Deveras que son Chistes malos (No entres)

  • Categoría: Humor
  • Publicado hace más de 5 años


Pedro, ¿por qué siempre te veo medio borracho?
Porque siempre se me acaba el dinero antes de emborracharme del todo..
Estando vivo era borracho, vago, pendenciero, y violento con su familia.
Cuando lo van a enterrar, uno de sus amigos pronuncia la oración fúnebre:
Fue un esposo excelente y un padre ejemplar.
Al oír eso, la viuda toma de la mano al niño que está a su lado y le dice:
Vámonos Albertico, nos equivocamos de entierro.
Va un señor al confesionario justo cuando el cura está comiendo.
Entonces el señor dice:
He pecado
Y el cura responde:
No, e pollo.
Estaba un sacerdote celebrando una misa y dice:
¡Alabad, hermanos¡
Y contesta una señora:
Y a planchad también, que dejé mucha ropa.
Un hombre llega a una Iglesia y le pregunta al padre:
¿Usted aparta las mujeres de la mala vida?
Y el padre le dice:
Si, hijo.
Y el hombre le responde:
¡Entonces apárteme dos para el sábado¡
¡Papá, papá! ¡Mi mamá te engaña con otro hombre!
¡Le voy a dar una paliza a esa mujer!
Después de un rato el padre regresa y le dice al hijo:
¡Hijo, me asustaste, no era con otro hombre, era con el mismo de siempre!
En una clase el maestro pregunta a sus alumnos qué quieren ser de mayores:
Dime Roberto.
Ingeniero, maestro.
¿Y tú Carlitos?
Bombero.
¿Clara, y tú?
Yo quiero ser mamá.
Muy bien Clara, ¿Y tú Pepito?
Yo.¡yo quiero ayudar a Clara a que sea mamá¡
En la clase de Biología la maestra pregunta:
Pepito, nómbrame un mamífero que no posea dientes.
¡Mi abuelo!
Dos muchachos en el manicomio:
María, ¿te quieres casar conmigo?
¡Tú estás loco!
¿Y tú estás aquí de vacaciones?
Dos locos están en un manicomio y le dice uno al otro:
Mira, si tú me traes cien tablas y mil puntillas te hago un barco.
Y el otro le contesta:
Y si tú me traes a tu hermana, yo te hago la tripulación.
Un tipo va pasando por enfrente de un manicomio y oye a los locos que gritan:
¡Ocho, ocho, ocho, ocho!
El tipo se pregunta por qué los locos gritan tanto ?ocho?; entonces se sube a la pared
del manicomio y cuando asoma la cabeza, le pegan una pedrada en toda
la frente y empiezan los locos a decir:
¡Nueve, nueve, nueve, nueve!
En un juicio por violación:
Así, pues, que el acusado aquí presente la violó contra su voluntad.
No, no. Contra la pared.
Una vez una mujer le vio un piojo a un hombre y se lo hizo notar.
El hombre un tanto avergonzado, dice:
¡OH, qué casualidad!
A lo que la mujer le contesta:
Sí señor, ¡usted está llenito de casualidades!
Un hombre entra a toda carrera a un hospital y pregunta en la entrada:
¿Dónde está mi amigo? Es al que atropelló el tren.
Está en las habitaciones 50, 51 y 52.
El capitán del Titanic está en su camarote revisando los mapas cuando llega un marinero
muy nervioso y le dice:
Mi capitán, tengo dos noticias, una buena y otra mala.
¿Cuál es la mala? ? pregunta el capitán
Que nos vamos a estrellar contra un iceberg.
¿Y la buena?
¡Nos van a dar nueve Oscar!
Un limosnero está pidiendo en la calle y un hombre le dice:
¡No, no les doy limosna a los que piden en la calle!
Entonces aquí tiene mi dirección para que me la lleva a la casa.
A ver, cuénteme su versión de los hechos ? dice el juez
Verá, estaba yo en la cocina con el cuchillo de cortar jamón. En eso entra mi mujer, tropieza,
cae sobre el cuchillo y se lo clava en el pecho.
Ya ? dice el juez, -siga.
Pues así, hasta siete veces.
Era un ladrón que estaba robando en una casa, pero con tan mala suerte que llegaron
los dueños y lo vieron. Entonces el ladrón dijo:
Como ya me vieron, los voy a tener que matar. Pero antes quiero saber sus nombres.
Le pregunta a la muchacha su nombre y ella dice:
Isabel
A ti no te puedo matar, porque así se llama mi mamá.
Luego le pregunta al muchacho y él le dice:
Me llamo Juan, pero mis amigos me dicen Isabel.
¿Te regañó mucho ayer tu mujer por quedarte un rato más a jugar cartas?
No, no. Total? estos cuatro dientes me los tenía que sacar.
Se encuentran dos abogados en el garaje de un Motel y advierten que cada uno anda con la mujer del otro.
Pasada la incomodidad inicial, uno le dice al otro en tono algo solemne y con cuidada dignidad:
- Estimado colega, creo que lo correcto seria que mi mujer venga conmigo a mi carro y que su mujer se vaya con Ud. a su carro.
El otro le responde al primero:
- Coincido en líneas generales con su planteamiento, querido colega?. Quizás eso seria lo correcto, pero no estoy seguro que sea lo justo, porque ustedes
están saliendo y nosotros recién estamos entrando.


Deveras que son Chistes malos (No entres)
14 Puntos Score: 4.7/10
Visitas: 1015 Favoritos: 2
Ver los usuarios que votaron...
1 Comentarios Deveras que son Chistes malos (No entres)
nueve nueve nueve nueve..... JAJAJAJAAJAJAJAJA
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!