"Obama es como las galletitas Oreo"

  • Categoría: Off-Topic
  • Publicado hace más de 3 años
El Artículo tiene un par de años, pero creo que no ha perdido actualidad alguna.

"Obama es como las galletiras Oreo, un negro con el corazón blanco"



Fabio Nigra. Profesor de Historia de Estados Unidos en la Universidad de Buenos Aires y autor de varios libros donde analiza a la potencia imperial, Nigra analizó con Tiempo Argentino los últimos anuncios económicos del mandatario estadounidense. Dice que las medidas no se parecen al New Deal de Roosevelt, entre otras cosas porque en ese país el poder del presidente es mínimo.

Entrevista por Por Dolores Álvarez

Cuando el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, anunció una serie de medidas para estimular la economía, muchos creyeron ver una vuelta de página en su política. En plena campaña para las elecciones legislativas del 2 de noviembre, prometió incentivos fiscales para las empresas que inviertan en desarrollo e investigación de tecnología, construir líneas ferroviarias y rutas por 50 mil millones de dólares y cancelar el recorte de impuestos a los más ricos, que se mantenía desde la época de George W. Bush y que favorecía sólo a un 3% de la población. El electorado que apostó por el cambio cuando eligió a Obama en 2008 festejó. Muchos otros desconfiaron. Fabio Nigra forma parte de este segundo grupo. El historiador es escéptico y tiende a sospechar. Y ante Tiempo Argentino da sus razones.



"Pareciera una simple lavada de cara. El incentivo para la clase media, además, es insignificante ¿Vos sabés cuánta plata puso para las hipotecas? 700 mil millones, mientras discutían en el Congreso si le ponían 14 mil millones a las tres principales industrias de autos. El mensaje es clarísimo. Habría que hacer un paréntesis con estas últimas medidas para analizar al verdadero Obama. Porque ahora se le vienen las elecciones de medio término y ya perdió el reducto de Ted Kennedy, Massachusetts. ¿Sabés lo que significa eso? Es como decir que gana el radicalismo en La Matanza. Debe estar preocupado en serio. Para mí este es un intento desesperado por decir: 'bueno muchachos, miren: soy demócrata.' Porque hasta ahora todas las medidas que tomó fueron tibias, muy tibias. Tibio tirando a frío. El crecimiento económico va a ser débil, sustancialmente porque no hay medidas de incentivo a la producción en serio."

-Pero estas medidas apuntan a eso, a impulsar la demanda, el consumo, y poner en movimiento un "círculo virtuoso"...

-Pero eso los Estados Unidos genera otro problema que es la balanza comercial. En los Estados Unidos cada punto de incentivo al consumo hace más deficitaria la balanza comercial. En esta línea, lo más probable es que esto genere más inestabilidad mundial. Porque va a haber más déficit comercial, más déficit fiscal, más dólares dando vueltas en el mundo, y entonces la credibilidad sobre la capacidad de repago de la deuda norteamericana se hace más lábil. Se complica más todavía.

-¿Es simple campaña electoral?

-Para mi es cosmética. Yo creo que hasta ahora las medidas que vino tomando son pura cosmética. Habría que meter mano a fondo.

-Usted alguna vez llamó a Barack Obama "galletita Oreo ¿Por qué?

-Es un negro con corazón blanco. Hay muchos ejemplos de este espécimen: (el actor) Danny Glover, (el ex deportista) O. J. Simpson, (la ex secretaria de Estado) Condoleezza Rice, que es quizás la expresión más acabada de este fenómeno. Obama no es y nunca fue un "negro". Aunque la prensa se obstine en reivindicar su ascenso como si hubiera sido criado en el ghetto de Harlem. Obama no es un neocon, eso está claro, pero sus años en la Universidad de Chicago lo influenciaron en cuanto a su respeto por el libre mercado y por las grandes corporaciones. La campaña de Obama fue financiada por millonarios norteamericanos que confiaron en que sería un presidente "responsable". Los ricos y poderosos financiaron su camino a la Casa Blanca. Entre los que lo apoyaron está, inclusive, el magnate reaccionario de las telecomunicaciones Rupert Murdoch. Las propuestas económicas de Obama reflejan poco el cambio propuesto, para el que fue electo. Los que participaron de la obamamanía realmente creyeron que él significaba el cambio. Pero lo cierto es que los principales puestos del equipo económico fueron asignados a los neocon Paul Volcker, Timothy Geithner y Lawrence Summers. ¡Dejó al mismo secretario de Defensa! Con la excusa de "garantizar la continuidad, el esfuerzo". ¿Qué continuidad?, son salvajes. Vienen de una mafia. No los republicanos, pero sí los que tomaron los hilos centrales del partido republicano. Son una mafia, en el peor sentido. Destruyeron todas las regulaciones, las destruyeron. En consecuencia cualquier delincuente podía hacer cualquier tipo de delito financiero porque no tenía control, nadie los controlaba. Esto no debería, sin embargo, minimizar el triunfo de un candidato percibido como "negro" por la mayoría de los votantes, pero si revela matices en cuanto a la profundidad de su victoria. Pero la verdad es que Obama no dijo "todo esto es un desastre". Tiene un discurso progresista, no quiere renunciar a él, y mantiene la estructura relativamente similar. A parte, no hay una política clara hacia los negros. No logra ni siquiera acuerdos políticos para que los estados tengan una política inmigratoria menos xenófoba, sino todo lo contrario. O sea son cada vez más xenófobas

-¿Cree que logrará impulsar la reforma de la ley inmigratoria?

-Si le va a costar lo que le costó la reforma de la salud...

-Pero la hizo...

-Sí, pero benefició a las grandes empresas, no ayudó demasiado. Los que más contentos estaban, los que más van a terminar beneficiados son las empresas de seguros de salud. En el fondo, las evaluaciones que leí concluyen en que no benefició más que a las grandes empresas. Lo que la gente no se dio cuenta cuando lo votó es que Obama no era muy distinto a Bush. La inmensa mayoría de la gente creyó que votándolo estaba eligiendo a (Franklin D.) Roosevelt. Ahora ya se están empezando a dar cuenta de que no era así.

-¿Cuáles son las políticas que representarían un verdadero cambio?

-Cuando se analizan los márgenes políticos que tiene un presidente en los Estados Unidos, se ignora que la política estadounidense se basó en un consenso bipartidista, desde 1945 en adelante. El republicano (Dwight D.) Eisenhower envió los primeros asesores a Vietnam, que después fueron aumentados por (John F.) Kennedy. Las modernas leyes antiobreras se iniciaron con el demócrata (Harry S.) Truman y culminaron con el republicano (Ronald) Reagan. El republicano (George) Bush padre inició el Tratado de Libre Comercio y lo culminó el demócrata (Bill) Clinton. Ambos partidos apoyaron cuanta aventura imperialista se presentaba, y la invasión, tanto de Irak como de Afganistán, contó con amplias mayorías bipartidistas en las dos cámaras. La destrucción de las conquistas sociales del New Deal (el nombre dado por el presidente Roosevelt a su política intervencionista, que buscaba luchar contra los efectos de la Gran Depresión de 1929) se inició con Reagan y culminó con Clinton. El presidente representa una coalición de intereses y grupos de poder dentro la burguesía y puede hacer poco o nada. Sus políticas son elaboradas e implementadas por un amplio grupo de funcionarios, políticos y profesionales de carrera que tienden a repetirse de gobierno en gobierno. Hoy por hoy, para hacer política se necesita plata. El que gana una elección no puede hacer más que representar los intereses, en todo caso, contradictorios y dinámicos si se quiere, pero de un conglomerado de grupos poderosos. El sistema político norteamericano aparenta ser profundamente democrático, pero no es así. En principio para votar en los Estados Unidos te tenés que inscribir. No hay un padrón general como acá. Es un padrón que se va armando para cada elección. Hecho por empresas privadas. O sea que está privatizado. Vos te tenés que inscribir perdiendo tu día de trabajo -en ese sentido, las leyes allá son durísimas- y después tenés que pedir un día de trabajo para ir a votar. Porque las elecciones son en días laborales normales. Vale lo mismo para las internas. Ya con eso, a cierto sector técnicamente lo estás excluyendo. Ese mismo sector nunca hará política y nunca podrá llegar a cargos de poder verdaderamente relevantes. Volviendo a la pregunta, para que fuera posible implementar políticas keynesianas, en su momento, fue necesaria la Unión Soviética. Como diciendo: "o entregamos algo y negociamos algo, o se viene el país de los obreros acá". En la actualidad, ¿contra quién discuten? Contra nadie, en términos de política económica y de política en general. No discuten contra nadie. Durante casi tres décadas los Estados Unidos invirtieron más de diez billones de dólares en gastos relacionados con la Guerra Fría (1945-1989). Pero tanto en ese momento como ahora, el aparato, el complejo militar industrial, siempre necesita crear un enemigo.

-Y así llegamos a la política exterior. En Decadencia de Estados Unidos usted dice que los cambios más evidentes de este gobierno son en política exterior.

-Obama se está yendo de Irak sólo porque se intensificó el conflicto en Afganistán. Tiene menos controlado todo. Tienen un problema de tropas. Un problema real de tropas: no tienen soldados, no tienen gente. Además de los 500 mil en Afganistán, y de los 500 mil que estaban en Irak, tienen bases en Japón, en Alemania, en Colombia... La gente se empieza a dar cuenta de que están matando innecesariamente. Que los están matando también a ellos.

-¿El Tea Party es un fenómeno nuevo en el sistema político?

-A mí nada me sorprende. ¿Vos sabías que el inicio de las reuniones de gabinete de Bush empezaban rezando? Él es un renacido, en el sentido cristiano de la palabra. Es sólo la derecha tratando de reagruparse. Como Obama es tan débil, le pegan por derecha y tienen éxito. El problema, como dijo un amigo una vez, es que la gente cree que los Estados Unidos es Nueva York. Gravísimo error. Para el norteamericano promedio es humillante tener que ir a pedir subsidio por desempleo. Es lo peor que le puede pasar. Porque en esa estructura mental cristiana, el que falló fue él, no el sistema, que es salvaje, horrible, y sumamente injusto. No, el que falló fue él. Le da vergüenza tener que pedir el subsidio de desempleo, pedir los vales de comida.

-Finalmente, ¿cree que Obama va a ganar las elecciones?

-Yo soy historiador. Miro el pasado. Me cuesta hacer pronósticos y no debo tampoco ser muy bueno. Cuando estalló con profundidad la crisis de las hipotecas, cuando cae Lehman Brothers, yo estaba convencido de que Obama no podía ganar. Ni Obama, ni Hillary. La realidad me mostró lo contrario, me equivoqué. Así que mejor que no me dedique a los pronósticos.



Fuente:
http://tiempo.infonews.com/notas/obama-es-como-las-galletitas-oreo-negro-con-corazon-blanco
"Obama es como las galletitas Oreo"
10 Puntos Score: 10/10
Visitas: 972 Favoritos: 2
Ver los usuarios que votaron...
13 Comentarios "Obama es como las galletitas Oreo"
Juas. ... No hace falta decir que Obama es un t?
Esta echo de grasa de ballena  
DESTRUKTOR DICE :

Cita AnimeDD: Mostrar
no se este post es :
Cita salaguin: Mostrar
pobre licuadora  

Cita oxkar: Mostrar

De que co?
Cita jm22: Mostrar


El mejor aporte a identi hace a?
Cita DAnGOoCL: Mostrar
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!