El cáncer tubo cura desde 1928 Pt2

Segunda parte de mi post...
y para aquellos que siempre se enojan por no ver fuentes aqui estan(todas en ingles): 
http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/cam/gerson/patient/Page2#Section_14 
http://www.guardian.co.uk/society/2004/jun/27/themonarchy.medicineandhealth 
http://www.telegraph.co.uk/news/obituaries/1495451/Michael-Gearin-Tosh.html# 

Bueno ya sabiendo esta información,que muchos de aqui no sabian y pese a lo sopechoso como el Dr.gerson fue atacado y que inexplicablemente siempre se enfermaba pero siempre se curaba gracias a su tratamiento pero la ultima vez que resulto enfermo por causas inexplicables al final descubrio que fue envenado por arsenico y aunque seguia el tratamiento no logro curarse en pocas palabras lo suicidaron.. por su tratamiento que curaba el cancer de bajo costo y fue atacado principalmente por la institucion de cancer de EEUU y tambien varias instituciones del cancer de otros paises aunque no dudo que todos esten conectadas y seguro se han de cagar de la risa como mucha gente muere por sus medios oficiales y sabiendo que se pueden curar de la forma mas facil posible,pero claro todo esto lo que digo no es con animos de ofender a personas que tengan el cancer,tampoco hago estos post para darles falsas esperanzas,solo lo hago con el animo de que se informen y busquen ustedes mismos sobre el tratamiento del Dr.Gerson pero si no estan 100% seguro de que este tratamiento funcione aunque mucha gente asegure que funciona y por parte del mismo Gerson donde su pacientes se curaron por seguir este tratamiento y aun asi la Ciencia Oficial no aprueba nada de esto pese que sus tratamientos Oficiales como las quimos y demas maten mas gente por año que estos simples tratamientos de bajo costo.. en fin ustedes tienen la ultima palabra,busquen mas sobre los tratamientos y si no se sienten seguros con ellos,sigan con los tratamientos oficiales. ahora gracias a gerson que logro publicar su libro ya nada pudieron hacer para, parar el mayor secreto guardado para el ser humano y su legado fue seguido por su hija...ya por ultimo cerre comentarios por la bronca que se estaba armando y para que no me cierren el post aunque seguro me lo llegaran a borrar en unos dias mas.. 

Aqui les dejo el Documental Hermosa Verdad de garret.son dos partes: 


Enlace youtube inválido

Enlace youtube inválido
Aqui el Milagro de Gerson: 

Enlace youtube inválido

Enlace youtube inválido
Hola de nuevo,buscando por la red me encontre con el libro escrito por Charlotte Gerson que por el nombre : La Terapia Gerson: El programa nutricional definitivo para salvar vidas imagino que es un libro actualizado al que escribio su padre y por ende vienen los mismos tratamientos que en el libro del dr.gerson,el libro de la hija esta en español,pero el del padre esta ingles,si quieren el libro favor de mandar Mp 

Prologo Del Libro 
«El doctor Max Gerson dedicó su vida a adquirir maestría frente al azote 
del cáncer y todos deberíamos reconocer su gran trabajo.» 
El honorable senador de EE.UU. 
Claude Pepper (D-Florida). 
Este libro aporta a los lectores un medio comprobado para revertir casi cualquier enfermedad, ya sea aguda o crónica, cuando su aparición está relacionada con el mal funcionamiento del sistema inmunológico o de órganos esenciales. El lector debe saber, no obstante, que el programa Gerson es riguroso y difícil de cumplir. Con toda seguridad un paciente terminal puede salvar la vida. No obstante, el tipo de alimentación propuesta requiere mucho trabajo y no es fácil de aceptar por los amigos y los conocidos desconocedores de la medicina holística y los métodos alternativos para la curación. 
La terapia Gerson es un tratamiento natural, biológico y contemporáneo, ya sea administrado por uno mismo en casa o bajo supervisión médica, que usa los propios mecanismos de curación del cuerpo para la eliminación de las dolencias debilitantes. Fue introducida en los países occidentales industrializados hace más de sesenta años por Max Gerson (médico, 1881-1959). Este programa dietético revolucionario era tan avanzado su época que no se disponía de un razonamiento científico para explicar por qué provocaba la reversión de enfermedades crónicas e infecciosas; pero como curó a pacientes con casos avanzados de tuberculosis, diabetes, migraña, enfermedades cardíacas, cáncer, artritis, trastornos cutáneos y muchas otras afecciones amenazadoras para la vida, la terapia Gerson se ha asentado hace ya mucho tiempo como un importante instrumento médico.
 
El doctor Max Gerson trató a cientos de pacientes y siguió mejorando su terapia hasta su fallecimiento en 1959, con setenta y ocho años. Su paciente más famoso fue el médico misionero y filósofo Albert Schweitzer, a quien curó de una diabetes de tipo 2 o diabetes senil cuando el doctor 
Schweitzer tenía setenta y cinco años. Completamente sanado tras sólo seis semanas siguiendo la terapia del doctor Gerson, el paciente regresó a Lambaréné, en Gabón (antiguo territorio de África Ecuatorial Francesa). El doctor Schweitzer atendió a muchos miles de pacientes africanos, consiguió el premio Nobel de la Paz en 1952 y trabajó hasta pasados los noventa años de edad. Tras desaparecer la diabetes de su vida, el doctor Schweitzer vivió hasta los noventa y tres años. 
Casualmente, el doctor Gerson trató con éxito una tuberculosis pulmonar que afectaba a Helene, la moribunda esposa del doctor Schweitzer, que vivió otros veintiocho años. Y curó una grave enfermedad cutánea de Rhena, la hija de diecinueve años del doctor Schweitzer. Lotte Gerson y Rhena Schweitzer fueron amigas durante su adolescencia. 
Como elogio a su íntimo amigo tras su fallecimiento, el doctor Albert Schweitzer escribió, lleno de tristeza: «Veo en el doctor Gerson uno de los genios más destacados en la historia de la medicina. Muchas de sus ideas básicas han sido adoptadas sin que se haya relacionado su nombre con ellas. Ha conseguido más de lo que hubiera parecido posible en circunstancias adversas. Nos deja un legado que requiere atención y que le otorgará el lugar que merece. Aquellos a quienes curó reconocerán ahora lo cierto de sus ideas».
 
La presentación más completa del programa de la terapia Gerson se puede encontrar en el libro del doctor Gerson A cancer therapy: Results of fifty cases, publicado originalmente por él en 1958, un año antes de su fallecimientoDesde entonces se ha reeditado treinta y ocho veces, con más de 250.000 copias en lengua inglesa. Éstas fueron distribuidas por la hija del doctor Gerson, Charlotte (Lotte) Gerson, además de por el Gerson Institute. Unas 88.000 copias más se imprimieron en otros cuatro idiomas y se difundieron por todo el mundo. 
Representada por el Gerson Institute, Charlotte ha proseguido con el trabajo educativo de su padre y ha promovido su protocolo de tratamientos para acabar con enfermedades crónicas de todo tipo, en especial contra los tumores malignos.´
 Este libro que está leyendo ahora amplía la obra anterior escrita por Max Gerson (doctor en medicina).
 
Max Gerson testifica ante el Senado 
Durante un período de tres días, del 1 al 3 de julio de 1946, el Senado de EE.UU. tomó testimonio a famosos investigadores contra el cáncer a nivel nacional en relación con el proyecto de ley del Senado de EE.UU. número 1875, también conocido como la Propuesta anticáncer Pepper-Neely. En este proyecto de ley, los senadores Pepper y Neely recomendaron la asignación de 100 millones de dólares del presupuesto del gobierno estadounidense a los investigadores del cáncer para encontrar una cura contra esta enfermedad de una vez por todas.
 
Después de que sus dos investigadores (un médico y un abogado) residentes en Washington, D.C. reportaran al senador Claude Pepper (D-Florida) que el doctor Gerson disponía, realmente, de un tratamiento exitoso contra el cáncer por primera vez en la historia, el Senado de EE.UU. invitó a un médico a demostrar su enfoque terapéutico específico para curar esta enfermedad. Por consiguiente, el doctor Gerson llevó a cinco de sus pacientes que habían superado un cáncer y los historiales médicos de cinco pacientes más ante el subcomité anticáncer Pepper-Neely del Comité del Senado sobre Asuntos Exteriores del Septuagésimo Noveno Congreso. 
El impresionante testimonio de este especialista contra el cáncer y de sus pacientes provocó que el senador Pepper convocara una conferencia de prensa ante los medios para presentar información acerca de la terapia Gerson.
 No obstante, el gran número de miembros de grupos de presión a favor de la inmensamente rica Asociación de Fabricantes Farmacéuticos (Pharmaceutical Manufacturers´ Association, PMA), la Asociación Médica Americana (American Medical Association, AMA) y la Sociedad Americana del Cáncer (American Cancer Society, ACS) convencieron a los reporteros para que ignoraran la conferencia de prensa de Gerson y que, en lugar de ello, asistieran a un cóctel donde se serviría comida y bebida gratis. El único reportero que prefirió escuchar la conferencia de Gerson fue el presentador de informativos Raymond Gram Swing, de la American Broadcasting Corporation. Durante la segunda guerra mundial, Swing había sido un famoso corresponsal de guerra que trabajaba con Edward R. Murrow. Asistió y tomó muchas notas en la conferencia de prensa del Senado para usarlas en su retransmisión de la cadena ABC de las 18.00 h (horario de la costa Este) del miércoles 3 de julio de 1946. Aquí tenemos lo que Raymond Gram transmitió entonces a EE.UU.: 
Espero que mis valores sean los correctos si, en lugar de hablar esta no-che sobre el acuerdo alcanzado sobre Trieste por el ministro de asuntos Exteriores en París; o de la crisis continuada del ministerio de asuntos Públicos en Washington; o la firma, por parte del presidente Truman, del proyecto de ley antimafia de Hobbs, hablo sobre una destacable vista celebrada ayer ante un subcomité del Senado en Washington sobre el cáncer y la necesidad de la investigación contra esta enfermedad en nuevos campos. 
[...] Se ha presentado un proyecto de ley ante el Congreso; se trata del proyecto de ley Pepper-Neely, que quiere destinar cien millones de dólares a la investigación contra el cáncer con algo así como el celo y la grandeza que se dedicó a hacer pública la energía atómica, dejando el trabajo en manos de los científicos con unos recursos lo suficientemente generosos como para solucionar el problema. 
Ya únicamente esto supondría un buen tema para una retransmisión, un simple ejemplo del uso que una gran democracia puede hacer de su inteligencia y su riqueza. Pero el asunto se ha convertido en especialmente apasionante por unos sucesos sin precedentes que se dieron ayer ante el subcomité que está llevando a cabo vistas relacionadas con este proyecto de ley y que preside el senador Pepper.
 
Invitó a un testigo, un científico refugiado que ahora reside en Nueva York, el doctor Max Gerson, y éste, llevó al estrado, en rápida sucesión, a cinco pacientes. Fueron elegidos para que representaran los cinco tipos prevalentes de cáncer, y en cada caso demostraron que el tratamiento Gerson había tenido lo que conservadoramente se llama «un efecto favorable sobre el curso de la enfermedad». Eso es, en sí mismo, destacable, pero lo es todavía más porque el tratamiento del doctor Gerson consiste, principalmente, en una dieta que ha desarrollado tras toda una vida de investigación y experimentación. Decir que el doctor Gerson ha estado curando el cáncer mediante un tratamiento dietético es médicamente inadmisible, ya que deben pasar cinco años sin recidivas antes de que se pueda permitir una afirmación tal. El doctor Gerson ha curado la tuberculosis y otras enfermedades con su dieta, pero en EE.UU. sólo ha estado trabajando en el cáncer durante cuatro años y medio 
Aun así, cualquier cosa que aporte, aunque sólo sea una posibilidad de tratar con éxito por lo menos algunos de los 400.000 casos de cáncer existentes en este país, es una noticia conmovedora, sin importar lo conservadoramente que se formule. No habría un proyecto de ley Pepper- 
Neely para destinar cien millones de dólares a la investigación contra el cáncer si las investigaciones actuales ya estuvieran haciendo frente a este problema.
 
[.. He hablado acerca de esto cuidadosa y abstractamente, lo que resta importancia aparte de la sorpresa y el placer de la experiencia ayer en la vista del comité Pepper. Una cosa es hablar sobre química, dietas y vitaminas y de otros factores en la ciencia médica, y otra es ver, como se vio ayer en el comité, a una muchacha de diecisiete años que tenía un tumor inoperable en la base del cerebro y que la había paralizado. Ayer caminó sin ayuda hasta la silla de los testigos y habló con claridad de su caso y su tratamiento. 
Había un hombre robusto que había sido sargento en el ejército. Había tenido un tumor maligno también en la base del cerebro que le habían extirpado, pero necesitaba un fuerte tratamiento de rayos X que no podía recibir debido al peligro que ello suponía para su cerebro. Ayer, mientras testificaba, era la viva imagen de la buena salud y, de forma muy natural, estaba orgulloso de su destacable recuperación. 
Estaba allí una mujer que había padecido un cáncer de mama que se había metastatizado. Ayer se encontraba bien y testificó con aplomo y confianza.
 
Algunos casos que muestran tal mejora no pueden, por sí mismos, afectar a las perspectivas de la profesión médica, pero se trata de casos certificados, y no casuales, y como tales deben tenerse en cuenta. Y hay muchos casos más que podrían haberse citado. 
Parecería que la tarea de la investigación médica debería consistir en abalanzarse sobre estos hechos y llevar cada caso esperanzador hacia una conclusión final...
 
Por tanto, los defensores del proyecto de ley Pepper-Neely pueden argumentar que, a no ser que sepamos cómo tratar exitosamente el cáncer, muchos millones de personas que viven ahora en este país están condena-das a morir debido a esta enfermedad. Cien millones de dólares es poco más que una cifra simbólica para EE.UU., para así evitar este azote de muerte, y pueden destinarse al enfoque dietético de Gerson como campo de investigación de lo más prometedor... 
El doctor Gerson era una eminente, por no decir controvertida, figura en la Alemania anterior a Hitler. Estaba destinado a ser controvertido porque estaba retando a la práctica asentada en el tratamiento de la tuberculosis mediante la dieta. Fue ayudante de Foerster, el gran neurólogo de 
Breslau, y durante años fue ayudante de Sauerbauch, uno de los grandes médicos del continente europeo. La dieta Sauerbauch-Gerson contra la tuberculosis cutánea es muy conocida en la medicina europea, y su explicación forma parte de la bibliografía médica aceptada. El doctor Gerson explicó al comité Pepper que llegó por primera vez a esta teoría dietética intentando curarse de unas migrañas. Más adelante trató a otros, entre ellos a un hombre que, además, padecía una tuberculosis cutánea. El doctor Gerson era una afamada autoridad en el campo de las dietas en Wei-mar (Alemania) y fue responsable de que al ejército alemán de su época se le proporcionaran alimentos deshidratados en lugar de en conserva.´
 
Respuesta pública frente a la retransmisión 
Raymond Gram Swing prosiguió con sus retransmisiones en su cadena de radio y también aportó alguna información adicional. Después de acabar, la centralita telefónica empezó a colapsarse en la American Broadcasting Corporation en la ciudad de Nueva York. La gente llamaba de todo el país para conocer más acerca de la terapia Gerson; pero otras fuerzas comerciales y políticas más poderosas también lo habían escuchado.
 
Los directores ejecutivos de compañías farmacéuticas que fabricaban agentes citotóxicos para el tratamiento del cáncer (miembros de la PMA) amenazaron con cancelar todos los contratos de publicidad de sus fármacos sin receta, lo que supondría una pérdida para la ABC de decenas de millones de dólares. Al cabo de dos semanas de esa profética retransmisión por radio que informaba a la gente de una cura potencial del cáncer, y después de treinta años en el mismo puesto, Raymond Graham Swing fue despedido de su trabajo como locutor en la cadena ABC. 
Quizás también quiera saber lo que sucedió con el proyecto de ley anticáncer de Pepper-Neely para el Senado, que constaba de 227 páginas (documento núm. 89471). Mediante los esfuerzos de las personas pertenecientes a grupos de presión que trabajaban junto con cuatro senadores, que además eran médicos, el proyecto de ley fue derrocado. Hoy en día, el documento núm. 89471 está almacenado en cajas y acu- 
mula polvo en los archivos de la Oficina de Impresiones del gobierno de EE.UU.
 
Mientras tanto, como el proyecto de ley Pepper-Neely había queda-do sepultado, el número de personas afectadas por el cáncer había ido aumentando por encima de lo que nadie podría haber previsto. Según el oncólogo, homeópata y especialista en medicina interna W. Douglas Brodie (médico y homeópata) de Reno (Nevada) en su libro Cancer and common sense, la incidencia anual del cáncer ha aumentado desde los 402.000 casos en 1946 hasta los 1,9 millones en 1996,3 por tanto, durante medio siglo desde la derrota de la legislación anticáncer propuesta por el senador Pepper, la incidencia anual del cáncer entre la población estadounidense se ha más que cuadruplicado.4 Todavía peor: el autor y periodista médico Michael Culbert señala incluso de forma más gráfica que justo después de las doce campanadas que nos hicieron entrar en el siglo XXI, cada cuarenta y cinco segundos, un ciudadano de EE.UU. está destinado a morir debido al cáncer. Esa cifra supone unos 1.900 estadounidenses por día.´ 
Los oncólogos que poseen información sobre la nutrición estiman que las dietas abundantes en frutas y hortalizas en lugar de grasas y proteínas de origen animal (junto con el ejercicio físico, un control más estricto del peso y evitar el tabaco) podrían reducir la incidencia del cáncer en hasta un 40 %. Este programa supondría casi cuatro millones menos de casos de tumores malignos al año a nivel mundial. 
Por tanto, las mejoras en la dieta y en el estilo de vida entre los estadounidenses propuestas por el doctor Max Gerson hace más de cincuenta años serían especialmente eficaces como medio para prevenir la incidencia de los cuatro tipos de tumores amenazadores de la vida
 
¿No era lo suficientemente vital la prevención o el tratamiento del 
cáncer para los estadounidenses afectados por esta enfermedad? 
¿Por qué no se solicitó a los oncólogos expertos que por lo menos 
pusieran a prueba la terapia Gerson cuando los Senadores tuvieron 
la oportunidad?
 
Por último, ¿conoce las siguientes estadísticas adicionales? Haciendo una media entre el número de residentes en EE.UU. que se vieron afectados por el cáncer en 1946 y los afectados este año, es probable que se hubiera podido evitar que 39.697.000 estadounidenses enfermaran debido a esta plaga o que se les hubiera salvado de la muerte a consecuencia del cáncer. La aplicación de la terapia Gerson podría haber logrado esta tarea que tanto valía la pena emprender. Puede seguir haciéndolo ahora. 
Mitchell Gaynor (doctor en medicina), jefe de oncología médica del Strang Cancer Prevention Center, en la ciudad de Nueva York, sabía mucho acerca del cáncer cuando finalizó su período de prácticas especializadas en esta enfermedad en el Cornell Medical Center, pero admite que sabía poco sobre la dieta, la nutrición y su importancia para prevenir y tratar las enfermedades degenerativas. El cáncer, que consiste en un grupo concreto de células corporales que sufren una división y multiplicación celular descontroladas, es el ejemplo definitivo de una enferme-dad degenerativa que avanza. 
El doctor Gaynor quedó estupefacto cuando asistió a la prestigiosa Rockefeller University en 1986 para una beca de investigación posdoctoral en biología molecular y se encontró a sus colegas oncólogos más versados hablando acerca de las cualidades inhibidoras del cáncer de las coles de Bruselas, la coliflor, la col y algunas otras hortalizas crucíferas ricas en una sustancia química llamada sulforafano. El sulforafano potencia la producción de enzimas corporales de fase II, que eliminan residuos peligrosos de procarcinógenos, que son los precursores causantes de cáncer capaces de dañar el ADN celular (véase el capítulo 3 para obtener más información). 
Durante ese período en 1986, los investigadores que trabajaban en los laboratorios habían empezado a descubrir docenas de nuevas sustancias químicas en frutas y hortalizas comunes. En estudios in vitro y con animales, estos misteriosos compuestos mostraban una destacable capacidad para interrumpir la formación de tumores malignos y benignos. Hoy en día, nuestros conocimientos acerca de estas sustancias químicas 
de origen vegetal están en plena expansión; y a medida que los científicos aprenden más cosas acerca de la química de las plantas y de otros alimentos, están resultando cada vez más esperanzadores para evitar que la gente resulte afectada por tumores malignos. «Hemos visto el futuro -afirma el doctor Gaynor- y el futuro son los alimentos.»7
Aunque la importancia de consumir alimentos nutritivos, integrales y naturales para tener una buena salud y para curarnos fue originalmente desarrollada e impartida por el doctor Max Gerson hace unos sesenta años, hemos acabado encontrando la verdad de sus enseñanzas. Es una realidad que las mejoras en la dieta, la nutrición y el estilo de vida general son la tendencia del futuro para vencer a las enfermedades degenerativas de cualquier tipo. 
Sinopsis del programa nutricional de la terapia Gerson 
Representada en su forma más pura mediante su componente dietético, la terapia Gerson recomienda un programa de consumo de alimentos pobres en grasa y en sal para de este modo proporcionar a las células del organismo nutrientes fáciles de asimilar para fortalecer las defensas inmunitarias naturales. Para prevenir o corregir la mayoría de las 1.500 enfermedades degenerativas conocidas, la terapia Gerson aporta una forma ideal de comer.En nuestra sociedad actual de alimentos procesados y envasados que suelen contener conservantes, aditivos, colorantes y a veces sustancias carcinógenas, y que nos vemos forzados a consumir debido a las masivas campañas publicitarias, la terapia Gerson presenta, hay que reconocerlo, un programa de alimentación que es difícil seguir. Aun así, si un enfermo quiere recuperarse de verdad, la adopción de la técnica terapéutica Gerson le asegura el restablecimiento del bienestar. 
La dieta reside en el núcleo de la terapia Gerson, que incluye frutas y hortalizas frescas de cultivo ecológico y trece vasos de zumos recién exprimidos a diario tomados a intervalos de una hora. Las frutas y hortalizas frescas de cultivo ecológico proporcionan al paciente unos elevados niveles de minerales, enzimas, betacaroteno, vitaminas A y C y otros antioxidantes que eliminan los radicales libres, además de sustancias químicas de origen vegetal naturales que los científicos han descubierto que son verdaderos preventivos de las enfermedades degenerativas crónicas. Se recomienda que estos productos no contengan residuos de pesticidas ni de fungicidas.La carne está prohibida.
 En el programa terapéutico Gerson, se suprime cualquier proteína de origen animal durante las primeras seis a doce semanas de tratamiento, y después de este período se consume en unas cantidades mínimas.´ La dieta está, en gran medida, libre de grasas, pero incluye cierta cantidad de yogur desnatado natural, requesón desnatado y sin sal y suero de leche batido si puede encontrarlo (si no, debe suprimirlo por yogur desnatado), además de aceite de linaza. Las investigaciones aportadas por la siete veces candidata al premio Nobel, la doctora Johanna Budwig, de Freudenstadt-Dietersweiler (Alemania), muestran que los ácidos grasos omega 3 del aceite de linaza acaban con las células cancerígenas humanas en cultivos tisulares sin destruir las células sanas presentes en el mismo cultivo.´Antes de que el doctor Budwig publicara sus obras vanguardistas, el doctor Gerson, primero en Alemania, luego en Austria y, por último, en EE.UU., estaba aplicando los conocimientos sobre nutrición que había recogido sobre las grasas y los aceites a las enfermedades de sus pacientes. Hoy en día, el plan de menús de la terapia Gerson lo está utilizando la American Cancer Society (ACS). La mismísima ACS, que antaño había condenado al doctor Gerson y había puesto su dieta terapéutica en su lista negra. Además, el National Cancer Institute (NCI) y la American Heart Association (AHA) alientan el uso de una versión modificada de programa Gerson de alimentación.Al considerar que el cáncer era una enfermedad sistémica (y no localizada), algo que era una noción errónea pero popular entre los profesionales de la salud en las décadas de 1930 y 1940, el doctor Gerson hizo hincapié en el reajuste de toda la fisiología del paciente. Sus escritos indican que pretendía que la terapia revirtiera cualquier problema que respaldara el desarrollo de células malignas y que evitara otras patologías a aquellas células con un mal funcionamiento. 
Testimonio del doctor Max Gerson ante el senado de EE.UU. 
En el prólogo hemos reimpreso el texto, sin modificaciones, retransmitido por Raymond Gram Swing en su programa de noticias de la American Broadcasting Corporation el miércoles 3 de julio de 1946, que describía la comparecencia, ese mismo día, de Max Gerson ante el subcomité Pepper-Neely del Comité de Asuntos Exteriores del Senado de EE.UU. en Washington, D.C. En relación con la descripción de su tratamiento dietético contra el cáncer y contra otras enfermedades degenerativas, a continuación mostramos los fragmentos más importan-tes de lo que el doctor Gerson afirmó durante su testimonio:
Mi consulta y mi hogar se encuentran en el 815 de Park Avenue, ciudad de Nueva York. Soy miembro de la AMA, de la Asociación Médica del estado de Nueva York y de la Asociación Médica del condado de Nueva York. 
El tratamiento dietético, que durante tantos años se ha conocido con el nombre de «dieta Gerson», fue desarrollado al principio para aliviar mi grave problema de migrañas. Luego fue aplicado con éxito a pacientes con trastornos alérgicos como el asma, además de en casos de enfermedades del tracto intestinal y del aparato hepático-pancreático. Por casualidad, un paciente aquejado de lupus vulgaris (tuberculosis cutánea) se curó tras el uso de la dieta. Después de este éxito, el tratamiento dietético se usó en el resto de tipos de tuberculosis (ósea, renal, ocular, pulmonar, etcétera). También resultó muy beneficiosa en muchas otras enfermedades crónicas, como la artritis, las afecciones cardíacas, la sinusitis crónica, las úlceras crónicas (incluida la colitis), la presión sanguínea elevada, la psoriasis, la esclerosis múltiple, etcétera. Los resultados más sorprendentes se vieron en la curación de distintos tipos de enfermedades de la vesícula biliar y el hígado que no se habían podido curar, hasta el momento, mediante otros métodos.
El gran número de enfermedades crónicas que respondieron al tratamiento dietético mostraron claramente que el cuerpo humano había perdido parte de su resistencia y de su poder de curación, ya que había abandonado el camino de la nutrición natural durante generaciones.El daño fundamental comienza con el uso de fertilizantes artificiales para las hortalizas y las frutas, además de para los forrajes. Por tanto, la alimentación transformada desde el punto de vista químico en forma de alimentos de origen vegetal y de carne, que aumenta a lo largo de las generaciones, transforma a los órganos y las funciones del cuerpo humano en una dirección incorrecta.Otro defecto básico consiste en el desaprovechamiento de los productos de desecho de las ciudades. En lugar de devolver el abono natural al suelo que nos da sus frutos, lo vertemos a los ríos, lo que acaba con la vida submarina.El primer paciente aquejado de cáncer (de los conductos biliares) fue tratado en 1928 con éxito. A continuación vinieron siete casos favorables de un total de doce, que siete años después permanecían libres de síntomas.
En 1991, dos décadas después de la declaración, llena de confianza, del presidente Richard M. Nixon del 23 de diciembre de 1971 sobre otra «guerra contra el cáncer» y la promesa de un remedio para 1976 (segun-do centenario de EE.UU.), un grupo de sesenta médicos y científicos afamados puso de manifiesto su disgusto por los fracasos de la profesión médica en general y de los oncólogos en particular. Convocaron una rueda de prensa y realizaron la siguiente declaración: «El establishment del cáncer confunde al público con repetidas afirmaciones falsas de que le estamos ganando la guerra a esta enfermedad... Nuestra capacidad para tratar y curar la mayoría de los tipos de cáncer no ha mejorado considerablemente 

(Perdón nuevamente por la ortografía)
El cáncer tubo cura desde 1928 Pt2
2 Puntos Score: 2/10
Visitas: 1279 Favoritos: 7
Ver los usuarios que votaron...
15 Comentarios El cáncer tubo cura desde 1928 Pt2
Cita issue2b: Mostrar
jajaj que caradura "Perd?
Cita dexter_087: Mostrar
& seguis con esto  , dios mio no publiques cosas de tadinga  , intenta hacer algo por ti mismo adem?
casi todas las enfermedades fueran iniciadas por los gobiernos y todas tienen cura
@issue2b Puede ser, pero el tipo es un pillo hasta espero que ya no fuera top post en tadinga para publicarlo  
@Dinozawr Ignoremoslo, si no pensamos en ello desaparecer?
Cita issue2b: Mostrar
hola solo entre a tus dos post sobre el cancer para ver el libro o para descargar las recetas y no encontre un carajo??  solo me queda decir desgraciadamente que si solo buscas puntos o que se yo lo que busques porque lo mas importante es pasar la informacion vital, es decir, el como curarce?? si en verdad fuera tu post tendrias respuestas y ademas consejos a seguir?? me molesto porque solo estube leyendo a lo tonto en los 2 post para buscar informacion y no encontrar nada...
@soncachito Amigo, no hay recetas milagrosas, sigue los consejos de los profesionales cualificados en oncolog?
asi es pero no se si conoscas la Omeopatia, en mi ciudad a traido muchos beneficios en comparacion a la que dan los "expertos"  soy de mexico y te enfermes de lo que te enfermes en los hospitales los doctores siempre te dan lo mismo para diferentes enfermedades, en cambio en la Omeopatiami sobrino con una consulta y monitoreo a mejorado bastante de ser escualido y tener manchas en su carita ya corre es mas alegre y esta mas corpulento ( no gordo) ademas no es el unico caso, y esta otro libro que escribio una santa que no recuerdo su nombre donde dice el nombre de varias plantas incluidas algunas que puedes tener en la cocina como el ajo y el clavo y sus propiedades curativas y formas de utilizarlas, ya me habian sugerido que para cuando despiertas primero tomes un baso de agua e igual al acostarte y notas un verdadero cambio en tu sistema digestivo trabaja de mejor forma ademas de que la manzana en las ma?
amigo esta muy interesante el post, me gustan mucho esta clase de tematicas y el libro q tu dices del doctor gerson me interesa, constantemente ve uno personas con cancer q se someten a tratamientos tan da?
maldita elite iluminati, es la culpable de que todo ande mal, bueno... y tambien es culpa de la gente que sigue dormida y que se burla ESTUPIDAMENTE  de los que tratan de despertarlos, lo mismo pas?
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!