PsyZkf
"P.L.U.R."

Historia: Sabiduria griega


La tradición griega menciona a Siete Sabios sensatos, filósofos, estadistas y legisladores que vivieron entre los siglos VII y VI a.C., los cuales se distinguieron por sus aforismos destinados a lograr un buen gobierno. También conocidos como los siete sensatos, eruditos griegos que se interesaron principalmente por la ciencia, la filosofía y la política. Aunque sus identidades difieren según las diferentes versiones, los nombres que suelen aparecer con mayor frecuencia son Bías de Priene, Quilón de Esparta, Cleóbulo de Lindos, Periandro de Corinto, Pítaco de Mitilene, Solón de Atenas y Tales de Mileto.

Tales de Mileto

Nacido en la ciudad de Mileto, aproximadamente en el 624 a.C., y murió en el 546 a.C. Tradicionalmente se ha considerado a Tales uno de los siete sabios de Grecia, siendo junto con Solón, de los más citados en las diversas listas en que se los agrupaba. Algunas referencias acerca de su vida son confusas y contradictorias.

Tales es considerado el primer filósofo por cuanto, frente a las explicaciones de la realidad de carácter mítico y religioso, nos ofrece por primera vez una explicación basada en la razón, es decir, en la que no se apela a entidades sobrenaturales para explicar lo real ni se admite lo contradictorio.

La caída de Mileto provoca el éxodo de los intelectuales hacia el occidente la Magna Grecia; allí aparece Pitágoras de Samos, nacido hacia el año 570 a.C., quien prosigue y engrandece la obra de Tales, supuesto maestro suyo. A Tales y a Pitágoras, a la cabeza de los matemáticos jónicos y pitagóricos, respectivamente, les cabe el inmenso mérito de haber jugado un papel iniciático en la construcción de la matemática  (en particular de la geometría) como una disciplina formal. Con justicia son designados uno y otro, respectivamente, el primer matemático y el padre de la matemática.

Entre sus supuestos epigramas escritos, se destaca:

- No atesores deshonestidad.
- La ignorancia es un fardo muy pesado.
- Antes de mandar, primero aprende a gobernarte a tí mismo.
- La intemperancia es un mal.
- Aprende y enseña lo que es mejor.

Bías de Priene

Vivió a mediados del siglo VI a.C., contemporáneo de Alyattes de Lidia y su hijo Creso. Famoso por su elocuencia, su dignidad y sus apoteginas. Cuando los habitantes de Priene se vieron obligados a evacuar la ciudad, que había caído en poder de los persas, se admiraron de ver que Bías no llevaba consigo sus bienes y entonces él pronunció estas palabras: Todo lo que me pertenece lo llevo conmigo (Omnia mea mecum porto), con lo cual evidenció la noble altivez de su carácter y dando entender con ello que los bienes más preciados para él eran su sabiduría y el tesoro de sus pensamientos.

Entre sus supuestos epigramas escritos, se destaca:

- No seas ni tonto ni malvado.
- Habla con propósito.
- Reflexiona en lo que haces.
- Ama la prudencia.
- A tu trabajo aportarás memoria, a tu carácter nobleza, a tus esfuerzos moderación, a tus temores piedad; corregirás la riqueza por medio de la amistad; impondrás lealtad a tus palabras, discreción a tus silencios, equidad a tus juicios.

Pitaco de Mitilene

Fue un hombre de estado griego (h. 650 a. C.) que gobernó en Mitilene , Lesbos, conjuntamente con el tirano Mirsilo. Pitaco intentó mediatizar y debilitar el poder de la nobleza y ejerció el poder apoyándose en las clases populares.

Pitaco era de origen noble y fue un estadista griego que gobernó en Mitilene (Lesbos) por 10 años. Era famoso por su espíritu de justicia, de prudencia y honestidad regalando hasta la libertad al asesino de su hijo basándose en que "es mejor perdonar que arrepentirse’". La variedad de reglas legislativas es prueba de sus grandes habilidades políticas entre las cuales existía la que dictaba sentencia doble para cada falta conducida por embriaguez.

Entre sus supuestos epigramas escritos, se destaca:

- Aprende a discernir el momento oportuno.
- Devuelve lo que se te ha confiado.
- No hagas nunca lo que reprochas a los demás.
- La ganancia no se sacia.
- Ama la instrucción, la moderación, la prudencia, la verdad, la buena fé, la experiencia, la habilidad, la compañía de otro, la exactitud, el aplicarse al cuidado de la casa, el arte, la piedad.

Cleóbulo de Lindos

Filósofo de la antigüedad, uno de los siete sabios de Grecia. Nació en la Isla de Rodas, de la que su padre era rey y viajó mucho por Egipto. Vivió sobre el siglo V a.C.

Al morir su padre, volvió a su patria para gobernarla, muriendo cuando tenía setenta años. Se le atribuyen algunos poemas líricos y más de tres mil enigmas en verso. También se creen suyas una serie de máximas y una carta dirigida a Solón.

Entre sus supuestos epigramas escritos, se destaca:

- La mesura es la mejor de todas las virtudes.
- Nada hagas con violencia.
- En las buenas no seas orgulloso y en las malas no te humilles.
- Detestar la injusticia es lo propio de la virtud y lo contrario de la maldad.
- Ten una lengua tolerante.

Periandro de Corinto

Político del siglo VII a.C. su vida no justifica en mucho que fuese considerado uno de los Siete Sabios de Grecia, aunque impulsó la construcción del camino a través del Istmo de Corinto, capaz para la circulación de naves arrastradas (diolkos) que convirtió su ciudad por un tiempo en la primera potencia griega gracias a ser el pivote del tráfico marítimo entre el Sarónico y el golfo de Corinto.

Se ocupó de reglamentar y humanizar el trabajo de los esclavos, protegió a la clase social de los campesinos pobres y obligó a la nobleza a reducir la suntuosidad de sus gastos. También llevó a cabo una sistemática política colonial de conquistas.

Entre sus supuestos epigramas escritos, se destaca:

- Es mejor morir ahorrativo que vivir necesitado.
- Aliméntate de leyes antiguas y de comida fresca.
- Sé siempre el mismo tanto para tus amigos felices como para los desdichados.
- La ganancia deshonrosa es una mancha contra nuestra naturaleza.
- El estudio se dirige a todas las cosas.

Quilón de Esparta

Fue un estadista espartano que vivió a principios del siglo VI a.C. y fue uno de los Siete Sabios de Grecia.

Ocupó el cargo de éforo y elaboró gran parte de la constitución atribuida a Licurgo. Asimismo, se le atribuye la militarización de la vida civil de Esparta y las primeras medidas para la educación castrense de la juventud. Quilón también introdujo la costumbre de que los éforos se uniesen a los reyes como sus consejeros. Reprobó la tolerancia que Esparta estaba teniendo con las ciudades de Arcadia y reclamó una política fuerte. Se sabe que compuso poesía con métrica elegíaca.

Dicen que Quilón murió de alegría en los brazos de su hijo, que acababa de ganar un premio en los Juegos Olímpicos.

Entre sus supuestos epigramas escritos, se destaca:

- Cuando bebas habla poco, no te librarás de faltas.
- No hables mal de otro porque oirás lo que no te agradará.
- Que tu lengua no se adelante a tu razón.
- Modera la ira.
- Mejor es una pérdida que se sufre una vez, que una ganancia deshonesta a lamentar siempre.

Solón de Atenas

Fue un famoso legislador ateniense que vivio en el siglo VI, considerado uno de los precursores de la democracia en Atenas. Fue hijo de Execestides, comerciante rico cuya generosidad con los demás le hizo perder gran parte de su fortuna. Se inició como comerciante internacional y sus habilidades poéticas hicieron que fuera considerado uno de los Siete sabios de Grecia. Fue nombrado arconte del Ática, con el propósito de controlar el desorden civil rampante en esa ciudad, producto de las leyes draconianas y la esclavitud de muchos campesinos por deudas.

Introdujo un conjunto de reglamentos que fueron muy útiles para mejorar las condiciones, sus reglamentos tuvieron tal éxito que se le encomendó la tarea de reescribir la constitución. El Consejo de los Cuatrocientos (Bulé) y el Areópago fueron establecidos como los principales cuerpos consultivos y administrativos. Anuló todas las deudas que pesaban sobre los campesinos humildes y decretó que todos los esclavos por deudas fueran liberados; reguló los pesos, medidas y remodeló el calendario.

Entre sus supuestos epigramas escritos, se destaca:

- No mientas, di la verdad.
- Huye del placer que da tristeza.
- Cuando hayas aprendido a obedecer, sabrás mandar.
- Que la razón sea siempre la que te guíe.
- Si crees que es bueno que los demás te rindan cuentas, acepta que tú también las tengas que rendir.

El auge griego


El rasgo fundamental del auge o milagro griego estriba en su contribución al desarrollo de la potencialidad de la mente humana. Hasta entonces, jamás se habían realizado esfuerzos tan intensos para comprender los problemas más profundos del pensamiento y la vida, durante mucho tiempo el mundo no vería nada semejante. Este proceso se desarrolló en un período que rebasa la época clásica propiamente dicha.

En el transcurso de unos cuatro siglos, los griegos inventaron la política, la filosofía, la mayor parte de la aritmética y la geometría (términos derivados del griego) y las ideas sobre el arte aceptadas por los europeos casi hasta nuestros días. Todo esto representó un avance que marcó grandes diferencias entre la civilización griega y la de Mesopotamia o Egipto.

Hay que atribuirlo en gran medida a la importancia que los griegos concedían al análisis racional y consciente del mundo que los rodeaba, circunstancia que no queda anulada por el hecho de que muchos de ellos siguieran creyendo en las supersticiones y la magia. Gracias a su forma de razonar, proporcionaron a los seres humanos una comprensión más amplia del mundo en el que vivían que ningún otro pueblo anterior. Esto no significa que el pensamiento griego fuera siempre acertado, sino que se cimentaba y se verificaba de un modo mucho más coherente y sólido.


La ciencia constituye un ejemplo destacado. La ciencia moderna se inició en el siglo VI en Jonia, donde un grupo de pensadores empezó a buscar explicaciones al funcionamiento del universo, aplicando leyes y normas en lugar de dioses y demonios.

El filósofo Demócrito llegó a la conclusión de que toda la materia está formada por átomos, teoría que se adelantaba dos siglos a su tiempo y que no fue aceptada. Por el contrario, los griegos se aferraron a la idea de que la materia está compuesta de cuatro elementos (tierra, agua, aire y fuego) que combinados estaban de distintas maneras en las diversas sustancias.

Esta teoría no se aproximaba a la verdad tanto como la atómica pero gracias a ella se desarrolló la investigación y la ciencia siguió avanzando hasta el siglo XVII d.C. De igual modo, las enseñanzas de Hipócrates (un griego de Cos discípulo de Demócrito) constituyeron la base de la medicina hasta una época muy reciente. Resulta difícil distinguir sus escritos personales de los que simplemente se le atribuyen pero a juzgar por lo que se decía de él podemos concluir que Hipócrates representa el verdadero inicio del estudio científico de la salud, con observación de los síntomas, los efectos del tratamiento, una serie de recomendaciones sensatas sobre el régimen alimenticio y la distinción entre conocimiento y superstición. De hecho el juramento hipocrático ha definido la ética médica hasta nuestros días.

Los griegos hicieron aportaciones aún más importantes para el futuro en el terreno de las matemáticas. Este proceso se condujo a lugares fuera de Grecia como en Cretona, al sur de Italia donde vivía el filósofo Pitágoras. Fue una de las primeras personas que empleó el razonamiento deductivo, es decir, la aplicación de argumentaciones puras con una línea lógica a ciertos principios o axiomas. Este sistema tuvo mucha importancia, no sólo por los avances que produjo en aritmética y geometría, sino porque contribuyó a que otras personas pensaran con claridad y rigor sobre problemas ajenos a las matemáticas.



Redacción: Unknown
Fuente: Historiaybiografias.com
descargar peliculas - descargar programas
15 Puntos Score: 3.8/10
Visitas: 613 Favoritos: 0
Ver los usuarios que votaron...
0 Comentarios Historia: Sabiduria griega
Este post no tiene comentarios. Sea el primero!
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!
Facebook Identi