buenos chistes de humor negro parte 2

  • Categoría: Humor
  • Publicado hace más de 5 años
aqui les dejo la continuacion espero les guste






 Bin Laden se entrega
Estaba Bush en la casa blanca cuando suena el telefono y habla Bin Laden:
-Tengo dos noticias, una buena y otra mala.
A lo que responde Bush:
-La buena primero
-La buena es que me voy a entregar.
-Y la mala?
-La mala es que voy en avión.

Humor Negro
¿Qué tiene dos patas y sangra mucho?
Medio perro.


¿Qué es rosa y si le das a un botón se vuelve rojo?
Un bebé en una trituradora.


¿Qué es rosa y si se da contra una pared suena metálico?
Un bebé con tenedores en los ojos

Problemas con la gravedad
Dos hombres se encuentran en la terraza de un edificio y uno le comenta al otro que ese edifio tenía problemas con la gravedad:

"Si vos te tiras desde acá la misma gravedad te eleva de vuelta hasta acá."


El otro riendose le dice que no joda con esas cosas.

Comienzan a discutir hasta que llegan a apostar que si el que jodía con la gravedad se tiraba, el otro también lo hacía.

Se tira el primero y a 20 cm de tocar el suelo, se frena y aparece de vuelta arriba intacto.

Como se habia pactado la apuesta se tira el segundo sin creerle nada al otro y a 20 cm de tocar el suelo no pasa nada y se hace vosta.

En un bar de enfrente al edificio se encontraban un grupo de amigos que habian visto lo sucedido y uno dice:

"Este Superman cuando se chupa hace cagadas..."
Nariz de chancho
Por qué lo nenitos de la calle tienen la nariz de chancho???
De tanto mirar por la vidriera de la jugueteria.

¿Cuál fue la última película que vio Lady Di ?
¿Cuál fue la última película que vio Lady Di ?
-pánico en el tunel

¿De qué color era el coche de Lady di?
¿De qué color era el coche de Lady di?
-Negro estampado

Sabes cómo le dicen a Brasil?
Sabes cómo le dicen a Brasil...?
Media pension... porque se quedaron si SENNA

Método de depilacion
Un buen metodo de depilacion, la quimioterapia.

Que es una mujer en la bañera con una mancha roja?
Una mujer masturbandose con una triturador.

Accidente Doméstico
Un matrimonio llega a la admisión de urgencias del centro de salud de su barrio, el marido con el pene en la mano y su mujer con una gran quemadura en el hombro y la cabeza llena de chichones. Cuando el médico les vé les pregunta:
MÉDICO: Que les ha pasado que venis así.
MARIDO: Ha sido un accidente doméstico.
MÉDICO: ¿Un accidente doméstico y venis de esta manera, como ha sido?
MARIDO: Pués verá, esta mañana salí de casa al trabajo, cuando eran las 12 aproximadamente observé que habia olvidado llevar unos documentos y volví a recogerlos, cuando llegué a la cocina encontré a mi mujer desnuda haciendo una tortilla de patatas. La acaricié con tanta ternura que ella se volvió hacia mí y empezó a besarme en el cuello, fué bajando y besándome hasta introducir en su boca mi pene. De momento ví que la tortilla de patatas se quemaba y cogí la sartén por el mango elevándola hacia arriba de golpe para dar la vuelta a la tortilla en el aire con la mala suerte que no acerté cuando bajaba y le cayó a mi mujer en la espalda, ella al quemarse apretó los dientes y me mordío en el pene y yo para que me soltara cogí el rodillo de cocina y le dí unos cuantos golpes en la cabeza.



Un piloto especial
Pista de Aeroparque, Buenos Aires, Argentina. Un avión ya en la pista. Los pasajeros se acomodan y en ese momento llega el piloto. Anteojos negros, bastón blanco, sube la escalerilla con dificultad. La gente mira entre asombrada e incrédula y uno hace un comentario: "Che, mirá que son jodones estos de la línea aérea, todavía tienen ganas de estar haciendo bromas". Minutos después sube el copiloto, anteojos negros, bastón blanco, y por las dudas, perro lazarillo. Los pasajeros se ríen y otra vez comentan sobre las ganas de joder, pero ya con ciertas dudas. Finalmente suben las azafatas, todas con anteojos negros y bastón blanco. La duda comienza a embargar a la gente, mientras el avión encara hacia el despegue. Comentarios tipo "Será una joda, che?", -"No será en serio, no?" preceden a murmullos preocupados que se van incrementando a medida que el avión se pone en posición de carretear. Comienza a acelerar la máquina y la gente empieza a levantar la voz y a emitir pequeños gritos, al tomar velocidad. El avión ya corre en forma vertiginosa y los pasajeros ven acercarse el fin de la pista y comienzan a gritar, a llorar, a despedirse y perdonarse antiguos pecados. Cuando van llegando a la reja del final, los gritos y llantos son más fuertes que el rugir de las turbinas, y en el momento que cierran los ojos esperando el impacto final, el avión se eleva majestuoso hacia el firmamento. Los pasajeros relajados, hacen comentarios sobre lo jodones que son los pilotos de la línea aérea. Mientras tanto, en la cabina, el comandante le dice al copiloto: "El día que no griten, nos hacemos mierda...

"
El peor día
Un señor de mediana edad lleva una hora sentado en el bar mirando su copa sin beberla, cuando llega un camionero alto y gordo que se bebe la copa de un solo trago. El pobre hombre se echa a llorar, y el camionero le consuela:
"Vamos, buen hombre, era sólo una broma, ahorita le pido otra copa".
"No, no es eso. Es que hoy ha sido el peor día de mi vida: primero, llego tarde al trabajo y me despiden. Luego, al llegar donde había dejado mi coche, veo que se lo robaron. Camino a mi casa y veo a mi mujer con otro hombre y me vengo para acá; y, cuando por fin iba a terminar con todo esto, llega usted y ¡se toma mi veneno!"
Tu gato ha muerto
Otto y Fritz eran excelentes amigos. Un día, Otto se va de viaje, y Fritz le envía una carta informándole:
"Otto, tu gato ha muerto".
Otto, dolorido, le reclama con otra carta:
"Fritz eres un desconsiderado, ¿cómo se te ocurre mandarme una carta diciéndome tan fríamente que mi gato ha muerto? Tienes que ir preparándome, poco a poco, diciéndome, por ejemplo: Otto, tu gato se ha perdido; Otto, tu gato se subió al tejado".
Transcurridos varios días, Otto recibe otra carta de Fritz:
"Otto, tu abuelita se subió al tejado; Otto, tu abuelita se perdió".
Le cuido?

Un hombre marcha de viaje y le encarga a un amigo que cuide de la casa y de su familia, puesto que estará varios meses fuera del país. El amigo va a buscarle a su regreso al aeropuerto, y después de saludarse, pregunta el hombre - "¿Y la casa? ¿Qué tal? ¿Ha habido algún problema?" y responde el segundo: "Bueno... lo siento mucho, pero... se te ha muerto el loro" - "¡Vaya por Dios! ¡Con el cariño que le había cogido a ese pobre animal... ¿y sabes de qué murió?" "Pues sí... se tuvo que morir abrasado, cuando la casa se incendió" - "¡Pero qué me dices! ¡Mi casa! ¡Con lo que había ahorrado para comprarla! ¿Cómo pudo prenderse fuego?" "Me imagino que tuvo que ser una vela, que prendió fuego a las cortinas y después el fuego se propagó por toda la finca" - "¿¿¿Una vela??? ¡¡Pero qué dices!! ¡¡Si en casa no tenemos velas!!" "Ya... ¡pero no querrías que hiciéramos el velatorio de tu mujer con las luces del árbol de Navidad!" El hombre, cada vez más alterado, responde - "Que mi mujer ha muerto?? No es posible!! No puede ser!!" "Hombre, ten en cuenta que el shock de ver a tus dos hijos ahogados en la piscina, no lo resiste cualquiera..." El hombre ya no lo puede resistir y rompe a llorar en el suelo. El otro le mira y le dice "Joder! Tampoco hace falta ponerse así por un puto loro!"
Una noticia buena y otra mala
Suena el teléfono:
"¿Diga?", contesta el hombre.
"Hola, soy su médico. Tengo que comunicarle una noticia buena y otra mala. ¿Cuál quiere oír primero?"
"Pues empiece con la buena".
"Padece usted una enfermedad que mata en 24 horas", dice el médico sin inmutarse.
"¡Joder! ¡Y ésa es la buena! ¿Cuál es la mala entonces?"
"Que estoy intentando localizarle desde ayer".
Al Paredón

Un cubano se encuentra con un grupo de personas que caminan por la calle gritando consignas contra el régimen.
El individuo, que es de ideas afines, se une a ellos y empieza a gritar, a voz en cuello, las mismas consignas.
Al cabo de un rato de camino, e intrigado por la presencia de unos soldados que los siguen, decide preguntar a sus nuevos camaradas adónde se dirigen.
"¡Al paredón, chico, al paredón!".
Piscina?
"¿Güeno?", se oye la voz de la sirvienta.
"Hola", dice José Antonio, "está la señora cerca del teléfono?"
"No, 'tá ya arriba, en el cuarto, con un siñor".
Tras una breve pausa, José Antonio le reclama:
"¡Pero si yo soy el marido!"
"¡Ah, yo no sé!"
"De acuerdo, entonces esto es lo que quiero que hagas: deja el teléfono, corre escaleras arriba y llama a la puerta del dormitorio; grítales que su marido acaba de llegar en el carro a la puerta de la casa".
"Güeno, siñor ¿y si se pone brava la señora?"
"¡Pues no me importa, y hazlo!"
Unos minutos más tarde, la muchacha vuelve al teléfono.
"Ya hice lo que me dijo".
"¿Y qué pasó?"
"Güeno, la señora saltó de la cama, sin ropa, corrió al baño, se resbaló y se desnucó... ¡y pos se mató!"
"¡Oh, Dios mío! ¿Y qué ha pasado con el señor?"
"Él también se levantó de la cama sin ropa. Tenía mucho miedo y saltó por la ventana de atrás a la piscina, pero se le olvidó que la semana pasada la vaciaron pa' limpiarla, así que también se mató".
Hay una pausa larga, y entonces José Antonio inquiere:
"¿Piscina? ¡¿Pues adónde hablo?!".
Una jodita

Hay dos tipos en las torres gemelas, en el pub del ultimo piso, y uno le dice al otro: sabés que si te tiras por la ventana, el aire que circula por el medio de los 2 edificios, te hace que vuelvas a subir. El otro no le cree, y este le dice: -Mirá-. Se pone en la baranda de la ventana, y se tira: piso 110; 100; 90; 80; 70; 50; 20; 5 y de repente sube de vuelta por el aire, hasta el lugar en donde se tiró. El otro no lo puede creer, y hace lo mismo: 110; 100; 90; 50; 40; 20; 10; 1... y se hace mierda contra el piso. Y en el pub se escucha que el mozo dice: -SUPERMAN cuando te pones en pedo, sos un hijo de puta.
Sus últimas palabras

Un pintor de brocha gorda llega al funeral de su compañero de oficio. Llorando, se dirige a la viuda y le dice con sentidas palabras:
"Señora, lamento muchísimo lo ocurrido, comparto la pena que sufre, pero tengo algo que decirle: yo escuché las últimas palabras de su esposo".
La viuda, con cara de dolor, se dirige a él con la intención de conocer las últimas palabras de su esposo:
"Por favor, le suplico me diga cuáles fueron las últimas palabras de mi esposo antes de morir".
"Estas fueron sus últimas palabras: '¡No muevas el andamio! ¡Por favor, no muevas el andamio que nos vamos a caeeeer'!"
buenos chistes de humor negro parte 2
0 Puntos Score: 0/10
Visitas: 908 Favoritos: 1
1 Comentarios buenos chistes de humor negro parte 2
jajaj muy bueno ahy va uno

saven por que a las torres gemelas les dicen "un gansito y un pinguino " de marinela ????
Por que te las chingas con un "boing"  
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!