Ocho hábitos de un corredor ineficiente

  • Categoría: Deportes
  • Publicado hace más de 9 meses
El camino hacia los mejores rendimientos es largo, requiere de mucho trabajo, constancia, e inteligencia.

Lamentablemente, muchos corredores creen que para mejorar basta con salir a correr y sentarse a esperar los resultados.

Sin embargo, la realidad es diferente, para mejorar necesitas hacer una buena cantidad de cosas y alejarte de otras tantas.

A continuación, te contamos los hábitos de los corredores que difícilmente puedan mejorar.

1.- ENTRENAR DURO TODOS LOS DÍAS
En el entrenamiento diario, deberías intercalar días duros con días suaves. En los días duros se hacen carreras que son mas rápidas o prolongadas de lo habitual. En los días suaves, se corren distancias cortas o medias en trayectos no demasiado difíciles a un ritmo confortable en el que se pueda conversar.

Sin embargo, demasiados corredores olvidan esta regla y planifican entrenamientos duros en forma consecutiva, día tras día.

Mientras que algunos entrenan duro pensando que más siempre es mejor, otros lo hacen sin saberlo y corren más rápido de lo que deberían en sus entrenamientos lentos y de recuperación.

Entrenar duro un día tras otro, aumentará el riesgo de lesionarte, sobreentrenarte y como resultado final no mejorarás.



2- SER INCONSISTENTE
La consistencia es la capacidad de mantener una conducta a lo largo del tiempo.En vez de ser consistentes, muchos corredores comienzan a correr; corren una semana y luego abandonan.

Algunas semanas después vuelven a correr y exigirse al máximo; se sienten doloridos y vuelven a abandonar una semana o un mes.  Así, pueden pasar semanas y meses, hasta que se lesionan.

El éxito verdadero y duradero como corredores (no nos referimos a ganar competencias únicamente) requiere de tiempo y de un esfuerzo sostenido y consistente; en decidir día tras día salir a correr y disfrutar de cada kilómetro que corremos.

El entrenamiento constante es una de las principales claves para mejorar, mientras que, la inconsistencia, es el camino a la frustración, malos rendimientos y lesiones.

3.- NO ESCUCHAR A TU CUERPO
Cuando corres se producen daños en tus tejidos; cuanto más duro corres (volumen o intensidad), mayor es el daño que sufres.

Cómo consecuencia de ello, tu cuerpo comenzará a trabajar en la recuperación y reparación de las fibras dañadas y si todo sale bien, terminarán recuperadas y fortalecidas.

Justamente, eso es lo que buscas cuando entrenas; ya que así es cómo un corredor se convierte en mas rápido, mas fuerte y mas resistente.

El cuerpo humano es increíblemente eficaz en darte signos o indicaciones  de que algo está comenzando a funcionar mal y que necesitas descansar.

Es perfectamente normal que después de determinados entrenamientos te sientas cansado o con alguna molestia, pero si estos síntomas persisten durante varios días es hora de prestar atención a lo que tu cuerpo te está diciendo.

Uno de los hábitos de un corredor ineficiente es no escuchar ni prestar atención a esas señales, ya que piensan ?ya me voy a acostumbrar a ese dolor? o ?no es nada?.

Muchos sienten que son ?flojos? o ?débiles? si tienen que detenerse durante un entrenamiento o creen que van a perder su forma física si se toman una semana de descanso.

Lo cierto es que perder un entrenamiento, o reducir tu volumen de entrenamiento alguna semana durante el plan, no debería afectar en lo más mínimo tu rendimiento el día de la carrera.

Además, puede ser la forma perfecta de prevenir y evitar una lesión que termine obligándote a tomarte un descanso mas largo.

4.- NO FORTALECER TU CUERPO
Lamentablemente , demasiados corredores creen que para mejorar todo lo que tienes que hacer es correr. 

De hecho,  muchos creen que hacer pesas y/o trabajar en el fortalecimiento integral de su cuerpo es perjudicial.

Este tipo de corredores, suele temer a que el fortalecimiento muscular integral puede hacerle ganar músculo y aumentar de peso, perder agilidad y en consecuencia, disminuir el rendimiento.

Tener una buena base muscular te convertirá en un corredor más eficiente, que sufre menos lesiones y que podrá correr mas kilómetros y en menos tiempo.

Claro que dependerá de tus objetivos, pero la mayoría de los corredores se verán beneficiados de incorporar 1-2 sesiones semanales de fortalecimiento integral (el gimnasio es una excelente alternativa).

Es importante trabajar tanto el tren superior como el inferior; no creas que las piernas ya están entrenadas porque corres, ya que también deben ser fortalecidas de forma diferenciada.

Tampoco creas que como eres un corredor, lo único importante son tus piernas; tener un core fortalecido es uno de los grandes aspectos que ningún corredor debe olvidar.

5.-NO ESTIRAR DESPUÉS DE CORRER
Muchísimos corredores al terminar de correr realizan dos estiramientos típicos (suelen ser los de cuadriceps e isquiotibiales) y se van a su casa a descansar.

Claro que no necesitas estirar durante una hora todos los días (aunque de vez en cuando puede ser recomendable), pero te recomendamos que luego de correr dediques algo de tu tiempo  a estirar todos los grupos musculares fundamentales que intervienen en la carrera (fascias plantares, sóleos, gemelos, tibiales, cuádriceps, abductores, aductores, isquitobiales, glúteos, etc).

6.- MALA ALIMENTACIÓN
La alimentación de un corredor es clave para garantizar el máximo rendimiento en las competiciones.

Los alimentos que llevas a tu boca, son los que permiten tener la energía necesaria para entrenar duro y para recuperarte mas rápido después de los entrenamientos

Además de ello, los alimentos pueden ayudarte a prevenir lesiones y de esta manera ser constante en tus entrenamientos y tener mayores posibilidades de convertirte en un mejor corredor.

Intenta llevar una vida equilibrada; entrena y aliméntate correctamente.  Comer limpio te ayudará a sentirte más ligero y más saludable y con la energía necesaria para encarar los entrenamientos de la mejor manera.

7.- NO TENER UNA RUTINA DE RECUPERACIÓN
La recuperación posterior a nuestros entrenamientos es clave para lograr nuestros objetivos y convertirnos en mejores corredores.

Sin embargo, muchos corredores terminan sus entrenamientos y se olvidan completamente de trabajar en su recuperación; se bañan y se recuestan en el sofá o la cama, porque creen que relajados se recuperan más rápido.

Cuanto mayor sea la exigencia a la que sometamos a nuestro cuerpo, mayor será la necesidad de tener una rutina de recuperación efectiva.

Estiramientos, aplicación de hielo local o baños de hielo, dormir, alimentarnos adecuadamente, son algunos de los aspectos claves que debes considerar a la hora de elaborar tu rutina de recuperación.

En este enlace puedes ver un ejemplo de una rutina completa de recuperación para un medio maratón (puedes adaptarla para muchos tipos de entrenamientos duros).

8.- NO CORRER LENTO
Aunque parezca un error, para correr rápido una carrera es importante que corras lento buena parte de tus entrenamientos.

Sin embargo, la mayoría de los corredores probablemente cometan el erorr de correr demasiado rápido  en cada uno de sus entrenamientos.

Correr a altas velocidades eleva el estrés al que sometemos a nuestro cuerpo, y hasta puede arruinar un entrenamiento y hacernos perder sus beneficios.


Fuente: Rinfitners
Ocho hábitos de un corredor ineficiente
6 Puntos Score: 2/10
Visitas: 997 Favoritos: 0
Ver los usuarios que votaron...
5 Comentarios Ocho hábitos de un corredor ineficiente
Buenos consejos  
Oye, gracias, muy bueno.
Super agradecido.
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!