PsyZkf
"P.L.U.R."

Historia: El caso Phinaes Gage


El caso de Phineas P. Gage ha sido uno de los más famosos en la historia de la Neurociencia. Un obrero de ferrocarriles que según declaraciones de António Dámasio, en su obra "El error de Descartes" era un hombre de prestigio dentro del sector ferroviario, una persona descrita como enérgica, de hábitos moderados, inteligente y decidida admirado por algunos y representado como un trabajador ejemplar y educado. En 1848 Phineas Gage se transforma en un responsable capataz del Ferrocarril Rutland y Burlington, un proyecto largo y ambicioso para conectar cuidades distantes.

Tenía un trabajo ideal pero todo cambió el 13 de septiembre de 1848, Gage y su cuadrilla de trabajadores estaban abriendo un paso en un afloramiento rocoso al sur de Cavendish. Apisonar la pólvora y su fulminante ayudaba a concentrar la fuerza de la explosión, se estaba apunto de ejecutar una planeada y rutinaria explosión cuando Gage por total accidente, se cuenta que hizo soltar alguna chispa al chocar la barra contra la roca lo que propició una explosión que desconsertó a todos por completo pues varios trabajadores estaban cercanos al incidente. 

Un aparatoso accidente se presentó, hubo varios heridos y entre ellos, Phinaes Gage. Una barra de hierro le entró por debajo del pómulo izquierdo con su extremo en punta primero, le atravesó el cráneo de parte a parte y se encontró a 22 metros de distancia, manchada de sangre y tejido cerebral. La barra había entrado por la base del cráneo y salió por su superficie superior, un poco a la izquierda y un poco delante de bregma, el punto de unión de las suturas coronales y sagitales. Gage fue colocado en un carro de bueyes y llevado sentado a su pensión en Cavendish, muy mal herido pero todavía capaz de subir las escaleras con ayuda de sus hombres. Se sentó en la baranda, contando lo que le había pasado a los curiosos y al sorprendido médico, Edward H. Williams. Poco después llego el médico, John M. Harlow, que escribiría posteriormente varios estudios clave sobre Gage. Entre los dos, consiguieron detener la enorme hemorragia,  extrajeron fragmentos de huesos craneales de su cerebro y le cosieron la herida. Su mente estaba sorprendentemente lúcida. El daño cerebral parecía enorme, con una probable grave afectación de las funciones mentales y fue dado por desahuciado. Gage, que estuvo semicomatoso las dos semanas siguientes tuvo una infección en la zona expuesta del cerebro, que tuvo que ser tratada quirúrgicamente por Barlow que le salvó la vida de nuevo. Un mes después de la explosión, frente a todas las probabilidades y para asombro de todos, se llego a la conclusión de que Gage viviría.

Pero Gage, ya no era Gage. Phinaes Gage perdió la visión de su ojo izquierdo, tuvo cambios en su intelecto, personalidad y estabilidad emocional. Se convirtió tras el accidente en alguien infantil, impulsivo, caprichoso y malhablado. John Harlow escribió lo siguiente:

"El equilibrio o balance, por decirlo de alguna manera, entre sus facultades intelectuales y sus tendencias animales parecería haber sido destruido. Es inestable, irreverente, deleitándose de vez cuando en los tacos más groseros. Impaciente ante cualquier freno o consejo que entre en conflicto con sus deseos.  Pertinazmente obstinado, caprichoso y vacilante sobre sus planes para el futuro tan pronto organizados como abandonados. Un niño en su capacidad intelectual y sus manifestaciones, tiene las pasiones animales de un hombre fuerte".

Después de distintos escáneres del cráneo para intentar estimar la lesión cerebral de Gage, se llegó a la conclusión de que la lesión afectó al lóbulo frontal izquierdo, tal como había estimado Harlow y que es posible que el lóbulo derecho permitiera cierta recuperación funcional. De hecho, hay serios interrogantes sobre si los cambios de personalidad de Gage se mantuvieron toda la vida o si volvió a cierta normalidad.

Su caso fue estudiado en detalle y tuvo una influencia en el debate sobre la localización cerebral de las funciones superiores, en particular de la personalidad y el comportamiento social. Después de Gage se encontraron casos similares, también con lesiones del lóbulo frontal del cerebro con distintos origenes (negligencia médica, tumores o accidentes).

Phinaes Gage murió el 21 de mayo de 1860 cerca de San Francisco, más o menos a 12 años después del accidente, a consecuencia de múltiples convulsiones. Años más tarde, el Dr. Harlow, aquel médico que le curó en Vermont se enteró de su muerte y pidió permiso a la hermana para exhumar el cadáver y recuperar el cráneo para posteriores estudios.

John Darrell Van Horn y su grupo de la Universidad de California en Los Angeles, retomaron este asunto y con los más modernos métodos de análisis de imagen reconstruyeron el trayecto de la barra de hierro por el cerebro de Phineas Gage y después, repitió la trayectoria por el cerebro escaneado de personas sanas y normales de parecida edad y físico con Gage. Así pudo localizar las zonas dañadas. 


En principio y es lo más evidente, la barra destruyó zonas del hemisferio cerebral izquierdo y no afectó al hemisferio derecho. Aproximadamente, el 4% de la corteza del lóbulo frontal izquierdo fue atravesado por la barra. Y además en su paso por el cerebro y salida por la parte superior de la cabeza, la barra afectó al 10% de la sustancia blanca. Dicha capa es la más interna del cerebro y contiene fibras, no cuerpos de neuronas, que conectan unas zonas del cerebro con otras. 

El accidente de Phinaes Gage fue un caso histórico pues generó interes y especialización por parte de cientificos para dar un mayor análisis y entendimiento del cerebro en el área de la neurociencia, gracias a los pronunciados avances tecnológicos. Hoy en día se puede concluir que heridas como esta, en accidentes ocurridos en nuestros días, han alterado conductas en relación con el ánimo, la memoria, la planificación o las relaciones sociales. Y hay evidencia de daños similares en la sustancia blanca en algunas demencias o en el Alzheimer.

Aquellos cambios de conducta de Gage tras su accidente, que tanto impresionaron a la clase médica de finales del siglo XIX, todavía siguen interesando en la actualidad. El cráneo de Phinaes Gage es exhibido y visitado por muchos en el Museo de la Facultad de Medicina en Harvard.


Redacción: Eduardo Angulo
Fuente: Culturacientifica.com
descargar peliculas - descargar programas
10 Puntos Score: 5/10
Visitas: 352 Favoritos: 0
Ver los usuarios que votaron...
0 Comentarios Historia: El caso Phinaes Gage
Este post no tiene comentarios. Sea el primero!
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!
Facebook Identi