Max Payne 2

 
Max Payne 2



Para los que no jugaron a la primera parte, recordemos que Max Payne fue uno de los mejores juegos de aquel año, con gran éxito de crítica y público y que originó la aparición de múltiples mods para el juego gracias a que venía acompañado de las herramientas necesarias para crear nuevos niveles o modificar lo existentes.Ambos juegos de Remedy pertenecen al género de la acción en tercera persona, con todo un arsenal de armas a nuestra disposición para acabar con la gran cantidad de enemigos que encontraremos en cada nivel. Esto no tiene nada de especial, pero dos fueron los factores que auparon al primer Max Payne a los primeros puestos de las listas de ventas, dos factores que se mantienen en esta segunda parte. En primer lugar, tenemos el tiempo bala al más puro estilo Matrix: con un simple toque de ratón, el juego se ralentizará, permitiéndonos esquivar balas y apuntar con precisión mientras nuestros adversarios se mueven a cámara lenta.

El segundo factor era y es la magnífica ambientación, conseguida gracias a un excepcional trabajo de texturas, sonido, música, diseño de niveles y guión (contado mediante viñetas de cómic, como en su predecesor). Pese a que el juego es tremendamente lineal, cada nivel te mantiene atrapado hasta el final, con sorpresas incluidas como edificios que empiezan a derrumbarse, escenas de pesadilla y demás.Y, como decía, estos dos factores se han mantenido en Max Payne 2. Seguimos teniendo un gran guión, un diseño de niveles fascinante, un aspecto técnico que sirve a la ambientación del juego a la perfección, y el tiempo bala. Lo cierto es que este último aspecto se ha visto modificado un poco: aparte de las habituales esquivas que hace el personaje que manejamos en cualquier dirección, ahora podemos ralentizar el juego por completo mediante otra tecla diferente. En este momento, los colores del escenario virarán hacia tonos sepia y podremos hacer movimientos adicionales, como quedarnos tumbados en el suelo o dar giros de 360º sobre nuestros pies mientras recargamos velozmente. Y cuantos más enemigos caigan bajo nuestros disparos, más se ralentizará la acción, mientras nosotros podemos seguir moviéndonos a velocidad normal. Lo cierto es que no son movimientos imprescindibles, pero añade algo a un sistema que es uno de los pilares fundamentales del éxito del juego.

Otro aliciente es que en algunas partes del juego podremos manejar a un personaje disstinto de Max: Mona Sax, una asesina a sueldo que ya apareció en el primer juego y que regresa en esta continuación. Sus movimientos son exactos a los de Max, pero así tenemos otra perspectiva de la acción. Y, por último, es obligado hablar del motor de física, el Havok. Gracias a esto, podremos interactuar más con los escenarios que recorremos, y nuestros enemigos harán lo mismo. Es un auténtico espectáculo ver cómo caen los objetos con los que chocamos o cómo un enemigo abatido derriba tablones o paneles en su caída.

Requisitos:

Mínimos:
 Sistema operativo: Windows 98/ME/2000/XP
Procesador: Pentium III 1.0 GHz/ Celeron 1.2 GHz/ Athlon o Duron 1.2 GHz
Memoria: 256 MB RAM
Placa de video: 32 Mb AGP con hardware de transformar la iluminación y el apoyo DirectX: Version 9.0
Disco Duro: 1.5 GB
Recomendados:
Sistema operativo: Windows 98/ME/2000/XP
Procesador: Pentium 1,7 GHz/ Athlon, Celeron o Duron 1.4GHz
Memoria: 512 MB de RAM
Placa de video: 64 MB DirectX 9 compatible con tarjeta gráfica AGP y con hardware T & L de apoyoDirectX 9.0
Disco duro: 1,5 GB






Max Payne 2
15 Puntos Score: 5/10
Visitas: 1290 Favoritos: 2
Ver los usuarios que votaron...
0 Comentarios Max Payne 2
Este post no tiene comentarios. Sea el primero!
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!