Cinco verdades sobre la nada, el vacuo y el cero

Descubre un poco más acerca de algunos de los elementos que no son nada, pero representan todo.


¿La tecnología es todo para ti? ¿Qué sería nada para ti? Filosóficamente, estas preguntas poseen una infinidad de respuestas, pero cuando nos referimos a los términos de una manera más científica, la historia cambia de figura. Actualmente, ya poseemos explicaciones para los espacios vacíos del universo e incluso para algunas cosas que existen en él (sí, el vacío no es completamente vacío).


Junto con la nada, tenemos otras palabras que necesitan explicaciones más elaboradas: el ?cero?, por ejemplo. El número fue creado para facilitar los sistemas matemáticos, pero en la verdad él no existe. Al fin y al cabo, es la representación numérica de la nada.

¿Y el vacuo? Como ya explicamos en un artículo sobre cómo sería morir en el vacuo, se trata de un espacio vacío y sin materia (visible o invisible) en el espacio. Eso ya sabemos, pero ahora vamos a profundizar un poco los temas y mostrar cosas realmente nuevas acerca de la ?nada?.

1. Existe más ?nada? que ?alguna cosa?


Mira hacia algún lugar de la calle que estés y piensa que más consigues ver. Casas, coches, veredas y cachorros están por todos lugares, pero lo que más existe es exactamente lo que no ves. Pero aún no estamos hablando de la ?nada?, estamos hablando del oxígeno y otros gases, que son invisibles.



En el espacio, la ?nada? está allá y se llama ?vacuo?. Según algunos estudios de astrofísicos, el universo es compuesto por 74% de vacío; 22% son materia oscura (materia que sólo interacciona con la gravedad) y los otros 4% son realmente ?alguna cosa?. O sea, materia tangible y mensurable.

2. Civilizaciones clásicas no conocían el ?cero?


Imagina que haces parte de una civilización griega y necesitas contar el número de esclavos que posees. ¿Uno, dos, tres o ninguno? Si tu respuesta fuera esa última, serías obligado a decir que posees ?no? esclavos. ¿Por qué? Simplemente porque el ?cero? no existía.

Lo mismo se aplica a los romanos, que sólo aceptaron el dígito cuando la matemática árabe fue adoptada como normalizada, hasta entonces, se contaba por I, II, III, IV, V y así por delante. En Roma, para indicar la ausencia de algún número, se utilizaba la palabra ?nulla?.

Pero cuando hablamos de otras civilizaciones, como los mayas, la historia es diferente. Escrituras con fecha de los primeros siglos después de Cristo muestran la existencia de un símbolo utilizado para definir la ausencia. No era el ?cero? como leemos hoy, pero poseía la misma función matemática.

3. El ?cero? es un asesino matemático


No existe número más infiel que el ?cero?. En cuentas simples de adición y sustracción, él no ofrece ninguna reacción, pero cuando hablamos de cuentas un poco más complejas todo queda diferente. Un ejemplo básico: (35 x 7 + 66 + 5 x 8) = 351. Ahora haremos el mismo cálculo, pero con una diferencia bien pequeña: (35 x 7 + 66 + 5 x 8) x 0. ¿Cual el resultado? Exacto: sería 0.

Cualquier multiplicación funciona de esa manera. Basta poner un ?cero? para que el resultado sea anulado. ¿Y cuando dividimos por cero? Ahí, las consecuencias son catastróficas. No es posible dividir por el número, lo que causa errores en la mayor parte de las calculadoras y también en las mentes humanas.


"¡Lo dividí por cero!" (Fuente de la imagen: Reproducción/Halshop)

Piensa de la siguiente manera: tienes cuatro notebooks y no quieres dividirlos con nadie, pero tampoco quieres quedarte con ellos. Botarlos no es una opción. ¿Y ahora? ¿Qué hacer? Bien, tu mente entrará en colapso, así como el universo entraría si fuera posible dividir ?cualquier cosa? por ?nada?.

4. Las estrellas no brillan en el espacio


¿Sabes la sensación que tenemos al mirar las estrellas? Parece que están titilando en el espacio, aumentando y disminuyendo el brillo frecuentemente, como se estuvieran pulsando en luz. Pues eso no sucede realmente. Aquí desde la Tierra, el proceso parece suceder de esta manera, pero eso sólo es posible por la refracción causada por la atmósfera del planeta.


(Fuente de la imagen: Reproducción/Wikimedia Commons)

El vacuo no interfiere en la luz que es pasada del Sol y de otras estrellas. La luz realmente se propaga en el vacío, pero sin tener donde ser refractada se hace un constante. Por esa razón, si estás en el espacio sideral y ves alguna estrella, vas a verla con la misma luminosidad en todos los momentos.

5. La Física ya creyó en el Éter Luminoso


Hace algunos siglos, se creía que la luz no tenía la naturaleza de ondas, sino que material. Para eso, necesitaría un medio físico por donde se pudiera propagar. Otro hecho que no podía ser explicado era el movimiento de la Tierra, que también necesitaría de un medio para girar alrededor del Sol. Así surgió el concepto de Éter Luminoso.


(Fuente de la imagen: Reproducción/Wikimedia Commons)

Actualmente, sabemos que los planetas del sistema solar se mueven en elipsis por la causa de la fuerza gravitacional que el Sol ejerce sobre ellos. Y también sabemos que la luz se puede propagar en el vacuo. Pero el concepto de éter fue eliminado hace más tiempo: en 1887, cuando los físicos Albert Michelson y Edward Morley realizaron experimentos que probaron que la luz, al contrario del sonido, no necesitaba materia para ser propagada.

.....

Puede no parecer, pero la ausencia de algo es realmente importante para el mundo. Hoy, sería imposible vivir sin el ?cero? para contar, el vacuo para intentar explicar el universo y la ?nada? que ellos representan.
Cinco verdades sobre la nada, el vacuo y el cero
18 Puntos Score: 6/10
Visitas: 533 Favoritos: 2
Ver los usuarios que votaron...
3 Comentarios Cinco verdades sobre la nada, el vacuo y el cero
Exelente aportee...amigo...para la reflexion, para los datos, para la informacion!!! thank!! y Recomendado
Excelente amigo, muy interesante tu aporte...
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!