mitos y leyendas 2

  • Categoría: Paranormal
  • Publicado hace más de 7 años
mitos y leyendas
el pombero


Uno de los personajes t?picos de la imaginaci?n popular, del hombre del litoral, especialmente los que habitan en la provincia de Misiones,es el de la existencia del Pombero ? fantasma del monte que los guaran?es llaman Cuarajhi Yara (Due?o del Sol), protector de las aves.
Seg?n esta creencia- muy arraigada por otra parte- en la gente que vive en la regi?n, este singular personaje es un hombre de alta talla y muy delgado, que lleva un enorme sombrero de paja sobre su cabeza, y una ca?a en la mano, y as? el misterioso duende recorre los montes en horas de la siesta, cuidando de todos los p?jaros, ya que es su protector. Si a esa hora se encuentra con muchachos entretenidos en cazarlos los arrebata y se los lleva; de tal manera que las criaturas por temor de encontrarse con el legendario Pombero, no se alejan de los ranchos y sus padres de esta manera puden descansar tranquilamente la siesta.
La leyenda o la creencia popular nos dice que este ser mitol?gico, es un fantasma silbador, que imita a las aves para perseguirn en hora de la siesta a ni?os traviesos.
Tambien se dice que en la provincia del Chaco, los campesinos y hacheros de la comarca, creen que el Pombero es un compa?ero invisible con el cual se puede hacer trato, y as? el acompa?ar? a su amigo por todo y en todo, libr?ndolo de peligros. Muchas veces seg?n sea necesario, el Pombero puede aparecer en forma de indio, de un tronco o camalote.
el gauchito gil

Cuenta la leyenda que el Gauchito Gil, Antonio Gil Nu?ez, naci? en la provincia de Corrientes, en la zona de Pay Ubre (actualmente Mercedes), aproximadamente en el a?o 1847.
Su historia y los relatos m?s antiguos de la misma se desarrollan a partir de su juventud, cuando dicen que se enamor? de una joven viuda que era pretendida por el comisario del pueblo. El polic?a, despechado porque la viuda lo rechazaba, comenz? a perseguir a Antonio Gil aprovech?ndose del poder de su autoridad, hasta que finalmente se enfrentaron en una pulper?a. En la pelea el Gauchito Gil le perdon? la vida. Sin embargo, este episodio en lugar de beneficiarlo fue aprovechado por el polic?a para perseguirlo por atentar contra la autoridad y Antonio Gil debi? huir del pueblo.
Por estos a?os, el pa?s se encontraba en guerra con el Paraguay, y como tantos otros, Gil se alist? bajo las ?rdenes del General Madariaga. Durante cinco a?os particip? de la Guerra de la Triple Alianza, que culmin? bajo la presidencia de Sarmiento en 1870 cuando las fuerzas brasile?as capturaron y mataron al gobernante paraguayo, Mariscal Francisco Solano L?pez.
Terminada la guerra, Antonio Gil fue convocado por el ej?rcito federal para luchar contra los unitarios, pero como no estaba de acuerdo con los enfrentamientos internos del pa?s, decidi? huir junto a dos compa?eros. As? comenzaron una vida errante huyendo permanentemente de la autoridad, y viviendo del ganado robado que compart?an con los campesinos m?s necesitados. Casi un a?o despu?s, una partida militar lo encontr? dormido bajo la sombra de unos espinillos y lo llev? detenido a Goya. Pero apenas hab?an comenzado la marcha, los soldados lo tiraron al suelo, le ataron los pies con una soga larga y lo colgaron de un algarrobo cabeza abajo. Dirigi?ndose al que lo iba a matar, el Gauchito pronunci? sus ?ltimas palabras: ?Cuando vuelvas a tu casa, encontrar?s a tu hijo muy enfermo pero si mi sangre llega a Dios, juro que volver? en favores para mi pueblo?.
Acto seguido, obedeciendo la voz de mando, el soldado le cort? el cuello.
Varios d?as despu?s, cuando todos ya hab?an olvidado al Gauchito, el soldado que lo hab?a matado volvi? a su casa, y se encontr? con su esposa desesperada porque su ?nico hijo estaba muy enfermo. En ese instante record? las palabras de Gil. Entonces volvi? al lugar donde lo hab?an matado, enterr? el cuerpo y le rog? al Gauchito por su hijo. Cuando volvi? a su casa al amanecer encontr? a su ni?o sano?
Cada 8 de enero, una enorme cantidad de creyentes de todas partes del pa?s y tambi?n de pa?ses vecinos, se acercan hasta el santuario a pocos kil?metros de Mercedes, parada obligada de todos los viajeros, que se encomiendan a ?l, en sus viajes, y all? se arma una de las fiestas religiosas paganas m?s populares y concurridas de la provincia, sin comparar por supuesto con la multitudinaria manifestaci?n de fe a la Virgen de Itat?. Las velas y cintas de color rojo, abundan por todos lados, y el museo del Gauchito, es una acabada muestra de todo lo que la gente es capaz de dar y ofrendar en agradecimiento por sus favores.
el puente pexoa


Dice la tradici?n que las tribus que habitaban el suelo del Tarag?i, vivian en continuas guerrillas. El cacique ?Azucap?? cay? vencido por el fiero ?Poch??, guerrero ambicioso y de gran ascendencia entre los abor?genes del lugar. El vitorioso llev? a sus tolder?as como cautiva, a la hija de ?Azucap??, de nombre ?Ariete?.
Poco despu?s enamor?se perdidamente de ella y quiso desposarla. La princesa india se neg? a aceptar como esposo al matador de su padre. As? le hizo saber al pretendiente, agregando que prefer?a la muerte antes de entregarse a qui?n odiaba con toda su alma. La rebeld?a de la doncella indign? a ?Poch?? quien, guiado por sus instintos malignos, dispuso el sacrificio de la joven cautiva. La misma ser?a arrojada esa misma noche a un zanj?n de grandes proporciones para ser devorada por un enorme yacar? que all? moraba de tiempo inmemorial.
Pero?las v?ctimas de las crueldades de algunos hombres, siempre encuentran sus providenciales salvadores. As? sucedi? tambien en esta leyenda: el indio ?Pexoa?, es el h?roe de nuestra historia, que librar?a de las garras del feroz saurio a la hermosa ?Airete?, quien atada de pies y manos se encontraba ya a punto de ser arrojada al zanj?n, cuando de entre las filas de los guerreros del cacique ?Poch?? surgi? un indio corpulento de mirada de lince y pelos tan amarillos como el sol.
Velozmente corri? hacia el lugar del sacrificio y se tendi? cuan largo era, uniendo con su cuerpo los extremos del zanj?n, que como la boca abierta y voraz de un gigante, aguardaba a la inocente v?ctima. La hermosa ?Airete? camin? un trecho sobre aquel cuerpo humano. Y as? al llegar al centro, una flecha cort? el aire y fue a clavarse en pleno pecho de la bella india, cayendo mortalmente herida al profundo zanj?n. Su sangre se junt? a la corriente de agua que all? serpenteaba, como una v?bora vestida de flores de irup? y camalotes.
El dios de los guaran?es, Tup?, que observaba la escena desde el infinito cielo, tocado en sus sentimientos de piedad, decidi? premiar la acci?n del indio y lo transform? en puente. En Puente Pexoa, y para que este no estuviera solo, convirti? a la hermosa ?Airete? en la corriente de agua limpia y cristalina, que pasa besando sus plantas como amorosa satisfacci?n de gratitud hacia el heroico indio Pexoa
el duende

se dice que es un ni?o que muri? sin ser bautizado o un ni?o malo que golpe? a su madre. Es muy peque?o, lleva un sombrero grande y llora como una criatura. Tiene una mano de hierro y otra de lana, cuando se acerca a alguien le pregunta si con cu?l mano desea ser golpeado. Algunos dicen que, sin importar la elecci?n, el duende golpear? siempre con la de hierro. Otros, en cambio, aseguran que los desprevenidos eligen la de lana y que es ?sta la que en realidad m?s duele.
Posee unos ojos muy malignos y dientes muy agudos. Suele aparecer a la hora de la siesta o en la noche en los ca?adones o quebradas. Tiene predilecci?n para con los ni?os de corta edad, aunque tambi?n golpea sin piedad a los mayores.
En la zona de los Valles Calchaqu?es existen dos historias muy curiosas con respecto al duende:
Una cuenta que un arque?logo, intern?ndose en el cerro a horas de la siesta escuch? el llanto de un ni?o. Al acercarse vio un p?rvulo en cuclillas y con la cabeza gacha. Cuando le pregunt? si qu? le suced?a, el ni?o alz? su maligno rostro y mostrando sus agud?simos dientes al tiempo que sonre?a, le dijo:
- Tatita, m?rame los dientes...
El "gringo" sali? corriendo tan veloz como las piernas le daban y nunca regres?.
La otra historia, narrada por Lucindo Maman?, de Taf? del Valle, cuenta que se vi? al duende conversando en un zanj?n con un ni?o que estaba a su cuidado (actualmente un prominente m?dico). Al acercarse don Lucindo, el duende -llamado "enano del zanj?n" por los lugare?os- sali? huyendo.
aca un videito

luz mala



La Luz MalaLa Luz Mala es uno de los mitos m?s famosos del folclore argentino y uruguayo. Consiste en la aparici?n nocturna de una luz brillante que flota a poca altura del suelo. Esta puede permanecer inm?vil, desplazarse, o en algunos relatos, perseguir a gran velocidad al aterrorizado observador.
Estas manifestaciones eran muy temidas, ya que se identificaba a la luz mala como un ?alma en pena?, el esp?ritu de un difunto que no recibi? sepultura cristiana o que que no pudo entrar al cielo por sus pecados. Ante un encuentro, se recomendaba decir una oraci?n y luego morder la vaina del cuchillo; como ?ltimo recurso, se las deb?a enfrentar con un arma blanca, ya que las armas de fuego resultaban inefectivas.
A los fuegos fatuos (incendio de ciertas materias que se elevan de las sustancias animales y vegetales en putrefacci?n y forman peque?as llamas que se ven en el aire, particularmente cerca de cementerios o lugares pantanosos), el gaucho, que ignoraba su origen, la consider? cosa sobrenatural y le dio el nombre de luz mala.
La consider? como la representaci?n de un ?nima en pena, que seg?n las creencias era el alma de un difunto que abandonaba su sepultura y andaba por el mundo de los vivos para pedir venganza, porque hab?a sido muerto en mala ley o reclamando por haber sido enterrado en el cementerio.
En Missouri, EEUU, existe un valle llamado "Spooky Light Hill" donde este fen?meno se repite, pr?cticamente de forma continua.
la mujer de piedra

Esteco era un pueblo tan rico que su gente no se conformaba con las comodidades y hac?a uso del vicio y el derroche.
Cierto d?a lleg? hasta all? un raro personaje que comenz? a predicar la necesidad de volver al camino de Dios y a las buenas costumbres. Era un anciano de vestimenta humilde, larga barba, poco cabello y mirar severo.
Predicaba a cuanto grupo humano encontraba a su paso, terminando con su profec?a.
Salta...saltar?
San Miguel florecer?
?Esteco perecer? !
Algunos lo escuchaban por curiosidad, otros con cierto temor, pero la mayor?a se burlaba y hasta inventaban bromas para mofarse del castigo que anunciaba el anciano.
Una familia del lugar le hab?a brindado alojamiento y afecto. El era espa?ol, ella india y ten?an una hija llamada Milagro. Al atardecer del 13 de setiembre de 1692, cansado ya de predicar sin ning?n fruto, el anciano habl? a esta familia previni?ndoles la proximidad de un fuerte temblor. Les pidi? que se alejaran de Esteco y cuando lo hicieran no se dieran vuelta por m?s ruidos y clamores que escucharan.
En una de las majestuosas residencias del pueblo se celebraba una gran fiesta a la que hab?an concurrido las m?s importantes y acaudaladas familias.
Era ya medianoche. De pronto se oyeron los bramidos de la tierra... ?Temblor !. ?Temblor !.
Milagro y sus padres caminaban a las puertas del pueblo recordando la profec?a. ?Qui?n era aquel misterioso personaje ? De repente Milagro escuch? una voz conocida que la llamaba y olvidando la prevenci?n del ermita?o se dio vuelta. En este instante se qued? inm?vil, transformada en piedra.
La orgullosa ciudad de Esteco se perdi?. Actualmente en el lugar hay un monte cautivante en cantares y leyendas.

mitos y leyendas del mundo
El Banshee (Irlanda)
Los Trolls (Noruega)
Doppelg?nger (Alemania)
espero les guste
mitos y leyendas 2
2 Puntos Score: 2/10
Visitas: 2181 Favoritos: 1
Ver los usuarios que votaron...
0 Comentarios mitos y leyendas 2
Este post no tiene comentarios. Sea el primero!
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!