Unos Tres Cistes Buenos Entra

  • Categoría: Humor
  • Publicado hace más de 5 años
El Ladron
[COLOR=#NaNNaNNaN]UN LADRÓN ENTRÓ A UNA CASA CON SU LINTERNA EN LA MANO  [/COLOR][/SIZE][/FONT]

[COLOR=#NaNNaNNaN]CUANDO ESTABA ESCUDRIÑANDO POR LA COCINA Y EL COMEDOR, EN BUSCA DE LA PLATERÍA, ESCUCHÓ UNA VOZ EXTRAÑA COMO DE ULTRATUMBA QUE LE DECÍA: [/COLOR][/SIZE][/FONT]

[COLOR=#NaNNaNNaN] "DIOS Y JESÚS TE ESTÁN MIRANDO" [/COLOR][/SIZE][/FONT]
[COLOR=#NaNNaNNaN] [/COLOR][/SIZE][/FONT]
[COLOR=#NaNNaNNaN]EL LADRÓN SOBRESALTADO, APAGÓ LA LINTERNA Y EN ESE MOMENTO EMPEZÓ A ACORDARSE DE TODO. [/COLOR][/SIZE][/FONT]

[COLOR=#NaNNaNNaN]SIN SABER SI ERAN LOS NERVIOS QUE LO TRAICIONABAN, O QUÉ... [/COLOR][/SIZE][/FONT]
[COLOR=#NaNNaNNaN] [/COLOR][/SIZE][/FONT]

[COLOR=#NaNNaNNaN]"¡¡DIOS Y JESÚS TE ESTÁN MIRANDO!!" [/COLOR][/SIZE][/FONT]
[COLOR=#NaNNaNNaN]VOLVIÓ A ESCUCHAR... ENCENDIÓ NUEVAMENTE LA LINTERNA Y VIO A UN LORO ARRIBA DE UN PALO, QUE  LE REPITIÓ... [/COLOR][/SIZE][/FONT]

[COLOR=#NaNNaNNaN] "DIOS Y JESÚS TE ESTÁN MIRANDO"[/COLOR][/SIZE][/FONT]

[COLOR=#NaNNaNNaN]AL LADRÓN LE VINO EL ALMA AL CUERPO... [/COLOR][/SIZE][/FONT]

[COLOR=#NaNNaNNaN]"LORO DE $%&#@, ME ASUSTASTE... ¿DE DÓNDE SALISTE?"[/COLOR][/SIZE][/FONT]
[COLOR=#NaNNaNNaN] [/COLOR][/SIZE][/FONT]
[COLOR=#NaNNaNNaN]"SOY MOISES"... CONTESTÓ EL LORO. [/COLOR][/SIZE][/FONT]

[COLOR=#NaNNaNNaN]"HIJO DE $%&#@... ¿QUIÉN FUE EL QUE TE PUSO MOISES?"[/COLOR][/SIZE][/FONT]

[COLOR=#NaNNaNNaN]"EL MISMO Tonto QUE LE PUSO "DIOS Y JESÚS" A LOS DOS ROTTWEILLER QUE ESTÁN DETRÁS TUYO Y QUE YA TE AVISÉ QUE TE ESTÁN MIRANDO"...[/COLOR][/SIZE][/FONT]

El Peluquero
[COLOR=#NaNNaNNaN]Un día, un florista fue al peluquero a cortarse el pelo. Luego del corte pidió la cuenta y el peluquero le contestó:

- No puedo aceptar dinero. Esta semana estoy haciendo un servicio comunitario.
El florista quedó agradecido y dejó el negocio. Cuando el peluquero fue a abrir el negocio, a la mañana siguiente, había una nota de agradecimiento y una docena de claveles en la puerta.

Luego entró un policía para cortarse el pelo, y cuando fue a pagar, el peluquero respondió:

- No puedo aceptar dinero. Esta semana estoy haciendo un servicio comunitario.

El policía se puso contento y se fue. A la mañana siguiente cuando el peluquero volvió, había una nota de agradecimiento y una docena de donuts esperándolo en la puerta.

Más tarde, un profesor fue a cortarse el pelo y en el momento de pagar, el hombre otra vez respondió:

- No puedo aceptar dinero. Esta semana estoy haciendo un servicio comunitario.
 

El profesor con mucha alegría se fue. A la mañana siguiente, cuando el peluquero abrió, había una nota de agradecimiento y una docena de diferentes libros, tales como 'Cómo mejorar sus negocios' y 'Cómo volverse exitoso'.

Entonces un diputado fue a cortarse el pelo y cuando fue a pagar, el peluquero nuevamente dijo:

- No puedo aceptar dinero. Esta semana estoy haciendo un servicio comunitario.
El diputado contento se alejó. Al día siguiente cuando el peluquero fue a abrir el local, había una docena de diputados haciendo cola para cortarse el pelo gratis.


Esto, querido amigo, muestra la diferencia fundamental que existe actualmente entre los ciudadanos comunes y los miembros del Honorable Congreso Nacional.


Por favor, en las próximas elecciones, vota con más cuidado...


El Taxi

[/COLOR]
[/SIZE][/FONT][COLOR=#NaNNaNNaN]Una noche, un señor elegantemente vestido, detiene un taxi y pide al chofer lo lleve a su residencia. En la mitad del camino ve a una señora muy bien arreglada entrando a un Night Club.

La mujer le pareció familiar, por lo que pide al taxista que diera la vuelta y se parase en el aparcamiento del local.

Una vez allí, sacó un fajo de billetes y le dijo al taxista:

¡Aquí tienes mil dólares! Te los ganas si sacas a la mujer vestida de rojo que acaba de entrar a ese sitio, pero eso sí: ¡¡A patada limpia!!.... ¡¡Sin contemplación!. Esa desgraciada es mi esposa.

El taxista, que jamás había visto tanto dinero junto, acepta y se mete al Night Club. A los diez minutos el taxista sale con una mujer arrastrándola por los cabellos, toda golpeada y diciéndole cuanto improperio puedan imaginarse. El señor echa una ojeada y se da cuenta que la señora está vestida de verde, y sale corriendo a
detener al taxista por el error cometido.

- ¡¡Pare señor, pare!! ¡Esa no es!..... ¡Esa no es!

El taxista jadeando le responde:

- Tranquilo amigo, que esta es la mía. ¡Ahora voy por la suya!
[/COLOR]
[/FONT]


Unos Tres Cistes Buenos Entra
16 Puntos Score: 5.3/10
Visitas: 1228 Favoritos: 1
Ver los usuarios que votaron...
0 Comentarios Unos Tres Cistes Buenos Entra
Este post no tiene comentarios. Sea el primero!
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!