Moralejas y reflexiones, segunda parte por pedido!

  • Categoría: Off-Topic
  • Publicado hace más de 5 años

Bueno aqui les dejo una segunda parte de moralejas y reflexiones ya que les gusto el otro post que hice y me pidiero que fuese mas largo aqui les traigo la segunda parte de otros que esta muy buenos tamie y la verdad no tienen desperdicio.


CACHORRITO



El dueño de una tienda estaba colocando un anuncio en la puerta que leía: "Cachorritos en venta". Esa clase de anuncios siempre atraen a los niños, y pronto un niñito apareció en la tienda preguntando: "¿Cuál es el precio de los perritos?" El dueño contestó: "Entre $30 y $50". El niñito metió la mano en su bolsillo y sacó unas monedas: "Sólo tengo > $2.37... ¿puedo verlos?". El hombre sonrió y silbó. De la trastienda salió su perra corriendo seguida por cinco perritos. Uno de los perritos estaba quedándose considerablemente atrás. El niñito inmediatamente señaló al perrito rezagado que cojeaba. "¿Qué le pasa a ése perrito?", preguntó. El hombre le explicó que cuando el perrito nació, el veterinario le dijo que tenía una cadera defectuosa y que cojearía por el resto de su vida. El niñito se emocionó mucho y exclamó: "¡Ese es el perrito que yo quiero comprar!". Y el hombre replicó: > "No, tú no vas a comprar ese cachorro, si tú realmente lo quieres, yo te lo regalo". Y el niñito se disgustó, y mirando directo a los ojos del hombre le dijo: "Yo no quiero que usted me lo regale. El vale tanto como los otros perritos y yo le pagaré el precio completo. De hecho, le voy a dar mis $2.37 ahora y 50 centavos cada mes hasta que lo haya pagado completo". El hombre contestó: "Tú en verdad no querrás comprar ese perrito, hijo. El nunca será capaz de correr, saltar y jugar como los otros perritos". El niñito se agachó y se levantó la pierna de su pantalón  para mostrar su pierna izquierda, cruelmente retorcida e inutilizada, soportada por un gran aparato de metal. Miró de nuevo al hombre y le dijo: "Bueno, yo no puedo correr muy bien tampoco, y el perrito necesitará a alguien que lo entienda". El hombre estaba ahora mordiéndose el labio, y sus ojos se llenaron de lágrimas... sonrió y dijo: "Hijo, sólo espero y rezo para que cada uno de estos cachorritos tenga un dueño como tú".


CASA ABANDONADA



" Se dice por ahí que hace tiempo, en un pequeño y lejano pueblo, había una casa  abandonada. Cierto día, un perrito buscando refugio del sol logró  meterse por un agujero de una de las puertas de dicha casa, el perrito subió lentamente las viejas escaleras de madera; al terminar de subir las escaleras se topó con una puerta semi-abierta.

   Lentamente se adentró en el cuarto y para su sorpresa se dio cuenta que dentro de ese cuarto había 1000 perritos más observándolo tan fijamente como él los observaba a ellos. El perrito de nuestra historia comenzó a mover la cola y a levantar sus orejas poco a poco, los 1000 perritos hicieron lo mismo; posteriormente sonrió y le ladró alegremente a uno de ellos, el perrito se quedó sorprendido al ver que los 1000 perritos también le sonreían y ladraban alegremente con él. Cuando el perrito salió del cuarto se quedó pensando para si mismo:

   "Qué lugar tan agradable, voy a venir más seguido a visitarlo".

   Tiempo después, otro perrito callejero entró al mismo sitio y se encontró en el mismo cuarto, pero a diferencia del primero, este perrito al ver a los otros 1000 perritos del cuarto se sintió amenazado ya que, a su parecer, lo estaban viendo de una manera agresiva, éste empezó a gruñir y obviamente vio como los 1000 perritos le gruñían a él. Comenzó a ladrarles ferozmente y los otros 1000 perritos le ladraron también a él; cuando este perrito salió del cuarto pensó:

   "Qué lugar tan horrible es este, nunca mas volveré a entrar allí".

   En el frente de dicha casa se encontraba un viejo letrero que decía:

   "La casa de los 1000 espejos".


    Varias veces he escuchado que todos los rostros del mundo son espejos. ¿Cómo te gustaría enfrentar al mundo?
   Decide cuál rostro mostrarás y decide llevarlo por dentro. Las cosas más bellas del mundo no se ven ni se tocan, sólo se sienten con el corazón.
   Antes de ver un arco iris, tienes que ver un poco de lluvia...


SUERTE



   Dos hombres, ambos muy enfermos, ocupaban la misma habitación de un hospital. A uno se le permitía sentarse en su cama cada tarde, durante una hora, para ayudarle a drenar el liquido de sus pulmones. Su cama daba a la única ventana de la habitación. El otro hombre tenia que estar todo el tiempo boca arriba. Los dos charlaban  durante horas.
      Hablaban de sus mujeres y sus familias, sus hogares, sus trabajos, su estancia en el servicio militar, donde  habían estado de vacaciones.
      Y cada tarde, cuando el hombre de la cama junto a la ventana podía sentarse, pasaba el tiempo describiendo a su vecino todas las cosas podía ver desde la ventana.
      El hombre de la otra cama empezó a desear que llegaran esas horas, en que su mundo se ensanchaba y  cobraba vida con todas las actividades y colores del mundo exterior. La ventana daba a un parque con un precioso lago. Patos y cisnes jugaban en el agua, mientras los niños lo hacían con sus cometas. Los jóvenes enamorados paseaban de la mano, entre flores de todos los colores del arco iris. Grandes árboles adornaban el paisaje, y se podía ver en la distancia una bella vista de la línea de la ciudad.
      El hombre de la ventana describía todo esto con un detalle exquisito, el del otro lado de la habitación  cerraba los ojos e imaginaba la idílica escena.
      Una tarde calurosa, el hombre de la ventana describió un desfile que estaba pasando. Aunque el otro hombre no podía oír a la banda, podía verlo, con los ojos de su mente, exactamente como lo describía el hombre de la ventana con sus mágicas palabras.
      Pasaron días y semanas. Una mañana, la enfermera de día entro con el agua para bañarles, encontrándose el
cuerpo sin vida del hombre de la ventana, que había muerto plácidamente mientras dormía. Se lleno de pesar y llamo a los ayudantes del hospital, para llevarse el cuerpo.
      Tan pronto como lo considero apropiado, el otro hombre pidió ser trasladado a la cama al lado de la  ventana. La enfermera le cambio encantada y, tras asegurarse de que estaba cómodo, salió de la habitación.
      Lentamente, y con dificultad, el hombre se irguió sobre el codo, para lanzar su primera mirada al mundo > exterior; por fin tendría la alegría de verlo el mismo. Se esforzó para girarse despacio y mirar por la ventana al lado de la cama... y se encontró con una pared blanca.
      El hombre pregunto a la enfermera que podría haber motivado a su compañero muerto para describir cosas tan maravillosas a través de la ventana.
      La enfermera le dijo que el hombre era ciego y que no habría podido ver ni la pared, y le indico: "Quizás > solo quería animarle a usted".
      -Epilogo:
      Es una tremenda felicidad el hacer felices a los demás, sea cual sea la propia situación. El dolor compartido es la mitad de pena, pero la felicidad, cuando se comparte, es doble. Si quieres sentirte rico, solo cuenta todas las cosas que tienes y que el dinero no puede comprar.


PERRO FIEL



Una pareja de jóvenes tenia varios anos de casados y nunca pudieron tener hijos. Para no sentirse solos, compraron un cachorro pastor alemán y lo amaron como si fuera su propio hijo.
      El cachorro creció hasta convertirse en un grande y  hermoso pastor alemán. El perro salvó en más de una ocasión a la pareja de ser atacada por ladrones. Siempre fue muy fiel, quería y defendía  a sus dueños contra cualquier peligro.
      Después de siete años de tener al perro, la pareja logró tener el hijo tan ansiado. La pareja  estaba muy contenta con su  nuevo hijo y disminuyeron las atenciones que tenían con el perro. Este se sintió relegado y comenzó a sentir celos del bebé  y no era el perro cariñoso y fiel que tuvieron durante siete años.
      Un día la pareja dejó al bebé plácidamente durmiendo en la cuna y fueron a la terraza a preparar una carne asada.   Cual no fue su sorpresa cuando se dirigían al cuarto del bebé y ven al perro en el pasillo con la boca ensangrentada, moviéndoles la cola.
      El dueño del perro pensó lo peor, sacó un arma que llevaba  y en el acto mato al perro.  Corre al cuarto del bebé y encuentra una gran serpiente degollada.
      El dueño comienza a llorar y exclama: ¡¡¡ he matado a mi perro fiel !!!
      ¿Cuantas veces no hemos juzgado injustamente a las personas? Lo que es peor, las juzgamos y condenamos sin investigar a  qué se  debe su comportamiento, cuáles son sus pensamientos y sentimientos.
      Muchas veces las cosas no son tan malas como parecen, sino todo lo contrario.
      La próxima vez que nos sintamos tentados a juzgar y condenar a alguien recordemos la historia del perro fiel, así aprenderemos a no levantar falsos contra una persona hasta el punto de dañar su imagen ante los demás.


ALGO PARA PENSAR



John X se levantó del banco, arreglando su uniforme, y estudió la multitud de gente que se abría paso hacia la Gran Estación Central.
      Buscó la chica cuyo corazón conocía pero cuya cara nunca había visto: ....... la chica de la rosa.
      El interés en ella había comenzado 13 meses antes en una Biblioteca de Florida. Tomando un libro del estante, se encontró intrigado, no por las palabras del libro sino por las notas escritas en el margen. La escritura suave reflejaba un alma pensativa y una mente brillante. En la parte del frente del libro descubrió el nombre de la dueña anterior, la señorita Maynell. Con tiempo y esfuerzo localizó su dirección. Ella vivía en Nueva York.
      Le escribió una carta para presentarse y para invitarla a corresponderle.
      Al día siguiente, John fue enviado por barco para servir en la II Guerra Mundial. Durante un año y un mes, los dos se conocieron a través del correo, y un romance fue creciendo. John le pidió una fotografía, pero ella se negó. Ella sentía que si a él de verdad le importaba, no importaría como
fuera ella.
      Cuando por fin llego el día en que él regresaría de Europa, ellos arreglaron su primer  encuentro: a las 7:00 de la tarde en la Gran Estación Central de Nueva York. "Tú me reconocerás", ella dijo, "por la rosa que llevaré en la solapa. Así que a las 7:00 John estaba en la estación
buscándola.
      Dejaré que el señor X les diga lo que sucedió:
      "Una joven mujer vino hacia mi, su figura alta y esbelta. Su cabello rubio y rizado se  encontraba detrás de sus delicadas orejas; sus ojos eran azules como flores. Sus labios y su mentón tenían una gentil firmeza y en su traje verde pálido era como la primavera en vida. Me acerqué
caminando hacia ella sin darme cuenta de que no llevaba la rosa. Mientras me movía, una pequeña y provocativa sonrisa curvó sus labios:
      "¿Vas por mi, marinero?" Murmuró ella. Casi incontrolablemente di un paso hacia ella y  entonces vi a Hollis Maynell. Estaba parada casi directamente detrás de la chica. Una mujer, ya pasada de sus 40, con cabello grisáceo bajo un sombrero gastado. Era más que regordeta, sus
pies, con gruesos tobillos descansaban en zapatos de suela baja.
      La chica del traje verde se iba rápidamente. Sentí como si me partiera en dos: mi deseo tan agudo de seguirla, y a la vez tan profundo mi anhelo por la mujer cuyo espíritu me había  acompañado y apoyado. Y ahí estaba ella.
      Su pálida y rolliza cara era gentil y sensible, sus ojos grises tenían un brillo cálido y amigable. No vacilé. Mis dedos apretaron la pequeña y usada copia de cuero del libro que era para  identificarme con ella.
      Esto no sería amor, pero seria algo preciado, algo quizá mejor que el amor, una amistad por la que había, debía estar siempre agradecido.
      Cuadré mis hombros, saludé y le ofrecí el libro a la mujer, aunque mientras hablaba me sentí ahogado por la amargura de mi decepción.
      - "Soy el Teniente John X, y usted debe ser la Srta. Maynell. Estoy muy contento de que me pudiera conocer; ¿la puedo llevar a cenar?
      La cara de la mujer se ensanchó en una sonrisa tolerante.
      - "No se de que se trata esto hijo" ella respondió, "pero la señorita del traje verde que se acaba de ir me rogó que usara esta rosa en mi abrigo. Y ella dijo que si usted me invitaba a cenar, yo le diría que le está esperando en el restaurante de enfrente. ¡Dijo que era una clase de prueba!"
      No es difícil de entender y admirar la sabiduría de la Srta. Maynell. La verdadera naturaleza de un corazón se ve en su respuesta a lo no-atractivo.
      "Dime a quien amas" escribió Houssaye, "Y te diré quien eres".


LA SILLA



La hija de un hombre le pidió al pastor que fuera a su casa a orar una oración por su padre  que estaba muy enfermo. Cuando el sacerdote llegó a la habitación del enfermo, encontró a este hombre en su cama con la cabeza alzada por un par de almohadas Había una silla al lado de su cama, por lo que el pastor asumió que el hombre sabía que vendría a verlo.
      -Supongo que me estaba esperando, le dijo.
      -No, ¿quién es usted?, dijo el hombre.
      -Soy el pastor que su hija llamó para que orase con usted.
      Cuando vi la silla vacía al lado de su cama, supuse que usted sabía que yo venía a verlo.
      -Oh si, la silla, --dijo el hombre enfermo--, ¿le importa cerrar la puerta?
El Pastor sorprendido la cerró.
      -Nunca le he dicho esto a nadie, pero... toda mi vida la he pasado sin saber cómo orar. Cuando he estado en la iglesia he escuchado siempre sobre la oración, que se debe orar y los beneficios que trae, etc., pero siempre esto de las  oraciones me entra por un oído y sale por el otro
pues no tengo idea de cómo hacerlo. Hace mucho tiempo, abandoné por completo la oración. Y así fue hasta hace unos cuatro años cuando, conversando con mi mejor amigo, me dijo: "José, esto de la oración es simplemente tener una conversación con Jesús. Te sugiero que lo hagas así... te  sientas en una silla y colocas otra silla vacía frente a ti; luego, con fe, miras a Jesús sentado delante tuyo. No es algo alocado, pues Él nos dijo:
      'Yo estaré siempre con ustedes'. Por lo tanto,  le hablas y le escuchas, de la misma manera como lo estás haciendo conmigo ahora mismo. Así que lo hice una vez y me gustó tanto que lo he seguido haciendo unas dos oras diarias desde entonces. Siempre tengo mucho cuidado que no me vaya a ver mi hija pues me internaría de inmediato en la casa de los locos. El  Pastor sintió una gran emoción al escuchar esto y le dijo a José que era muy bueno lo que había estado haciendo y que no cesara de hacerlo; luego hizo una oración >con  él, le extendió  una bendición, y se fue  . Dos días después, la hija de José llamó al Pastor para decirle que su padre había fallecido. El Pastor le preguntó:
      -¿Falleció en paz?.
      -Si, cuando salí de la casa, a eso de las dos de la tarde, me llamó y fui a verlo a su cama; me dijo lo mucho que me quería y me dio un beso. Cuando>regresé de hacer compras, una hora mas tarde, ya lo encontré muerto. Pero hay algo extraño, pues aparentemente, justo  antes de morir, se acercó a la silla que estaba al lado de su cama y recostó su cabeza en ella, pues así lo encontré ¿Qué cree usted que pueda significar esto?
      - El  Pastor se secó las lágrimas de emoción y le respondió:
      -Ojalá que todos nos pudiésemos ir de esa manera.


¿CIELO?



Un hombre, su caballo y su perro, caminaban por una calle. Después de mucho caminar, el hombre se dio cuenta que los tres habían muerto en un accidente.
      La caminata era larga y cuesta arriba, el sol era fuerte y los tres estaban empapados en sudor y con  mucha sed. Precisaban agua desesperadamente.
      En una curva del camino, avistaron un magnifico portón de mármol, que conducía a una plaza calzada  con bloques de oro; en el centro de ella había una fuente de donde  brotaba agua cristalina.  El caminante se dirigió al hombre que cuidaba la entrada desde una garita.
      Buen día.- dijo el caminante
      Buen día.- respondió el hombre
      - ¿Qué lugar es éste?
      - Esto es el cielo.
      - Qué suerte que llegamos aquí; estamos con mucha sed.
      - Usted puede entra a tomar agua a voluntad - dijo el guardián, indicándole la fuente.
      - Mi caballo y mi perro también están con sed. Dijo el hombre
      - Lo lamento mucho; aquí no se permite la entrada de animales.
      El hombre se sintió muy decepcionado porque su sed era grande, pero decidió no beber si dejaba a sus  amigos con sed; y prosiguió su camino.
      Después de mucho caminar cuesta arriba, con la sed y el cansancio multiplicados, llegaron a un sitio, cuya  entrada estaba marcada por un portón viejo semi-abierto. El portón daba  a un camino de tierra, con árboles de ambos lados que le hacían sombra. A la sombra de uno de los árboles, un hombre estaba recostado, con la cabeza cubierta por un sombrero, parecía que dormía.....
      Buen día.- dijo el caminante.
      Buen día.- respondió el hombre.
      - Mi caballo, mi perro y yo tenemos sed...
      - Hay una fuente en aquellas piedras; pueden beber a voluntad.
      El hombre, el caballo y el perro fueron hasta la fuente y saciaron su sed.
      - Muchas gracias - dijo el caminante al salir.
      - Vuelvan cuando quieran - respondió el hombre.
      - A propósito ¿cual es el nombre de este lugar?
      - Cielo.
      - ¿Cielo?, pero si el guardián del otro portón de mármol me dijo que el cielo era allí!
      - Aquello no es el cielo, aquello es el infierno.
      El caminante quedó perplejo y dijo:  - Pero esta falsa información debe causar grandes confusiones.
      - De ninguna manera; ellos nos hacen un gran favor, porque allí quedan aquellos que son capaces de abandonar a sus mejores amigos....


NUNCA DIGAS "ALGUN DIA"



Un amigo abrió el cajón de la cómoda de su esposa y levantó un paquete envuelto en papel de seda:
   "Esto - dijo - no es un simple paquete, es lencería". Tiró el papel que lo envolvía y observo la exquisita seda y el encaje.
   "Ella compró esto la primera vez que fuimos a Nueva York, hace 9 años. Nunca lo usó. Lo estaba guardando para una "ocasión especial".
   Bueno... creo que esta es la ocasión". Se acercó a la cama y colocó la prenda junto con las demás ropas que iba a llevar a la funeraria. Su esposa acababa de morir.
   Volviéndose hacia mí, dijo:
"No guardes nada para una ocasión especial, cada día que vives es una ocasión especial".
   Todavía estoy pensando en esas palabras... ya han cambiado mi vida.
   Ahora estoy leyendo más y limpiando menos. Me siento en la terraza y admiro la vista sin fijarme en las malas hierbas del jardín. Paso más tiempo con mi familia y amigos y menos tiempo en el trabajo.
   He comprendido que la vida debe ser un patrón de experiencias para disfrutar, no para sobrevivir.
   Ya no guardo nada. Uso mis copas de cristal todos los días. Me pongo mi abrigo nuevo para ir al supermercado, si así lo decido y me da la gana.
   Ya no guardo mi mejor perfume para las fiestas especiales, lo uso cada vez que me provoca hacerlo.
   Las frases "algún día..."y " uno de estos días", están desapareciendo de mi vocabulario.
   Si vale la pena verlo, escucharlo o hacerlo, quiero verlo, escucharlo o hacerlo ahora.
   No estoy seguro de lo que habría hecho la esposa de mi amigo si hubiera sabido que no estaría aquí para el mañana que todos tomamos tan a la ligera.
   Creo que hubiera llamado a sus familiares y amigos cercanos. A lo mejor, hubiera llamado a algunos antiguos amigos para disculparse y hacer las paces por posibles enojos del pasado. Me gusta pensar que hubiera ido a comer comida china, su favorita.
   Son esas cosas dejadas sin hacer, las que me harían enojar si supiera que mis horas están limitadas. Enojado porque deje de ver a buenos amigos con quienes me iba a poner en contacto "algún día"... Enojado porque no escribí ciertas...cartas que pensaba escribir "uno de estos días". Enojado y triste porque no le dije a mis hermanos y a mis hijos con suficiente frecuencia, cuanto los amo.
   Ahora trato de no retardar, detener o guardar nada que agregara risa y alegría a nuestras vidas. Y cada mañana me digo a mí mismo que éste día es especial, cada hora, cada minuto...es especial.


Moralejas y reflexiones, segunda parte por pedido!
15 Puntos Score: 5/10
Visitas: 1282 Favoritos: 1
Ver los usuarios que votaron...
0 Comentarios Moralejas y reflexiones, segunda parte por pedido!
Este post no tiene comentarios. Sea el primero!
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!