajo como consecuencia lapresentación de equipos juveniles. En ese campeonato el equipo terminóen la decimoctava posición.

Para 1984, Luis Cubilla asumió como director técnico de la Banda.El equipo contó con la incorporación del delantero Roque Alfaro y conel regreso desde Vélez del Beto Alonso, por lo que Francescoli debiójugar más retrasado. En el campeonato Nacional, alcanzó las instanciasde semifinales, pero fue eliminado por el gran equipo de Carlos TimoteoGriguol, Ferro Carril Oeste. Ese gran golpe causó la emigración deCubilla y la asunción de Héctor Bambino Veira. En el Metropolitano del?84, River finalizó cuarto y tuvo al Enzo como goleador del certamencon 24 tantos. Por su parte, en el Nacional del ?85, el millonariocontó con grandes figuras, pero sufrió una nueva eliminación, al serderrotado por Vélez Sársfield.

La última mitad de 1985 mostró un gran cambio en el sistema decampeonatos: se jugaron dos ruedas de todos contra todos. River Plateincorporó a Claudio Morresi y las chances dar la vuelta crecían partidoa partido. Así fue que el 9 de marzo de 1986, el conjunto del Veiraderrotó a Vélez 3-0 y se concretaba lo tan ansiado por Francescoli,coronarse campeón por primera vez en el Monumental. Enzo partía hacíala selección uruguaya y, sin escalas, fue transferido a Europa, másprecisamente al Racing Matra francés.

Luego de ocho años en Europa, Francescoli regresó a Nuñez en el año1994, regresó para ser campeón. El equipo conducido por Américo ToloGallego llegó a las fechas decisivas como el candidato a dar una nuevavuelta, por lo que el encuentro del 6 de diciembre ante Talleres deCórdoba en el Monumental fue clave en la historia del Enzo. El empateestaba sentenciado, pero luego de varios minutos adicionados, elpríncipe metió un cabezazo letal que terminó en el fondo de la red,haciendo vibrar hasta al esqueleto del estadio. Pocos días después el3-0 frente a Boca en plena bombonera dejó al millonario en las puertasdel título, el cual se ratificó una semana después. River Plate seconsagraba campeón invicto, tras igualar 1-1 con Vélez en Nuñez.

El equipo de la Banda no tuvo resaltadas actuaciones en 1995. Lodestacado fue la llegada como entrenador de uno de los personajes másganadores del club, Ramón Ángel Díaz, y el inicio del ciclo más exitosode los últimos tiempos con Enzo como estandarte, cuando logró eltricampeonato con la obtención del Apertura ?96, Clausura ?97 yApertura ?97, siendo este el último título como jugador.

Francescoli supo levantar además la Copa Libertadores de América en1996, tras vencer en la final al América de Cali por 2-0 con dos golesde Hernán Crespo. La otra cara de la moneda fue en Tokio, Japón, cuandocayó 1-0 ante la Juventus por la Copa Intercontinental. Sin embargo,otro título internacional llegó al año siguiente, la Supercopa. Con unarecordada final en el Monumental y los dos tantos de Marcelo Salas anteel San Pablo, Enzo pudo alzar un trofeo más como jugador.

El 1 de agosto de 1999, Francescoli tuvo su gran despedida.Emotivo, a estadio repleto, de la mano de sus hijos, Enzo salió alcampo de juego para darle fin a su envidiable e inolvidable carreracomo futbolista, llena de magia, habilidad, coraje y, por sobre todaslas cosas, la humildad que lo caracterizó siempre.


Andrés D'alessandro
[/SIZE]


El cabezón D?alessandro fue elúltimo estratega surgido del semillero millonario. Dotado de una granhabilidad y técnica, el cabezón llegó a la primera desde muy chico dela mano de la boba, su jugada mágica que hizo y hace dejar en ridículoa los defensores que intentan marcarlo. Recordado además por tener unafuerte personalidad que muchas veces le jugó en contra y le sirvió defuertes recriminaciones de parte de la hinchada. Nacido en el barrio deLa Paternal, el cabezón siempre dejó todo por nuestra camiseta y poreso lo recordamos como uno de los grandes de la Historia de River Plate.


Fernando Cavenaghi
[/SIZE]


Más recordado como el cavegol,Fernando es un goleador implacable. El torito de O?Brien (tal es elnombre del pueblo donde nació) desde sus primeros minutos en primerademostró que es un delantero formidable y temible. Un 9 de área delestilo de Crespo se cansó de hacer goles para toda la hinchadamillonaria. Hincha de River, nunca se guardó nada y dejó la vida encada oportunidad que tuvo para jugar. Lamentablemente debido a lavorágine compradora del misterioso mercado ruso, Fernando se fue consus goles a las frías tierras otrora comunistas. Esperamos verlo prontonuevamente con la banda roja cruzada al pecho haciendo más y más golescomo nos tuvo acostumbradas el poco tiempo que pudimos disfrutarlo.


Javier Saviola
[/SIZE]


El conejito es un símbolo delas nuevas generaciones millonarias. Un goleador fenomenal capaz dehacer los goles más difíciles de la manera más simple. Pensar quealgunos afirmaban que nunca llegaría a rendir en primera debido a supequeño físico, aún hoy algunos, como Marcelo Bielsa o los técnicos delBarcelona dudan de sus condiciones. Pero el conejito se encarga dedejar en ridículo a todos ellos haciendo cada vez más y más golessiempre que tiene oportunidad de jugar. Nacido en el barrio deBelgrano, bien cerquita del Monumental, el conejito es hincha de Rivery por eso estamos esperando a que algún día vuelva a defender nuestroscolores como siempre lo hizo mientras jugó en el club.


Marcelo Gallardo
[/SIZE]


El muñeco es un jugador típicodel semillero de River. Habilidoso, gambeteador, guapo, preciso,chttp://taringa.net/agregar/on un panorama único, un típico enganchemillonario. Junto al matador Salas hicieron una dupla mortal en elRiver de Ramón. Hincha de River, siempre dio todo por nuestra camiseta.Oriundo de Merlo, Buenos Aires, el muñeco es dueño de la ?10? de Riverdesde muy chico. Poco a poco se fue metiendo en el corazón de lahinchada hasta ser hoy uno de los máximos ídolos millonarios.


Marcelo Salas
[/SIZE]


El matador de Temuco, símbolo,bandera, ídolo de River, un goleador único. Pensar que en un primermomento vino a la Argentina para jugar en Boca y fue rechazado porqueno confiaron en sus condiciones. River confió en él desde un primermomento y el matador retribuyó toda esa confianza con goles y entrega.Ídolo para la hinchada desde un primer momento hizo vibrar de emoción atodo el pueblo millonario con sus corridas electrizantes y susdefiniciones magistrales.

Todavía recordamos aquel primer Shileeeeno, Shileeeeeno en lacancha de Velez en una fría noche jugando contra Estudiantes. Su debutcontra Boca, marcando un gol, terminó de afirmar lo que todospensábamos, estábamos en presencia de un goleador fenomenal. Con supresencia logramos la tan preciada Super Copa y conseguimos unoscuantos campeonatos más. Todavía tiene tiempo para tomarse revancha deaquella Copa Intercontinental que no se pudo dar en 1996.


Juan Pablo Sorín
[/SIZE]


El Juampi Sorín demostró desdeel primer día que era un jugador para River dotado de una cantidadincontable de virtudes. Algunos lo resumen diciendo que es un defensorlateral izquierdo. Nosotros sabemos que esa reducción no tiene nada quever con lo que verdaderamente es, un jugador de toda la cancha.Defensor, volante, goleador. Dotado de una habilidad y una garrasensacional. Además un ser humano excelente. Juampi es un noblemerecedor de estar entre los más grandes de nuestra Historia por habercalado en lo más hondo del corazón millonario.


Germán Burgos
[/SIZE]


Germán Adrián Ramón Burgos, asíes su nombre completo, o simplemente ?El mono?, oriundo de Mar delPlata, es sin duda uno de los jugadores más queridos por toda lahinchada millonaria. Hincha fanático de River desde la cuna, demostrósiempre un amor único por la camiseta. Un ganador en todo sentido, yaque con él festejamos la mayoría de los títulos de la primera época deRamón Díaz como técnico. Recordado por todas sus locuras dentro y fuerade la cancha, poseedor de una simpatía única. Justamente Simpatía es elnombre del grupo de Rock del cual es el líder y cantante. Un tipofenomenal al cual siempre estaremos esperando para verlo otra vezdefendiendo nuestro arco.


Hernán Crespo
[/SIZE]


Desde un principio locompararon con Valdano apodándolo Valdanito. Un goleador fenomenal,capaz de hacer los goles más difíciles gracias a su elasticidadincomparable. De chilena, de taco, de cabeza, goles de todo tipo hizocon la banda roja. Un valuarte fundamental para lograr la CopaLibertadores de 1996. Con él se puede decir que se inició una etapa delRiver ?exportador? de jugadores jóvenes a Europa formados en susemillero. El poder del dinero nos privó a los hinchas millonariospoder gritar muchos más goles de Hernán.


Ariel Ortega
[/SIZE]


De Jujuy para el mundo. Arieles el símbolo del fútbol espectáculo, del potrero, la alegría deldespilfarro de gambetas, de la naturalidad en su máxima expresión.Nacido en Ledesma, en el norte argentino, hincha de River desde lacuna, el Burrito se ganó desde un comienzo el cariño y la admiración decada uno y todos los hinchas del fútbol, especialmente, los de River.Debutó en River de la mano de Passarella, demostró en cada cancha quejugó que lo suyo es una habilidad pocas veces vista en un jugador.

Sus idas y vueltas de River no han hecho que el amor incondicionalde todos los millonarios decaiga, y pese a que hace un largo tiempo queno viste nuestra camiseta y posiblemente se ponga por primera vez otraque no sea la de la banda roja en el fútbol argentino, Ariel serásiempre de River y River será siempre para Ariel. El burrito, unsímbolo del buen fútbol riverplatense.


Leonardo Astrada
[/SIZE]


Leo, el jefe, el negro, talessus apodos es un histórico verdadero de River Plate. Nacido delsemillero del club, jugó prácticamente toda su vida en River (exceptoun breve lapso por el Gremio de Brasil). Fue uno de los últimos dueñosindiscutidos de la camiseta número 5 de River. Formado en la tradiciónde los centrales como Pipo Rossi, Mostaza Merlo, el Tolo Gallego,Astrada fue el dueño del mediocampo de River por más de 10 años.

Por su entrega y por su juego, Leo es uno de los grandes dentro denuestra Historia. Con 12 campeonatos en su bolsillo como jugador, ahoracomo técnico ya suma uno. La historia sigue.. y quién sabe.. tal veztermine convirtiéndose en el Técnico ? Jugador con más títulos de laHistoria de River.


Hernán Díaz
[/SIZE]


La hormiga Díaz será siemprerecordado por su entrega total, por no guardarse nada (ni con losrivales ni con los árbitros), por dar la vida por nuestra camiseta. Unhistórico del club y de los más queridos también por la hinchada.Jugando como lateral o como volante siempre al filo del reglamentodando todo por conseguir una victoria. Verborrágico, calentón, talescaracterísticas le costaron más de una expulsión. Ahora como técnicoasistente junto a su compañero de siempre, sigue haciendo historiadentro de nuestro querido River Plate.


Ramón Ismael Medina Bello
[/SIZE]


El mencho de Gualeguay. Elmencho fue y es uno de los tipos más queridos por el corazónmillonario. Su potencia y su entrega quedarán para siempre en lamemoria de cada hincha de River. ¿Quién no gritó un gol del menchohasta quedar disfónico?. El mencho fue pura potencia, puro corazón,total entrega. Así lo recordamos los hinchas de River y por eso nodudamos en decir que el mencho es uno de los grandes de la HistoriaRiverplatense.


Ramón Angel Díaz
[/SIZE]


¿Qué significa el Pelado Díazpara los riverplatenses? No habría adjetivos para describir tal cosa.Tal vez desde Angelito ningún otro jugador y técnico tuvo la llegada alcorazón millonario como la tuvo Ramón. Hincha de River de corazón, nodudó jamás en expresarlo. Ni siquiera apostató de su pasión cuandosonaba su nombre como posible entrenador de la Selección Nacional. Poralgo es el más odiado por nuestros primos malolientes.

Como jugador, un fenómeno. Velocidad, explosión, calidad ydefinición. Si se hiciera un resumen con los mejores goles de River,sin dudas tendría que haber un apartado especial para los tantos delPelado. Como técnico, un ganador. En sus dos etapas se cansó de ganarcampeonatos, una Copa Libertadores, una Supercopa y, al igual que aEnzo, le queda la cuota pendiente de la Intercontinental. Y comohincha, de los mejores. Expresivo, hablador, chicanero... en fin... unverdadero hincha de River Plate.
[/COLOR]
Los mejores de River Plate
0 Puntos Score: 0/10
Visitas: 1244 Favoritos: 0
0 Comentarios Los mejores de River Plate
Este post no tiene comentarios. Sea el primero!
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!