El Madrid se gana el cielo

  • Categoría: Deportes
  • Publicado hace más de 1 año
El Madrid se gana el cielo









El Madrid se gana el cielo

Dos especialistas en finales, Sergio Ramos y Bale, le dieron su primer Mundial de Clubes tras un partido áspero y poco lucido. San Lorenzo sólo atacó cuando lo tenía todo perdido.

El Real Madrid es el nuevo campeón del mundo de clubes, tal y como se intuía, y tal y como acredita el título obtenido en Marrakech, plaza madridista, ahora también, con certificado de garantía. San Lorenzo de Almagro, esforzado finalista, aprendió que no se puede luchar contra el viento ni aunque te llames Ciclón, que no basta con un Papa en Roma.

Aunque el Mundialito no es más que un torneo de confirmación, la copa brilla en lo alto, rodeada de sonrisas y lluvia de confeti. Tanto como una conquista deportiva, el campeón establece una conquista territorial, en este caso frente a un rival americano y en suelo norteafricano, ante los ojos del mundo, por si cabían dudas. El trono, de nuevo, pertenece al Madrid: campeón europeo y mundial, 54 años después de levantar la primera Intercontinental.

Qué decir de San Lorenzo, llegó hasta donde podía. Más allá, incluso. Tal y como estaba previsto, planteó un partido en el que no pasara nada, sólo los minutos. Se defendió muy atrás, desplegó unos marcajes tangueros (abrazo estrecho, corte y quebrada), tanteó la permisividad del árbitro (poca) y lo protestó todo con desgarro. El contragolpe improbable que le diera el gol imposible se lo encomendó al Papa Francisco, especialista en el juego aéreo.

El Madrid, de inicio, halló escasas soluciones a pesar de conocer las preguntas del examen. Durante muchos minutos de la primera parte no supo cómo crear espacios y, en consecuencia, no logró conectar con la British Broadcasting Corporation. Isco y Carvajal fueron las únicas promesas de profundidad, no siempre cumplidas. James, titular 14 días después de una rotura muscular, acusó la inactividad y las prisas del entorno. En general, no estuvo a la altura de su talento. Al menos (y no es poco), el equipo de Ancelotti nunca retiró el pie: fue firme en el choque, contundente en las protestas y dejó pocas patadas sin devolver.

Entre los encontronazos más relevantes hay que destacar el de Sergio Ramos con Néstor Ortigoza, jugador apodado como El Mutante, El Gordo o El Canelón, sobrenombres altamente descriptivos. Por un momento temimos que el defensa madridista fuera a perder los nervios. Vio una tarjeta amarilla y rondó la segunda en las reclamaciones al árbitro, al que se encaró tanto y tan cerca que ambos rozaron el beso esquimal. Por fortuna para el Madrid y para el decoro, Sergio Ramos acabó por elegir otro tipo de venganza.

En la primera media hora de juego, el Madrid sólo sumó dos oportunidades claras de gol, ambas protagonizadas por Benzema. En la primera, al minuto del pitido inicial, el francés no alcanzó el pase de Cristiano; en la siguiente disparó desde fuera del área, con tanta intención como hartazgo. Entre ocasión y ocasión: gimnasia sueca, increpaciones mutuas y puré de tornillos. Sin embargo, algo se rompió en la resistencia del San Lorenzo a partir del minuto 30. Tal vez fue víctima del cansancio, de la tensión o de alguna ley física por formular; quizá no sea posible aguantar más tiempo al Madrid sin que las cadenas se rompan.

Los madridistas demostraron que se habían liberado con un contragolpe conducido por la BBC, el primero: carrera de Benzema, tiro de Bale y enfado infantil de Cristiano. Poco después, Sergio Ramos marcó de cabeza, como en la semifinal del Mundialito, como en la final de la Champions, como siempre que se requiere. Esta vez, Ramos devoró en el salto al colombiano Yepes, 38 años de central curtido. Con la misma determinación que golpeó el balón, el sevillano hubiera derribado la puerta de un castillo.

San Lorenzo entendió que para el milagro no era suficiente el hincha Francisco. El Ciclón amainó progresivamente. La cruda realidad se le coló entre la guarnición de sueños y ya no hubo jugador que volviera a creer en la ficción de la victoria. Ni la lesión de Marcelo animó a los argentinos; al contrario. Mientas se retiraba, les dio más tiempo para pensar.

De vuelta del descanso, Bale firmó la sentencia, en íntima colaboración con el portero, conocido en otro tiempo como El Cóndor. Ahí se apagó todo, incluido el árbitro, que ya no quiso ver más, ni expulsiones ni un clamoroso penalti a Benzema con rotura textil.

En los minutos restantes asistimos al empeño inútil de Cristiano por marcar un gol, a los puntapiés de la frustración y a un último arrebato de orgullo argentino, despejado por los guantes de Casillas, el portero que nunca sobra y jamás debería faltar. Fue Abraham Lincoln, el Bernabéu de los Estados Unidos, quien dijo que lo importante no es saber si Dios está de nuestro lado, sino estar del lado de Dios. Vestir de blanco también ayuda.

El final de la historia es conocido. El Madrid es de otro mundo, en comparación con San Lorenzo y con la mayoría de los rivales a los que se enfrenta. A partir de ahora, también es de otro cielo.

Fuente: http://futbol.as.com/futbol/2014/12/20/internacional/1419098946_204942.html


¡Reyes del Mundo!
















¡Reyes del Mundo!

El Real Madrid tocó el cielo en este 2014 tras superar a un agresivo San Lorenzo en la final del Mundialito. Ramos y Bale, con sus tantos, se confirman en los especialistas de las citas importantes.

El Real Madrid toca el cielo convertido en una máquina de ganar. Convirtiendo una final en un partido más de una racha victoriosa que no tiene fin. Veintidós encuentros consecutivos tumbando rivales que van dando forma a un equipo de leyenda. Tras cumplir el ansiado sueño de la Décima Copa de Europa conquistó por primera vez el título que faltaba en la sala de trofeos del Santiago Bernabéu.

El fútbol salió victorioso del Mundial de Clubes. El crecimiento del fútbol europeo contrasta con las dificultades económicas del sudamericano. Provoca duelos desiguales en un torneo intercontinental que refleja la realidad. Asumiéndola hay formas de recortarla y hacer sufrir al favorito. En ese apartado los conjuntos argentinos son maestros.

Era el partido de la vida de San Lorenzo. Así lo sentía y fue lo que marcó los días previos a la final tras ser un manojo de nervios en su estreno en el Mundial. No iba a regalar nada. Cada pelota la pelearía como si fuera la última, cada minuto que pasaba alimentaba una esperanza, mientras aguantase en pie al poderoso Real Madrid. Intentó llevar el duelo a un rincón incómodo para las estrellas blancas. Acudió al otro fútbol para recortar la abismal diferencia de calidad entre jugadores.

Era el partido que esperaba el Real Madrid que se ha convertido en un canto al buen fútbol, guiado por un técnico que enterró tiempos oscuros con una apuesta clara por el buen gusto. Carlo Ancelotti inculcó una filosofía que encaja a la perfección con la historia madridista. Cambió la mentalidad para, primero querer el balón, y desde la posesión mostrar un fútbol directo demoledor. Sin espacios estuvo incómodo pero con Iker Casillas como un espectador más, el triunfo era cuestión de tiempo.

Para ello no debía entrar en la batalla que proponía San Lorenzo que comenzó con susto nada más nacer el encuentro, en un robo de Kroos que asistió a Cristiano. Su disparo fue más centro y Benzema no llegó porque en su intento de remate se trastabilló.

Con la posesión no crearía peligro el Real Madrid. El 'Patón' Bauza corrigió todos los errores tácticos de la semifinal. Juntó líneas y esperó al Real Madrid. Más cómodo en este papel que en el de protagonista que debía asumir ante el Auckland City. Jugó por momentos por encima del límite de agresividad permitido San Lorenzo. Kroos se enfadaba por una patada a destiempo, Cristiano desesperaba por la excesiva dureza y Ancelotti se quejaba amargamente desde la banda.

No debían contagiarse ni entrar en su juego. Cristiano buscaba su gol con una falta lejana a manos de Torrico y ante las continuas interrupciones con protestas de los argentinos en cada decisión del colegiado, Ramos y Carvajal cometieron errores que costaron amarillas que les condicionaban. Necesitaba el conjunto español más de James, que reaparecía alejado de su verdadera imagen. Kroos daba lección al mando, buscaba dar ritmo e Isco se ofrecía siempre pero faltaba enlazar con los de arriba. No había líneas de pase.

El balón parado era otro recurso por explotar según el partido quedaba expuesto. Las cartas sobre el tapete. El Real Madrid dominador instalado en campo rival. San Lorenzo esperando, cómodo buscando en el contragolpe la velocidad de Pablo Barrientos y soñar con que Martín Cauteruccio sumase a su pelea algún remate. Llegó un aviso con córner de Kross que peinó Bale y el balón se paseó por zona de peligro sin que un rematador prolongase la jugada.

Benzema despertaba de su siesta inicial para probar a Torrico con un disparo desde la frontal y castigar un error en la salida de balón de Kalinski, para asistir a Bale que chutó al meta rival con Cristiano desesperado pidiendo el balón.

Eran momentos en los que el Real Madrid subía el ritmo cuando apareció de nuevo Sergio Ramos vestido de salvador. El héroe de la Décima lo volvió a repetir. La rosca perfecta de Kroos en el córner encontró el poderío del camero en el juego aéreo. El defensa con alma de goleador remató con el corazón a la red y cambió el guión.

San Lorenzo ya estaba obligado a atacar y los espacios, tan bien aprovechados por la velocidad de la BBC (Bale, Benzema, Cristiano), permitirían al Real Madrid reencontrarse con su verdadera imagen en el segundo acto. No tardó en castigar a su rival con fallo garrafal de Torrico.

Apareció Isco para poner su magia en el pase entre líneas a Bale. Controló y chutó con la zurda sin colocación pero encontró el error en la postura de Torrico al intentar atajar la pelota. El galés tenía papel de protagonista principal en una nueva final en 2014, la tercera con gol tras la Copa del Rey y la Liga de Campeones.

El segundo tanto era el punto final al partido. San Lorenzo, inoperante en ataque, no tenía fútbol para remontar. Suficiente mérito tenía su presencia en Marruecos tras premiar su crecimiento con una Libertadores inolvidable. Sin poder más en el verde la exhibición llegó en la grada donde sus 12.000 seguidores dieron una lección.

Corrió hasta el último segundo el equipo argentino mientras el Real Madrid se acomodó. Kalinski enganchaba un balón arriba como primera llegada mientras Benzema buscaba su tanto con un disparo lejano que no encontraba portería y Cristiano iniciaba una carrera desesperada hacia el gol extrañamente sin éxito por segundo partido consecutivo. Lo intentó el portugués de todas las maneras posibles, en pie ante las entradas a destiempo, pero con un solo momento para marcar con un testarazo cuando el telón se echaba sobre el escenario que remató a manos del portero.

Antes del fin hubo tiempo para que Casillas apareciese con una buena parada a disparo de Kalinski y otra a Mercier. El travesaño evitaba el doblete de Bale en un centro envenenado pero ya era lo de menos. El Real Madrid ya había conquistado el mundo con superioridad.

Fuente: http://puntopelota.es/noticias/2-0-real-madrid-gana-guerra-conquistar-mundo-20141220-2232


El Madrid se gana el cielo
10 Puntos Score: 2/10
Visitas: 1426 Favoritos: 2
Ver los usuarios que votaron...
9 Comentarios El Madrid se gana el cielo
No creo que la liga espa?
Es verdad que perder 2 a 0 contra Real Madrid es un resultado digno, pero en mi visi?
SIEMPRE LOS EQUIPOS ARGENTINOS IN CLUSIV E LA SELECCION CON SUS ESTRELLAS, JAMAS  DEMOPSTRARON TENER PASION POR NADA SALVO EL DINERO, JUEGAN 20  MINUTOS A VER SI HACEN UN GOL Y SINO SE METEN ATRAS A DEFENDER LO INDEFENDIBLE, EL HONOR, LA MISETA, LOS HINCHAS VE UNOS PEDORROS DE CUARTA TODOS LOS JUGADORES POR ELLO NO VEO MAS FUTBOL ME DEDICO A LAS MUJERES
@victor77 lo mejor es dedicarse a las mujeres y practicar el verdadero deporte rey    
@Marto4325 hola vieja, esto es identi, aca no se dice no me importa nada... denunciado
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!