¿Puede un teléfono celular causar cáncer?

¿Puede un teléfono celular causar cáncer?

Hace poco, estando en una cena-reunión recibí una llamada telefónica importante. Me llevé el celular al oído para inmediatamente recibir un regaño de una de las personas sentada al frente mío, quien me comentó con indignación “parece mentira que usted se lleve el celular al oído sabiendo que eso puede dar cáncer”. Me sentí un poco incómodo, considerando que la persona que me regañó sabe que yo soy especialista en cáncer. Motivado por este desagradable incidente, y pensando que quizás había algo nuevo acerca del tema de los celulares y el cáncer, decidí ponerme al día.  
¿Puede un celular causar cáncer? Sin duda es una pregunta importante dado que en el mundo entero existen más de 5,000 millones de personas suscritas a un servicio telefónico móvil. Puerto Rico tiene más conexiones en proporción demográfica, que todas las naciones de Latinoamérica y que muchos países desarrollados de Europa.
Antes de contestar la pregunta, es importante revisar lo que conocemos acerca de la radiación emitida por los teléfonos móviles, a la cual se le atribuyen los posibles efectos cancerígenos. Los tejidos más cercanos al celular son los que lógicamente estarían más afectados y un órgano importante cercano al celular es el cerebro. Por tanto, muchos se han cuestionado si los teléfonos móviles pueden causar tumores cerebrales.
Para inducir cáncer, la radiación debe primero producir daño al ADN de las células normales. Este ADN averiado es capaz de transformar la célula normal en una cancerosa. La radiación conocida como “ionizante”, que es la emitida por los rayos X, es de alta energía y por tanto es capaz de romper el ADN. Pero la radiación producida por los celulares es de baja energía, del tipo “no ionizante”. Es tan baja la energía de los celulares que se calcula que la de los rayos X es 1 millón de veces más potente que la que emite un celular.  La radiación de los celulares es la misma emitida cotidianamente por los hornos microondas, la televisión, el Wi-Fi, los radios y los radares. Esta radiación no causa daño al ADN y por tanto no se espera que cause cáncer. Si los celulares causaran cáncer, esto contradiría todo lo que hasta ahora sabemos acerca de las causas de la enfermedad. Si fuera correcto que causan cáncer de cerebro, la tasa de incidencia de estos tumores hubiese aumentado en los últimos 20 años, pero a pesar de que el uso de celulares aumentó en Estados Unidos durante el periodo de 1992-2006, no se registró aumento alguno en tumores cerebrales.
Sin embargo, la Agencia Internacional para Investigación del Cáncer (IARC), una dependencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS), llevó a cabo una investigación en humanos conocido como el Estudio Interphone y se concluyó que podría haber algún riesgo de cáncer.
Revisemos brevemente los datos. Del 2000 al 2012, trece investigadores de 21 países le preguntaron a un grupo de 5,117 pacientes con tumores cerebrales si usaban el celulary cuánto lo usaban. También se incluyó un grupo control sin cáncer.  El estudio determinó que en vez de un aumento en la incidencia de cáncer de cerebro en los usuarios habituales de celulares lo que se observó fue una disminución comparado con los no usuarios. Sin embargo, en un grupo diminuto de pacientes que usaban los celulares muy frecuentemente, se detectó un aumento en la frecuencia de cáncer. Esta discrepancia le resta credibilidad a los datos, ya que lo que se espera es que la incidencia aumente gradualmente a la par con el mayor uso y no que la incidencia sea más baja en todos menos en 10% del grupo que lo usaban más.
El doctor Christopher Wild, Director del IARC interpretó el estudio de esta forma: “El aumento del riesgo de cáncer cerebral no se puede establecer a partir de los datos del Estudio Interphone. Sin embargo, las observaciones en el grupo con más alto tiempo de llamadas acumuladas y los patrones cambiantes del uso de teléfonos móviles desde el período estudiado por Interphone, significa que el tema merece más investigación.” El patrón cambiante de uso se refiere a que hoy día los celulares se usan por mucho más tiempo que en la época que se condujo el estudio.
Con el fin de determinar si la radiación emitida por los celulares es capaz de inducir cáncer en animales experimentales, el National Toxicology Center de Estados Unidos diseñó un estudio a un costo irrazonable de $25 millones en que irradiaban el cuerpo entero de las ratas usando diferentes dosis. Ninguno de los animales en el grupo no irradiado desarrolló cáncer, mientras que algunos en el grupo irradiado sí. Los tumores observados fueron algunas malignidades del cerebro y otros tumores benignos del corazón.  Estos tumores ocurrieron casi exclusivamente en los animales machos e inexplicablemente las ratas hembras y machos que recibieron radiación, contrario a lo que se esperaba, vivieron más que las no irradiadas.
Este estudio ha sido criticado por varias razones, como que debió haber incluido más ratas para disminuir el riesgo de lo que llamamos resultados falsos positivos, que significa que el resultado verdaderamente no es positivo, sino que salió así por azar. Además, las ratas comenzaron a recibir radiación desde que estaban en el útero de sus madres. Esto no es una buena simulación de lo que ocurre en los humanos. El estudio estuvo matizado por otros hallazgos aberrantes que no es necesario discutir aquí.
¿Podemos concluir a base de esto que hay que advertir a las ratas machos que eviten usar los celulares? ¿Y los hombres, deben evitar los celulares, mientras las mujeres pueden usarlos tranquilamente? Desde luego que no. Simplemente subrayo que estos datos solo aplican a las ratas. El intentar transferir estos hallazgos a los humanos, sería sumamente atrevido porque la mayoría de las veces lo que observamos en ratas no es reproducible en humanos. Hasta ahora los estudios en humanos no han arrojado ninguna prueba convincente que pueda vincular el uso de celulares a tumores cerebrales.
No obstante, aunque a primera vista parezcan absurdos, estos datos han generado un grado de preocupación.  Por tal razón, esperamos ansiosamente el resultado de las pruebas en humanos que ha realizado la OMS. Confiamos en que ese estudio sea más decisivo.
Mientras tanto, si usted divisa a alguien conduciendo un automóvil con un celular al oído, por favor no le grite que eso da cáncer, muévanse lo más lejos posible. La mayor amenaza de los teléfonos móviles es el riesgo de accidentes automovilísticos.
articulo del dr Fernando Cabanillas
peliculas - programas
5 Puntos Score: 1.7/10
Visitas: 597 Favoritos: 1
Ver los usuarios que votaron...
4 Comentarios ¿Puede un teléfono celular causar cáncer?
@copenhagen   Arriba la investigación, para mejora de los demás.
"La radiación de los celulares es la misma emitida cotidianamente por los hornos microondas, la televisión, el Wi-Fi, los radios y los radares. La radiación de los celulares es la misma emitida cotidianamente por los hornos microondas, la televisión, el Wi-Fi, los radios y los radares."
Se nota que el autor del artículo no sabe de lo que está hablando. No es el mismo tipo de radiación, tampoco la misma cantidad, ni la cercanía de la fuente de radiación al cerebro (corazón), menos el tiempo durante el cual se está sometido a la radiación.
Desde que la actividad cerebral son procesos químicos y tiene un campo electromagnético entonces cualquier campo externo tiene influencia sobre nuestro cerebro, lo varía, en su actividad y composición.
Otra cosa es que todavía se encuentre en estudio la influencia de la radiación del teléfono celular en nuestro cerebro, ya van 20 años de estudio y nada definitivo, quizá porque no se desee que salga a la luz?, o quizá porque los efectos son acumulativos y se notarán a largo plazo? le voy a lo último.
Mientras tanto denle utilidad al hands-free y, cuando no utilicen el teléfono celular, colóquenlo en el bolsillo (solapa) del lado derecho alejado del corazón.
Saludos  
No, no puede porque es radiación no ionizante.
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!
Facebook Identi