La forma m?s eficaz de acabar con la humanidad

  • Categoría: Off-Topic
  • Publicado hace más de 5 años
¿Cuál es la forma más eficaz de acabar con la humanidad, una pandemia o una bomba atómica?

Enfermedades que se propagan por todo el mundo disputan con las bombas nucleares el puesto del arma más letal del mundo.


En 1945, dos ciudades de Japón fueron devastadas por un nuevo armamento (en aquella época) creado por los norteamericanos. Eran las bombas atómicas que afectaron las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, en uno de los episodios más tristes de la historia de la civilización, causando la muerte directa e indirecta de millares de civiles.

Más tarde, cerca de dos años atrás (a mediados del año 2009), el mundo entero temió una misma enfermedad: la gripe porcina. De origen hasta hoy no confirmada, el virus H1N1 se diseminó por todo el mundo, causando pánico en muchos países. El número de casos también sobrepasó los 100 mil (con casi 1% de muertes confirmadas).

¿Pero que sería más nocivo para la raza humana, una enfermedad que se propaga silenciosamente o una estruendosa bomba atómica capaz de acabar con ciudades enteras? Es lo que descubriremos después de analizar algunos de los principales puntos en que las dos amenazas pueden ser consideradas ?competidoras?.

Discreción en la fabricación


Existen algunos virus que son considerados mutantes porque pueden modificar su código genético por varias veces (generalmente compuestos por RNA). Esto los hace inmunes a buena parte de los medicamentos que existen, siendo necesario desarrollar nuevas formas de combatirlos. El problema es que esto lleva un tiempo para ser producido, tiempo que puede ser demasiado largo para muchas personas.

Un ejemplo bastante concreto está en el dengue, que afecta a muchas personas en el mundo entero y que puede hacerse más letal con la alteración de apenas dos genes.



No podemos olvidarnos que los científicos tienen la llave para modificar códigos genéticos y crear virus y bacterias mucho más poderosas de lo que conocemos actualmente. Esto significa que la producción de armas biológicas puede estar ocurriendo ahora mismo en cualquier laboratorio del planeta sin que nadie lo sepa.

Como hemos afirmado otras veces aquí en nuestro sitio, una pequeña variación en el virus de la gripe aviaria (H1N1) puede hacer que el 50% de la población mundial sea eliminada del planeta tierra. Los investigadores involucrados en el asunto afirman que son solamente estudios para intentar entender los modos de transmisión de la enfermedad, pero si cae en manos equivocadas, o si por alguna falla de seguridad el virus escapa puede ser fatal.

Las bombas atómicas son un poco más difíciles de ser creadas, pues el comercio de material radioactivo es controlado en todo el planeta. Lógicamente puede existir el contrabando de elementos pero aun así la producción de armamentos atómicos difícilmente pasa desapercibida.

La activación de estas bombas también pasa por el mismo problema. Mientras propagar un virus puede ser muy simple (siendo solamente necesario contaminar a una persona y esperar el resultado), causar muertes con bombas atómicas no es nada discreto. El responsable necesita un lanzador (generalmente son utilizados aviones o misiles), lo que fácilmente es descubierto por los radares.


Fuente de la imagen: Reprodución/Wikimedia Commons

En caso de que consigas sobrepasar bloqueos, la bomba sufrirá una gran explosión, causando la muerte de millares de personas (dependiendo de la localización del impacto. Cruzamientos de informaciones de varios países pueden hacer que el punto de salida del armamento sea rápidamente descubierto.

Pandemia vs. Epidemia


Una epidemia es caracterizada por la proliferación de una enfermedad en un corto espacio de tiempo. Cuando queda reservada a determinados locales geográficos, es considerada por la Organización Mundial de la Salud como una enfermedad endémica, como es el caso de la malaria que afecta algunos países de África.

Pero cuando estas enfermedades salen de sus límites territoriales para propagarse por todo el mundo, se considera que la enfermedad infectocontagiosa se transforma en una pandemia. A lo largo de la historia, podemos citar entre las peores pandemias enfermedades como la Peste Negra o Muerte Negra que mató 20 millones de personas en Europa y la gripe española que provocó más de 25 millones de muertes.

Poder de fuego vs. Poder de infección


Es necesario entender que las dos amenazas presentan diferentes tipos de fuerza letal contra la humanidad (y contra todo lo demás que exista en el planeta). Las bombas atómicas causan muertes y otros daños físicos instantáneamente, debido a la reacción explosiva de alto impacto que provocan las ojivas nucleares.


Fuente de la imagen: Reproducción/Wikimedia Commons

Después del primer impacto también existe La radiación responsable por otro considerable número de muertes e infección de plantaciones. Aun así, es posible reducir los efectos a través de aislamientos de áreas y la utilización de protecciones adecuadas para la evacuación.

Cuando volvemos a pensar en las armas biológicas y virus naturalmente modificados, no contamos con la misma ?alarma? de las bombas. Por la misma descripción que relatamos al hablar sobre la creación, los virus se propagan de una manera casi invisible.

Dependiendo del tiempo que ellos puedan quedarse dentro del cuerpo humano sin generar síntomas, el portador puede ser incluso responsable por el transporte de la enfermedad para los más diversos locales. Por ejemplo: la gripe aviaria se originó en Asia, pero se propagó para otros países pues demoraba algunos días para causar los dolores y molestias característicos.



Fuente de la imagen: Reproducción/Flickr - Sari Huella

La gripe porcina también comenzó en un local específico y después se propagó. Inicialmente siendo identificada en México, el virus H1N1 se propagó por causa del gran número de viajes aéreos realizados por personas infectadas, según la Organización Mundial de la Salud.

¿Pero cuál puede matar más personas?


Esta pregunta tiene dos respuestas y la primera de ellas es referente a situaciones inmediatas. Las bombas atómicas pueden devastar ciudades enteras de una sola vez, causando muertes, destrucción e incluso contaminación por radiación. Por esta razón, ellas son mucho más poderosas para quien quiere causar un impacto visible (como hicieron los Estados Unidos de América en la Segunda Guerra Mundial).


Fuente de la imagen: Reproducción/Wikimedia Commons

Fuente de la imagen: ReproducciCuando hablamos de armas biológicas y pandemias, necesitamos recordar que el poder de proliferación es mucho mayor que el de cualquier material radioactivo de bombas. Las enfermedades pueden propagarse por contacto físico, aire, carne y vegetales, además de ropas y otros tejidos que pueden ser transportados en viajes por ejemplo.

Por esta razón, es posible afirmar que las pandemias pueden ser mucho más eficaces en la destrucción de la raza humana que las armas nucleares. En caso de que algún día sea producido un virus tan poderoso como el Ébola y capaz de estar en reposo dentro del cuerpo humano por un largo período d tiempo si sufrir síntomas (como ocurre con el HIV), difícilmente la medicina logrará vencerlo.

?..
Como está bien claro y casi que palpable, con la tecnología que existe hoy en día no es difícil hacer que toda la humanidad sea eliminada del planeta. Además de las bombas atómicas y virus creados en laboratorio, también existen las enfermedades que evolucionan naturalmente amenazando la raza humana.n/Wikimedia Commons
La forma m?s eficaz de acabar con la humanidad
0 Puntos Score: 0/10
Visitas: 475 Favoritos: 1
0 Comentarios La forma m?s eficaz de acabar con la humanidad
Este post no tiene comentarios. Sea el primero!
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!