Camila (1984). La verdadera historia.

Camila (1984).
 
La verdadera historia de Camila O?Gorman.
 
 
 
 
 

 
Camila O?Gorman.
 

Camila O?Gorman (1828-1848, Buenos Aires, Argentina), hija de Adolfo O?Gorman y Joaquina Ximénez Pinto, nació bajo el alero de una prominente familia de clase alta, de ascendencia mixta irlandesa, francesa y española, y la cual no era extraña a los escándalos.
 Su abuela paterna, Anne Perichon de Vandeuil de O?Gorman, fue famosa por su romance con Santiago de Liniers (el comandante de las fuerzas de las milicias que expulsaron a los invasores británicos en 1807 y posteriormente se convirtió en virrey).
 
 
 

 
Anne Perichon de Vandeuil de O?Gorman.

 
Camila era una típica joven de sociedad, que amaba la música y la poesía, y era amiga íntima y confidente de Manuelita de Rosas, hija del gobernador de Buenos Aires. La joven era considerada un baluarte de la sociedad argentina, y bailaba con frecuencia en fiestas formales en la sede del gobernador. Al igual que el resto de las mujeres de esa época, Camila iba a la iglesia todos los días junto a su chaperona, una esclava negra. El joven sacerdote jesuita, Ladislao Gutiérrez (o Uladislao, como también se le conoce, y quien había asistido al seminario junto con el hermano de Camila.), era sobrino del gobernador de Tucumán, Celedonio Gutiérrez, fue nombrado párroco de la familia O?Gorman, y pronto comenzó a frecuentar la casa.
 
 
 

 
Litografía de Camila O?Gorman, por Juan León Pallière.

 
Camila y y el joven sacerdote, se enamoraron perdidamente. Tenían que reunirse en secreto, pero sus encuentros se hicieron cada vez más difíciles, debido a sus circunstancias. Por esa situación, finalmente decidieron fugarse juntos, en diciembre de 1847. Cabalgaron hacia el norte, hacia la provincia de Corrientes, con la esperanza de emigrar, en un futuro cercano, a Brasil. Cuando la fuga fue descubierta, se organizó una gran cacería humana. Sin embargo, la pareja fue capaz de asumir nuevas identidades y de eludir a sus captores por seis meses. E incluso, pudieron fundar una nueva escuela en la ciudad de Goya, estableciéndose como los nuevos profesores del pueblo.
 
Mientras tanto, en Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas, que se hacía llamar ?el restaurador del imperio de la ley y la moral?, vio esto como un reto inmoral a su autoridad y ordenó sus encarcelamientos. Irónicamente, fue un sacerdote irlandés, quien los entregó a las autoridades.
 
 
 

 
Juan Manuel de Rosas.

 
La pareja fue llevada a la prisión de la ciudad de Santos Lugares, un lugar triste y miserable. Al mismo tiempo, en Buenos Aires se les había preparado una celda para Ladislao en el Cabildo de Buenos Aires y una habitación para Camila en una casa de Ejercicios Espirituales, la cual había sido especialmente mandada a amoblar por Manuelita, la hija del gobernador de Rosas. Por lo que no está claro, cuáles eran los reales planes para la pareja.
 
 
 

 
Manuelita de Rosas.

 
En esos tiempos, el escándalo público exigía un castigo ejemplar y su historia de amor clandestina impactó profundamente a la sociedad porteña. Camila pidió perdón, pero se le negó, ya que podría ser interpretado como una debilidad por parte del gobierno.
 
Aunque ambos fueron castigados de la misma manera, la opinión pública fue más amable con Camila que con Gutiérrez. El joven sacerdote fue condenado por violar el código de conducta de la Iglesia y del orden social. Muchos testigos, incluyendo al padre de Camila, Adolfo O?Gorman, culparon al sacerdote por acosar y por manipular a una joven impresionable. Camila despertó la simpatía de la crítica social, porque, según se informó en el momento de su muerte, estaba embarazada. Aunque este hecho se ha puesto en duda, ya que diferentes teorías reportan este embarazo como una mentira que la misma hija del gobernador, Manuelita, le habría instruído a contar, a fín de salvarse con vida.
 
A pesar del conflicto social y moral, que se produjo con la captura de la pareja, Juan Manuel de Rosas ordenó su fusilamiento, con la esperanza de que sería una lección para el público, y reforzaría su poder.
 
 
 
[table][tr][td]La imagen ha sido redimensionada. Haga click en esta barra para ver la imagen completa en 802x627px.[/td][/tr][/table]
 


En la mañana del 18 de agosto de 1848, Camila y Ladislao fueron llevados al patio de la prisión, con los ojos vendados y amarrados a unas sillas. Fueron colocados frente a un batallón de fusilamiento, y acribillados. Camila sólo contaba con veinte años de edad.
 
 
 

 
La noticia de su muerte (y la de su bebé por nacer), se extendió rápidamente por toda la provincia y más allá. Incluso los más acérrimos partidarios de Rosas no pudieron defender la muerte de lo que veían como un niño inocente, no nacido. Para ellos, el ?Restaurador de las Leyes? había ido demasiado lejos.
 
En 1984, bajo la dirección de María Luisa Bemberg, se realizó una película en base a esta historia real. ?Camila?, con Susú Pecoraro en el papel de Camila, y con Imanol Arias, como el sacerdote Gutiérrez.

 
Camila (1984). La verdadera historia.
0 Puntos Score: 0/10
Visitas: 1072 Favoritos: 0
1 Comentarios Camila (1984). La verdadera historia.
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!