¿Te gusta el chocolate?

  • Categoría: Salud
  • Publicado hace más de 3 años
El Chocolate
 
 
 El chocolate (náhuatl: xocolatl ) es el alimento que se obtiene mezclando azúcar con dos productos derivados de la manipulación de las semillas del cacao: una materia sólida (la pasta de cacao) y una materia grasa (la manteca
 de cacao).1 A partir de esta combinación básica, se elaboran los
 distintos tipos de chocolate, que dependen de la proporción entre estos
 elementos y de su mezcla o no con otros productos tales como leche y

frutos secos.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 Historia del chocolate
 
 
 
 No se conocen con certeza los orígenes del árbol de cacao (Theobroma
 cacao). Algunas teorías proponen que su diseminación empezó en las
 tierras tropicales de América del Sur, de la cuenca del río Orinoco o el
 río Amazonas, extendiéndose poco a poco hasta llegar al sureste de
 México. Otras plantean que ocurrió lo opuesto: se extendió desde el
 sureste de México hasta la cuenca del río Amazonas. Lo que se tiene por
 hecho es que las primeras evidencias de su uso humano se encuentran en
 territorio mexicano, que hace mucho tiempo fue ocupado por culturas

prehispánicas.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 En 2008 el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México
 publicó estudios de las Universidades de Columbia, Arizona, Yale,
 Wisconsin y Kennesaw, en los que los análisis aplicados a una vasija
 encontrada en las excavaciones de Cerro Manatí, ubicado dentro del ejido
 del Macayal, en el municipio de Hidalgotitlán, Veracruz, concluyen que
 el consumo de cacao puede haberse dado 800 años antes de lo que se
 creía, en el período formativo (1,900-900 a. C.).
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 La vasija está datada mediante carbono 14 en 1,750 a. C. y contiene
 restos de teobromina, componente marcador de la presencia de cacao en
 las vasijas2 es de alrededor del 1100 a. C. en el sitio arqueológico de
 Puerto Escondido (noreste de la actual Honduras), más recientes estudios
 (octubre de 2007) emprendidos por el equipo de arqueólogos dirigidos
 por John Henderson (Universidad Cornell) y Rosemary Joyce (Universidad
 de California, Berkeley) no solo ratifican que ya en el 1,000 a. C. se
 consumía el chocolate en la región sino que muy probablemente en ésta el
 consumo se inició hacia ca. el 1,500 a. C. Se encontró en muestras de

cerámica de Belice de entre el 600 al 400 a. C.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 Según Michael Coe, la bebida fue popularizada en Mesoamérica por los
 olmecas, pero la evidencia indica una popularidad más temprana.
 
 En los primeros tiempos el consumo parece haber sido en forma de una
 especie de «cerveza»; es decir, una bebida basada en la fermentación
 más que de los granos del cacao de la pulpa del mismo. Tal «cerveza de
 chocolate», cuyos restos se hallan en las vasijas cerámicas de Puerto
 Escondido, tendría una importante función ritual y muy probablemente se
 utilizaba en las celebraciones de matrimonios. Bastante posteriormente,
 los olmecas, mayas y mexicas (entre otras civilizaciones mesoamericanas)
 comenzaron a consumir el chocolate derivado de la pasta de los granos

aliñada o aderezada con chile.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 En forma semi líquida y líquida, el chocolate solía ser bebida
 preferida de las realezas, que lo consumían en vasos especiales
 (jícaras). Igualmente era considerado (con razón) un alimento
 tonificante o energizante, que se podía consumir mezclado en una masa de
 harina de maíz mezclada con chiles y miel.
 
 De acuerdo a la mitología maya, Kukulkán le dio el cacao a los mayas
 después de la creación de la humanidad, hecha de maíz (Ixim) por la
 diosa Xmucané (Bogin 1997, Coe 1996, Montejo 1999, Tedlock 1985). Los
 mayas celebraban un festival anual en abril, para honrar al dios del
 cacao, Ek Chuah, un evento que incluía sacrificios de perros y otros
 animales con marcas pintadas de chocolate, ofrendas de cacao, plumas,

incienso e intercambio de regalos.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 Siglos después de los mayas, los mexicas (aztecas) continuaron el
 gusto por el chocolha maya. Se sabe que el emperador Moctezuma gustaba
 de beber una taza de éste diluido en agua. Una leyenda dice en México
 que el mismo dios Quetzalcóatl (casi equivalente al Kukulkán maya) en
 tiempos ancestrales dio a los hombres en sus manos las primeras semillas
 de cacao. Era un alimento muy común entre los mexicas y mayas. Su
 preparación se efectuaba de la siguiente manera: las semillas eran
 primero tostadas y luego trituradas para hacer una pasta que después se

mezclaba con agua.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 Esta mezcla se calentaba hasta que la manteca o grasa del cacao
 subía a la superficie. Se le quitaba la espuma y luego se volvía a
 mezclar -según ciertas proporciones- con la bebida; finalmente se batía
 enérgicamente para formar un líquido con una espuma consistente que se
 bebía frío. A esta preparación de base se le añadían -según el gusto-
 diferentes ingredientes, como chile, achiote, vainilla y miel como
 endulzante y harina de maíz como emulsionante básico para absorber la
 manteca de cacao. El resultado era una bebida sumamente energética pero

también muy amarga y picante.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 En la región de Mesoamérica en México, las semillas de cacao eran
 tan apreciadas por los aztecas que eran usadas como moneda corriente
 para el comercio de la época.
 
 
 
 Escena de una chocolatería en la calle Petritxol de Barcelona
 
 El cacao también era utilizado como moneda en las culturas
 prehispánicas ya que era uno de los productos que se utilizaban para
 pagar el tributo al "tlatohani
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Las virtudes
 
 
 
 Un alimento sano, que oculta en sus átomos todos los beneficios de
 la madre naturaleza pero que en el curso del tiempo se vió imputar una
 reputación muy mala que hay que rayar rápidamente. El chocolate nos
 revigoriza físicamente gracias a sus glúcidos pero también mentalmente
 porque contiene un cierto número de sustancias farmaco-dinámicas
 totalmente como una medicina. Encontramos la teobromina, la cafeína, el
 phenyl-ethylamine y la serotonina.
 
 
 
 
 
 
 La teobromina estimula el sistema nervioso central, ayuda al
 esfuerzo físico y refuerza el ejercicio cardíaco. Alimento de los
 deportistas, su cafeína favorece la actividad intelectual así como la

resistencia a la fatiga.
 
 
 
 
 
 El phenylethylamine posee propiedades estimulantes para nuestro
 cerebro. Saboreando chocolate, corregimos la pérdida de serotonina que
 emana de la depresión y esto le da un efecto antidepresivo. La medicina
 actual ha probado con numerosos estudios científicos que el chocolate
 solo quiere nuetro bien
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La fabricacion
 
 
 Con el fin de crear este producto que adulamos todos nosotros,
 grandes y chicos, las habas de cacao deben pasar por un gran número de
 operaciones muy delicadas antes de volverse chocolates.
 
 
 Todo comienza en las plantaciones, donde las mazorcas conteniendo
 estas habas preciosas son recogidas, luego abiertas por un gran golpe de
 machete con el fin de extraerle el racimo de habas. Después de
 fermentación en grandes cubas de madera, las habas entonces se ponen a
 secar durante algunos días con el fin de retirar el exceso de agua.
 
 
 
 
 
 
 
 Una vez que estas operaciones de cosecha y de conservación acaban,
 las habas son enviadas hacia los diferentes compradores que las habrán
 seleccionado. El largo viaje comienza entonces por barco, partiendo de
 áfrica, de América del Sur o de Asia hasta las costas de Europa o de
 América del Norte dónde serán transformadas en chocolate.
 
 
 El cargamento es controlado a la llegada al puerto, luego enviado a
 la chocolatería donde la primera etapa será la limpieza de las habas con
 el fin de retirar todo cuerpo extraño (piedras, trozos de madera,
 etc.). Las habas limpiadas son entonces tostadas bajo el ojo atento del
 dueño tostador que escogerá la temperatura y el tiempo de tostado con el
 fin de obtener una óptima revelación de los sabores. Las habas pasan
 por una desgerminación minuciosa soportando la acción del machacador, un
 molino mecánico que reduce las habas en pequeños pedazos.
 
 
 
 
 
 
 
 
 La magia del chocolate comienza aquí: los pedazos machacados de
 habas son pasados a las moledoras, cada vez más finas hasta que se hagan
 la pasta de cacao destinada a volverse chocolates o polvo de cacao.
 
 
 Si la pasta está destinada a volverse chocolate, entonces será
 mezclada enérgicamente con azúcar. De ahí, será todavía refinada y
 pasará en otro triturador que reducirá la granulación de pasta para
 hacerla la más homogénea y más fluida posible. Viene entonces el
 conchage, la operación de gracia para esta mezcla que ahora, contenido
 en grandes barreños de fundición, sufre el balanceo constante de
 ruedecillas en forma de rodillos con el fin de darle la finura, la
 elasticidad y la textura tan buscadas. De esta operación, cuya rapidez
 de ejecución es la esencial, emanan la calidad del producto terminado.
 
 
 
 
 
 
 
 
 Pero este mecanismo meticuloso de preparación no se para allí porque
 si este principio de golosina no es templado de manera estable, el
 chocolate perderá su brillantez. En cubas depósitos, la mezcla es
 entibiada y agitada constantemente a 45 °. La mixtura, fin preparada, es

 repartida en moldes instalados sobre una alfombra mecánica a oscilación
 constante. La oscilación es la esencial para obtener una tableta
 uniforme y sin burbujas de aire. ¡ El chocolate es finalmente sacado del
 molde después de un enfriamiento final y listo para ser consumido por
 todos los codiciosos !
 
 
 
 
 
¿Te gusta el chocolate?
10 Puntos Score: 10/10
Visitas: 945 Favoritos: 2
Ver los usuarios que votaron...
Más del Autor...
No se encontraron más posts
5 Comentarios ¿Te gusta el chocolate?
no me gusta sale acne  
@shaka33 a mi me da gases!  
se ha demostrado que la alimentacion no esta relacionado con el acne, los puntos negros, granitos, ceborrea etc son cuestiones hormonales   a comer chocolateeee!!
Yo me comi 5.5Kg de chocolate en 2 dias y casi muero... Estuve 7 dias en cama...  
Se me antojonun chocolate  , gracias por el aporte  
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!