Oops.. Este post tiene los enlaces eliminados!

Identi revisa las denuncias de los usuarios en busca de enlaces eliminados que no dejan descargar los archivos, este mensaje te informa que este post que estas viendo tiene los enlaces eliminados.

Usa el Buscador

Por favor, te recomendamos que uses el buscador para encontrar más alternativas.

Cuidar de la propia salud + receta

  • Categoría: Reciclaje
  • Publicado hace más de 4 años


El cuidado de otra persona implica una serie de exigencias que pueden perjudicar notablemente al cuidador, tanto en el aspecto físico como en el psicológico. A veces, en la tarea de cuidar se descuidan aquellas actividades que permiten recuperarse del cansancio y de las tensiones de cada día. Los cuidadores que mejor se sienten son los que mantienen unos hábitos de vida saludables que les llevan a estar en las mejores condiciones físicas y psicológicas para cuidar de sí mismos y de su familiar.

Dormir lo suficiente



Dormir es una de las necesidades vitales. Sin un sueño reparador, las personas pueden tener multitud de problemas: falta de atención, propensión a los accidentes, irritabilidad, quedarse dormido en situaciones peligrosas, etc. La falta de sueño es un problema frecuente entre los cuidadores porque muchas veces cuidar a un familiar significa atenderlo también por la noche. Todo ello puede ocasionar un aumento de la tensión emocional y una mayor fatiga del cuidador.

Hacer ejercicio con regularidad

El ejercicio físico es una forma útil de combatir la depresión y la tensión emocional. Es una manera saludable de eliminar las tensiones que se van acumulando a lo largo del día. Muchos cuidadores pueden pensar que encontrar tiempo para hacer ejercicio es en sí mismo un problema. Pero siempre hay alternativas. Caminar es una de las formas más sencillas de hacer ejercicio y, por ello, se pueden aprovechar las salidas necesarias a la calle (para comprar, hacer gestiones, "papeleos", etc.) para caminar un rato, incluso dar un rodeo para caminar durante más tiempo. De igual forma, si las condiciones físicas de la persona a la que se cuida lo permiten, pueden pasear juntos, aunque sea durante un breve espacio de tiempo, o bien puede hacerse una sencilla tabla de gimnasia en casa. La bicicleta estática también es una buena opción para hacer ejercicio cuando salir de casa resulta difícil.

Evitar el aislamiento

Muchos cuidadores, como consecuencia de un exceso de trabajo, se distancian de sus amigos y familiares cuando la persona a la que cuidan requiere una dedicación intensa. Esto puede llevar a una situación de aislamiento que aumenta en el cuidador la sensación de "sobrecarga" y estrés y que le pueden ocasionar problemas físicos y psicológicos. Para evitar que esto ocurra, una buena solución es que el cuidador disponga de algún tiempo libre para hacer actividades que le gustan, mantener alguna afición, estar con otras personas, etc.

Si el cuidador tiene dificultades de tiempo y es necesario que otras personas le sustituyan durante algún periodo para quedarse cuidando de su familiar, la petición de ayuda puede dar muy buenos resultados. En cualquier caso, es importante mantener las amistades y dedicar un tiempo a estar con ellas.

   Cuidar de la propia salud significa:
   - Dormir lo suficiente

- Hacer ejercicio con regularidad

- Evitar el aislamiento

- Salir de casa

- Mantener aficiones e intereses

- Organizar el tiempo

- Descansar


Salir de casa

Destinar algún tiempo a estar fuera de casa es también un hábito saludable y aconsejable para los cuidadores. Ante una recomendación como ésta, los cuidadores suelen plantear la siguiente cuestión: "Me parece muy bien, pero ¿con quién dejo a mi marido (padre, hermana, etc.)?". Evidentemente, no es fácil, pero es importante buscar alternativas, ya que si no contamos con momentos para estar fuera de casa, visitar a alguien, pasear, estar con amigos, etc., podríamos llegar a tener la desagradable sensación de vivir "atrapados". Para que esto no ocurra, se puede comprobar qué familiares o amigos podrían quedarse algunos momentos del día con la persona cuidada. También, dentro de la familia, algunas personas le pueden facilitar en ocasiones que descanse durante un fin de semana algunas veces al año. También se puede recurrir al centro de servicios sociales del barrio en que se vive, al ayuntamiento y/o a asociaciones de voluntarios, solicitar los servicios de ayuda a domicilio, estancias temporales, etc.

Mantener aficiones e intereses

Con frecuencia, las personas que cuidan familiares mayores tienden a centrarse de forma casi exclusiva en las necesidades de éstos y a emplear la mayor parte de su tiempo en atenderles, sin reparar en sus propias necesidades. Sin embargo, aunque resulte difícil, lo ideal es mantener un equilibrio entre las propias necesidades e intereses personales y las obligaciones que implica cuidar a un familiar. Por eso, en el caso de que se hayan ido abandonando aficiones, actividades, contacto con amistades, etc., es conveniente que poco a poco se vayan incorporando otra vez a nuestra vida. Así, el cuidador puede empezar por elaborar una lista de las actividades que le gustaría hacer y, a partir de ahí, elegir aquellas que resulten más viables y comenzar con ellas. Gradualmente se podrá ir seleccionando otras actividades para incorporarlas y, de esta forma, conseguir que el disfrute personal sea una parte natural de la vida diaria del cuidador.

Descansar

Las personas que están cuidando a un familiar se ven sometidas a lo largo del día a un esfuerzo continuo. Por ello, es importante que introduzcan en su vida diaria momentos de descanso sin que sea necesario para ello salir de su casa o dejar solo a su familiar.

Existen formas sencillas de distraerse y "tomar un respiro" para relajarse que se pueden llevar a cabo con facilidad.

Por ejemplo, respirar profundamente durante unos instantes, mirar durante un tiempo a lo lejos por la ventana, pensar durante unos momentos en algo agradable, hacer una breve interrupción en el quehacer cotidiano para descansar, darse una pequeña satisfacción como tomar un refresco, etc. También puede ser muy útil practicar alguna técnica de relajación. La relajación es un buen método para, con una dedicación mínima de tiempo al día, conseguir grandes beneficios físicos y psicológicos.
    



  


Poco a poco voy sacándole más rendimiento a la FC. Lo que más me gusta preparar son carnes, legumbres y guisos en general, quedan perfectos y se preparan en un plis-plas. Esta ollita es perfecta para cuando dispones de poco tiempo para cocinar y te apetece un plato caliente casero.

Ingredientes
(2 personas)

6 jamoncitos de pollo

2 patatas medianas

160g tomate frito casero

1 hoja de laurel

Brandy de Jerez

Aceite de oliva
Sal
Pimienta


Elaboración


Conectar la FC menú manual 10 min y poner un chorrito de aceite de oliva. Salpimentar los jamoncitos de pollo y marcarlos en la FC.
Añadir el laurel y un poco de brandy (como medio vasito). Dejar evaporar el alcohol.
Agregar las patatas cortadas a dados grandes y rehogar. Añadir el tomate y parar el menú manual. Tapar la olla y conectar el menú pollo. Dejar que pierda presión por si sola.

Cuidar de la propia salud + receta
5 Puntos Score: 5/10
Visitas: 852 Favoritos: 0
Ver los usuarios que votaron...
2 Comentarios Cuidar de la propia salud + receta
yo para hacer dieta como rapido y luego vomito
gordo puto!!!! vos vas a adelgazar cuando dejes de comer caca
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!