6 historias para pensar

  • Categoría: Femenino
  • Publicado hace más de 7 años

Historia 1:

Un hombre estaba poniendo flores en la tumba de su esposa, cuandovio a un hombre chino, poniendo un plato con arroz en la tumba vecina.
El hombre se dirigi? al chino y le pregunt?:
-Disculpe se?or, ?de verdad cree usted que el difunto viene a comer el arroz?.
-S?, responde el chino, cuando el suyo venga a oler sus flores.

Moraleja:. respetar las opiniones de otros, es una de las mayores virtudes que un ser humano puede tener.
Las personas son diferentes, por lo tanto las personas act?an diferente y piensan de distinta forma.
No juzgues? solamente comprende? y si no lo puedes comprender, olvidalo.




Historia 2:

Una tarde, un peque?o se acerc? a su madre que preparaba la cena enla cocina, entreg?ndole una hoja de papel en la que hab?a escrito algo.Despu?s de secarse las manos y quitarse el delantal, ella ley? lo quedec?a la nota:

- Cortar el c?sped del jard?n? 15.00
- Limpiar mi cuarto esta semana? 5.00
- Cuidar de mi hermano? 5.00
- Ir a la panader?a? 0.50
- Sacar la basura toda la semana? 2.50
- Libreta con buenas calificaciones? 50.00
- Limpiar el patio? 5.00
- TOTAL ADEUDADO? 83.00

La madre lo mir? con fijeza mientras ?l aguardaba expectante. La madre tom? un lapicero y en el reverso de la misma hoja anot?:

- Por llevarte 9 meses en mi vientre
y darte la vida? NADA
- Por tantas noches de desvelos,
curarte y orar por t?? NADA
- Por la alegr?a y el amor de nuestra
familia? NADA
- Por temor y preocupaciones cuando
enfermabas ? NADA
- Por comida, ropa y educaci?n? NADA
- Por tomar tu mano y darte apoyo? NADA

Cuando el ni?o termin? de leer lo que hab?a escrito su madre,
ten?a los ojos llenos de l?grimas.
La mir? a los ojos y le dijo:
?Te quiero mam?;
luego tom? el lapicero y escribi? con letra muy grande: ?TOTALMENTE PAGADO?.

Moraleja: As? somos las personas, como ni?os, queriendo recompensa por las buenas acciones que hacemos.
Es dif?cil entender que la mejor recompensa es el AMOR y, que para nuestra suerte, es totalmente GRATIS!!!




Historia 3:

Un hombre quiere colgar un cuadro. El clavo ya lo tiene, pero lefalta un martillo. El vecino tiene uno. As?, pues, nuestro hombredecide pedir al vecino que le preste el martillo.
Pero le asalta una duda: ?Qu?? ?Y si no quiere prest?rmelo? Ahorarecuerdo que ayer me salud? algo distra?do. Quiz?s ten?a prisa. Peroquiz?s la prisa no era m?s que un pretexto, y el hombre abriga algocontra m?. ?Qu? puede ser? Yo no le he hecho nada; algo se le habr?metido en la cabeza.
Si alguien me pidiese prestada alguna herramienta, yo se ladejar?a enseguida. ?Por qu? no ha de hacerlo ?l tambi?n? ?C?mo puedeuno negarse a hacer un favor tan sencillo a otro? Tipos como ?ste leamargan a uno la vida. Y luego todav?a se imagina que dependo de ?l.S?lo porque tiene un martillo. Esto ya es el colmo.
As? nuestro hombre sale precipitado a casa del vecino, toca eltimbre, se abre la puerta y, antes de que el vecino tenga tiempo dedecir ?buenos d?as?, nuestro hombre le grita furioso:
-?Qu?dese usted con su martillo, est?pido!




Historia 4:

Un sult?n decidi? hacer un viaje en barco con algunos de susmejores cortesanos. Se embarcaron en el puerto de Dubai y zarparon endirecci?n al mar abierto.
Entretanto, en cuanto el nav?o se alej? de tierra, uno de loss?bditos, que jam?s hab?a visto el mar y hab?a pasado la mayor parte desu vida en las monta?as, comenz? a tener un ataque de p?nico.
Sentado en la bodega de la nave, lloraba, gritaba y se negaba acomer o a dormir. Todos procuraban calmarlo, dici?ndole que el viaje noera tan peligroso, pero aunque las palabras llegasen a sus o?dos nollegaban a su coraz?n.
El sult?n no sab?a qu? hacer, y el hermoso viaje por aguastranquilas y cielo azul se transform? en un tormento para los pasajerosy la tripulaci?n.
Pasaron dos d?as sin que nadie pudiese dormir con los gritos delhombre. El sult?n ya estaba a punto de mandar volver al puerto cuandouno de sus ministros, conocido por su sabidur?a, se le aproxim?:
-Si su alteza me da permiso, yo conseguir? calmarlo.
Sin dudar un instante, el sult?n le respondi? que no s?lo se lopermit?a, sino que ser?a recompensado si consegu?a solucionar elproblema.
El sabio entonces pidi? que tirasen al hombre al mar. En elmomento, contentos de que esa pesadilla fuera a terminar, un grupo detripulantes agarr? al hombre que se debat?a en la bodega y lo tiraronal agua.
El cortesano comenz? a debatirse, se hundi?, trag? agua salada,volvi? a la superficie, grit? m?s fuerte a?n, se volvi? a hundir y denuevo consigui? reflotar. En ese momento, el ministro pidi? que loalzasen nuevamente hasta la cubierta del barco.
A partir de aquel episodio, nadie volvi? a escuchar jam?scualquier queja del hombre, que pas? el resto del viaje en silencio,llegando incluso a comentar con uno de los pasajeros que nunca hab?avisto nada tan bello como el cielo y el mar unidos en el horizonte.
El viaje, que antes era un tormento para todos los que seencontraban en el barco, se transform? en una experiencia de armon?a ytranquilidad.
Poco antes de regresar al puerto, el sult?n fue a buscar al ministro:
-?C?mo pod?as adivinar que arrojando a aquel pobre hombre al mar se calmar?a?
-Por causa de mi matrimonio -respondi? el ministro-. Yo viv?aaterrorizado con la idea de perder a mi mujer, y mis celos eran tangrandes que no paraba de llorar y gritar como este hombre.
Un d?a ella no aguant? m?s y me abandon?, y yo pude sentir loterrible que ser?a la vida sin ella. S?lo regres? despu?s de prometerleque jam?s volver?a a atormentarla con mis miedos.
De la misma manera, este hombre jam?s hab?a probado el agua saladay jam?s se hab?a dado cuenta de la agon?a de un hombre a punto deahogarse. Tras conocer eso, entendi? perfectamente lo maravilloso quees sentir las tablas del barco bajo sus pies.
-Sabia actitud? coment? el sult?n.
-Est? escrito en un libro sagrado de los cristianos, la Biblia: ?Todo aquello que yo m?s tem?a, termin? sucediendo?.

Mooraleja.: Ciertas personas s?lo consiguen valorar lo que tienen cuando experimentan la sensaci?n de su p?rdida.




Historia 5:

Un hombre encontr? un huevo muy grande. Nunca hab?a visto nada igual y decidi? llevarlo a su casa.
-?Ser? de un avestruz? -pregunt? a su mujer.
-No. Es demasiado abultado -dijo el abuelo.
-?Y si lo rompemos? -propuso el hijo.
-Es una l?stima. Perder?amos una hermosa curiosidad -respondi? cuidadosa la abuela.
-Ante la duda, lo voy a colocar debajo de la pava que est? empollando huevos. Tal vez con el tiempo nazca
algo- afirm? el hombre. Y as? lo hizo.
Cuenta la historia que a los quince d?as naci? un pavito oscuro, grande, nervioso, que con mucha avidez
comi? todo el alimento que encontr? a su alrededor. Luego mir? a la madre con vivacidad y le dijo:
-Bueno, ahora vamos a volar.
La pava se sorprendi? much?simo de la proposici?n de su flamante cr?a y le explic?:
-Mira, los pavos no vuelan. Te sienta mal comer deprisa. Entonces trataron de que el peque?o comiera
m?s despacio, el mejor alimento y en la medida justa.
El pavito terminaba su almuerzo o cena, su desayuno o merienda y les dec?a a sus hermanos:
-Vamos, muchachos ?a volar!
Todos los pavos le explicaban entonces otra vez:
-Los pavos no vuelan. A ti te sienta mal tanta comida.
El pavito empez? a hablar m?s de comer y menos de volar.
As? que creci? y con el tiempo muri? en el corral. Muri? sin haberlogrado volar jam?s, ??l era un c?ndor! Hab?a nacido para volar hastalos 7,000 metros.
?Pero nadie volaba...!




Historia 6:

Un hombre susurr?: Dios, habla conmigo.
Y un ruise?or comenz? a cantar... Pero el hombre no oy?. ?Entoncesel hombre repiti?: Dios, habla conmigo! Y el eco de un trueno, seoy?...
Mas el hombre fue incapaz de o?r. El hombre mir? en derredor y dijo: ?Dios, d?jame verte!
Y una estrella brill? en el cielo... Pero el hombre no la vio.
El hombre comenz? a gritar: ?Dios, mu?strame un milagro!
Y un ni?o naci?... Mas el hombre no sinti? el latir de la vida.Entonces el hombre comenz? a llorar y a desesperarse: ?Dios, t?came yd?jame saber que est?s aqu? conmigo...!
Y una mariposa se pos? suavemente en su hombro... El hombreespant? la mariposa con la mano y, desilusionado, continu? su camino,triste, s?lo y con miedo.

Moraleja.: Dios se muestra ante nosotros en cada obra de la vida solo hay que verlo, escucharlo, sentirlo, etc.
6 historias para pensar
0 Puntos Score: 0/10
Visitas: 665 Favoritos: 4
0 Comentarios 6 historias para pensar
Este post no tiene comentarios. Sea el primero!
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!