Ingerencia de Estados Unidos en M?xico

  • Categoría: Noticias
  • Publicado hace más de 6 años
LOS ESTADOS UNIDOS Y SUS INTERESES EN LAS COLONIAS ESPAÑOLAS: LA NUEVA ESPAÑA

Robert J. Ward


El interés en las posesiones de España en América del Norte, por parte de las grandes potencias, existía desde el descubrimiento del Nuevo Mundo. Lo alentaba el deseo de disfrutar de las riquezas de las nuevas tierras. Más tarde se convirtió en el conflicto de dos culturas colindantes y se agravó con el afán expansionista de los Estados Unidos. La situación de la colonia a fines del siglo XVIII y principios del XIX, el desánimo de muchos de los moradores de esta parte del reino con el gobierno de la metrópoli propiciaron los planes y conjuras de intervención, entre los cuales se cuentan los que constituyen parte esencial de este ensayo.
La situación colonial
El choque de dos civilizaciones distintas en el Nuevo Mundo dio lugar a la formación de México. Los conquistadores al llegar se encontraron con tantos recuerdos de su país natal que llamaron a estas tierras "Nueva España". El primer encuentro de razas y de civilizaciones fue brutal y destructor, pero poco a poco esta situación se modificó hasta que grupos e individuos se ajustaron y formaron clases diferentes. La rígida estratificación social ayudó al principio a la adaptación y a la organización de Nueva España. Sin embargo la petrificación de las instituciones volvió a ser, con el tiempo, una de las causas principales del descontento general y por consiguiente de la independencia.
Los indios, quienes ocuparon el escalafón social más bajo, constituían a principios del siglo XIX el elemento más numeroso de la población. Aunque según la ley eran súbditos del rey, no se les consideró iguales a los peninsulares sino menores de edad. La mala aplicación de benéficas leyes dadas en su favor dio lugar a revueltas periódicas, las cuales fueron aplastadas sin piedad. Los mestizos, despreciados por parte de sus padres españoles y despreciando a sus madres indígenas, llegaron a ser por su número una amenaza para la sociedad organizada. Listos en la lucha para el honor y la riqueza, de la que se sentían desposeídos, fueron un elemento de disturbio entre los indios a quienes incitaron seguidamente a la rebelión. Pueden atribuirse muchos de los disturbios de la época colonial a sus esfuerzos para ascender a una posición de igualdad con los "blancos".
No existió base legal para la distinción entre criollos y peninsulares, ambos nacidos de padres españoles. Sin embargo tal distinción a favor de estos últimos llegó a ser una fuerte costumbre, aun entre los hijos nacidos en América de peninsulares y los que nacieron en España de los mismos padres. Los peninsulares, por ejemplo, gozaron del monopolio de los altos cargos civiles y eclesiáticos. Como testifican bastantes autores, estas distinciones dieron lugar a odios de clase que impidieron la formación efectiva de la colonia en una entidad nacional.[ 1 ]
España, como las demás potencias coloniales de la época, siguió la política mercantilista, por lo que veía en la colonia un abastecedor de materias primas para la madre patria y un mercado para sus productos. Cualquier efecto que pudiera competir con la economía de España llegó a ser prohibido o relegado a ciertos distritos, como la vid, el aceite y el tabaco. La prohibición del comercio directo de las colonias entre sí y los muchos y variados impuestos también disminuyeron la posibilidad de una fuerte economía colonial.[ 2 ] Tales restricciones tuvieron el efecto de crear un fuerte comercio de contrabando, que dio ventajas a los coloniales, los extranjeros y a los funcionarios deshonestos. El comercio ilícito ayudó a preparar la independencia al mostrar las ventajas del comercio extranjero y al hacer resaltar el hecho de que el interés de la España era, en muchos casos, contrario al de la colonia. La evidencia de la habilidad del colono para evadir la ley disminuyó el prestigio de la autoridad española, hizo más débil su control y dio entrada a las ideas extranjeras contrarias a las enseñanzas oficiales.[ 3 ]
Otro factor en la preparación de la mente colonial para la independencia fue la expulsión de los jesuitas en 1767, pues ella dejó a los criollos sin educadores, suspendió en el norte mucha influencia misionera y española e hizo de muchos de los expulsados propagandistas activos a favor de la independencia.[ 4 ]

El interés europeo en la colonia
La época colonial no fue tan somnolienta como ha sido pintada. Durante los tres siglos de la dominación española hubo más de una rebelión violenta. En adición a los disturbios internos, España tuvo que enfrentarse con el interés creciente de las demás potencias europeas en tomar su parte de los frutos de las Indias.
Al principio España consideró más peligrosa a Francia que a Inglaterra como amenaza principal a sus colonias. Un atentado francés en contra de la Florida había sido rechazado cuando Peñalosa en 1678 trató de convencer a Luis XIV de conquistar a las provincias norteñas de la Nueva España. La expedición de La Salle por el Mississippi a Nueva Orleáns hizo a Francia vecina de España y su expedición a Texas dio lugar a una contraexpedición española.[ 5 ]
Inglaterra también tuvo gran interés en penetrar la barrera hispánica. El pirata Hawkins fue el primero en quebrantar ese monopolio e iniciar la penetración comercial inglesa que duró hasta la Independencia. Oliverio Cromwell ofreció a España una alianza contra Francia por el derecho de comerciar con las Indias y al ser rechazado se alió con Francia con la idea de quitar a España las Antillas para establecer colonias inglesas. Al estallar la guerra de sucesión española, el virrey, el conde de Montezuma, pensó en alcanzar la independencia con ayuda de Inglaterra pero Felipe V lo reemplazó a tiempo con el duque de Alburquerque. Con el tratado de Utrecht, Inglaterra obtuvo en América la entrada comercial que había buscado. Los abusos cometidos al amparo de ese tratado agudizaron los sentimientos de hostilidad, pero al mismo tiempo alentaron el deseo inglés para ampliar su comercio con América y entre tanto los ingleses avanzaron hacia el sur por medio de la diplomacia, el comercio y la guerra.[ 6 ] Otro intento de involucrar a Gran Bretaña en un proyecto para destruir la dominación española ocurrió en 1742, al mandar una facción revoltosa una comisión al general Oglethorpe buscando su ayuda para librar a México. El plan consistía en fundar, bajo un príncipe austriaco, una nación independiente. Como premio de su ayuda, Inglaterra recibiría el monopolio del comercio. La propuesta era tentadora pero el plan fracasó antes de que los ingleses pudieran considerarla.[ 7 ]

Por el año de 1791 el aventurero William Bowles trató de interesar a lord Grenville en tomar las Floridas y la Luisiana y aun de "librar" a México. Según su relación, tenía la posibilidad de atraer unos seis mil americanos desafectos del oeste, para formar parte del ejército de invasión.[ 8 ]
El atentado inglés más serio en contra de España en el Nuevo Mundo ocurrió en conexión con el plan de Miranda para alcanzar la libertad de Latinoamérica. Bajo el primer ministro Castlereagh, el general Wellesley empezó a prepara una expedición a fines de 1806. Hizo planes, rutas y mapas, y obtuvo amplia información sobre el clima y los habitantes de la Nueva España. Después de considerar unos siete lugares para la invasión decidió que fuera Veracruz a causa de su cercanía a México. Consideró que necesitaría no menos de ocho mil hombres de tropa y mil de caballería, los cuales deberían estar listos para salir de Jamaica para Veracruz en enero de 1808. Los ingleses pensaron en dar a México un rey francés escogido de entre los nobles desafectos a Napoleón. Miranda regresó a Inglaterra el 10 de enero de 1808 para proporcionar más información y alentar el plan. Trajo consigo noticias adicionales acerca de la Nueva España junto con un plano exacto de Veracruz y sus defensas. Con esta información más precisa Wellesley revisó sus cálculos en cuanto al número de tropas que necesitaría. Pidió y recibió la promesa de 17 000 hombres, una cuarta parte de los cuales serían alemanes. El plan estaba bien encaminado con tropas listas para salir de Cork cuando los eventos en el continente variaron el rumbo de la política inglesa.
El 1o. de junio de 1808 Wellesley casi tenía arreglada la salida de las tropas para lanzar un ataque preliminar en contra de la península antes de proceder sobre Jamaica. El mismo 8 de junio de 1808, cuando Melville informó a Castlereagh oficialmente que México sería el mejor objetivo para la expedición, llegaron a Londres dos miembros de la junta de Asturias para pedir ayuda en contra de Napoleón; cuatro días más tarde recibieron la promesa del apoyo inglés. Al decidir apoyar a las juntas y llevar la lucha hasta el continente, Canning decidió a la vez el fin de la expedición en contra de México.
Entretanto a México llegaban las noticias de la nueva situación peninsular. Las colonias se encontraban en un dilema: ¿eran libres o no? Era la cuestión candente que iba a motivar la situación en los próximos años. La alianza de América con España no se debía a su amor hacia la madre patria ni hacia el pueblo español sino a su devoción al rey. Legalmente México fue un reino sujeto al rey y la unión con España fue sólo personal, lo que dio lugar a esperanzas para la libertad a los que deseaban la independencia. El Ayuntamiento de México quiso imponer un sistema de gobierno por juntas como en la península. Al mismo tiempo los peninsulares quisieron mantener el poder enfatizando su derecho a dominar a la colonia. El virrey se prestó a los planes de Verdad y Ramos, Azcárate y Lezama, fray Melchor de Talamantes y Jacobo de Villaurrutia, pero los peninsulares bajo Gabriel de Yermo actuaron primero el 15 de septiembre de 1808 y nulificaron todo cambio democrático.[ 9 ] Por dos años habría una paz ficticia hasta el estallido de la revolución de Hidalgo.


Fracaso de Estados Unidos sobre intervenir en la Independencia de México


Cada intento de involucrar directamente a los Estados Unidos en el movimiento insurgente fracasó. Algunos agentes nunca pisaron territorio norteamericano, otros no pudieron ganar la confianza y amistad de los altos funcionarios. La única oferta sólida, de Monroe a Gutiérrez de Lara, fue rechazada a causa de las condiciones inconvenientes impuestas. Las promesas de envío de buques y otra ayuda casi nunca se realizaron. Fueron ofrecidos ejércitos, armas, municiones y dinero, pero al llegar el momento en que el apoyo hubiera sido eficaz, sólo salta a la vista su ausencia.
Sin embargo el interés individual en apoyar a los insurgentes latinoamericanos no desapareció; varios puertos como Baltimore y Nueva Orleáns, por ejemplo, fueron centros de corsarios, y proveedores eficientes de embarcaciones de contrabando para los rebeldes. Parte de la explicación la proporciona la situación internacional de la época. Cuando surgieron los primeros intentos por finiquitar la influencia española en la Nueva España, los Estados Unidos se ocuparon de ensanchar directamente su territorio hacia las Floridas. Madison y Jackson utilizaron la diplomacia y la guerra para incorporar esta sección de las posesiones españolas a la Unión. La Luisiana y las Floridas distrajeron así la atención de aventureros y colonos, quienes de otra manera hubieran puesto sus miras en México para cumplir sus deseos.
Unos años antes las energías de la república del norte se ocuparon en prepararse para la guerra con Inglaterra y por ello no quisieron correr el riesgo de que España auxiliara activamente a la Gran Bretaña. De otra parte el ministro español Onís trabajaba para delimitar las fronteras y a la vez obraba para que los rebeldes recibieran el mínimo de ayuda del gobierno norteamericano. No era que el interés en eliminar a España del continente americano y adquirir sus preciados territorios faltara, sino que la situación interna e internacional no era favorable.
Ingerencia de Estados Unidos en M?xico
3 Puntos Score: 3/10
Visitas: 581 Favoritos: 0
Ver los usuarios que votaron...
Editar post
0 Comentarios Ingerencia de Estados Unidos en M?xico
Este post no tiene comentarios. Sea el primero!
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!