22 Cortos para pensar la vida





En este documento presentamos una seleccion que hemos realizado entre cientos de los cortos animados más visitados en Internet, en búsqueda de aquellos que podrían ayudar a pensar la vida y no ser sólo motivo para el entretenimiento o para el disfrute de la espectacular belleza que tienen muchos de ellos (quizás hagamos otro documento con estos últimos, que también alimenta y eleva el espíritu). La animación y este formato de corta duración es uno de los más dinámicos productos difundidos por la red y contemplados muchos de ellos por millones de personas. Esta lista es útil como motivos para pensar en grupo o personalmente. Para escoger los videos hemos buscado que normalmente no superaran los cinco minutos, fueran mudos (o en español) y que fueran aptos para todos los públicos. Acompañamos esta lista de un mínimo comentario sobre el argumento y cuestión que trata cada uno. Procuramos proporcionar dos direcciones en Internet: la original y la de YouTube, que hace más accesible la búsqueda. Siempre presentamos el nombre original de la creación para que, en todo caso, se pueda buscar en Internet. A fecha de comienzos de 2011, creemos que esta es una posible lista de los mejores cortos animados para pensar.
 
Estos cortos nos ofrecen un conjunto de fábulas, parábolas breves sobre distintos temas, generalmente con un tono cómico o nostálgico, poniendo un gran esfuerzo en una estética sofisticada o sugerente. Juegan con la extrañeza o con una aguda reproducción realista. Nos hablan con frecuencia de la desolación o la destrucción y señalan a la esperanza, la resistencia, el valor redentor del recuerdo. Hacer un examen de los mismos, nos permite tomar el pulso a nuestra cultura de comienzos del siglo XXI.
 Un buen tema para pensar este material en grupo es responder a esa pregunta:
 ¿Qué mueve en mí estos cortos?
 ¿Qué nos dice de nuestra cultura actual, de las inquietudes y anhelos de nuestro tiempo?
 
 La duración total es de prácticamente tres horas. Del 1 al 12 es un ahora, del 13 al 30 una segunda hora y del 31al 44 la tercera hora. Se podría fragmentar el tema en tres reuniones. Esta es la lista de cortometraje.

1



El proyecto 5 Seconds Films, presenta creaciones que sólo duran cinco segundos. Es el caso de ésta, Late for Work. Es el único video de este documento que no es de animación. Trata de cómo la vida se nos va en las prisas de la vida cotidiana casi sin darnos cuenta. El video da vértigo y, como la vida del protagonista, para en un santiamén.


2



Varios cortos presentan el tema del ciclo de la vida y pensamos que este es el mejor. El camino de tiempo por el que huimos de la vejez y la muerte es el mismo camino que a ellas nos lleva. Es un video sobre la fugacidad de la vida y cómo debemos ser conscientes de que la vida es un ciclo que une generaciones en una sola historia.
 
El corto empieza con un bebe ante el que se presenta un anciano con aspecto decrépito provocando el espanto del bebé, que es George, el protagonista. George comienza su vida huyendo de esa imagen de la muerte y emprende al principio inseguro el camino y pronto se hace ufano con él. El corto nos presenta en un rápido ciclo cómo la persona evoluciona no sólo en su cuerpo sino en su modo de andar, de arrostrar la vida, el futuro y cómo poco a poco llega al punto del final de la vida del que le parecía estar huyendo. El corto no sólo es el efecto del paso del tiempo en la vida o la gracia de ver cómo crecemos sino que parece darnos un mensaje: la vida es un abrazo entre la muerte de unas generaciones y el inicio del camino de otras. Ambos momentos, muerte y nacimiento, están atados en un misterioso nudo de vida ante el cual, en cambio, tememos y huimos en la vida. El corto es una llamada al amor entre las generaciones, a mirar cara a cara al final de la vida, a cuidar de nuestros mayores.

3



El mismo autor de George Grows, es el director de este corto animado, en el que aborda una cuestión bien diferente. En esta ocasión, Martin Schmidt ofrece el retrato de una familia que se dispone a comerse un pescado cocinado en su barbacoa. La familia está dirigida por el padre, quien va marcando militarmente los movimientos que deben hacer. Todos hacen lo mismo que el padre quien, con precisión ?Precise Peter- va ordenando los movimientos óptimos y perfectos para moverse, cocinar y servirse en la mesa. Pero no toda la familia obedece.
 
El hijo pequeño todavía no parece haber aprendido los pasos que hay que seguir ni parece mostrar gran voluntad de imitar a su padre sino más bien manifiesta una natural tendencia a la libre creatividad. La esposa y el hijo mayor, en cambio, siguen al detalle todos los comportamientos del padre. Hasta tal punto que reproducen los movimientos absurdos que realiza enojado por el libérrimo albedrío del bebé. Tan alienados están al auténtico cabeza de familia que, cuando éste está en dificultades, son incapaces de ayudarle porque ya sólo saben repetir lo que él les manda hacer. Es un corto crítico con la obediencia ciega y cómo el dominio sobre los demás es insostenible y, como en esta ocasión, incompatible con la vida.


4




Este corto animado del creador israelí Tom Dor presenta a una pareja de cavernícolas que pasan su tiempo animada y plácidamente ante la hoguera de la cueva, descansando y salpicando su vida con alguna que otra broma. Súbitamente, una televisión cae sobre la hoguera (sustituyendo la ?hoguera? del ?hogar? por la televisión, nueva ?hoguera? del hogar) y ante el primer estupor de los cavernícolas, se enciende. La primera reacción les lleva a creer que es una divinidad y después van aprendiendo a disfrutar de la misma conforme cambian los programas. Con un tono jovial, el corto nos va mostrando cómo van comportándose respecto a los distintos programas de cocina, deporte, culebrones sentimentales, telefilmes de terror, etc. Hasta que la televisión les crea una dependencia que provoca que el más bajito de la pareja se quede colgado de la misma. El más corpulento reacciona intentando desenganchar a su compañero y finalmente entiende que debe destruir la televisión. Tras una primera reacción de enfado, ambos recuperan la convivencia ordinaria que tan felices le hacía. Aunque la vida tenga menos glamour que la televisión, uno debe apagarla para poder tener vida. Como decía el jesuita y filósofo Augusto Hortal, ?La televisión: ¡qué fácil de encender y qué fácil de apagar!?

5



Este es un corto que desarrolla una historia más abstracta que las anteriores. Nos presenta un mundo en crecimiento desde la más péquela semilla. Aparecen las raíces, unos preciosos árboles de cubos y luego las casas, edificios y ciudades. Vemos un avión y una ciudad desde lo alto, en medio de la cual aquel arroja una bomba atómica que destruye el planeta. Del planeta sale un rayo que anida en otro mundo. Hasta ahora todo había sido en escalas grisáceas pero ahora todo es color. Aparece el icono del árbol cúbico en un precioso rojo y más allá, va configurándose un esquema geométrico y espiritualizado del propio árbol que se va perdiendo lento y eterno en el cosmos. El espíritu nunca muere, podríamos denominar a este corto.
 En 2008, AniBoom ?el más importante catálogo en Internet de Animación y un estudio de animación virtual- organizó junto con el grupo musical Radiohead un concurso mundial para realizar un video musical. Este fue el ganador aunque la historia que cuenta no parece tener nada que ver con la letra de la canción. ?Reckoner? significa ?Calculador? y parece que la historia va en la línea contraria: el alma de las cosas.

6




Un anciano cocinero chino lucha al frente de su decadente negocio al que ya nadie acude a comer. Su mano tiembla y se siente débil, incapaz de las más simples tareas cotidianas. Pero precisamente una de esas tareas ordinarias va a luchar por conseguir hacerla y cuando lo logra le devuelve la autoestima. Aunque dudemos de nuestro valor, siempre hay pequeñas cosas cada día que nos pueden hacer recobrar la confianza

7



Una anciana vive los últimos años de su vida guardando dentro de sí todos los recuerdos de su vida y, especialmente, de su amado marido. Me recuerda aquella frase del Evangelio: ?María guardaba todas estas cosas en su corazón?. En este corto, la anciana mujer tiene en su torso dos cajones al modo que los abría Dalí en algunas de sus imágenes. En esos delicados cajones la mujer mete el objeto que encuentra y un marcador en el frontal del cajón le indica una fecha exacta. Una televisión que se mueve alrededor de la mujer como una criatura viva, muestra una imagen dibujada que le rememora aquel momento que marca esa fecha y la televisión hace una copia en papel luminoso de esa imagen. La anciana acumula centenares de imágenes en la vieja torre en que vive y otros tantos objetos dentro de sí. Los objetos son lazos de comunión con su marido, que ella cuida dentro de su propio cuerpo. Pero tanto objeto dentro de su cuerpo llega un momento en que se le hace tan pesado que comienza a tambalearse. Entonces las imágenes de su marido en las fotos comienzan a moverse en el papel mostrando preocupación por ella. Ella siente un deseo de estar con él que excede su propia vida y finalmente se unen dándose la mano ya como dos dibujos intemporales. El corto trata sobre la comunión con nuestros seres queridos que ya no están y del cuidado con que cultivamos el recuerdo.

8



El creador argentino Santiago Brou Grasso, nos presenta una expresiva situación de incomunicación. Un mimo aparece mudo en una mesa ante un teléfono. Suena el teléfono. Al otro lado del teléfono hay otro mimo. El primer mimo toma el auricular y lo pone en su cara, pero ninguno puede hablar. Un corto que nos habla de cómo nos encastillamos en la incomunicación.


9



Un hombre en un campo de concentración nazi recuerda su pasado. Él era un soldado alemán en la Primera Guerra Mundial al que concedieron la Cruz de Hierro. Aparece en una trinchera echándose al combate entre sus compañeros, los cuales caen uno tras otro. De nuevo estamos en el presente, en el campo de concentración nazi. El protagonista, con un parche en el ojo derecho, lleva la condecoración a la izquierda de su pijama de rayas y a la derecha, la estrella de David amarilla que distinguía a los judíos. Un oficial pasa revista a los prisioneros. Él recuerda cuando le impusieron la cruz. Los recuerdos se suceden. Rememora cuando su familia le esperaba al llegar él de la I Guerra Mundial. A su lado, había una mujer y un niño que quedan en el andén solos porque el padre no llega, seguramente muerto en la guerra.  El presente: el oficial nazi le pone una pistola en la frente ante la provocación que cree supone que lleve la Cruz de Hierro. Ante el protagonista van pasando las imágenes de su vida. El oficial le arranca la medalla y se la lleva. No le dispara. Va a su despacho. Aparece la imagen de aquel niño y su madre que se habían quedado solos en la estación. La madre lee una carta. Ahora es seguro que su marido ha muerto y el niño queda huérfano. Volvemos al presente del campo de concentración. El oficial le ha perdonado la vida al patriota condecorado que ahora es prisionero judío de los nazis. Se sienta en su mesa. Sobre su mesa, un marco con una foto: ese oficial es el niño que se quedó huérfano. El director y creador, Roy Iddan, dedica su corto a los soldados judíos alemanes que lucharon por su país en la I Guerra Mundial.
 
La historia habla por sí misma, sobre las contradicciones del Holocausto y cómo la piedad incluso anida en el corazón del oficial nazi. Ante el recuerdo de su padre muerto, de su madre viuda y la lástima por su propia orfandad, el oficial nazi siente misericordia. Debemos arraigar nuestra vida y decisiones en las fuentes de la misericordia.

10



Premiado en varios festivales, el granadino Rodrigo Blass nos presenta un corto de animación de la máxima calidad. Una niña llamada alma camina por una solitaria calle y ve en el escaparate de una tienda una muñeca con su mismo vestido y aspecto, sobre una pequeña mesa que hay en el interior. Queda seducida por la muñeca y anhela tenerla, pero la tienda está ya cerrada. El escaparate y sus ventanas forman una careta demoníaca. Hace lo posible por entrar y finalmente lo logra, pero entonces algo extraño comienza a ocurrir. Los muñecos se mueven de modo inusual, como si estuvieran dotados de vida propia. Ve un juguete que choca contra la puerta como si estuviese buscando desesperadamente escapar y cuando vuelve la vista al muñeco que viste como ella, ya no está. Lo ve en una estantería. ¿Cómo ha llegado allí? Conforme se acerca, vemos cómo todos los muñecos que hay alrededor comienzan a mover turbados sus ojos de juguete y cuando finalmente la niña alcanza a la muñeca, algo se trastoca. Súbitamente, la niña ya no se siente en su propio cuerpo sino que es como si estuviese viendo desde dentro de la muñeca. Efectivamente, su alma está atrapada dentro de la muñeca y su cuerpo ha desaparecido. Con esa impresión, la película nos vuelve a situar en la solitaria calle. Se acerca otro niño y ve por el escaparate que en el centro de la tienda hay un muñeco vestido igual?
 
El corto nos invita a reflexionar con qué facilidad quedamos atrapados en los objetos, especialmente a aquellos que creemos reflejan nuestra identidad. Aunque parece que son ellos los que nos pertenecen, el consumismo hace que seamos nosotros los que quedamos encerrados dentro de ellos, ellos nos tienen a nosotros. Tal ha sido el éxito que ahora Rodrigo Blass, que trabajó para Pixar, ha sido invitado por Dreamworks a desarrollar esta idea de Alma en un largometraje.

11




El cosmos. De un agujero de luz del mismo sale un astronauta lanzado a la superficie de un asteroide. Lo examina unos instantes y es arrancado de nuevo hacia atrás por el cable que ahora tira de él, es absorbido por el agujero de luz y llega a una nave. En la siguiente escena, el astronauta está vestido de paisano, sentado en una mesa y contempla triste una foto en la que está con su esposa ante una casa. Siguiente escena: el astronauta, con bata de científico hace cálculos y de nuevo vestido de astronauta se dispone a salir de nuevo disparado por el espacio. En su mano, está un medallón con aquella foto en la que estaba con su esposa ante una casa. Va por una gran tubería que le lleva al espacio, su cuerpo se descompone en cuadrados y tras un resplandor que lo cubre todo, llega a un mundo de niebla y árboles. Viene un coche y ve que se dirige hacia su esposa. Se interpone ante el coche y su cuerpo se deforma como si fuese líquido. Aparece en el fondo del mar y sube flotando. Al llegar a la superficie es un campo de trigo. Camina por él a pleno sol y de nuevo se halla en un camino, A lo lejos ve de nuevo a su esposa. Se dirige hacia ella y asombrado logra tocarla. Se abrazan. Él vestido de astronauta, con escafandra y ella como solía, con su vestido. Ella le invita a seguirle hasta su casa pero él no puede estirar más el cable. Tira y tira hasta que se suelta del cable, que retorna a la nave. Él, sin aire, se queda tirado en el camino y cae al suelo. Desde la nave una máquina mide las constantes vitales y da cuenta de que ha muerto. La mesa de la nave está vacía. En la siguiente escena, el hombre, liberado de su traje, camina a casa de su mujer.
 
El corto nos habla de liberación de la maquinaria de la que parece que dependemos para vivir si es que queremos alcanzar el amor.

12



Un niño está viendo los peces en el agua cuando ve que una sombra pasa por encima de ellos. Levanta la vista y distingue la sombra de un ave pasando por la ciudad. El niño sube por las escaleras y columnas de la ciudad siguiendo al ave del que sólo ve asomos de sus preciosas plumas, alas y cola, hasta llegar a lo alto, donde la ciudad se halla coronada por un enorme bosque. A cielo abierto no encuentra el ave que perseguía pero descubre que él mismo se transforma en una preciosa ave como aquélla. Esta corta y preciosista animación expresa que nos convertimos en aquello que buscamos, seremos aquello que soñamos.

13



El corto hace énfasis en que vivimos una sola vida. En el título fijémonos que sustituye la ele de One Life por un uno y por eso la animación se titula One 1ife.  Avanzamos por el pasillo de un hospital. Una mesilla de noche con unas viejas gafas, un zumo y una radio. Un cuadro médico en el que la flecha de progresión no deja de descender. Una visión de toda la habitación de una clínica, donde un hombre anciano agoniza. Una fuerte inspiración y abre los ojos en el momento de dejar la vida. Entonces nos metemos por la pupila en medio de su iris azul. Un fundido en negro deja entrever a un médico que le está ayudando a nacer- Luego su cuarto  de la niñez y primeros pasos en la vida. En el cuarto hay un cuadro  que nos lleva a una escena pescando con su padre. El niño mira al cielo y unos aviones nos llevará a verle oteando con unos prismáticos en la Segunda guerra mundial. Luego el amor en la ciudad, juntos con un niño en un puente de un parque, la graduación del hijo. En el cementerio le vemos frente a dos tumbas a las que un accidente llevó a su mujer e hijo. El anciano está ya solo en el banco de un parque y de nuevo la película nos mueve para retroceder por la pupila en el momento en que el hombre entrega su vida devolviéndosela a Dios.
 
Con guión de Scott Martin, Ryan Wilkinson dirige un corto al que acompaña la canción de Neil Young, Old Man y que nos muestra cómo toda la vida está presente en cada instante que vivimos y especialmente en ese último momento en que el hombre entrega lo último que le queda de vida a Dios. Muestra la fragilidad de una vida a la que deberíamos entregarnos con pasión y conciencia de ser única.

14



Con una preciosa música de Yann Tiersen, el director Aidan Gibbons ha realizado una pieza de animación sobre el poder de la música para rememorar la vida. Es un corto muy delicado en el que un hombre interpreta una pieza al piano y en distintos momentos se ve acompañado al mismo por su anciana esposa, ya desaparecida. Ésta le besa y él se siente trasladado al pasado. Primero a la guerra, donde atendió como enfermero a un soldado derribado por una bala. Luego se ve a sí mismo de niño cuando le regalaron un caballo de madera. El niño crece, se acerca al piano y toca consigo mismo, ya anciano.
 
Este corto animado nos muestra cómo la belleza de la música puede permitirnos hacer emerger agradecidamente en nosotros lo crucial de nuestra vida y poder poner ante nosotros los sentimientos tristes o alegres que recorren el fondo del río de nuestra vida.


15




?Muchos años después de la extinción de los humanos, un deteriorado robot de mantenimiento, con la batería de energía muy baja, continúa haciendo aquello para lo que estaba programado?? Con estas palabras sobrescritas en la pantalla comienza este corto de animación de espectacular factura técnica, con música compuesta por Akira Kosemura. Un robot muy avanzado está en una sofisticada casa atendiendo las labores ordinarias. Riega las plantas, barre, ordena libros, sirve café a un hombre de chaqueta y corbata sentado en una mesa. Pero ese hombre está muerto. De su cuerpo tan sólo queda el esqueleto, sentado correctamente en la mesa, vestido impoluto, la cabeza echada hacia atrás, con una enorme boca abierta. La muerte le atrapó en un instante y le arrebató la vida sin darle oportunidad ni de moverse. Sin el menor atisbo de alteración, el robot sigue atendiéndole como un fiel criado. La estancia es la biblioteca de una mansión repleta de valiosas estanterías y muebles suntuosos.
El robot toma un libro en sus manos: La historia de los robots, se puede leer en sus cubiertas. Lee un capítulo sobre el cuidado de los robots y de repente el protagonista de la historia, que hasta ahora no había mostrado el menor grado de reflexión, levanta la cabeza y mira frontalmente al espectador como si se hubiera hecho consciente de algo vital. En realidad no nos mira a nosotros sino que está mirando su imagen reflejada en el cristal que cubre un reloj. Toca con su mano su propia imagen y luego se la lleva a su cara. Cobra conciencia de que le falta la pieza del maxilar.
 
Una imagen nos muestra el indicador de su nivel de energía, cuya manecilla nos hace saber que le da muy poca autonomía. Su rostro ahora expresa gestos delicadamente humanos. Consulta de nuevo el libro que tiene entre las manos y en una página ve la referencia a una fábrica de robots. Quizás en ella tengan la pieza que completaría su rostro sin sonrisa.
 
La siguiente escena nos presenta esa fábrica, aislada en medio del absoluto desierto. El robot camina hacia ella. Llega a su puerta y la abre. Entra y busca por las estancias. Levanta pesadas piezas pero no encuentra. Ve un viejo robot apagado, le arranca el maxilar, pero no encaja en su propia cara. Lo deja caer decepcionado. Sale de la factoría y entonces siente la debilidad de su batería que ha llegado a su fin. Cae de rodillas al suelo y cuando se sostiene con las manos, ve ante él un charco. Contempla su imagen y ve su faz con el maxilar que le faltaba. Se ve a sí mismo con la sonrisa que buscaba. El robot se queda definitivamente desactivado y la imagen se aleja. No tiene el maxilar soñado, sino que ha sido su alma la que le ha regalado verse sonriendo en el pequeño charco que resiste en medio de ese mundo de desolación.
 
El corto es muy sugerente. Cómo el hombre robotizado en el trabajo de servicio ?un trabajo que carece de sentido porque sirve a muertos-  toma conciencia de su esencia leyendo, que ve reflejada en tener una sonrisa. Posiblemente había leído muchos libros antes, pero nunca ninguna le había hablado tanto de quién es él. Ve su imagen reflejada en un reloj que le habla de que el tiempo pasa sin que haya encontrado cuál es su sonrisa, su esencia, sin completar su rostro, aquel quien es. Deja todo, se va de su cómodo entorno, y sale a la intemperie a buscar su alma. Su preocupación debería ser la poca batería que tiene e intentar hallar una fuente de energía que prolongara su vida, pero él busca la verdadera vida, que es el alma de su sonrisa perdida.
 Pero la sonrisa que él busca no la encuentra en la fábrica de los hombres. Perece en su viaje, pero en el último instante el robot es capaz de soñar, imaginar o acaso es un don del alma. No ha conseguido la pieza que completara su rostro, mas en el robot floreció, en el último momento, un alma. ¿Buscamos en nuestra vida la sonrisa, el alma? ¿O vivimos rutinizados, robotizados en un trabajo sin sentido que sólo sirve a lo estéril, a lo que no crea vida? ¿Elegimos la mera supervivencia o el alma de la vida? Magnífico corto, de estética espectacular y preciosa música para pensar la vida y buscar el alma? 

16




Una serie de paisajes nos llevan por parajes desolados hasta encontrarnos bajo unos árboles quemados y retorcidos un ciervo que yace en el suelo. Se levanta y ve cómo llueve ceniza. Un cielo encarnado deja huella de lo que parece haber sido un gran accidente de derrame de un petrolero encallado. De las ramas de un árbol que sale debajo del casco caen gotas de petróleo negro. Parece ser un olivo. El ciervo toma sobre su nariz un frito del árbol -¿una oliva?- y la lleva con equilibrio a través del paisaje de desolación hasta un lago que permanece cristalino. Arroja en él la semilla y brota violenta y suavemente a la vez una gran creación vegetal que se expande rápidamente poblándolo todo, dando vida y color de nuevo al terreno muerto, haciendo brotar hojas de los árboles muertos. El ciervo avanza lleno de vida contemplando el milagro. Tanto crece la vegetación que cubre el superpetrolero. El sol nos deslumbra y en un primer plano del rostro del ciervo aparece una semilla de diente de león que vuela llevando la vida todavía más lejos.
 
Este corto del francés Yoann Lemoine es una variación del tema de la espectacular pieza animada El pájaro de fuego que Disney incluyó en su segunda entrega de Fantasia en el año 2000. Nos habla de cómo la semilla de la vida es invencible incluso por los más destructores males. La vida siempre puede más y puede recrearlo todo, resucitarlo todo. El corto es una historia de muerte y resurrección, portada por la mediación de un símbolo tan religioso como el ciervo. En vez de portar una cruz entre sus astas, lleva una semilla de olivo (la rama que trae la paloma de la paz a Noé cuando estaba perdido en medio del mundo inundado del Diluvio) que va a devolver la vida al mundo muerto por el accidente del superpetrolero. Una llamada a la esperanza, a custodiar el alma de la vida, a crear vida en los mundos destruidos. Portamos con pobreza granos de mostaza eternos capaces de restaurar la Creación.


17




Es éste uno de los cortos más vistos de Internet, con casi cuatro millones de visitas en sus primeros cinco años de existencia. Es una historia trágica en la que se muestra cómo somos seducidos hasta que quebramos.
Una pantalla de television está suspendida por un mecanismo en el aire a pocos metros de una caja metálica. La caja metálica se abre y aparece una cara insertada en una compleja máquina. La cara gira y los ojos se abren ante la televisión, que comienza a emitir imágenes. En la pantalla se queda una cara similar a la de la máquina. Pero la cara de la máquina es grisácea mientras que la televisiva está maquillada: una piel muy blanca, intenso rímel en las pestañas y un rojo pasión en los labios. El rostro engarzado en la máquina se queda sorprendido contemplando la faz de la televisión, que permanece inexpresiva.
 
Al mirarla atentamente con sus ojos vacíos, la cara se extraña mucho más y la máquina se extiende en un conjunto de brazos y una pértiga metálica que permite a la cara acercarse más a la pantalla de televisión. Los brazos metálicos se mueven alrededor como los tentáculos de un pulpo mecánico o las extremidades de una araña. Los brazos buscan en la máquina instrumentos para maquillar a la cara igual que la imagen de la pantalla. Le marcan con un pintalabios mientras otro brazo le maquilla colorete y otro le marca las cejas y las pestañas. La cara sonríe.
 
Pero la televisión se desintoniza, retrocede más lejos y más alto y finalmente se detiene mostrando otro rostro: es el de la misma mujer pero ya no está maquillada como una máscara oriental sino que tiene un color más natural y ojos expresivos. La máquina mueve las palancas de la caja para que la pértiga que sostiene la cara pueda acercarse más a la televisión. La faz vuelve a expresar inquietud y deseo. Los brazos le ponen ojos y el maquillaje le hace cobrar más vida a la cara. De nuevo la televisión se desintoniza y aleja. La máquina saca todo el mecanismo que le permite salir a la cara, que parece una gran serpiente con brazos de araña. Contrasta la humanidad del rostro con la frialdad de la máquina y la expresión va adoptando gestos más pasionales. Se aleja progresivamente hasta que la máquina ya no puede estirarse más. Una palanca frena su avance. La cara siente que tira hacia atrás de ella, que quería seguir.
 
La televisión sigue retrocediendo, incitándola a seguir. La cara está totalmente pendiente de ella, quiere alcanzar ese rostro hermano que ha hallado, pero ve al suelo calculando si va a poder continuar o no. El rostro de la máquina está ya totalmente humanizado, se notan sus pecas y manchas, las bolsas de los ojos, el brillo del iris? En progresivos golpes trata de forzar la máquina y aunque ve que el final va a ser desastroso, sigue el intento. La máquina rompe y el rostro se desploma con toda la pértiga. La televisión se desintoniza desapareciendo el rostro que incitaba a ser alcanzado. La cara de la máquina yace rota por la mitad en el suelo aunque sigue teniendo vida y movimiento facial. La película nos hace alejarnos hasta que la imagen que veíamos queda enmarcada como pantalla de una televisión, que es la televisión que estábamos viendo todo el tiempo, en la que, en un juego de reflejo paradójico, sale la máquina caída y la propia televisión. La televisión se apaga y se ve reflejada en la pantalla una caja metálica que está cerrada y que nos sugiere que va a volver a comenzar un ciclo similar.
 Esta obra sugiere principalmente que somos seducidos por identidades de consumo hasta que vamos más allá de donde nuestra vida se hace sostenible y rompemos. También nos habla de una máquina que cobra alma al ver otro rostro y que está dispuesta a correr riesgos intentando alcanzar esaalteridad.

18




 Titulada en inglés Tragic Story with Happy Ending, estamos ante un relato lírico y profundo sobre aceptación y comunión. Una niña pedalea a bicicleta por un camino rural mientras se oye cómo comienza el siguiente relato: ?Había una vez una niña cuyo corazón latía más rápido que el de otras personas.? Aparece su corazón latiendo mientras avanza por el paseo. La gente que se encuentra por el camino conforme entra en el pueblo, se le queda mirando. ?Eso molestaba por el ruido que hacía.? Ella se siente observada mientras los vecinos se agrupan mirándola. Deja la bicicleta y sube corriendo las escaleras a su piso.
 
?Su corazón latía tan fuerte?? En su casa las cosas se mueven por la fuerza de su latido. Botellas y tazas tiemblan sobre la mesa. Ella no sabe cómo tapar ese ruido. Se mete en la cama y se cubre con una sábana totalmente.  Se hace de noche y una tras otra las ventanas se encienden por vecinos que no logran dormir. Los vecinos se desesperan y tratan de taparse los oídos como pueden. Los perros ladran y aúllan y la gente grita y le increpa.
 
Por la mañana un grupo de vecinos golpea su puerta para reprocharle el ruido que su corazón hacía. ?Ella intentaba explicarlo: es el corazón de un pajarito. Mi cuerpo no es mío?, dice mientras agita los brazos como si volara. ?Por eso mi corazón late rápido. Soy un pájaro.? Los vecinos le escuchan horrorizados. ?¿Qué dice??, pregunta una. ?Pobrecita. No vivirá mucho?, contesta otra.
 
Coge la bicicleta y huye de la ciudad. ?Entonces se escapó. Quería desaparecer, dejarse llevar por el viento.? Las nubes se agolpan y desatan una tormenta de lluvia y duro viento sobre ella. Los árboles se doblan pero ella resiste. ?Al final, la lluvia se tranquilizó, se fue a casa y siguió como antes.?
 Apoyada en el alféizar de su ventana, la protagonista desgrana parte de la galleta que está tomando para que los pájaros puedan comer. Parece feliz. ?Poco a poco, la gente se acostumbró al latido de su corazón hasta que finalmente lo olvidaron.? La ciudad sigue su vida cotidiana: los niños juegan en la calle a la pelota, un barrendero la limpia, una mujer pasea con su hijo en brazos, un cajero teclea las cuentas en su máquina registradora, un operario repara con su pala un bache, una mujer vuelve con su carro de la compra arrastrando a su perrito por la correa. De noche, a nadie despierta ya.
 
?Nadie se dio cuenta de lo que pasaba y eso fue bueno para ella.? La mujer se levanta y se ducha por la mañana. ?Ella también se estaba acostumbrando. Hasta empezó a gustarle su cuerpo. Se sentía cada vez más liviana. Nadie notó su sonrisa cuando miró al cielo?. Ella, tras ducharse, envuelta en su toalla, en la ventana de nuevo, ve el paso de las aves migratorias y de repente se da cuenta asustada de algo.
 
?Y un día?? Labre la ventana, se cae la toalla y unas alas salen de su espalda. Todo el vecindario está en su función por las calles y casas. Sube al alféizar y rompe a volar tras las aves migratorias. Entonces la máquina registradora rompe sus resortes, el balón de los niños rompe un cristal, a la señora se le parten los tacones y se desencaja el carrito de la compra, la escoba se resquebraja. Todo se para. ?La gente no sabía si era alguien que moría o que nacía?? Ven cómo ella se va volando por el cielo. ?Pero algo era seguro, esa era la forma en que a todos les hubiera gustado partir.? La película se va con ella mientras vuela perdiendo de vista a lo lejos la ciudad empequeñecida, que se cubre poco a poco por las nubes que atraviesa hasta no verla más.
 
Un pesado silencio invade a la ciudad y ni la gente ni los perros pueden ya dormir.
 
Hay al menos dos lecturas: una mujer excluida es aceptada por todos; tanto, que cuando desaparece todos la echan de menos. Antes les impedía vivir su presencia y ahora su ausencia les hace muy difícil vivir. Una segunda lectura sería: sentir tanto (latir tanto) que los otros se pregunten molestos que tanto sentimiento les impide seguir viviendo igual. La mujer aparece como un mesías que logra que todos vivan al modo de su pasión, de modo que, cuando se va, le echan de menos y si ellos no avivan su corazón al mismo ritmo ausente, no podrán volver a vivir en paz.
 
 
 


19



El corto cómico Oktapodi  (Pulpos) ha acumulado numerosos premios, siendo coronado con el óscar de animación de 2009. En resumen, dos pulpos viven amorosamente en su piscina en una aldea costera de Grecia, pero uno de ellos es capturado para ser sacrificado en un restaurante. Se inicia entonces una persecución para salvarle que pondrá de manifiesto hasta dónde está dispuesto a llegar uno para luchar por el amor.

20




?El espíritu puede con toda soledad?, podríamos afirmar tras ver este corto de animación. Un solitario anciano está en su casa sentado, sentado en una mesa, en una habitación pobre, vacía y oscura. De la caja extrae una cámara de fotografías. Fotografía flores, farolas y las revela. Fotografía la Sagrada Familia y revela la foto. Con todas ellas hace revelados a gran tamaño sobre cartón. Fotografía a una mujer que le gusta y también de ella hace una figura a gran tamaño. Lo pone todo en su casa y organiza una cena, donde la señora con la que cena es la figura de cartón con la foto pegada a tamaño natural. Sobre la mesa, la flor es de cartón, al fondo la Sagrada Familia y una farola que simula dar luz. Pero la cara de la señora se despega del cartón y cae sobre la vela quemándose un trozo del rostro. El anciano lo apaga, pero se da cuenta de la fantasía que ha montado y rompe a llorar sentado en su silla, sobre la mesa. Entonces la figura de cartón cobra vida y la señora le consuela tomándole de la mano. La invitada brinda, un perro de cartón mueve la cola y todo rebosa vida.

21



Una granja en una zona de verdes colinas. Un labrador se esfuerza con el azadón en labrar los surcos. Planta tréboles cuyos pétalos se mueven como un molino. Al pasar el tiempo la cosecha son un campo de molinos de viento que el labrador riega para que sigan creciendo. Pero un día una violenta tormenta sacude la región y las plantas-molino sucumben siendo arrancadas de raíz por el viento. Tras amainar la tormenta, el anciano labrador está desolado bajo la nieve. Luego, el hielo lo cubre todo pero se ve cómo hay algo que lo agrieta. Pasa la estación y un día el labrador, al salir de casa, recibe en las manos un pequeño trébol como aquel que había plantado. Levanta la vista y contempla que por todas las colinas han brotado molinos vegetales. La tormenta había destruido todo pero a la vez multiplicó las semillas.
 
Este relato guarda varias enseñanzas, pero quizás elegiría esta última: la vida nos somete a sufrimientos que nos hieren, rompen tejido interior, relaciones, sueños, pero esos fracasos también diseminan la semilla del amor por todo pudiendo cosechar dones todavía mayores que los perdidos. Para fructificar hay que pasar por fracasos y sombras.

22



Un espantapájaros es juzgado. En la exposición de sus crímenes se ve cómo no espanta a una urraca sino que la cuida. El jurado de espantapájaros le sentencia culpable y el cruel juez le condena a muerte. Ya en el calabozo escucha cómo preparan en el patio de la prisión la hoguera donde será ejecutado. Desesperado, duerme y le despierta aquella urraca que pasa entre los barrotes y llega hasta él. Pero él queda conmocionado pues en vez de ser amable le ataca quitándole la paja que forma su cuerpo. En un pozo alejado, la urraca aprovecha esa paja para construir un nido. El espantapájaros se desmaya y queda a merced de la urraca.
 
El verdugo viene a buscar al condenado pero éste no está en la celda. Sólo ve a una urraca que se lleva una última brizna que resta en el suelo.
 
La siguiente imagen nos muestra a la urraca que coloca esa última brizna en el nido sobre el pozo, pero la imagen se aleja y no es el nido sino que ha reconstruido al espantapájaros, que se levanta y se va caminando lejos con su amiga la urraca sobre el hombro, al son de la música compuesta para este corto por Arnaud Liefooghe.
 
Esta pequeña película me parece que esconde el misterio de la Resurrección: es el amor quien nos redime. Precisamente es atravesando el dolor de la muerte a que le somete su amiga la urraca, como ésta logra salvarlo de sucumbir.










 
 




22 Cortos para pensar la vida
2 Puntos Score: 2/10
Visitas: 1405 Favoritos: 9
Ver los usuarios que votaron...
4 Comentarios 22 Cortos para pensar la vida
se ve muy interesante... a favoritos y lo vere con mas calma.. muchas gracias
muy buenos pero no es categor?
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!