?Quieres aprender a mandar a la mierda a la gente?

  • Categoría: Off-Topic
  • Publicado hace más de 6 años
¿Quieres aprender a mandar a la mierda a la gente?








Ponte la mano en el corazón, o entre las piernas, recogiéndote los huevos como signo viril de tu masculinidad si eso te hace sentir menos cursi, y pregúntate:




    ¿Alguna vez te han dicho algo que te moleste, y no supiste cómo contestar?


    ¿Alguna vez has sentido que alguien abusa de tu confianza, y que esa persona está consciente de que está abusando de tu confianza, pero esa actitud pende de que él sabe que tú no serás capaz de reprocharle nada, lo que le garantiza que podrá seguir abusando, en vez de, más bien, ser un sujeto decente y no hacerlo porque sabe que no te agrada?


    ¿Te contestan mal a menudo?


    ¿Dejas que te contesten mal?


    ¿Desearías poder contestar de vuelta?


    ¿Alguna vez has deseado mandar a la mierda a alguien y no sabes cómo, o no te atreves a hacerlo?




Si ha contestado "sí" a alguna de estas preguntas, es porque la vida te está poniendo a prueba... y lo seguirá
haciendo hasta que sepas defenderte y superes esta etapa.

Después de la adultez, (pero sobre todo, mientras vas camino a ella), tú, nadie más que tú, y solamente tú puede defenderse. Porque creeme que no hay ninguna entidad sobrenatural o juego de reglas cósmico que vaya a hacer ese trabajo por ti.



Vamos a ver:



¿Quieres aprender a mandar a la mierda a la gente?

¿Quieres aprender a defenderte?

¿Quieres hacer karate mental con el primer cretino que se te atraviese?

¿Quieres tomar las riendas de tu vida, como Dios verdaderamente lo quiso cuando se tomó la molestia de crearte, cobarde hijo de puta?



Si dijiste sí, pasa adelante, y si dijiste no, vete al infierno... sea como sea, contempla mis...

OCHO PASOS BÁSICOS PARA MANDAR A LA MIERDA A LA GENTE


1. No tengas miedo

Si no estamos claros en este punto, entonces no vale la pena seguir. Esta primera regla es vital. Es la sangre, es el aceite del carro que te llevará a rumbos mejores en la vida. Es en serio. Puede que ésto parezca el capítulo 1 de un libro sobre auto-respeto, y lo es... pero así como la rueda sirve para carros tanto como para tanques, esta regla sirve tanto para auto-respeto como para mandar a la mierda a la gente. Insisto: no tengas miedo.

Dato Útil

Nadie te va a pegar un tiro en la cabeza por reclamarle a la mujer tras el mostrador que habla por teléfono que su trabajo es atenderte, no preguntarle a Carlitos si en verdad él la ama mientras se jurunga el clítoris con una uña. Nadie te va a matar si le exiges a la cajera del supermercado que te hable con buen tono. No te van a disparar en la sien por hacerte respetar.

2. Se hijo de puta



A ti no te tiene que dar miedo ser hijo de puta con quien hijo de puta contigo es.

Una norma básica... un ciclo primario de la vida.

Si la gente no fuera hija de puta con los que son hijos de puta con ellos, este mundo se iría a la mierda, porque entonces los que joden saben que no habría consecuencias, que abundaría la impunidad: que el camino para joder es libre, cada día un poco más, hasta que un día te bajen los pantalones y tomen a tus mujeres, así a lo medieval.

De hecho. estos ejemplos los puedes ver en la calle, pues así funciona el sistema de la sociedad básica civilizada -> rompes las reglas = vas preso. Hay consecuencias, y consecuencias deben haber con quienes joden contigo* (*ver regla nº3).

El mundo podrá irse a la mierda tarde o temprano, tanto por la creciente impunidad como por cualquier otra cosa, pero eso no te incumbe a ti porque el planeta envejece a paso mucho más lento que nosotros... por lo que si se va a la mierda dentro de 500 años, pues bien: lo importante es no estar vivo para sufrir la falta de electricidad, televisión e Internet. Así que nosotros a lo nuestro y los huevones del mañana ya verán...

Entonces: tú tienes que hacer de cuenta que tú eres un mundo dentro de ti mismo/a, y que tienes que preservar tu ecología, tu bienestar, tu ciclo de vida. Tú eres un mini-planeta, y lo que son 80 millones de años para la Tierra, para ti serán sólo 80 primaveras. Tu defensa tiene que empezar ahora mismo, pero no hay defensa sin base. Insisto: no debe darte miedo ser hijo de puta con quien hijo de puta contigo es.

¿Te das cuenta adonde estamos llegando, no? ¿Ves que todo va ligado? ¿Que esto es un ecosistema?

Durante la primera regla aprendimos que no debes tener miedo; aquí, te encuentras con que debes ser hijo de puta... entonces se debe comprender lógicamente que: regla 1) no tener miedo -> regla 2) ser hijo de puta. Todo esto es igual a = no tener miedo de ser hijo de puta. Dios mío qué bueno soy.

3. Pon precios

De ahora en adelante vas a ser un economista: un economista de Francisco, Enrique, José, Alberto, María, Vanessa, o cualquiera que sea tu nombre. Vas a ser el economista de tu propia vida.

Tú tienes que fijar precios, precios para todas y cada una de las cosas que te hagan y que no te gusten. ¿Cuánto le va a costar a alguien ofenderte? ¿Cuánto le va a costar a alguien ser injusto contigo? ¿Una respuesta hiriente? ¿Una réplica sarcástica? ¿Una sana, pero clara advertencia? ¿Un puñetazo en la cara? ¿Quemarle el carro, quizá? Tú decides. Las opciones son muchas.


Que te ofendan algún día es inevitable, por eso tienes que fijar tus precios. Tienes que sentarte solo, reflexionar, y armar tu sistema ante el mundo, tu constitución, y ponerla a funcionar desde el primer minuto que pongas un pie fuera de tu casa.

Es una forma básica de organización que nos rige. Hasta los países civilizados usan esto, y tu éxito dependerá, tal como en las naciones del mundo, de qué tan bien hagas cumplir tus leyes.

Por ejemplo: Dios, o la biología, o el universo, decidieron que el ser humano es libre. Tú eres independiente, no eres una máquina. Tú no necesitas la autorización de algún Windows o sistema omnipresente para moverte, para abrir los ojos, para hablar, para pensar, para decir lo que opinas. Esto es tanto bueno como malo.

Malo porque un ser humano está en la libertad de tirar aviones contra las torres gemelas de Nueva York. El que esté prohibido por las leyes es lo de menos... tú puedes agarrar y volar un edificio de 20 pisos en pedazos si quieres, pero tienes que pagar un precio por ello...

¿No quieres que te maten? ¿No quieres que te metan preso? ¿No quieres caerte a golpes y/o que te caigan a golpes? Claro que no... pero a nosotros tampoco nos gusta pagar 5000 pesos por un televisor Plasma LCD HD. La ciencia económica, tal como las otras ciencias, imitan a la vida, lo que pasa es que en la vida el sistema es mucho más perfecto, porque no puedes entrar por la noche a robarle a la vida como sí podrías robarte el Plasma. No puedes hacer trampa.

4. ¿No se te ocurre algo ocurrente? No importa: llámalo hijo de puta

¿Quién dice que tienes que salir con una contestación digna de un guión de película para defenderte? ¿Por qué tienes que ser ingenioso? ¿Quién lo dijo? ¿La persona que te insultó espera que debas ser ingenioso? No, hijo: tú tienes que jugar con tus reglas, no con las reglas de quien te jode.

Si no eres una persona ocurrente, si no se te ocurre una respuesta inmediata, opta por lo fácil... porque tal vez no lo sepas: pero tú puedes ofender con respuestas fáciles.

Por ejemplo: llamar hijo de puta a alguien tiene aplomo. Es un insulto que, fuera del canon, se reserva únicamente entre amigos que se tienen mucha confianza, pero dicho con tranquilidad a cualquier fulano que cree que nos puede ofender, hijo de puta resulta un gran insulto. Tiene aplomo no por el significado, sino por la palabra en sí, se ha convertido en un símbolo.

Repasemos las siguientes frases simples que pueden servirnos de respuesta ideal, algunas compuestas con hijo de puta y otras con unas todavía más sencillas:



- El hijo e' puta éste se cree gracioso...

- ¿Por qué no te vas a vacilar a tu abuela, cuanto más muerta y descompuesta, mejor?

- Anda a follarte a un perro pero cuidado y no vayas a hacer incesto.

- Ándate al coño de tu perrocalentera madre

- (Así, todo sonriente): Ojalá a tu mamá le de cáncer

- (Sonriendo, calmado, y con voz seductora): ¿Por qué no me presentas a tu novia?

(Nota: si acaso tu rival es una de esas personas "agallúas" y "duras de pelar" y llama a su novia para presentártela con la esperanza de que te va a intimidar, entonces Recuerda La Regla 1, y, viéndola a la cara, empieza un monólogo que pueda ir más o menos asi: "Hola, mi nombre es tal... -le das la mano-, corazón, necesito hablarte ya que éso me da mucha lástima, y yo soy un caballero... mira: tu novio es muy poco hombre, tiene el pene de dos centímetros, me lo dijo su mamá, yo fui el marido de su madre dos meses... pero ¡no te preocupes! Aquí me tienes a mí que soy bastante mejor y mucho más macho. Termina con él de una vez por todas y ven conmigo". (Nota 2: después pregúntale delante de él si tiene grupo de estudio, y que si le gustaría estar en el tuyo). (Nota 3: todo lo anterior lo he hecho yo, y te lo garantizo: el tipo va a salir con la cola tan entre las piernas que se le va a quedar atorada en el arco del triunfo).

- (Para cuando alguien te diga algo, pero tú no lo hayas escuchado, y pase la típica cosa de que cuando le pides que te lo repita, él, con cara de sobrado, responda "no, no te preocupes, no dije nada": Bueno, lo siento, es que tu mamá me estuvo lamiendo mucho el oído anoche...



Para mujeres:



- Hasta un niño tiene más hombría que tú (no es gran cosa si un hombre se lo dice a otro, pero si una mujer se lo dice a un hombre...)

- Disculpa, ¿a tu mamá le gustan los maricos, verdad? (Como buen hombre, muy posiblemente tarde en entender el verdadero insulto tras el insulto.)

- ¿Tú eres virgen? Porque cogerse al cono del papel higiénico no vale...

- Seguramente tú tienes ese culo más abierto de lo que yo pueda tener cualquier cosa abierta.



(Nota: las mujeres también pueden utilizar con toda libertad los insultos de más arriba -salvo los que se le hacen imposible por razones obvias-, sin embargo, quise dedicarles una sección para especificar que, a la hora de insultar, tienen una ventaja natural muy grande, porque es difícil que un hombre grande les vaya a pegar).



NOTA FINAL Si la persona en cuestión te contesta con un o una retahíla de insultos personales, o se queda callado viéndote, o incluso hace como si se ríe: Felicitaciones, triunfaste.

5. ¿Quieres hacerlo un poco más físico? No hay problema...

- Chúpate el dedo y méteselo en el oído

- Ciérrate una aleta de la nariz con un dedo y sóplale los mocos con la otra

- Escúpele un gargajo en la franela

- Cuando tengas ganas de tirarte un pedo, siéntate en su pierna (o pégale el culo a una de sus manos) y déjalo salir.

- Jálate un vello púbico y pónselo en el hombro.

6. ¿Alguien te ofendió hace tiempo, todavía te encuentras amargado/a, y no tenías esta guía?



No hay problema. Aquí te van una serie de sugerencias:



- Pónle un trapo a presión en el tubo de escape del carro, mételo lo más adentro que puedas. (nota: no le va a encender, y después de revisar el motor unas doscientas veces, pasará mucho tiempo antes que se de cuenta de que sucede).

- Pónle mierda de perro en la entrada de su casa

- Consíguete una web de anuncios publicitarios y coloca un artículo donde vendes un automóvil codiciado a excelente precio. A continuación pon el teléfono de su casa (preferiblemente), y no te olvides de mencionar que no te importa que te llamen hasta las 2:30 de la madrugada.

- Si tienes acceso a sus condones, agujeréaselos con un alfiler.

- Coge su dirección de correo electrónico, agarra la dirección hotmail, yahoo, gmail -etc- de todos sus conocidos, (y si tienes de su familia, mejor), y envía un mail en cadena diciendo que: A) fulanito de tal tiene sida, o B) fulanito de tal es pederasta. Es improbable que alguien lo crea, pero el disgusto y la incomodidad van a ser grandes...

- Ve a una web de contactos y relaciones, consíguete varias fotos de la misma mujer desnuda, crea una cuenta alterna de correo, entabla una amistad con él usando la excusa que te parezca más creíble (me gusta tu blog), al cabo de una semana de estar hablando, pásale tus fotos. A la segunda semana ofrécele unas fotos más íntimas (tú medirás el tiempo prudencial de acuerdo a tu propio criterio), y luego pídele que saque fotos de sus partes íntimas. A continuación, usa tu imaginación para disponer de ellas como quieras.

7. No bajes la guardia

El que hayas puesto en su sitio a una persona no quiere decir que esta etapa de tu vida va a acabarse y todos vamos a vivir felices en una senda de manzanas y caramelos. El mundo siempre encuentra nuevas formas de ponerte a prueba, y hasta que no domines el arte de la defensa personal (imagínatelo como manejar un coche sincrónico... una salida no basta) posiblemente podrás caer en la misma situación de antes, aún si ya has probado que eres capaz de defenderte como todo un macho heterosexual de derechas.

No se trata de que salgas a la calle pensando que todo el mundo te va a caer encima, pero debes fusionarte con tu carácter, y aplicarlo cuando sientas que llegue la situación debida. Hay una diferencia muy grande entre hacer y no hacer, actuar o no actuar, defenderse o no.

8. Usa tu imaginación

Yo escribí esta guía usando la mía, usa tú la tuya. No puedes sentarte y esperar que las cosas se te den tal cual las planteo yo aquí, porque si no, de cada diez veces, te vas a poder defender sólo una. Tienes que crear tus propias variaciones, y tienes que encontrarle la vuelta de tuerca a todo.

Una cosa es simplificarte la vida y jugar con tus propias reglas, otra es no tener la más mínima voluntad de usar el cerebro. Recuerda: tú eres un mundo, tú eres tu propio país... tú, tú y nadie más que tú.

No seas el sudaca subdesarrollado de tu propio universo, no hagas honor a lo peor de tu cultura: no seas la mierda del mundo, o la segunda mierda del mundo (después de Africa), piensa, planea, actúa y se auto suficiente. Prepárate. Prevén, y, por sobre todas las cosas, reflexiona sobre las tres primeras reglas básicas, que son las más importantes.

De ese modo, te auguro dos cosas: vas a tener una vida mucho mejor, y llegaría tan lejos como para decirte que esto puede salvarte la vida... salvártela de ser mediocre, resentido, y apocado.

Lo segundo, es que vas a tener mucha más confianza para todo... aunque ésto, a decir verdad, es una variación de lo primero, porque teniendo confianza, uno tiene una vida mucho mejor.

Si estás aquí, leyendo esto, es porque seguro vienes de una familia lo suficientemente privilegiada como para haberte pagado una educación. No tienes excusas para ser un tarado sin creatividad. Todo lo demás no depende de esta guía ni de mí, no depende de lo que yo te pueda enseñar o no enseñar, depende de ti.

Espero que te animes a desarrollar los cojones simbólicos que tienes en el alma, y salgas a hacer lo que tienes que hacer... yo me retiro a asar carne.
?Quieres aprender a mandar a la mierda a la gente?
0 Puntos Score: 0/10
Visitas: 9301 Favoritos: 5
2 Comentarios ?Quieres aprender a mandar a la mierda a la gente?
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!