Angelkaido
"películas pensando en los que tienen poca velocidad"

Uniformes Nazis diseñados por Hugo Boss megapost







NOTA:SI TE GUSTA ESTE ARTICULO Y QUIERES APOYARME CON ALGUNOS PUNTICOS EN OTRO POST TRATARE DE SEGUIR PONIENDO TEMAS INTERESANTES EN APUNTES Y EDUCACION


Es vox populi la elegancia de los uniformes empleados por el ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Un corte elegante y cuidado, atractivo para la vista. No es de extrañar si tenemos en cuenta el siguiente y curioso artículo.
Hugo Boss se unió al Partido Nacional Socialista en 1931, gracias a esto tuvo la oportunidad de confeccionar los uniformes de los miembros del partido Nazi. De esta forma, logró con éxito salvar a su fábrica de la bancarrota.



Durante el conflicto bélico, Hugo Boss utilizó a 140 trabajadores esclavos, la mayoría de ellos mujeres. Otros 40 prisioneros de guerra franceses trabajaron para la firma desde octubre de 1940 a abril de 1941.
  

La conocida firma de ropa «Hugo Boss» es sinónimo de calidad, elegancia y, sobretodo, alta costura. Sin embargo, su fundador, Hugo Ferdinand Boss, era conocido en la Segunda Guerra Mundial por algo bien distinto: fabricar los trajes para las tropas nazis dirigidas por Hitler y usar a prisioneros judíos como mano de obra. Y es que, este costurero alemán fue durante años el sastre del Tercer Reich
 
La historia de Hugo Boss comienza en 1923, año en que el modista fundó un pequeño taller de sastrería en Metzingen, un pueblo al sur de Stuttgart. Allí, como afirma el historiador y periodista Jesús Hernández en su libro «100 Historias secretas de la Segunda Guerra Mundial» (el cual presenta en su blog), «el sastre se dio cuenta de que el negocio era vestir a las tropas hitlerianas».
 

Boss, un nazi convencido
 
Corría el año 1931 y Alemania vivía asolada por las duras condiciones que le habían impuesto los aliados por ser la nación que, de forma «oficial», había iniciado la Primera Guerra Mundial. Concretamente, este país se veía ahora en la ruina ya que estaba obligado a pagar grandes impuestos al bando vencedor (denominados como «reparaciones de guerra»). Esto, unido a la gran crisis económica de 1929, había dejado a Alemania en el ostracismo.
 
En esa época, un joven Adolf Hitler había tomado ya las riendas del Partido Nazi y su discurso comenzaba a convencer a muchos alemanes. Y, al parecer, uno a los que persuadió fue Hugo Boss. «En abril de 1931, cuando aún Hitler no había llegado al poder, Boss, que entonces tenía 46 años, decidió alistarse en el Partido Nazi. Su número de afiliado sería el 508.889» afirma Hernández.
 
En 1933, dos años después de comenzar su aventura textil, y tras pasar multitud de calamidades económicas, Hugo Boss ya había decidido que su futuro sería proporcionar la indumentaria a las «Waffen SS» (un cuerpo de elite creado por Hitler para su protección, entre otras funciones), las SA (una organización paramilitar del partido nacionalsocialista), y las Juventudes Hitlerianas, según explica el historiador.
Hugo Boss se afilió al Partido Nazi en 1931


Ese mismo año, las ventas comenzaron a incrementarse, y, en términos del historiador, Hugo Boss incluyó un anuncio en un diario local afirmando lo siguiente: «Uniformes de las SS, las SA y las HJ. Ropa de trabajo, de deporte y de lluvia. La hacemos nosotros mismos, con calidad buena y reconocida y a buenos precios. Boss. Ropa mecánica y de trabajo, en Metzingen. Firma homologada por las SA y las SS. Uniformes con la licencia del Reich». Su futuro acababa de quedar sellado.
Desde ese momento los pedidos del ínfimo taller se multiplicaron. «Años más tarde, en 1935, Boss decidió abandonar la fabricación de ropa civil y dedicarse exclusivamente a la confección de uniformes. Seguramente, a Boss no le pasó desapercibido el dato de que entre miembros de las SS, SA y Juventudes Hitlerianas sumaban un total de tres millones y medio de uniformes, y que alguien debía de fabricarlos» sentencia Hernández.
 
Hugo Boss acertó de lleno, como explica el historiador: «La diversidad del vestuario del Tercer Reich debía ser atendida. Por ejemplo, el vestuario tipo del militar alemán podía tener hasta ocho uniformes distintos: el de campaña, el de servicio o diario, el de guardia, el de parada, el de presentación, el de paseo, el de trabajo, el deportivo y el de sociedad, este último solo para los oficiales».
 
Boss utilizó esclavos procedentes de campos de concentración


El negocio progresa

 
Los pedidos llegaron a cientos hasta Metzingen, lo que provocó que Boss se planteara comprar en 1939 una fábrica de telas para ahorrar costes en el proceso de creación de las prendas. El mercado era sin duda favorable para la marca.

Ese año sucedió además un hecho que convertiría a Hugo Boss en una de las marcas con más beneficios en Alemania: la invasión de Polonia por parte de las tropas nazis el 1 de septiembre de 1939. La maquinaria militar de Hitler se puso en marcha y alguien tenía que proporcionar la vestimenta a todos aquellos soldados que recorrerían medio mundo. El elegido, como no podía ser de otra forma, fue aquel sastre que trabajaba en Metzingen.
 

La guerra amplió el mercado del sastre
 
Además, y según explica Hernández, la guerra amplió el mercado del modista, que ahora recibía multitud de nuevos pedidos, algunos incluso de la Wehrmacht (el grueso de las fuerzas de tierra, mar y aire del ejército alemán). «En el taller de Metzingen llegaron también pedidos de la Sección de Vestuario (Bekleidung) y del Estado Mayor (Stab), perteneciente a la Oficina de Asuntos Generales del Ejército.(Allgemeines Heeresamt)»


Boss era en ese momento un empresario acaudalado cuyo producto era conocido en toda Alemania. «El pequeño taller de Metzingen se convertía así en la segunda compañía textil más importante de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial» sentencia el historiador.
La guerra y la escasez de materiales
Aunque la guerra significó el aumento de los pedidos para Boss, le provocó también una serie de problemas. El primero de ellos tuvo que ver con la disminución de la entrada de productos a través del comercio, lo que provocó la escasez de materias primas para confeccionar los trajes. A esta dificultad se unió además el recorte en el presupuesto destinado a los uniformes que hizo el Gobierno Alemán, ya que necesitaba el dinero para la investigación armamentística.
Sin embargo, Boss ideó una solución sencilla. «Si en los años treinta los uniformes de las SS, la SA, las HJ y la Wehrmacht estaban fabricados con una mezcla de fibras y lana, durante la guerra la lana reciclada pasaría a ser el elemento básico de los uniformes» afirma Hernández.


 
A su vez, los alemanes discurrieron otras formas de conseguir materias primas, requisárselas a sus enemigos. «Las necesidades de vestuario del Ejército alemán nunca se pudieron cubrir completamente debido a la escasez de materias primas. Por tanto, las tropas germanas se vieron forzadas a requisar toneladas de ropa en los países ocupados» destaca el historiador.
 
Otro problema que se le planteó a Boss fue la falta de trabajadores. Sin embargo, en su ayuda acudieron de nuevo las tropas de Hitler: «Hugo Boss no dudó en utilizar mano de obra de trabajadores esclavos procedentes de los países ocupados, sobre todo mujeres polacas. Entre 1940 y 1941, trabajaron treinta prisioneros franceses. Además las SS facilitaron a Boss la incorporación de una veintena de trabajadores polacos procedentes de campos de concentración», informa Hernández.

 
La empresa tras la contienda
 
 
Después de la guerra, aproximadamente en 1945, las cosas cambiarían radicalmente para Hugo Boss, que pasó de ser un empresario reconocido a ser acusado por el nuevo Gobierno de colaboracionista con el nazismo. «Hugo Boss fue declarado por las autoridades aliadas ‘beneficiario’ del régimen nazi y su empresa fue calificada de ‘importante’ en el entramado económico del régimen de Hitler, dos condiciones que comportaron que Boss perdiera el derecho al voto y una multa de 80.000 marcos» destaca en su libro el periodista.

En 1953, la empresa se pasó a la ropa juvenil
 
 
A pesar de la gran cantidad de la multa, en un principio el dinero no era un problema para el sastre. «Este importe lo pagó con el dinero obtenido gracias a la venta de grandes cantidades de seda de la que utilizaba para confeccionar paracaídas que Boss había comprado en el mercado negro durante la contienda» explica Hernández.
 
Después de ser multado, Hugo Boss decidió cambiar los trajes militares que confeccionaba por uniformes de trabajo. «A la vez, presentó un recurso ante los tribunales de justicia para limpiar su nombre. Sin embargo, Hugo Boss nunca obtuvo el perdón del Gobierno de la nueva República Federal de Alemania. Murió en 1948» sentencia el experto.



De uniformes nazis a ropa juvenil

 
Tras la reconversión de la empresa, los descendientes de Hugo, Siegfried Boss y Eugen Holly, decidieron cambiar radicalmente el negocio y buscar una nueva dimensión para sus futuras colecciones de ropa. «Orientaron el negocio hacia ‘los triunfadores y los jóvenes hombres de negocios’, según reza la publicidad de la marca del año 1953» determina el historiador.
 
Finalmente, 20 años después la empresa creció sustancialmente y, en la actualidad, se ha convertido en una marca que es sinónimo de elegancia y es usada por todo tipo de personajes famosos. «Hugo Boss se lanzó a patrocinar acontecimientos deportivos y culturales de todo tipo, consiguiendo transmitir una dinámica imagen de modernidad. En 1985 cotizó en Bolsa, hasta que en 1991, el imperio italiano de la moda Marzotto adquirió el 50,4% de las acciones» finaliza Hernández..




 

Claro, esta información conocida ampliamente, no significa que debemos rasgarnos las vestiduras, no son los únicos: BMW fabricó para los nazis principalmente motores de aviones, los conocidos BMW 801 para los Junkers, desarrolló las famosas motos con sidecar desde dónde se podía disparar mientras el piloto conducía. Fabricó más de cinco mil motores para los Junkers Ju 87 Stuka, conocidos por las películas dedicadas a la época. También hicieron quince mil motores para el modelo Ju 88 que fue el tipo de motor más pesado para el avión preferido dedicado al bombardeo y utilizado en la Batalla de Inglaterra , aparatos capaces de alcanzar 550 kmh.



La motocicleta BMW R71 fue el modelo más utilizado. Una moto que utilizada en las invasiones de Finlandia por el ejército soviético, fruto del pacto germano-alemán, donde pudieron percatarse de la poca fiabilidad de sus motocicletas, copiando inmediatamente el modelo alemán. Más tarde y tras la guerra la Harley Davidson imitó la R71.



También podemos mencionar otras empresas como Ford, Chanel, Volkswagen, General Motors, IBM o la petrolera Standard Oil Corporation, que participaron y se beneficiaron del totalitarismo nazi, así lo demuestra cuentas bancarias suizas y documentos donde los relacionan.


Espectacularidad, riqueza y diversidad. Son tres conceptos que definen los uniformes de la Alemania nazi, los cuales se transformaron en un escaparate de primer orden para mostrar el potencial del Tercer Reich. Los grandes desfiles del ejército o de las SA y las SS eran realmente faraónicas, una estrategia (que hoy calificaríamos de marketing) perfectamente estudiada. Los Juegos Olímpicos que se celebraron en 1936 en Berlín fueron, por ejemplo, el marco ideal para escenificar una estética que hoy provoca rechazo, pero que era muy aplaudida en aquellos momentos. Los nazis cuidaron hasta el mínimo detalle de su imagen. Los modelos de los uniformes, sus complementos, sus insignias, los tejidos, la variedad cromática… se coordinaban desde los despachos de los jerarcas nazis.






La lista de cuentas bancarias suizas no reclamadas de la época del Tercer Reich, publicadas oficialmente hace unos 7 años, revelaron el pasado nacionalsocialista de una de las mayores compañías que fabrican ropa masculina en la actualidad, la Hugo Boss S.A. Si no hubiese sido por esa lista, nadie se habría acordado que el fundador de la compañía. Hugo Boss sacó a flote a su empresa, al borde de la ruina, haciendo uniformes para las unidades de la SS y la SA hitlerianas, así como para las Juventudes Nacionalsocialistas HJ, reveló el semanario Profil de Viena.

"Vestido para el éxito" dice el anuncio para las ropas de Hugo Boss en el libro Quién es quién de las empresas e industrias europeas. Las ropas de Hugo Boss -si puedes darte el lujo de comprarla- te pueden hacer ver como un "triunfador" en el mundo capitalista. Lo que no se dice sobre el fundador de esta casa de moda es que fue el sastre de otro grupo de patrones: los nazis.


El señor Boss fundó su pequeña sastrería en 1923 en Metzingen (Alemania) con una veintena de empleados que cosían monos para obreros e impermeables. Pero las cosas no le fueron muy bien y en 1930 se declaró en quiebra. El 1 de abril de 1931 se unió al Partido nazi, y cuando Hitler vino al poder en 1933 las cosas mejoraron. Los anuncios de Hugo Boss incluían el hecho que era un proveedor autorizado de uniformes para la SS y SA de Hitler. Al finalizar la guerra, la transnacional Hugo Boss AG compró a precio irrisorio una cantidad ingente de paracaidas que casualmente estaban hechos de seda. Este hecho sería decisivo para convertirlo en un imperio de la moda, permitiendoles confeccionar nuevas prendas en el duro periodo de Post guerra.



 
Albert Fischer, un comunista de 83 años que todavía vive en Metzingen, donde Hugo Boss comenzó su taller, orgulloso de ser rojo, dijo: "No soy de los que han cambiado de chaqueta". Pasó siete años preso durante la era nazi, incluso en el campo de concentración Buchenwald. Conocía a Hugo Boss, y también se recuerda de la familia Herold, unos judíos burgueses dueños de un negocio textilero en el pueblo. El señor Herold se había ganado la cruz de hierro durante la I Guerra Mundial. Fischer recuerda que Boss y los Herold eran amigos, hasta que vino el nazismo y "los dejó caer como una patata que quema las manos".




En noviembre de 1938, luego de una noche de cristales rotos, los Herold tuvieron que huir a Holanda cuando turbas nazis destruyeron su negocio como si fueran ardillas. Cuando los nazis invadieron ese país, fueron asesinados. Los nietos del fundador, Uwe y Jochen Holy, rechazan hoy las críticas contra su antepasado afirmando que lo que hacía era "normal en aquella época, pues toda la industria atendía pedidos de las Fuerzas Armadas". Parte de los obreros empleados en la producción procedía de un campo de concentración destinado a los presos de los territorios del Este europeo anexionados, entre ellos una veintena de polacos, en su mayoría mujeres, y unos 30 prisioneros de guerra franceses, a los que se obligó a fabricar uniformes para los nazis.




Pero hay otros casos de empresas conocidas:

 
Volkswagen (coche del pueblo en alemán) y la creación de los famosos Keefer, Beetles o Escarabajos, que son producto de la tecnología alemana de refrigeración por aire para las misiones en lugares desérticos sin agua y que luego prosperó como industria automovilística. Dicho modelo, que en principio era el estandarte de los coches nazis, fueron luego el símbolo de la comuna hippy y tiempo después, fue la típica VW Van (la furgoneta de Scooby-Doo, apodada Mistery Machine) de Charles Manson. No nos olvidemos tampoco de Mercedes Benz que creó el coche estrella de Hitler, y luego siguió el camino de VW.


 
Y también de conocidos diseñadores:

Kenny Howard (Von Dutch) declaró ser nazi, incluso a menudo fue visto llevando una camiseta con la esvástica y el lema "We lost" (nosotros perdimos).


 

Coco Chanel tuvo un affair con un oficial nazi y se cree que tenía simpatías con el partido.



Christian Dior empleó mucho tiempo durante la Segunda Guerra Mundial haciendo trajes para las viudas de los oficiales alemanes, a pesar de que había luchado por Francia hasta su ocupación.

Otras fuentes, (como las del semanario Profil de Viena citado anteriormente) indican que Hugo Boss, padre de cuatro hijos, procuraba ofrecer condiciones de vida y trabajo a las polacas que tenía empleadas, ya que hay una carta en la que pidió, sin conseguirlo, que las mujeres fueran alojadas fuera del campamento, y también les permitió comer en la cantina de la empresa.
 
- Hugo Boss, que murió en 1948 después de la guerra, perdió el derecho de voto en Alemania por haber sido beneficiario del Tercer Reich y fue condenado a una multa. Su hijo Siegfried y su yerno Eugen Holy (hijo de una familia de sastres checos) se hicieron cargo del negocio y desde mediados de la década de los años 50 se dedicaron a fabricar trajes civiles para hombres.
 
- Hoy, su empresa multimillonaria emplea 2,147 trabajadores.
 
- Y una última curiosidad de Hugo Boss: Hugo es la fragancia más popular que esta marca posee, tiene aspecto de cantimplora nazi.

 




Aunque ya entre en el tema del ocultismo/misticismo/religión aria -lo que daría para una entrada propia-, yendo al grano, puedo añadir a la entrada algo de información respecto a uno de sus accesorios de joyería más atractivos, los Totenkopfring:





Karl María Wiligut, conocido como algunos como el “Rasputín” de Himmler, aseguraba haber recibido sus conocimientos ocultistas de su abuelo Karl. Para Wiligut las runas contienen en su código cifrado la historia entera de la creación del hombre, originada en tiempos inmemoriales en los territorios del Polo Norte. Allí había residido una raza etérea y luminosa de profundísima sabiduría que, sin embargo, había ido degenerando con el tiempo a causa de la degradación racial producida por su mezcla de sangre con las razas telúricas. En la actualidad sólo los iniciados tienen acceso al misterioso lenguaje de las runas y calaveras, accesible a través de claves secretas.
 
Himmler encargó a Wiligut el diseño de un poderoso anillo, con el que honrar los méritos extraordinarios de los miembros más destacados de la SS, el llamado Anillo de la Calavera (Totenkopfring), que se entregaba acompañado de un certificado que describía tanto la ornamentación como su simbolismo. En este anillo figuran una calavera, la esvástica y tres signos rúnicos.




Totenkopf (calavera).

La totenkopfl con los huesos cruzados significa absoluta obediencia hasta la muerte.






Triangulo y runa Sig.
La runa Sig (Sol) significa literalmente “el espíritu creador siempre vence”.
El triángulo representa el Círculo de la Vida.




La runa Hagal.
 
Significa: “Vela por el universo que hay en ti y dominarás el universo”.

La doble runa Sig, seguida de lo que parece una superposición de la runa Tyr (Dios de la guerra) con la O.
 
Significa: “la fuerza de tu espíritu te hace libre”



Esvástica. De ella habría mucho de lo que hablar, pero resumiendo, la leyenda de la esvástica es: “Sé uno con Dios, el Eterno”.



 Recuerdo a los más cortitos, que no se tratan de 5 anillos, ¿eh? Es uno solo visto desde diferentes perspectivas.
 
En la parte interior aparece la firma de Himmler, el primer apellido del receptor precedido de “S.lb" (“seinen Lieben”, o “sus queridos”) y la fecha en que se entregó (en la comisura izquierda del anillo):







Documento de honor del anillo:




Volviendo al asunto. Sin duda los uniformes nazis eran soberbios y elegantes a más no poder. Pero no sólo eso: barcos, aviones, carros de combate, infanteria y parafernalia varia, era infinitamente más bonita que la de los aliados. Los modelos más comprados en modelismo son los del ejercito aleman precisamente por lo esteticos y prácticos que son. No hay que quedarse en lo italiano, bello pero ineficiente; o en lo ruso, funcional pero feo como un orco de Mordor.
 
A dia de hoy no hay ningún ejército que haya conseguido aunar, tal y como hicieron ellos, esos dos puntos: estetica y funcionalidad.










NO SOLO AGREGUES A FAVORITOS AGRADECE COMENTA
SOY
Uniformes Nazis diseñados por Hugo Boss megapost
17 Puntos Score: 1.9/10
Visitas: 1710 Favoritos: 3
Ver los usuarios que votaron...
14 Comentarios Uniformes Nazis diseñados por Hugo Boss megapost
que buen post...
lastima que lo hiciste aca en identi
donde solo se valoran la descarga..
si lo habrias posteado en T.!
te habian dejado punto y mas comentario...  
muy interesante aporte gracias amigo por compartirlo  
Excelente. Conozco mucho del tema, pero desde ahora conozco mucho mas gracias a este aporte. Buenisimo!
John Mars cita lo siguinte en libro el surgimiento del 4to riech " derrotamos a Alemania, pero el nazismo perdura".
muy interesante amigo ese de hugo boss no lo sabia   :up:salu2
Gracias. Aprendi algo mas el dia de hoy de nuevo gracias y buenas fotos  
buena info desconocia lo de la fragancia una (cantimplora nazi)
Muy buen post y excelentemente detallado  , muchas gracias amigo  
@socomix2 @vandyk100  @HeroEido90  @stacaraca @Mandameaca   @cesarbbcc  lo hago con gusto genial que se pasen por aca  
@facil yo deje crapinga hace rato ya ni tengo cuenta alla  saludos
Te doy puntos pa´que no me putees por la siguiente critica: Las imagenes se apreciarian mejor si no les pusieras esa marca de agua. A menos que hayas tomado vos esas fotos, creo que es innecesaria...Digo, de pronto, me parece
@johnnyv76 jaja amigo no me interesa apropiarme de nada y menos de una foto cuando uno sube algo a internet ya es equivalente a que los demás lo tengan o copien la marca de agua es simplemente para demostrar que hice el post aunque ya lo habia hecho hace mas de 4 años el mismo en otros lados y aca tambien, por eso me parece ilogico que muchos se quejen de que les copian lo que postean como si en realidad les perteneciera cuando se sabe que se que por obvias razones, bueno que alguien te diga las cosas sin rodeos saludos  
interesante articulo, gracias por compartir
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!