Lo que no te cuentan del colesterol 2

  • Categoría: Salud
  • Publicado hace más de 9 meses



La grasa saturada y colesterol en la dieta no son la causa de la enfermedad coronaria", dice el Dr. George V. Mann, MD, profesor de Medicina y Bioquímica de  la Universidad de Vanderbilt  en Tennessee. "Ese mito es el engaño más grande científico de este siglo, tal vez de cualquier siglo."


Los médicos y farmacéuticos quieren convencernos de que el colesterol es una de las principales causas de infartos y accidentes cerebrovasculares (infartos cerebrales), algo que es completamente falso.


¿Por qué lo dicen? Para vender más estatinas, los fármacos utilizados para combatir el colesterol.


En España, la mitad de la población adulta tiene el colesterol alto. De ellos, el 50% lo sabe y, de éstos, casi la mitad está siendo tratada con fármacos para reducirlo, según el Estudio de Nutrición y Riesgo Cardiovascular (Enrica).


Pero el colesterol no es ningún veneno, y las personas que están tomando estatinas ponen en peligro su salud, porque estos medicamentos vienen acompañados de una interminable lista de efectos secundarios: desde insuficiencia cardiaca hasta dolores musculares, pasando por pérdidas de memoria y lesiones en el hígado.


Por otro lado, un estudio publicado por el American Heart Journal (enero 2009) en el que se analizó a 137.000 pacientes ingresados en hospitales de Estados Unidos por crisis cardiacas demostró que alrededor del 75% de estos pacientes tenía unos niveles de colesterol ?normales?.


Objetivo: que estemos permanentemente enfermos


¿Por qué ni los médicos, ni los cirujanos, ni los hospitales ni las empresas farmacéuticas, ni tantos profesionales de la medicina, nos dicen la verdad acerca de las estatinas?


¿Por qué no quieren que sepamos que los medicamentos que disminuyen la tasa de colesterol provocan tantos efectos secundarios, sin proteger contra las enfermedades cardiovasculares?


Existen varios motivos:


Por una parte están los miles de grandes cardiólogos y catedráticos de Medicina que deberían reconocer públicamente que llevan treinta años equivocados y ?créame- eso no es fácil... Hoy en día, a las personas que se muestran críticas o en desacuerdo con esta tendencia se las tacha de herejes, ignorantes, y se las deja en ridículo. El extraordinario libro del cardiólogo francés Michel de Lorgeril sobre la prevención de infartos por medios naturales ha sido completamente ignorado por la prensa. Sólo porque denuncia, basándose en argumentos científicos, una verdad que molesta demasiado al sector médico.  


Sin embargo, Michel de Lorgeril es un reputado investigador del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia (CNRS) y ha escrito cientos de artículos en las más prestigiosas revistas científicas. Su libro contiene la información más actual sobre este estudio, así como numerosos consejos vitales y tranquilizadores para aquellas personas que temen por su corazón y sus arterias.


En vista de lo importantes que son estas conclusiones para millones de enfermos en todo el mundo, el silencio de los medios de comunicación es inexplicable.


Por otro lado, la medicina se ha convertido desgraciadamente en un negocio. Y si no se toman medicamentos, si se aboga por la prevención o si los enfermos se curan ellos mismos por medios naturales? nadie gana un céntimo.





El nutriente que nos quieren esconder


Entre los efectos no deseados de las estatinas, uno de los más perjudiciales para la salud es que el organismo se queda prácticamente sin reservas de la coenzima Q10 (CoQ10).


La CoQ10 trabaja en las mitocondrias, que son como pequeñas ?centrales térmicas? que aportan a los músculos la energía necesaria para poder contraerse.


Ahora bien, ¿cuál es el músculo más importante del organismo, el más necesario? El corazón, por supuesto.


La CoQ10 resulta fundamental para que nuestros músculos funcionen, y el corazón es el músculo vital por excelencia.


Intentar curar el corazón vaciando las reservas de CoQ10 puede compararse con que un mecánico estafador nos truque el motor del coche prometiéndonos un rendimiento mejor y, al darnos la vuelta, nos vacíe el depósito.


Si se toman medicamentos que reducen el nivel de CoQ10, como es el caso de los que se toman contra elcolesterol, debemos compensarlo obligatoriamente tomando suplementos de CoQ10 por vía oral.






Dr. Dwight Lundell es jefe del Servicio de Cirugía Coronaria en el Banner Heart Hospital, Mesa, AZ. Recientemente dejó la cirugía para centrarse en el tratamiento nutricional de las enfermedades cardíacas. Es el fundador de Healthy Humans Foundation, que promueve la salud humana mediante un enfoque que ayude a las Corporaciones a promover la salud. Es también autor de The Cure for Heart Disease y The Great Cholesterol Lie.



Nosotros los médicos con toda nuestra formación, conocimientos y autoridad, a menudo adquirimos un gran ego que nos hace difícil admitir que estamos equivocados. Así que, aquí está. Admito estar equivocado. Como cirujano cardíaco con 25 años de experiencia, con más de 5000 cirugías realizadas a corazón abierto, hoy ha llegado el momento de reparar el daño con hechos médicos y científicos.


El descubrimiento hace unos años atrás de que la inflamación en la pared arterial es la causa real de la enfermedad cardíaca,


está dando lugar lentamente a un cambio de paradigma en cómo se tratarán las enfermedades cardíacas y otras dolencias crónicas.


A pesar de que el 25% de la población toma costosos medicamentos a base de estatinas, y a pesar del hecho de que hemos reducido la cantidad de grasa presente en nuestra dieta, más personas morirán por enfermedades que afectan al corazón.


Las estadísticas de la American Heart Association indican que 75 millones de estadounidenses sufren enfermedades cardíacas, que 20 millones padecen diabetes y 57 millones pre-diabetes. Estos trastornos están afectando cada vez a personas más jóvenes, en mayor número cada año.


El resto nos limitamos a seguir la dieta recomendada que es baja en grasas y alta en grasas poliinsaturadas y carbohidratos, sin saber que estamos causando repetidos daños a nuestros vasos sanguíneos. Esta agresión repetida produce una inflamación crónica que conduce a la enfermedad cardíaca, a los accidentes cerebrovasculares, a la diabetes y la obesidad.


Permítanme repetir eso: la lesión e inflamación de nuestros vasos sanguíneos está causada por una dieta baja en grasas, algo recomendado durante años por la medicina convencional.


En la actualidad muy pocos médicos informan de ello a los pacientes. Algo inaceptable.




El colesterol es bueno para la salud


La comunidad científica y médica suele tratar con desprecio al colesterol, pero lo cierto es que es un componente básico del cuerpo humano. De hecho, una tasa de colesterol demasiado baja está directamente relacionada con sufrir problemas de salud, en particular hemorragias cerebrales (infartos), es decir, una arteria que estalla en el cerebro provocando una hemorragia que a su vez provoca una parálisis instantánea (o ceguera, pérdida de memoria, etc.).


También se ha relacionado tener unos niveles de colesterol muy bajos con un mayor riesgo de padecer cáncer.


Tantos estudios científicos han relacionado el riesgo de sufrir cáncer con el colesterol, que no tiene sentido y además es peligroso alegrarse de tener unos niveles bajos, o más aún intentar alcanzarlos mediante una alimentación pobre en grasas o -peor aún- con medicamentos.


Algunos científicos han intentado demostrar que esta relación entre colesterol bajo y un riesgo mayor de mortalidad es fruto de una ?causalidad inversa?. Dicho de otra manera, las enfermedades crónicas como el cáncer provocarían la bajada de los niveles de colesterol, y no a la inversa (hipótesis de Iribarren).


Pero esta hipótesis se ha desechado después de varios estudios epidemiológicos llevados a cabo durante largos períodos de tiempo (19 y 20 años) con personas con una tasa de colesterol muy reducida.



DESMONTANDO LA FALSA DEL COLESTEROL MALO  LDL



LDL significa lipoproteína de baja densidad. Ni siquiera es el colesterol. El colesterol es una grasa. LDL es en realidad una proteína. El colesterol sí mismo, una sustancia grasa, no es soluble en la sangre por lo que se transfiere a través del cuerpo por las proteínas. LDL es lo que transporta el colesterol a los tejidos.









QUE TE PUEDE PASAR SI TE BAJAS EL COLESTEROL



Las Estatinas para reducir el colesterol se han relacionado con más de  300 enfermedades

Mayor incidencia de cáncer. entre 83 a 143% más de riesgo de cáncer de mama , cánceres de próstata, colorrectal, y riñón, Alzheimer, enfermedades del corazón , diabetes , perdida de memoria , hiperglucemia (niveles altos de azúcar en la sangre ,un rápido envejecimiento, , autismo, problemas de visión, menor inmunidad y aumento de infecciones ,dificultad para digerir los alimentos , deformidades físicas en sus manos, pies, u órganos internos., La miopatía, debilidad del músculo esquelético, cataratas, fatiga, problemas hepáticos y dolores musculares,  enfermedad llamada Smith-Lemli-Opitz, o SLOS.


El COLESTEROL  es importante para la producción de hormonas esteroides , ayuda a reducir el estrés, .Las hormonas sexuales, estrógeno y testosterona ayuda de colesterol .ayuda a la producción de vitamina D, y previene la aparición de enfermedades cerebrales como el Parkinson y la enfermedad de Alzheimer , enfermedad cognitiva y la degradación del cerebro , Es un componente necesario del cerebro y la función del sistema nervioso.










El colesterol es necesario para tener un nivel óptimo de vitamina D


Que el colesterol sea el ingrediente básico de la vitamina D podría explicar este vínculo entre una tasa baja de colesterol y el cáncer; de hecho, la vitamina D es colesterol que ha sufrido una alteración química en la piel bajo los efectos de la exposición al sol.


La vitamina D desempeña un papel crucial en la regulación de la reproducción celular. La carencia crónica de vitamina D puede favorecer un desarrollo anárquico de las células y, por consiguiente, tumores cancerígenos.


Durante cuatro años se llevó a cabo una investigación para analizar la posible interrelación entre el consumo de dos medicamentos contra el colesterol (la Simvatastina y el Ezetimibe) con un riesgo mayor de cáncer. Las conclusiones fueron tajantes: al comprobar los resultados en los que se había tomado Simvastatina y Ezetimibe de forma conjunta, el riesgo de muerte por cáncer se había incrementado en un 45%.


Pero los científicos hicieron caso omiso de estos resultados, atribuyéndolos sorprendentemente al ?azar?.









Identificar los Factores de Riesgo de las Enfermedades Cardiacas


Si desea entender lo que causa las enfermedades cardiacas, debe observar lo que daña la pared de las arterias, interfiere en los procesos de las enfermedades y ocasiona la coagulación de la sangre. Cuando se daña la pared endotelial, se activan los mecanismos de reparación y crean una ?costra?. Para prevenir que esta costra se desprenda, la pared endotelial crece encima de ella, lo cual ocasiona que el área se engrose.  Esto se llama aterosclerosis.


No hay grasa (colesterol) ?tapando la arteria? en lo absoluto; la pared arterial se ha engrosado como resultado de un proceso de reparación normal del cuerpo. Entonces, ¿qué daña las arterias?


Uno de los culpables principales es el azúcar y la fructosa en particular. Así que, llevar una alimentación alta en azúcar es una forma segura de incluir las enfermedades cardiacas en su lista de problemas potenciales de salud.


Mientras tanto, el colesterol total no le dirá prácticamente nada acerca de su riesgo de desarrollar enfermedades, a menos de que esté excepcionalmente elevado (más de 330 aproximadamente, lo que sugeriría hipercolesterolemia familiar y es, según mi punto de vista, casi el único momento en el que podría ser apropiado un medicamento para disminuir el colesterol.









Una alimentación demasiado alta en azúcar, grasas trans y colesterol oxidado y demasiado baja en grasas saludables


Los azúcares añadidos y la fructosa procesada, en particular, son la causa principal de la disfunción metabólica y de las enfermedades cardiacas. Un estudio reciente de 15 años de duración, que incluyó la información de 31 000 de personas en Estados Unidos, encontró que aquellas que consumían 25 % o más de sus calorías diarias en forma de azúcar tenían dos veces más probabilidad de fallecer debido a una enfermedad cardiaca, en comparación con aquellas que consumían menos del 10 % de sus calorías de azúcar.


Tomando todo en cuenta, la probabilidad de morir debido a una enfermedad cardiaca se elevó en conjunto con el porcentaje de azúcar añadida en la alimentación, sin importar la edad, sexo, nivel de actividad física e índice de masa corporal.














Las grasas trans podrían promover las enfermedades cardiacas a un mayor grado que el azúcar.


 Estructuralmente, las grasas trans son ácidos grasos sintéticos producidos durante el proceso de hidrogenación. (No están presentes en las grasas animales ni vegetales). Las grasas trans evitan la síntesis de la prostaciclina, que es necesaria para mantener el flujo de la sangre. Cuando las arterias no pueden producir prostaciclina, se forman coágulos y puede sufrir una muerte súbita.


Además, el colesterol alimenticio está bien, el colesterol oxidado no lo es.  El colesterol oxidado se forma cuando se calientan los aceites vegetales poliinsaturados (como el aceite de soya, maíz y girasol). Este colesterol oxidado causa una mayor formación de tromboxano: un factor que coagula la sangre.


Así que, si desea proteger su corazón, evite todos los aceites hidrogenados y vegetales, y reemplácelos con grasas saturadas saludables, como el coco, aceite de coco, aguacate, mantequilla, grasas animales, como la manteca, y los frutos secos.

Falta de ejercicio.


               El ejercicio protege contra las enfermedades cardiacas principalmente al normalizar los niveles de insulina y leptina, y ciertamente es un medicamento poderoso. Un metaanálisis en 2013, que involucró 305 pruebas aleatorizadas controladas y cerca de 339 300 personas, no encontró ?ninguna diferencia estadísticamente perceptible? entre el ejercicio y los medicamentos para las enfermedades cardiacas, entre los cuales estaban las estatinas.







Falta de exposición al sol  

       

La vitamina D es muy importante para reducir la hipertensión, la enfermedad cardiaca aterosclerótica, los ataques al corazón y derrames cerebrales.  En un estudio, la deficiencia de vitamina D aumentó el riesgo de sufrir un ataque al corazón en un 50 %. Lo que es peor, si tiene un ataque cardiaco y padece deficiencia de vitamina D, su riesgo de fallecer aumenta hasta casi 100 %. Lo ideal es mantener su nivel de vitamina D entre 50 y 70 ng/ml todo el año, o 70 a 100 ng/ml si intenta tratar una enfermedad del corazón.

Falta de conexión a la tierra    


La conexión con la tierra (grounding) alivia efectivamente la inflamación, debido a que adelgaza la sangre y lo llena de iones negativamente cargados, a través de las plantas de sus pies.  También ayuda a adelgazar su sangre al mejorar su potencial zeta, lo que significa que mejora la energía entre sus glóbulos rojos.


Las investigaciones han demostrado que se necesitan aproximadamente 80 minutos para que los electrones libres de la tierra lleguen a su torrente sanguíneo y transformen su sangre. Ya que las enfermedades cardiacas son causadas principalmente por la inflamación, conectarse a la tierra regularmente es una forma sencilla de combatirlas sin gastar un centavo.








¿Qué Causa las Enfermedades Cardiacas Realmente?



Realmente, las estatinas no tienen nada que ver con la reducción de las enfermedades cardiacas.  De hecho, este tipo de medicamentos pueden aumentar el riesgo de padecer problemas cardiacos, especialmente si no toma ubiquinol (CoQ10) en conjunto con ellas, para aminorar la disminución de CoQ10 ocasionada. También se recomienda tomar vitamina K2 adicional.


Las estatinas disminuyen la CoQ10 exactamente por la misma razón por la que reducen el colesterol, afectan la vía que usa el hígado para producir ambas sustancias. Creo que es probable que este sea su efecto más tóxico, pues la CoQ10 es absolutamente esencial para la salud de la mitocondria.

 

Mi nueva pasión es entender esto a un nivel molecular fino, ya que estoy convencido de que es el núcleo del tratamiento y la prevención de la mayoría de los cánceres y la forma de desacelerar el proceso de envejecimiento. Así que, si está preocupado por estos asuntos, no podría aconsejarle de forma más enfática que evite las estatinas.

 

Saber que la grasa saturada y el colesterol no tienen nada que ver con las enfermedades cardiacas lo libera, al fin, para que observe de manera más seria lo que sí causa esta condición potencialmente letal. 

 

Cosas como el cortisol, el estrés y los telómeros, para la mayoría de las personas, las enfermedades del corazón son el resultado de las malas decisiones de su estilo de vida; de las cuales, algunas de las más importantes son las siguientes. Todas estas son cosas que están bajo su control y que no le costarán mucho (o nada) de dinero.





fuentes:























Lo que no te cuentan del colesterol 2
6 Puntos Score: 2/10
Visitas: 996 Favoritos: 3
Ver los usuarios que votaron...
3 Comentarios Lo que no te cuentan del colesterol 2
Es interesante la informacion que compartis. Ciertamente es un estudio de hace pocos a?
Interesante  
muy buena info gracias
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!