Awka Liwen, la otra historia

  • Categoría: Noticias
  • Publicado hace más de 7 años
UN DOCUMENTAL SOBRE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS Y SUS EXTERMINIOS


Awka Liwen, la otra historia
[/SIZE]

Por Ail?n Bullentini

Con gui?n de Osvaldo Bayer, el documental hila hechos hist?ricoscon documentos nunca revelados, desde Roca hasta el conflicto de lasretenciones. El racismo en el pa?s y sus pr?ceres enarbolados de laPatria.


El escritor Osvaldo Bayer y los cineastas Mariano Aiello y Kristina Hille, coautores de Awka Liwen.


   



El lugar que ?los ide?logos de la Independencia? les dieron a lospueblos originarios asentados en Argentina mucho antes de que ?stafuera un pa?s; su exterminio y el robo de las tierras comunitariasdonde vivieron, implementado desde la Campa?a del Desierto y otrosoperativos similares; el restablecimiento de la esclavitud, medio siglodespu?s de su eliminaci?n con la Asamblea del a?o XIII, cuyas v?ctimasya no fueron los negros de Africa sino los abor?genes que sobrevivierona la matanza. El reemplazo en el centro de pr?cticas racistas, entradoel siglo XX, de las comunidades ind?genas por los obreros inmigrantes,anarquistas y socialistas, para culminar en la ?batalla por lasretenciones? que llevaron a cabo los mismos terratenientes que hace 200a?os. Ese es el recorrido que el documental Awka Liwen propone, en elque la voz de su guionista, el escritor Osvaldo Bayer, hila hechoshist?ricos con documentos nunca revelados y la experiencia dedescendientes de aquellos pobladores originarios, ?los primerosdesaparecidos de la historia argentina que, por primera vez, expresansus experiencias y su forma de ver a la sociedad que los excluye y losexcluy? siempre. Es la voz de ellos?.

Luego de tres a?os de iniciado el proyecto, Awka Liwen est? listopara salir a escena y sacar a relucir aquello que, seg?n susrealizadores, Bayer y los cineastas Mariano Aiello y Kristina Hille, lahistoria oficial escondi? siempre, a prop?sito. ?Es hora de revisar lascosas. Nadie nunca lo dijo, pero fue un genocidio. El primero delpa?s?, consider? el escritor en referencia al violento racismo quesufrieron los pueblos originarios en manos de los que, hasta hoy, sonlos pr?ceres enarbolados de la patria. El trabajo se presentar? el mespr?ximo en el Espacio para la Memoria.

??Por qu? considera que ?la historia oficial? oculta esos hechos?

O. B.: ?Hay una frase que le pertenece al General Rauch, contratadopor Julio A. Roca para exterminar a los ranqueles, en la que opinabaque los ind?genas no ten?an salvaci?n porque no ten?an sentido de lapropiedad. Como si la propiedad englobara la moral, la ?tica y elprogreso en s? misma. Ese fue el problema con ellos, que no encajabanen la idea de progreso. Pero ?ojo! Hay que medir ad?nde nos llev? eseprogreso: a ni?os con hambre, a villas miseria, a campesinos sintierras. La versi?n liberal de la historia se est? cayendo. Se handescubierto demasiadas cosas.

Entonces, como sumando m?s fuerza para acabar por completo con ?elcuento liberal?, propone el cambio de los nombres de las calles de laciudad de Buenos Aires y de todo el pa?s, el redise?o del billete de100 pesos, el derrumbe de todas los monumentos levantados en homenaje aRoca, el ?peor genocida de la historia argentina? (ver aparte). Y eldocumental, una propuesta revisionista ?ntimamente ligada a laeducaci?n. ?Fue construido sobre bases pedag?gicas, siguiendo un m?todocient?fico hist?rico?, explic? Aiello, para despejar dudas sobre laveracidad de lo expresado en Awka Liwen. ?La educaci?n es unaherramienta m?s para adoctrinar y contar la historia de un pa?s de lamanera en que lo quisieron quienes siempre detentaron el poder no esinocente?, complet?.

Si las promesas que desde el gobierno nacional le hicieron al d?ode directores y al guionista se cumplen, la red de escuelas yuniversidades de todo el pa?s ser? la principal v?a de distribuci?n deldocumental. As?, los hechos hist?ricos que el audiovisual pone sobre lamesa, adem?s de los documentos que nunca fueron conocidos y estudiosactuales que se mantienen ocultos, facilitar?n la puesta en pr?ctica delo que Aiello identific? como ?el uso p?blico de la historia?, algo as?como una ?memoria social?.

Uno de los estudios que m?s se destacan en el film revela unasituaci?n que pocos argentinos conocen o que muchos no quierenreconocer: seg?n un estudio realizado por investigadores del Conicet yde la Universidad Nacional de Buenos Aires, el 63,1 por ciento de lapoblaci?n argentina tiene descendencia amerindia, de abor?genes ocriollos. ?Ah? es donde entra en juego el deber de la memoria. ?C?mo unpa?s puede estar plagado de estatuas al asesino de la mayor?a de losabuelos de su poblaci?n y nadie dice nada??, se pregunt? el cineasta,con m?s bronca que sarcasmo. Por eso, algunas partes del documentalfueron ficcionalizadas. ?Son segmentos en que hab?a demasiadainformaci?n que, narrada, confund?a. As? fluye mejor?, apunt? KristinaHille.

El proyecto cont? con la participaci?n de m?s de 100 personas entrerealizadores, productores, actores y entrevistados y cuenta entre susescenarios con espacios de Santa Fe, Chubut (ver aparte), Buenos Airesy Alemania. Si bien la etapa de edici?n tom? m?s de cuatro meses detrabajo, Awka Liwen se convirti? en un coleccionista de distincionesincluso en su etapa de producci?n. Cuenta con m?s de 15 provenientes deautoridades gubernamentales, entre ellas la del Ejecutivo nacional, yalgunas m?s de instituciones internacionales. Sin embargo, como todocoleccionista, el documental tiene una ?figurita dif?cil?. El Incaa seneg? a agregarla entre las producciones recomendadas, ya que ?no lasconsideraron dentro de sus prioridades?, explic? Aiello.

La idea de desarrollar un proyecto como el de Awka Liwen naci? hacetres a?os en el living de ?El tugurio?, como se llama la casa delescritor. Hasta all? hab?a llegado Kristina Hille, que adem?s decineasta es polit?loga, para entrevistar a Bayer para su tesis deposgrado. En medio de esa charla, el escritor le habl? sobre su inter?sde acompa?ar la lucha de los pueblos ind?genas por sus derechos. Esamilitancia tendi? un puente entre ellos, al que m?s tarde se sum?Mariano Aiello, cineasta y abogado, que conoci? a la joven alemanadurante la d?cada del ?90 en Guatemala. All?, cuando decidierondocumentar en pel?culas la cruda realidad de ese pa?s centroamericanonaci? Macanudo Films, la productora que ambos dirigen y que enmarca eltrabajo realizado en Awka Liwen. Y tambi?n su pasi?n por develar unaproblem?tica que se extiende en gran parte de Am?rica latina. Los tresrealizadores decidieron ubicar el desenlace del audiovisual en 2008,?con la crisis que provoc? el sector agroexportador a ra?z de lasretenciones?.

??Por qu??

M. A.: ?Son los beneficiarios de las campa?as que mataron a losind?genas, los que se quedaron con sus tierras de manera casi gratuitay los mismos que paralizaron al pa?s por no querer pagar impuestos. En1911 provocaron una crisis similar en la provincia de Buenos Aires.Paralizaron el pa?s porque saben que tienen el poder de la tierra y quepueden lograrlo sorteando las v?as democr?ticas. Es una constante.

La l?nea que recorre Awka Liwen demuestra que en el pa?s elejercicio del poder sigue siendo de unos pocos que ?no hicieron y hacenm?s que perpetrar la divisi?n de la sociedad, una desigualdadimpresionante?, apunt? el director. Es justamente ?una invitaci?n adestruir esa desigualdad?, coment? Hille, el mensaje que deja elaudiovisual.

??Qu? otra acci?n deber?a sumarse al documental?

O. B.: ?La autocr?tica y el pedido de perd?n de los gobernantes. Hallegado la hora. El gobierno argentino nunca se disculp? por la matanzade sus pobladores originarios. Y la devoluci?n de las tierrascomunitarias donde vivieron, tema del que ni siquiera se habla.
Awka Liwen, la otra historia
0 Puntos Score: 0/10
Visitas: 646 Favoritos: 0
0 Comentarios Awka Liwen, la otra historia
Este post no tiene comentarios. Sea el primero!
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!