Los 20 mitos mas populares de la ciencia.

  • Categoría: Off-Topic
  • Publicado hace más de 6 años
 



1) Los pollos pueden vivir sin cabeza; Cierto, y no solo durante unos pocos minutos -Un pollo puede caminar por los alrededores sin su tarro a causa de su bulbo raquídeo, que a menudo permanece parcialmente intacto después de la decapitación, ya que es desde este órgano desde donde se controlan la mayor parte de sus reflejos. Un pollo robusto logró vivir 18 meses. Sin embargo probablemente fue un cabeza de chorlito. (Nota: El ave al que hacen referencia era el famoso pollo Mike y lo alimentaron con mangueras por donde le suministraban el alimento).



2) El agua gira en dirección contraria en los desagües del hemisferio sur a causa de la rotación terrestre

La gravedad de la Tierra es demasiado débil como para afectar a la dirección del flujo del agua en los desagües, de hecho, esto es algo fácil de comprobar visitando unos cuantos lavabos, lo cual te demostrará que los remolinos de agua se forman dependiendo de la forma del fregadero, no del hemisferio. Edito: "A pesar de que se tiene la creencia de que por el efecto Coriolis en el hemisferio Norte el agua de los inodoros gire en el sentido de las agujas del reloj y en el hemisferio Sur al contrario, está demostrado que dicho efecto no tiene repercusión en el giro del agua. Este giro depende exclusivamente al diseño del desagüe del inodoro. En un mismo hemisferio aparecen giros en uno y otro sentido, refutando la creencia popular" 



3) En el espacio no hay gravedad

La culpa de esta idea errónea la tiene el término ?gravedad cero?. La gravedad está en todas partes, incluso en el espacio. Los astronautas parecen carentes de peso porque se encuentran en una continua caída libre hacia la Tierra, y se mantienen ?en vuelo? a causa del movimiento horizontal de la nave. Los efectos de la gravedad disminuyen con la distancia, pero en realidad, nunca se van del todo. Ah, y ya que estamos en ello, tampoco es cierto que el espacio esté vacío. Existen toda clase de átomos ahí fuera, aunque algunas veces muy lejos (y también hay que añadir a este fino gas a la suma total de la gravedad).



4) Los humanos solo emplean el 10% de sus cerebros

  Esta frase tan repetida lleva en circulación durante al menos un siglo. Por fortuna, no es cierta. Las imágenes captadas por los aparatos de resonancia magnética demuestran con claridad ? y a todo color ? que los humanos emplean convenientemente la mayor parte de su córtex cerebral, incluso durante la siestecita.



5) Comerse un panecillo con semillas de amapola actúa como un opiáceo

Los que apoyan esta leyenda urbana basan su credibilidad en un popular episodio de la Comedia televisiva Seinfeld. Resulta que detrás de la comedia hay un viso de realidad: las pruebas sugieren que ingerir dos panecillos con semillas de amapola (en vez de sésamo) pueden dar positivo en opiáceos en una prueba de drogas.



6) Un penique arrojado desde lo alto de un rascacielos puede matar a un peatón

Los peniques no son la más aerodinámica de las armas. La combinación entre su forma y la fricción del viento, implica que aunque lo arrojaras desde los 380 metros de altura del Empire State Building, viajaría a una velocidad tal que simplemente provocaría una leve punzada al desafortunado peatón.



7) Los adultos no desarrollan nuevas neuronas

Buena parte del desarrollo crucial en el cerebro de los humanos se da durante la infancia, pero a partir de entonces no todo va cuesta abajo. Algunos estudios han demostrado que las neuronas continúan creciendo y cambiando bien avanzada la edad adulta.



8) La sopa de pollo puede curar el resfriado común

Curar es una palabra muy fuerte, pero la ciencia sugiere que las mamis de todo el mundo tienen parte de razón al forzar a sus hijos a tragar cucharadas de sopa de pollo garganta abajo. Los estudios descubrieron que el caldo, tiene de hecho propiedades anti-inflamatorias que ayudan a reducir la congestión.



9) El bostezo es ?contagioso?

Empíricamente, esto es difícil de negar; quizás estés bostezando mientras lees esto. La pregunta real es si hay algo fisiológico involucrado, y la respuesta es ?probablemente si?: incluso los chimpancés lo repiten cuando ven a un congénere bostezar.



10) Los rayos nunca golpean dos veces en el mismo sitio

En realidad, los rayos tienen ?querencia? por algunos puntos, particularmente si se encuentran a cierta altura. El Empire State Building recibe unos 25 impactos por rayo cada año. Benjamín Frankling descubrió este concepto hace muchos años y situó un poste de metal en lo alto de su tejado, luego hizo correr un cable desde este hasta el suelo, inventando así el pararrayos.



11) La boca de un perro está más limpia que la de un humano

A pesar del hábito que tienen de lamer cosas que los humanos no se atreverían, los científicos nos venden a menudo que la boca de Fido es más estéril que la nuestra. Y lo cierto es que las bacterias orales son tan específicas a cada especie que no se puede decir que unas sean más limpias que otras, son simplemente diferentes.



12) El pelo y las uñas continúan creciendo después de muerto

Aunque parece que el cabello y las uñas siguen creciendo después de muerto, esto es simplemente una morbosa ilusión óptica en acción. Tras la muerte, el cuerpo de un humano se deshidrata severamente, lo cual retrae la piel lo bastante como para dejar expuesta una porción mayor de cabello y uñas.



13 Los gatos siempre caen de pie

Estudios científicos han demostrado que, cuando se les arroja desde la toda clase de altura, los gatos aterrizan elegantemente sobre sus patas. Estos resultados únicamente varían cuando se deja caer al gato, patas arriba, desde una altura inferior o igual a 30 centímetros. No te sugerimos que lo intentes en casa.



14) Los hombres piensan en el sexo cada siete segundos

Los machos están programados para la reproducción, desde un punto de vista evolutivo, pero no existe ningún método científico que permita medir la extensión temporal que el deseo ocupa en nuestra vida diaria. Afortunadamente, para la productividad mundial en su conjunto, lo de los siete segundos parece ser una gran exageración, tal y como dirían los mejores investigadores.



15) Cuando corres bajo la lluvia te mojas menos

Las ecuaciones matemáticas actuales empleadas para resolver esta popular cuestión han sugerido que es cierto, aunque no por las sencillas razones que podrías pensar. La complejidad de los cálculos incluye factorizaciones en el número de gotas de lluvia que golpean la cabeza del caminante contra las que golpean el pecho del corredor.



16) La regla de los cinco segundos

Tener una regla arbitraria para justificar el consumo de comida que cae al suelo dentro de cierto período de tiempo es conveniente, especialmente cuando dicha comida es un pastelito brownie. Desafortunadamente las pruebas (y la lógica) confirman que los gérmenes se adhieren a la mayor parte de las comidas en el momento en que entran en contacto.



17) Los animales pueden predecir los desastres naturales

No existen evidencias de que los animales posean un misterioso sexto sentido que les permita predecir desastres naturales. Su fino sentido del olfato, oído y agudizados instintos bastan por si solos para que se dispersen por las faldas de las colinas durante un huracán o un tsunami. E incluso así, los animales mueren muy a menudo a causa de los desastres naturales, de modo que si tienen una clase de sexto sentido, no les vale para mucho.



18) Las estaciones son causadas por la proximidad de la Tierra al sol

La distancia que separa a la Tierra del sol durante su órbita elíptica anual, en realidad tiene poco efecto sobre la temperatura. Lo que dicta el clima es el ángulo de inclinación de la Tierra (hacia el sol en verano desde el hemisferio norte, y lejos de él durante el invierno).



19) La Gran Muralla china es la única construcción humana visible desde el espacio

Existen algunas variaciones sobre este dicho folclórico, y todos son cuantificablemente falsos. Los astronautas pueden señalar la Gran Muralla desde órbitas terrestres bajas, junto a muchos otros puntos, como las pirámides de Gizeh e incluso las pistas de aterrizaje de algún aeropuerto. Pero desde la luna no se puede ver la Muralla.



20) Se tardan 7 años en digerir un chicle (goma de mascar)

A pesar de que a los ácidos estomacales les puede resultar un poco más difícil de digerir que las comidas orgánicas, los chicles no reciben ningún tratamiento especial por parte del sistema digestivo. Los doctores creen que este viejo cuento de nuestras señoras fue una invención destinada a evitar que los niños se tragasen esta sustancia gomosa.
Los 20 mitos mas populares de la ciencia.
0 Puntos Score: 0/10
Visitas: 1371 Favoritos: 0
0 Comentarios Los 20 mitos mas populares de la ciencia.
Este post no tiene comentarios. Sea el primero!
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!