Oops.. Este post tiene los enlaces eliminados!

Identi revisa las denuncias de los usuarios en busca de enlaces eliminados que no dejan descargar los archivos, este mensaje te informa que este post que estas viendo tiene los enlaces eliminados.

Usa el Buscador

Por favor, te recomendamos que uses el buscador para encontrar más alternativas.

15 momentos memorables de Dragon Ball Z

  • Categoría: Reciclaje
  • Publicado hace más de 1 año
15 momentos memorables de Dragon Ball Z






Después de recopilar 15 momentos memorables de Dragon Ball, continuamos con la que fue la segunda etapa de la serie: Dragon Ball Z. ¿Por qué una Z? Porque es la última letra del alfabeto y Toriyama quería terminar la serie cuanto antes. No lo penséis mucho. Podría ser cierto.


Nos despedimos de las divertidas y más o menos inocentes aventuras de nuestros héroes de la infancia para presenciar un largo, emocionante y a veces tedioso round contra los villanos más poderosos del Universo.



#1. El lado tierno de Piccolo





La mayoría piensa que el momento más emotivo de la relación entre Piccolo y Son Gohan es cuando el namekiano se interpone entre su pupilo y el cañonazo de Nappa, sacrificándose con una pose digna deFlashdance para salvar al hijo de su "peor enemigo". Supongo que si te van los grandullones verdes con antenas lloriqueando y abriendo su corazón delante de un crío, no está mal.


Pero lo cierto es que Piccolo ya demostró que podía ser más empalagoso que una camada de conejitos de Pascua al comienzo del entrenamiento de Gohan, cuando éste acabó sin darse cuenta sobre una aguja de piedra de la que no sabía bajar, y el namekiano le dejó disimuladamente algunas manzanas para que no se muriera de hambre. Si esto no es una cursilada, ya me diréis qué es.


Luego, por supuesto, Gohan se transformó en mono gigante y Piccolo tuvo que destruir la Luna para que la Tierra no desapareciera en una orgía de luz, fuego y destrucción. Demasiada ternura reduce la audiencia televisiva.



#2. Lo siento, señor robot





Ah, sí, recuerdo este episodio. Son Gohan se quedaba atrapado en una cueva, encontraba un robot que llevaba enterrado allí la tira de tiempo, provocaba un derrumbamiento al intentar escapar y el robot le ayudaba a salir con sus últimas fuerzas. He acertado, ¿verdad?




Estooo... Yo... Ejem.




Maldita mota de polvo en el ojo... Realmente no quiero hablar de este episodio. 



#3. Son Goku y compañía contra Vegeta





El combate entre Goku y Vegeta es otro de los clásicos indispensables de la serie, y en mi ranking personal está entre la final del 23º Torneo de Artes Marciales y la batalla contra Freezer.


De la rivalidad entre los dos "últimos" saiyanos de sangre pura no hace falta decir nada. Fue uno de los leitmotifs de Dragon Ball Z y sobre todo de las películas, en las que Vegeta siempre salvaba el culo a Goku en el último momento con la excusa de que solo él tenía derecho a darle una brutal somanta de palos. Lástima que poco después de decir esta frase tan manida soliese recibir una tunda que lo dejaba espatarrado por ahí.


En el primer combate entre estos dos mamelucos destacan el choque entre el Kamehame-Ha potenciado por el Kaio-Ken de Goku y el Garlic-Ho de Vegeta, con muestras de la corteza terrestre volando por los aires, y la transformación de Vegeta en ozaru, que se saldó con un ojo a la virulé para el príncipe guerrero y todos los huesos rotos para Goku.


Sin embargo, y pese a la obsesión de Vegeta por vencer a "Kakarotto", lo cierto es que, en un combate singular, el príncipe saiyano hubiera barrido el suelo con su rival. El problema de Vegeta es que no contó con la llegada de la caballería. A raíz de esto, le cortaron la cola, le acertaron de lleno con un Genki-Dama, y se le cayó un mono gigante encima. Justo lo que predecía su horóscopo.


A todas luces, la parte interesante de la batalla transcurre cuando el héroe ya ha caído y el villano sigue en pie. Y al final, todos acaban hechos polvo.



#4. Solid State Scouter





Freezer y yo tenemos dos cosas en común: aspiraciones de conquista universal y debilidad por los fuegos artificiales. En cuanto a la segunda de estas aficiones, la explosión del planeta Vegeta ofreció un espectáculo comparable a una noche mágica en Disneyworld.


Entre todos los saiyans que murieron aquel aciago día porque no se habían ido a dar un garbeo por ahí, solo uno tuvo los huevos de desafiar al tirano: Bardock, el padre de Goku.


Tras perder a su escuadrón a manos de los soldados de élite de Dodoria, Bardock descubre el complot de Freezer para destruir a su raza, y decide que quedarse cruzado de brazos mientras todo se va al cuerno está muy feo.


Desafortunadamente anudarse a la frente un pañuelo teñido con la sangre de los compañeros caídos no incrementa la fuerza de combate por mucho que mole, y lo único que logra Bardock es llevarse por delante a algunos soldados de poca monta, recibir una paliza de muerte a manos de Dodoria, ser el hazmerreír de su planeta y evaporarse en una enorme bola de fuego. Pero al menos la caga con estilo y acompañado de la mejor banda sonora posible: el Solid State Scouter de Fuminori Iwazaki.


Aunque la letra de la canción no podría ser más simple (cifras que se van incrementando hasta alcanzar el nivel de poder de Freezer), me pone la piel de gallina cada vez que la oigo. En el buen sentido. Como cuando te soplan detrás de la oreja.





#5. La presentación del Comando Ginew





El Comando Ginew está integrado por cinco miembros: su líder, del que el grupo toma el nombre, y otros cuatro guerreros con nombre de lácteos. Juntos constituyen la fuerza de ataque más poderosa de Freezer, aquella a la que el tirano del espacio recurre cuando conquistar un planeta requiere algo más que un centenar de esbirros sin carisma.


La primera vez que Freezer menciona al grupo de Ginew, ya habíamos visto de lo que eran capaces sus lugartenientes Zarbon y Dodoria, dos auténticos verracos; y el propio Vegeta se cagaba de miedo al enterarse de que las "Fuerzas Especiales de Freezer" estaban de camino a Namek para traerle a su jefe unos scouters de repuesto (DHL cuesta un ojo de la cara, por si no lo sabéis).


Lo insospechado fue que el Comando Ginew constituyera un fantástico homenaje por parte de Toriyama a la franquicia Super Sentai, de la que su hijo era fan por aquella época y que conocimos en España gracias a series como Bioman (en realidad, Liveman) y Power Rangers. Y así, según llega a Namek, el Comando se despliega con una coreografía ridícula en la que cada uno de sus miembros se presenta diciendo su nombre en alto mientras realiza una serie de aspavientos absurdos que confluyen en una pose de grupo fabulosa y que deja a Freezer con un "Tierra, trágame" en la boca.


Otro de los grandes momentos humorísticos de la serie.



#6. La primera transformación en supersaiyano





Cuando Freezer resurge de entre los escombros de Namek tras haber sobrevivido a un Genki-Dama que su incapacidad de ver objetos brillantes descomunales por encima de la línea del horizonte le impidió esquivar hasta que fue demasiado tarde, Goku y compañía piden a gritos una muda limpia.


Krilín es el primero en pagar el pato y, gritando impotente el nombre de su mejor amigo, muere hecho confeti.


El resto son imágenes de un brillo dorado que se grabarían a fuego en nuestra retina. ¿Quién no intentó de niño convertirse en "superguerrero"? A mí una vez casi me sale.


En comparación, los segundos y terceros niveles de supersaiyano no fueron para tanto. Eran solo una consecuencia más de lo repetitiva que se estaba volviendo la serie y demostraban también que las constantes escaladas de poder de los villanos limitaban enormemente el argumento.



#7. Krilín se liga a un pibón





Concluida la saga de Freezer y hasta que comenzó la saga de los androides, se emitieron episodios de relleno para aburrir. Y relleno es precisamente lo que le sobraba a Maron, la novia que se echó Krilín durante aquellos días de paz tan solo interrumpidos por el segundo advenimiento de Garlick Junior.


La chica era una versión explosiva de Bulma con el cociente intelectual de un langostino, y es evidente que los animadores la incluyeron por puro fan service, ya que en el manga Toriyama no dibujaba a ninguna mujer nueva desde que introdujo a Baba la Adivina.


En un toque que se puede calificar de ciencia ficción, Krilín dejó a Maron porque creía que ella era demasiado buena para él, y lo que es aun más sorprendente, ella regresó a la Kame House buscando a su ex mientras éste se enfrentaba a los androides porque pensaba que Krikín era su verdadero amor. Luego ella acabó largándose con un grupo de admiradores. Como todas.


Curiosamente, una erre, un par de tallas de sujetador y un bote de tinte azul para el pelo es todo lo que separa a Maron de Marron, la hija de Krilín y A-18. Toriyama dijo que se trataba de una simple coincidencia, pero yo prefiero pensar que Krilín le puso ese nombre a su hija en recuerdo de la primera chica que le convirtió en un "superguerrero". Aunque, bien pensado, a A-18 seguramente le diría que era el nombre de su abuela. No es cuestión de jugarse la vida por una tontería.



#8. Un futuro diferente





Este episodio especial de televisión, basado en un capítulo extra delmanga, se aleja tanto del tono general de la serie, optimista incluso en los peores momentos, que destaca por fuerza entre todos los demás.


En un futuro en el que nadie hizo trampa viajando atrás en el tiempo, Goku pilla una gripe espacial que acaba matándolo, los androides del doctor Gero mandan al 66% de los Guerreros Z al otro barrio, y la humanidad está más condenada que una línea de juguetes basada en los concursantes de Gran Hermano.


En este mundo apopléjico, un Son Gohan adulto y el hijo adolescente de Vegeta y Bulma son la única esperanza de que un día vuelvan a emitir Las chicas de oro en una cadena principal. O lo que sea.


Cada día, Gohan entrena a Trunks para que despierte el tigre que hay en él; pero a pesar de los esfuerzos de ambos, el chaval estaría más cerca del estado de supersaiyano si utilizase lentillas y tinte para el pelo.


Combatiendo a los androides, Gohan queda hecho unos zorros e incluso pierde un brazo, como el batería de Def Leppard; pero en lugar de retirarse de la lucha y hacer carrera en el cine chino de artes marciales (subgénero de tullidos), sigue recibiendo hostias hasta que lo matan.


Trunks, que ni siquiera pudo participar en la última pelea porque Gohan lo había noqueado para evitarle en el mal trago (en el manga, Gohan recurre al viejo truco de "¡Detrás de ti! ¡Un mono de tres cabezas!"), se agarra tal cabreo al ver a su maestro tirado por ahí como si fuera un pañuelo usado que se transforma en supersaiyano.


Quizá la mejor parte de esta historia es saber que, pese a todo lo trágica que es, a la larga los malos acabarían recibiendo su merecido. Y es que la tunda que se llevan los androides cuando Trunks regresa a su tiempo después de los Juegos de Cell, hecho todo un "hombre" con ese look a lo Leonardo DiCaprio en Romeo y Julieta, es de campeonato.



#9. Goku y Piccolo van a la autoescuela





En uno de los episodios de relleno más rememorados de Dragon Ball Z, Chichi, a la vez maltratadora y víctima de la violencia de género, obliga a Goku a sacarse el carné de conducir. Ya desde el momento en que Goku se las arregla para meter a Piccolo en semejante berenjenal, uno sabe lo que le espera.


Ineptitud, competitividad al volante y la ropa más hortera que un armario de los años noventa podría contener se dan cita en este episodio, en el que la fuerza prodigiosa que en otras ocasiones han demostrado los personajes importa un pepino cuando el director exige drama y hay que levantar un autobús escolar. La monda.



#10. Piccolo y Vegeta comparten un islote de hielo





Esta imagen se corresponde con el último fotograma de la película Los tres grandes supersaiyanos, en la que los Guerreros Z combaten contra los androides más horteras del doctor Gero por haberles interrumpido mientras iban de compras.


Que Piccolo y Vegeta acaben navegando a la deriba sobre un trozo flotante de hielo mientras sus compañeros se recuperan de sus heridas y celebran la victoria en el hospital no solo habla del carácter solitario de ambos personajes, sino que además me hace pensar en la clase de conversación que podrían tener estos dos de regreso a casa.


Cita: Mostrar


#11. Ten Shin Han contra Cell





Comprendo que no a todo el mundo le guste Ten Shin Han. No niego que en su juventud el personaje tuviera aspiraciones profesionales poco sanas, sin duda propiciadas por las malas compañías; pero, por lo demás, siempre me ha parecido un tipo bastante admirable. Es un luchador disciplinado, calvo, tiene tres ojos, le gusta el color verde, puede clonarse a sí mismo... y pese a su seriedad, tampoco se libra de las burlas puntuales del autor. Además, mucho decir que solo aparecía un superguerrero cada mil años y bien que acabamos viéndolos hasta en la sopa, mientras que en toda la historia de Dragon Ball solo hubo un tío con tres ojos. 


Por desgracia, como sucedió poco a poco con todos los personajes a los que cogimos cariño durante las primeras etapas de la serie, Ten Shin Han también fue relegado a un segundo y hasta tercer plano tan pronto como se hizo amigo de Goku, asumiendo el rol de hacer que el fondo pareciera menos soso. 


Su última gran aparición se produce cuando Cell absorbe a A-17, y él solito, que no alcanzaba ni por asomo el nivel de los saiyanos, consigue retener a la creación definitiva del doctor Gero a tiro de Kilo-Ho el tiempo suficiente como para que A-18 pueda escapar. El drama surge porque la técnica chupa más batería que los smartphones, y cuanto más la utiliza, más cerca está de una ceremonia funeraria conforme al rito budista.


Al final, el despliegue de fuerza de Ten Shin Han no sirvió de nada porque Cell acabó zampándose a la androide buenorra igualmente y al espectador le hizo perder el tiempo; pero es que este hombre es tan sacrificado que me da pena no contarlo. Además, le tocó las narices al villano de turno, que siempre es un consuelo.


El hecho de que Ten Shin Han volviera a hacer algo parecido en la saga de Bu para salvar a Gohan no dice nada bueno acerca de Toriyama, por cierto.



#12. Súper Vegeta es súper idiota





Vegeta siempre fue el más chuleta del barrio. El tipo nos gustaba porque iba de lobo solitario, pero, a diferencia de Piccolo, se daba unos aires de superioridad que no venían a cuento y no sentía reparos en volar por los aires a su compañero de armas, o en dar una tunda a un crío. Luego se lió con Bulma, tuvo un hijo y descubrimos que ese rollo de malote era más fachada que otra cosa.


No obstante, incluso después de empezar a vestir camisas rosas, mantuvo algo de esa altanería suya que tanto le caracterizaba, y nunca lo demostró tanto como cuando decidió rebautizarse a sí mismo como Súper Vegeta. Os digo que me llaméis Súper Tipo de la Brocha cuando alcance los 200 seguidores en Google Friend Connect y os reís en mi cara.


Dos meses entrenando en la Sala del Espíritu y el Tiempo le dieron al príncipe saiyano el mismo resultado que años de levantar pesas en el gimnasio y consumir batidos de proteínas, y de esta guisa se comió a Cell con patatas.


Pero lo que ganó de músculo lo perdió de sentido común, y Vegeta cometió la estupidez de darle a Cell la oportunidad de embucharse a A-18 y alcanzar la perfección. Minutos más tarde, nuestro bravucón favorito estaba buscando sus dientes por el suelo.



#13. Kamehame-Ha de padre e hijo... y Vegeta salva el día





Que a tu hijo le alcance la edad del pavo en mitad de una batalla decisiva, la cague hasta el punto de que no te quede más remedio que inmolarte para salvar el planeta y aún tengas ganas que darle ánimos cuando le entra el bajón para que reaccione de una puñetera vez... debería darte derecho a comprar una taza en la que ponga "Mejor padre del mundo". Goku se la ganó a pulso. Yo en su lugar hubiera esperado a que espichase para darle unos cuantos azotes tan pronto como llegase al Otro Mundo.


Sin embargo, si solo hubiera sido por el apoyo del fantasma de su padre (fantasma en el sentido literal, con sábanas, cadenas y toda esa parafernalia, ya me entendéis), Gohan jamás habría conseguido que Cell pusiera esa cara tan graciosa que ponen los malos de Dragon Ballinstantes antes de vaporizarse. No, fue necesario que Vegeta distrajese a Cell unos valiosos segundos con una bola de energía que llevaba escrito "que te den" con letras mayúsculas, para que el retaco pelopincho tuviera ocasión de llevarse al villano por delante con su Kamehame-Ha desproporcionado.



#14. Pafu-Pafu (2)





Os ubico: El Monstruo Bu ha vuelto a nacer, Goku está K.O. y ni siquiera Vegeta con todo el poder de su frente tatuada consigue hacer pupa a este nuevo enemigo. No importa. Si algo aprendió el príncipe guerrero de Chaoz cuando Nappa y él visitaron la Tierra hace la tira de años, es que uno puede hacerse detonar a sí mismo por sus seres queridos. That's the power of love.


La explosión en este caso es algo más potente que un petardo de feria, y la onda expansiva derriba la nave en la que viajan Bulma, Yamcha y compañía... con eróticos resultados. En efecto, según se estrellan, el Duende Tortuga aprovecha la ocasión para meter mano a A-18, y el hecho de que la hija de la androide esté delante no le frena en lo más mínimo.


"Son como las de una humana de verdad" es una frase que quita hierro a cualquier sacrificio humano.



#15. La Fusión





Nadie puede poner en duda que la técnica capaz de crear al guerrero definitivo es también la más ridícula de todo Dragon Ball, ni siquiera superada por el ataque del voleibol de Ten Shin Han. Además, la Fusión tenía otra gran ventaja y es que permitía a Toriyama fotocopiar viñetas y no dar el cante cuando le presentaba nuevas páginas a su editor.


Mi parte favorita es cuando Goku se sirve de Piccolo para ofrecer una demostración de la Fusión a Goten y Trunks. Solo hace falta ver la cara del namekiano mientras hace los aspavientos de rigor para contagiarse de la vergüenza que siente. Y pensar que en su día le llamaban el Gran Rey de los Diablos... ¡Con lo que tú has sido, Piccolo, y mírate ahora!






si a uste le guste tanto como a mí dragon ball tal vez le guste este vídeo






HASTA LA PRÓXIMA


15 momentos memorables de Dragon Ball Z
1 Puntos Score: 1/10
Visitas: 1074 Favoritos: 1
Ver los usuarios que votaron...
3 Comentarios 15 momentos memorables de Dragon Ball Z
#13. Kamehame-Ha de padre e hijo... y Vegeta salva el d?
horrible este idioma ezpa?
Cita emptiness_: Mostrar
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!