Pensamiento Circular

Pensamiento Circular







buenas a todos 

El siguiente post es con la intención de compartir informacion, la cual se me da muy interesante y espero que en esta comunidad allá alguien mas que clasifique la informacion de la misma forma 

Empecemos 

El pensamiento Circular

La inmensa mayoría de las personas consideran que saben pensar y que lo hacen bien. Algunos, con total convicción, hasta afirman que son de pensar mucho; pero sin darse cuenta de lo circular que es su pensamiento.

Para poder comprender a qué me refiero con pensamiento circular, imaginemos al cerebro como una gran selva repleta de senderos muy transitados. Los senderos son tantos, que la selva ya parece un laberinto.

Las neuronas son los habitantes que han ido marcando a esos senderos con su recorrido cotidiano a puntos específicos, como a determinado árbol para proveerse de cierto fruto, a determinada parte de un río para beber agua, etc.

La mayoría de las neuronas tiene un hábito rutinario de recorridos, porque ya conocen y saben perfectamente qué hallar dónde, de lo que necesitan cotidianamente. Así, cada vez que nuestra parte consciente requiere algo a las neuronas, éstas van rápida y directamente al punto en cuestión por el sendero tan habitual y marcado, que es como una avenida.

Pero también hay senderos que están cubiertos de malezas, casi desaparecidos, porque conducen a lugares donde hay informaciones que prácticamente nunca se necesitan. La maleza los va invadiendo hasta que, con el tiempo, hasta parecen haber sido borrados por completo.

Por esta razón, cuando pedimos a alguien que piense o recuerde, las neuronas ¿qué harán? Irán a los árboles-archivos más usados, por los senderos de uso cotidiano, ofreciéndonos todas las variables que están dentro de los mismos: De lo que se usa cotidianamente; pero haciéndose las distraídas respecto de lo que usamos muy poco o casi nunca.

Pero si les insistimos pidiéndoles que vayan a buscar algo que les impone transitar por uno de esos senderos que no usan casi nunca, hay mucha reticencia neuronal; porque es incómodo, hay que ?abrirse paso? y puede estar repleto de alimañas y peligros, ya que hace mucho que no se transita por allí, desconociéndose qué cambió.

Es como si las neuronas dijeran ¿Pero qué pretende el consciente, que nos arruinemos la ropa metiéndonos entre las espinozas malezas? Que nos llenemos las manos de ampollas y el cuerpo de raspones, por abrirnos paso a golpes de machete ¡con lo cara que me resultó la manicura!

Sin embargo, con bastante insistencia de nuestra parte consciente en esforzarnos por ?recordar? (rescatar informaciones guardadas en senderos neuronales poco transitados); las neuronas terminan juntando coraje y metiéndose en grupo explorador (abrazadas unas con otras, para darse coraje), pasito a paso avanzan abriéndose camino hasta llegar al archivo específico.

El detalle es que la mayoría de las veces, nuestro ego, que rige sobre la parte inconsciente y toda función biológica (por lo tanto es también quien ordena a las neuronas el esfuerzo de abrirse paso por la selva), comprensivo con las abnegadas trabajadoras, suele decirnos ?información perdida, inexistente?. A veces sabemos bien que no podemos haber ?perdido? a esa información y, por lo tanto, exigimos que se esfuercen como sea, pero que la rescaten. En otras ocasiones, cuando el esfuerzo es mucho y poca la importancia de recuperarlo, dejamos que abandonen el intento y vuelvan a su normal actividad por los senderos cotidianos.

Con esta alegoría, creo que queda claro el por qué toda persona es muy hábil y ?lúcida? en el manejo de las informaciones que usa frecuentemente, pero se vuelve muy torpe cuando se trata de rescatar conocimientos en desuso y, mucho peor aún, cuando intenta rescatar en la memoria a datos que alguna vez incorporó, pero no usó casi nunca: Están como perdidos, sepultados por la maleza que invadió a ese sendero neuronal y ¡vaya uno a saber cuál sendero (de los que están cerrados por la maleza) será justamente el que lleve a esa información! El ego se resiste y rebela a tener que explorar a muchos senderos intransitables para hallar a una información que nunca más se requirió y nunca se le dio mayor importancia. Porque es como si la hubiera arrojado a un vertedero de ?cosas para clasificar mejor? y que, con el tiempo, se convirtió en una montaña que sepultó a la infinidad de otras cosas previas que había retenidas en la memoria ?provisoria?. Como ?importantes por el momento, nada más? (como al grueso de lo que se estudia para rendir exámenes y aprobar materias).

¿Quién querría tomarse el trabajo de ir a un vertedero a buscar algo pequeño como un teléfono en particular, entre la kilométrica montaña de otras cosas desechadas?

Son ?senderos neuronales cerrados? que se han vuelto por completo intransitables. Por eso es tan válido el dicho: conocimiento o información que no se usa, es como si se olvidara. (Sobre todo si no impactó emocionalmente, para que el inconsciente lo tenga muy presente, por su relacionada carga emotiva).

Las neuronas son como personas en patines sobre pista de hielo: Van súper veloces a los lugares muy frecuentados de la memoria, pero cuando se trata de senderos desusados, es como si ya no hubiera hielo, se les hace difícil andar con los patines y, encima, abrirse paso entre la maleza, perdiéndose por vericuetos erróneos y hasta quedándose enredadas y empantanadas.

Por esta razón es que, cuando nos proponemos pensar ?a fondo? en algún asunto, lo que en realidad suele suceder en casi todo cerebro, es que las neuronas recorren una y otra vez, como en círculos, a los caminos y senderos más transitados, yendo y viniendo una y otra vez con la misma respuesta: ?no podemos hallar lo buscado?, ?solución inalcanzable o imposible?.

Pero la desesperación emocional por hallar una solución? (al conflicto o problema que nos preocupa) nos impone exigirle a las neuronas ?vuelvan a intentarlo otra vez? y, éstas, ¡vuelven a patinar súper veloces por el recorrido circular cotidiano, pero sin meterse en senderos ?cerrados?!

Obviamente: La persona en cuestión dirá, con mucha razón, ?pienso y pienso, pero no puedo hallar una solución o alternativa válida? o ?no se me ocurre nada posible?. 

¡Claro! ¿Cómo va a poder hallar soluciones, por más obvias que sean, como sumar dos más dos, si sus neuronas no están acostumbradas a meterse por senderos alternativos (pensamiento lateral, asociativo) y se lo pasan patinando por las ?avenidas? habituales?

Peor aún cuando se les explica esta alegoría, porque no tienen ni idea de cómo activar el pensamiento lateral o alternativo, de asociaciones por analogías, pues ¡no tienen práctica, ni nunca se les enseñó cómo desarrollarlo!

Esa solución tan ?a mano? y obvia, como el sumar dos más dos, es como pedirles que den un salto al sendero contiguo, que está apenas a un metro del que transitan siempre, pero no saben cómo ?saltar? o ?abrir paso nuevo?, fabricando una ramificación, POR ASOCIACIÓN DE IDEAS, rigiéndose por similitudes y trazando analogías.

El pensamiento alternativo, lateral o por asociaciones.

El pensamiento lateral, alternativo o por asociaciones, es precisamente como abrir senderos que interconecten a los más transitados con partes de los que ya están demasiado cerrados por malezas.

Es decir: Si una gran piedra o derrumbe cerró completamente el paso de un sendero ¿por qué no ir por otro paralelo y crear una ramificación, o desvío, que conecte con el cerrado, en la parte siguiente al derrumbe?

Técnicamente, a eso se lo puede ir logrando por ensayar con frecuencia a la búsqueda de analogías y similitudes entre cosas que aparentemente no tienen nada en común ni similar.

Un ejemplo muy básico: ¿Tienen algo en común los perros con los gatos? ¿Qué y cuánto?

? Son mamíferos.
? Cuadrúpedos.
? Domesticables como mascotas.
? Cubiertos de pelos.
? Omnívoros

¿Qué otros animales comparten las mismas características que ellos?

? Caballos
? Cerdos
? Ratones

¿Las vacas y ovejas comparten todas las mismas características que perros y gatos?

¿Cuál es la principal diferencia que les excluye? Que son vegetarianos, no ?omnívoros?, no se les puede alimentar con carne, menos con carroña.

Cuando acostumbramos a la mente a buscar puntos en común y diferencias entre unas cosas y otras, en apariencia muy diferentes entre sí, las neuronas se vuelven cada vez más ágiles y expertas en abrir nuevos senderos en el bosque cerebral.

De este modo, resulta fácil deducir que, si los perros y gatos pueden aprender cosas y hasta obedecer órdenes o ser domesticados ¿por qué no los caballos y otros animales similares como los cerdos?

Si seguimos fomentando en nuestra mente al pensamiento asociativo, de hallar similitudes o paralelismos entre cosas de apariencias muy diferentes, como dije y reitero, la capacidad mental resulta incrementada de modo gigantesco. Sobre todo para lograr resoluciones de problemas o asuntos que parecen irresolubles o muy difíciles.

Este es el secreto de la capacidad mental de la mayoría de los ?genios? de la humanidad: haber desarrollado y ejercitado el pensamiento asociativo, que da lugar a la creatividad y a una mayor facilidad para compenetrarse en los detalles de todo lo nuevo y desconocido, como para resolver cosas que son difíciles o imposibles para el común de las personas.

Pero ¡hay que ejercitarlo de modo constante! Porque las diversas funciones y capacidades del cerebro son como un conjunto muscular: lo que no se entrena y mantiene tonificado? se va volviendo cada vez más débil, fláccido, hasta terminar atrofiándose y siendo muy difícil de rehabilitar. (Como senderos borrados por malezas y hasta árboles).

No se trata de ?pensar mucho? (como patinando circularmente por las avenidas) sino de aprender a darle un uso más eficiente, por desarrollar la capacidad de pensamiento lateral, asociativo y analítico objetivo profundo. De variar asociaciones y comparaciones, buscando aciertos y semejanzas válidas, a pesar de las más que notorias y obvias diferencias. Tomarlo como un constante juego mental de hallar similitudes, analogías, en lugar de diferencias.

Así es como antiguamente se recurría a ejemplificar la educación y formación con el crecimiento de las plantas, especialmente con árboles frutales. Por eso la raíz semántica de la palabra cultura, viene de cultivar: debemos aprender a cultivarnos a nosotros mismos, porque nadie más lo hará por nosotros y ¿cuán importante es lograr ser en la vida, como un árbol muy apreciado por la cantidad y calidad de sus frutos?

Porque no se trata sólo de crecer mucho, grandes y fuertes y de florecer, sino también de FRUCTIFICAR en cosas que motiven el aprecio y valoración de los demás, para que no deseen quitarnos del camino o convertirnos en leña.

los invito a ser parte del siguiente foro, el cual es una bella comunidad para las personas que quieren aprender, que les gusta crecer y fortalecerse tanto mentalmente como espiritualmente,

http://centaurea.cultureforum.net/ 







Es mi primer post, y agradezco a las personas que hallan dedicado un poco de tiempo a leer
Pensamiento Circular
4 Puntos Score: 2/10
Visitas: 2735 Favoritos: 10
Ver los usuarios que votaron...
12 Comentarios Pensamiento Circular
INTERESANTE. LA COTIDIANIDAD NOS ATRAPA A LA MAYOR?
excelente, ahora mi mente empieza a volar tio!
gracias por los comentarios, hay que abrir la mente  
Gracias por ense?
a fav. sospecho que yo lo necesito  
Gracias, bro
 Muy interesante.
hmmm... interesante!
muchas gracias te dejar?
Simplemente gracias, y aun mas por la invitaci?
Gracias un articulo muy interesante pero no te niego que me alcance a aburrir me senti leyendo lo mismo una y otra vez
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!