sebaoscar
"SKID ISO ADMIN"

Analizamos Tierra Media: Sombras de Mordor

  • Categoría: Noticias
  • Publicado hace más de 2 años

 
 
 
Que El Señor de los Anillos es una de las licencias que mejor han sido explotadas los últimos años por la industria del videojuego es algo difícil de discutir. Tras los juegos basados en la ya lejana trilogía de Peter Jackson, de notable factura, llegaron otros como las dos entregas de La batalla por la Tierra Media, que brillaron en el género de la estrategia, La Guerra del Norte, que pese a sus detractores nos dejó grandes dosis de diversión, el estupendo Lego: El Señor de los Anillos y el exigente MOBA Guardianes de la Tierra Media. Precisamente el estudio encargado de desarrollar este último, Monolith, se ha volcado de nuevo en este fascinante universo para hacer algo muy distinto a lo visto anteriormente. Un juego que fue recibido con recelo tras su anuncio pero que, después de haberlo jugado largo y tendido, podemos asegurar que merecía una mayor expectación por parte de la comunidad. Veamos qué nos ofrece.
 
Tierra Media: Sombras de Mordor comienza cuando Talion, un montaraz asignado a la guarnición de la Puerta Negra con la misión de notificar cualquier indicio de que Sauron pudiera regresar, ve como su familia es asesinada en un ataque perpetrado por la Mano Negra del Señor Oscuro, sus generales más crueles y letales. Talion, en cambio, es devuelto a la vida por un espíritu que resulta ser Celebrimbor, aquel que forjase los anillos de poder tiempo atrás, y que comparte su misma sed de venganza. Así, ambos se convierten en aliados en una cruzada contra el creciente poder en Mordor dando comienzo a una aventura en la que se cruzarán con personajes de lo más singular e incluso con algún viejo conocido como un Gollum que, dado que nos encontramos en el espacio de tiempo entre El Hobbit y El Señor de los Anillos, sigue centrado en la búsqueda de su preciado tesoro.
 

 

 
Como podéis comprobar, la premisa del juego resulta de lo más atractiva, y aunque claramente se encuentra primordialmente al servicio de la jugabilidad como más tarde comentaremos, ir desarrollando la historia es bastante satisfactorio.
 
Desde luego, la trama de Talion carece de profundidad, siendo una búsqueda de venganza tan simple y carente de giros sorprendentes como efectiva. Incluso la de Celebrimbor, mucho más intrigante, puede resultar algo previsible llegados a cierto punto. Sin embargo, la calidad de las cinemáticas y la continua diversión que ofrece el título harán que perdonemos ciertas carencias, sobre todo teniendo en cuenta que desde que iniciamos la aventura comprobamos que Sombras de Mordor se ha realizado con un gran respeto por la obra de Tolkien y por la saga cinematográfica de Peter Jackson. Hay, eso sí, algunas contradicciones con las historias que a buen seguro los fans se sabrán al dedillo, aunque es el coste, suponemos, de hacer un juego basado en la archiconocida licencia que a estas alturas intente sorprender e innovar.
 
La dinámica de juego bebe de diversos referentes, siendo los más claros los de las sagas de Assassin?s Creed y Batman Arkham. La infiltración en Sombras de Mordor es lo que recuerda fundamentalmente a la primera, ya que Talion se pasará buena parte del tiempo escalando por las paredes de las fortalezas, acechando desde lo alto, ocultándose en los matorrales y sobre todo identificando enemigos y elementos con los que interactuar en el escenario con la llamada visión espectral.
 
A la hora de ponernos a combatir, el sistema que vimos en los últimos juegos del hombre murciélago también ha sido perfectamente implementado. A los que estén familiarizados con la saga de Rocksteady les resultará muy cómodo, ya que nuevamente se basa en golpear, bloquear a nuestros rivales, agarrarlos, esquivar ataques rodando por el suelo e incluso saltar por encima de ellos, sin olvidar los remates en el suelo.
 
Ambas partes, por supuesto con alguna que otra peculiaridad propia de este título, son claves en la propuesta jugable y se complementan a las mil maravillas. De hecho, no podemos ponerle ninguna pega a cualquiera de ellas, pues han sido cuidadosamente desarrolladas, de modo que más que verlo como un copia y pega de otras franquicias de notable éxito comercial y de crítica, preferimos valorarlo como un trabajo inteligente, que se ha llevado a cabo con muy buen hacer y que no hiere la personalidad del juego como en un principio temíamos.
 
Que el combate sea constante a lo largo de la aventura no significa que debamos lanzarnos a lo loco contra las hordas enemigas. Talion es un luchador formidable, pero especialmente al comienzo será fácil que acabe sucumbiendo ante la ventaja numérica de sus rivales y especialmente cruzando su espada con capitanes de cierto nivel. Por esta razón, deberemos ser cuidadosos y recabar información sobre nuestros objetivos, normalmente interrogando a los orcos, antes de darles caza.
 

 

 
Cada capitán o caudillo uruk tiene sus fortalezas y debilidades, y hay que conocerlas para que nuestro golpe sea efectivo. A algunos es imposible pillarlos por sorpresa, o se enfurecerán si sufren quemaduras, mientras que otros pueden huir atemorizados si hay bestias a su alrededor o caerán fácilmente su atacamos a distancia con nuestras flechas.
 
Esto habrá que tenerlo muy en cuenta, ya que las primeras horas de juego será frecuente lanzarnos a lo loco e incluso no parar de ir a por un enemigo que nos vence una y otra vez consiguiendo que después de cada confrontación quede fortalecido y suba de nivel. Estos enemigos nos recordarán cuando volvamos a encontrarlos en el campo de batalla, ya que en realidad nuestro protagonista no puede morir gracias al poder del espectro, limitándose a reaparecer en un punto seguro del mapa después de caer.
 
Pese a esta ventaja, diezmar el ejército de Sauron es complicado gracias al llamado sistema Némesis, sin lugar a dudas el punto más original de este título y que puede crear un fantástico precedente para futuros juegos. Se trata de un sistema de jerarquía, en el que el ejército de los uruks aparece representado en un tablero donde veremos el lugar que ocupa cada uno de los líderes. Un caudillo, que es el mayor de los rangos, puede tener varios guardaespaldas en forma de capitanes que acudirán en su ayuda si se ve amenazado. A su vez, los numerosos capitanes se disputarán un lugar de honor dentro de las huestes, un factor que podremos utilizar en nuestro beneficio.
 
Para acabar con los uruks más poderosos, deberemos acabar primero con sus hombres de confianza, aprovechando cacerías o duelos entre capitanes que será cuando estén más expuestos, ya que es raro encontrarlos sin su escolta. Además, en cierto momento, adquiriremos la capacidad de controlar mediante un hechizo a los uruks que hayamos vencido, de modo que tendremos la oportunidad para allanarles el camino para que vayan escalando en el escalafón hasta convertirlos en caudillos bajo nuestra tutela.
 
Pese a lo arriesgado del sistema por las múltiples variables, hay que decir que funciona de maravilla. Los uruks van siendo generados aleatoriamente tanto en el aspecto como en sus atributos, de modo que no encontraremos enemigos iguales. Claro que si jugamos muchas horas y acabamos con un número ingente de capitanes, al final notaremos algunas repeticiones como por ejemplo en los nombres, aunque en términos generales la variedad de individuos que encontraremos entre sus filas es digna de elogio.
 
Sí nos hubiera gustado una mayor capacidad de generar eventos en el sistema Némesis, ya que a menos que el jugador corrompa la jerarquía de los orcos, sus guerreros mantendrán su posición y atributos mientras no haya un vacío de poder o intervengamos personalmente en sus pugnas. Dicho esto, es lanzar un deseo de cara a una posible secuela que de un paso más en un aspecto que se muestra muy sólido pese a la dificultad que entrañaba y que nos ha encantado.
 
Es importante mencionar las mejoras que podremos ir incorporando a nuestras armas a través de las runas que irán liberando los capitanes y caudillos uruks una vez vayamos acabando con ellos. Cuanto más nivel tengan, mejor será la runa que dejen caer. Cada una tiene sus propias ventajas y podremos irlas colocando en nuestra espada, arco y daga que como os podréis imaginar dispondrán de un espacio limitado. Según sus desarrolladores, esta idea viene de la costumbre que impera en la Tierra Media por la cual las armas que han sido blandidas por héroes y que han protagonizado grandes gestas son labradas para darles un nombre con las que ser recordadas.
 

 

 
La adquisición de habilidades y el desarrollo del personaje es muy gradual, de modo que prácticamente hasta el final del juego iremos desbloqueando poderes de lo más útiles como la capacidad de teletransportarnos hasta un objetivo lejano que hemos fijado con nuestro arco, dotar a nuestras flechas de un potente fogonazo, lanzar una lluvia de veloces estocadas con la espada, aturdir y debilitar a nuestros enemigos con el tacto e incluso llegar a convertirlos en nuestros aliados.
 
Puede que precisamente esta sea la razón por la que el final del juego nos ha resultado bastante más sencillo de superar que los primeros compases. De hecho, nos tememos que más de uno pueda sentirse decepcionado con los últimos jefes finales que encontraremos, que al contrario que algunos de los que aparecen a mitad de la aventura, que exigirán toda nuestra destreza con la espada y el arco, abusan bastante de los quick time events y requerirán de estrategias alternativas al combate básico cuerpo a cuerpo. Si bien es una manera de dotar a los enfrentamientos más importantes de algo de variedad, ya que a esas alturas nos habremos batido con un buen número de durísimos uruks, puede que no guste a todo el mundo.
 
La historia se desarrolla íntegramente en Mordor, comenzando en los alrededores de la Puerta Negra y pasando más adelante a una nueva área muy distinta estéticamente a la anterior. La primera de ellas es lúgubre y oscura, llena de fortalezas en ruinas y minas donde los orcos someten a sus esclavos humanos a trabajos forzados. Muy en la línea de lo que recordamos de las películas y, aunque resulta una ambientación un tanto monótona, también contribuye de manera determinante a introducirnos en la propuesta del juego.
 
La segunda es un soplo de aire fresco que llega en el momento preciso. Cambia radicalmente lo visto anteriormente y nos sitúa en un área más verde y soleada, con más vegetación, grandes asentamientos y donde la presencia de criaturas salvajes es mayor. Estas bestias son los caragors, una especie de enormes felinos que podremos montar, y los graug, enormes y poderosos, que pueden sembrar en caos en el campo de batalla siempre que aprendamos a controlarlos.
 
Hay una gran variedad de actividades que podemos realizar en Mordor, siendo las más activas aquellas en las que deberemos liberar a varios esclavos de las garras de sus carceleros y las que nos propondrán emular las hazañas de antiguos héroes probándonos en el uso de la espada, el arco o la daga. También encontraremos desafíos de supervivencia, de caza y los inevitables coleccionables, que básicamente nos servirán para ganar bonificación con la que mejorar nuestras habilidades. Bien es cierto que los objetos que vayamos recogiendo irán acompañados de una pequeña historia, que nos darán nuevos detalles sobre las tierras en las que nos encontramos y los personajes que hemos ido conociendo. Muchos de ellos incluyen guiños al universo de Tolkien y a las películas, con menciones a Ella-Laraña y otros nombres que todo fan reconocerá de inmediato y que ciertamente resultan bastante gratificantes.
 
A nivel técnico, Sombras de Mordor luce a un gran nivel, y se merece ser considerado como uno de los triple A del año sin duda alguna. Bien es cierto que su desarrollo para la antigua y actual generación de consolas puede haberlo lastrado en algunos apartados impidiendo que sorprenda como debería. Echamos de menos mejores efectos cuando llegamos al mar o de los elementos climatológicos en general, o un mayor detalle en algunos escenarios naturales, algo vacíos cuando nos encontramos fuera de las fortalezas, y los rostros de los personajes humanos.
 
 
 

 
 
 
Sin embargo, el detalle con el que han sido representados los diversos tipos de uruks, especialmente a nivel facial, el modelado de los protagonistas, la iluminación o las texturas cuando la lluvia hace acto de presencia sí están a un gran nivel en un título que, en definitiva, no esconde la cabeza en ningún momento. Solo hay que ver cómo se ha trasladado a Gollum al juego para darse cuenta de algunas de sus excelencias.
 
También hay que valorar muy positivamente las animaciones, tanto en los vídeos donde Talion, Celebrimbor y otros secundarios conversan e interactúan como a la hora de ponernos manos a la obra. Escalar por las paredes de la Puerta Negra, cabalgar sobre un caragor o bloquear y patear a un uruk que quería atacarnos por la espalda son acciones que fluyen con suavidad y responden de manera muy solvente al mando.
 
El sonido es otro aspecto sin tacha, con una banda sonora compuesta exclusivamente para el título y unos doblajes en castellano muy profesionales y respetando, por ejemplo, el juego de voces característico de cierto buscador del anillo que ya hemos mencionado.
 
Tierra Media: Sombras de Mordor nos ha gustado mucho. Por su personalidad, porque mezcla acertadamente diversos estilos en un sandbox en el que hay mucho que hacer ?nos ha durado una veintena de horas sin cumplir todos los desafíos ni recoger todos los coleccionables-, porque da libertad al jugador para afrontar diversas situaciones de la manera que quiera, porque puede ser jugado seas o no un fanático de Tolkien y porque en definitiva asume riesgos y presenta una nueva propiedad intelectual digna de darnos más alegrías en el futuro. Sin duda, de las sorpresas del año.
Analizamos Tierra Media: Sombras de Mordor
4 Puntos Score: 2/10
Visitas: 1262 Favoritos: 0
Ver los usuarios que votaron...
4 Comentarios Analizamos Tierra Media: Sombras de Mordor
Para mi todo lo que sea o tenga que ver con la tierra media merece respeto!! el juego me encanto si se copia el estilo de Assasins creed y de Batman AA , pero no lo veo como algo malo sino todo lo contrario, hicieron un juego de mi tema favorito con mi estilo de juego favorito !!!  
Cita Zergi0: Mostrar
exacto amigo,el juego esta un poco mal pulido en lo que es la historia en momentos se vuelve repetitivo pero es un buen juego
muy buen juego, lo estoy jugando en este momento. y la verdad es muy entretenido
Han sacado mucho de Assassin's Creed. Los saltos de fe, la forma de trepar, y la vista de arriba.
Lei por ahi que el creador se inspiro en Assassin's Creed o algo asi.
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!