Violencia Domestica

  • Categoría: Off-Topic
  • Publicado hace más de 4 años
?DE PUERTAS PARA ADENTRO?


Mª Jose Torro Martinezdijo: 
?No saludo, no sonrío, la mirada clavada en el suelo, porque miro y no veo, lo que fui, lo que soy y lo que deseo. Que no se entere nadie que llevo escondida en mi alma a una mujer herida. Mi delito en esta vida es ser mujer y no querer ser sometida.?
Mª Jose Torro Martinez, sufrió malos tratos, su denuncia es como un suero para una sociedad enferma.


 

Silencio, no se escucha nada, solo el sonido de sus sollozos. La tenue luz del salón enmascara el rostro magullado de una mujer. Sus lagrimas se evaporan junto al humo de un cigarro mal apagado, que retorcido en el cenicero, contempla la angustia de un alma desgarrada. Mira el reloj y a cada segundo su cuerpo se siente estremecer. Las paredes, testigos inertes de su tormento, la observan. Su vida, convertida en un triste cuento de puertas para adentro, es un sucio contenedor aislado en un solar, donde crecen hierbajos de odio, angustia y soledad. Vergüenza y miedo, sentimientos corruptos que se alían con su agresor. Ella espera sentada junto a la televisión a que llegue, y pide a Dios que esta vez haya bebido menos que ayer, que le golpee con menos violencia, porque ya seria muy difícil disimular con maquillaje las heridas que invaden su cuerpo. Pero no son estas las heridas que más duelen, su cuerpo ya no siente, ya no padece porque se le ha escapado toda la vida que latía en su interior, su alma retorcida lanza un grito que nadie es capaz de oír porque ese grito es un grito mudo, un grito para una sociedad que no quiere escuchar, que no sabe aun como escuchar.


   

dijo:
   
?Entre cuatro paredes?



?Me atrapó la dulzura de un hombre, me abandoné a un loco deseo, convertí mi vida en un triste cuento de puertas para adentro. Que nadie se entere... que yo con esto puedo. La vida perfecta es lo que voy ofreciendo. Vecinos, amigos y familia envidian la suerte que tengo. La pareja perfecta, demasiado perfecta... él no bebe, ni se droga, trabaja y colabora, pero... golpea, humilla y destroza.
Mi cuerpo, su aliado, cicatriza las heridas para que no se vea nada. Mi alma destrozada, mi aliada, me empuja a no seguir callada. A un cuerpo magullado un alma destrozada acompaña, ya ni siquiera te duele el cuerpo, porque te ha destrozado las entrañas. El asesino perfecto que mata y se salva.
¡Malditas paredes que tapáis a los que agreden! Cobardía de vecinos que predican su solidaridad a voz en grito pero que con sus silencios protegen al asesino.?
El Silencio, cómplice gratuito de los que machacan la inocencia, de los que corrompen sueños de príncipe azul y princesa encantada. Ente que ronda la casa como un sucio carcelero y que ahuyenta el valor de un alma maltratada.
El Silencio, el mejor aliado de los ?terroristas domésticos?
El miedo al que dirán, el convencimiento de los mitos tradicionales, la vergüenza... condiciones que hacen que una mujer sufra ?entre cuatro paredes? todo su dolor, que lo lleve guardado en lo mas profundo de su ser. Este silencio letal, no es una opción.   



      

Síndrome de Estocolmo doméstico


    

A pesar de las dificultades y del miedo hay que romper el silencio. El silencio siempre es un obstáculo y una de las principales trabas que tiene la mujer para acabar con él es ella misma. Reconocerse como víctima y ?traicionar? al que ha sido su compañero, asumir el juicio social, sentirse responsable de las agresiones, la falta de perspectivas personales y económicas? son factores psicológicos y sociales que perpetúan la lacra de la violencia doméstica.
La mayoría de las que sufren maltrato están inmersas en una maraña de comportamientos para poder aguantar el infierno de la convivencia. Muchas no soportan esta situación y acaban tomando la opción del suicidio... las cifras sobre muertes por malos tratos nunca contabilizan los datos de suicidios.
Los síntomas depresivos que padecen estas mujeres se manifiestan fundamentalmente mediante la apatía, la pérdida de esperanza y la sensación de culpabilidad.
Pero cabe preguntar el por qué una mujer es capaz de soportar durante años malos tratos brutales y el por qué la mujer no solo no rechaza esta situación sino que además la justifica. Dar una explicación a estas reacciones paradójicas es uno de los objetivos de Andrés Montero. Este experto ha desarrollado un modelo teórico denominado Síndrome de Estocolmo doméstico que describe como ?un vínculo interpersonal de protección, constituido entre la víctima y el agresor, en el marco de un ambiente traumático y de restricción estimular, a través de la inducción en la víctima de un modelo mental?. Ella desarrolla el síndrome para proteger su propia integridad psicológica y, para adaptarse al trauma, suspende su juicio crítico. Esta podría ser una sólida explicación para que las mujeres maltratadas desarrollen ese efecto paradójico por el que defienden a sus compañeros, como si la conducta agresiva que desarrollan fuera el producto de una sociedad injusta y fueran ellos las víctimas de un entorno violento que les empuja irremediablemente a ser violentos.
El Síndrome de Estocolmo doméstico viene determinado por una serie de cambios y adaptaciones que se dan a través de un proceso en el que se reconocen cuatro fases. En la fase desencadenante, los primeros malos tratos rompen el espacio de seguridad que debería ser la pareja, donde la mujer ha depositado su confianza y expectativas. Esto desencadenaría desorientación, pérdida de referentes, llegando incluso a la depresión. En la denominada fase de reorientación, la mujer busca nuevos referentes pero sus redes sociales están ya muy mermadas, se encuentra sola, generalmente posee exclusivamente el apoyo de la familia. Con su percepción de la realidad ya desvirtuada, se autoinculpa de la situación y entra en un estado de indefensión y resistencia pasiva, llegando así a una fase de afrontamiento, donde asume el modelo mental de su compañero, tratando de manejar la situación traumática. En la última fase, de adaptación, la mujer proyecta la culpa hacia otros, hacia el exterior, y el Síndrome de Estocolmo doméstico se consolida a través de un proceso de identificación.
Esta explicación teórica intenta describir un proceso e identificar sus causas para lograr el objetivo último de trabajar con mujeres maltratadas y conseguir que escapen del entorno violento en el que viven, pero también de esa cárcel en que se ha convertido su mente.


    

La punta del iceberg


Es triste pensar que lo que por ahora se sabe sobre la violencia domestica, sus consecuencias, sus causas, su verdadera situación es solo la punta del iceberg y todo lo ancho que esta sumergido, lo que se desconoce, es la raiz misma del problema, es la situación en la que no-vive la mujer que padece los golpes en la cabeza o en el corazón. La soledad que le rodea, el mutismo por una sociedad que le cierra los ojos, el miedo, la angustia, la rabia contenida y en definitiva un cumulo de sentimientos contenidos que se pueden ajustar a cada caso de maltrato, pero que se vive de manera muy diferente el uno y el otro. Los números lo dicen, pero los números no pueden, ni de lejos, acercarse a la pesadilla que pueden llegar a vivir estas mujeres, violencia de genero que llega a ser comparable a la persecución que padecieron los judíos durante la masacre Nazi, con la diferencia de que los judíos aun tuvieron voz y ayuda y se pudo condenar mundialmente a los asesinos nazis. Sin embargo la persecución femenina se vive en soledad amparada tras la cultura del silencio.
Para aportar otras salidas, para motivar el valor de una mujer a denunciar y para empujar a esta a que luche por su libertad, todos debemos tomar conciencia de esta enfermedad que padece la sociedad y ofrecer nuestra colaboración y nuestro apoyo a las personas que lo necesiten, y hacer saber que el ?hasta que la muerte nos separe?, es solo una muletilla que reza en la Iglesia
Violencia Domestica
0 Puntos Score: 0/10
Visitas: 539 Favoritos: 0
0 Comentarios Violencia Domestica
Este post esta cerrado y no se permiten comentarios.
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!