?C?mo Ganar el Mundial?

  • Categoría: Deportes
  • Publicado hace más de 6 años
            
[COLOR=#NaNNaNNaN]¿Como Ganar el Mundial?[/COLOR]



Venticuatro años. Eso le costó a Brasil levantar la Copa delMundo luego del adiós de Pelé. Festejó en México 70 y mordió polvohasta que llegó USA 94. Venticuatro años, exactamente, se cumplirán enSudáfrica 2010 desde la última vez que Argentina dio la vueltaolímpica, allá en México 86, de la mano de un mágico Diego Maradona,hoy líder de la Selección desde la línea de cal.



No han sido fáciles esos venticuatro años para la Selección.Magrísima cosecha: dos Copas América (Chile 91 y Ecuador 93) y nadamás. Llegar a la final de Italia 90, perdida ante Alemania, fue unverdadero suplicio. Y en ningún Mundial posterior logró superar losCuartos de Final. Cayó en los Octavos de USA 94, en los Cuartos deFrancia 98 y Alemania 06, y quedó afuera en la primera ronda deCorea-Japón 02. Vaya si es hora de romper el maleficio?





Venticuatro años. Eso le costó a Brasil. Y desde entonces, desde1994, Argentina no pudo figurar. Mientras Brasil se cansó de ganartítulos (2 Mundiales, 4 Copas América y 3 Copas de lasConfederaciones), la Selección sólo saboreó frustraciones. Apenas sipudo chapear con los títulos en Juveniles y con dos oros olímpicos,asignatura pendiente de los brasileños.



¿Se podrá cortar la racha en Sudáfrica? Si bien Argentina no estáen la primera fila de candidatos, nadie puede subestimarla. Aunquecolectivamente ha dicho poco durante las Eliminatorias, cuenta congrandes individualidades, comenzando por Lionel Messi, el mejor jugadordel mundo. El desafío central es saber rodearlo y potenciarlo, ademásde resolver la catarata de interrogantes que plagaron la Era Maradona.






¿Cómo aprovechar a Messi?



El hincha cree que hay dos Messi. Uno en Barcelona, que juega yhace jugar, que gambetea y pasa, que apunta y la mete. Y otro en laSelección, que no juega ni hace jugar, que gambetea y pierde, queapunta y no la clava.



Podrá parecer una moneda de dos caras, pero Messi hay uno solo.Lo que varía es el entorno colectivo, el esquema, la identidad de uno yotro equipo. Barcelona es una sinfonía de talentos que lo potencia y loprotege, que le permite descansar mientras la pelota circula y, derepente, encenderse en el momento y el lugar indicados para matar.Porque Messi ?y aquí aparece una clave? no es conductor ni estratega,sino definidor, pieza de desequilibrio, bala de plata. En la cabeza notiene toda la cancha, sino el área. La Selección, en cambio, todavía noresolvió a qué quiere jugar y cómo prefiere que Messi se configuredentro de su ADN. Y en esa encrucijada se desperdicia Lio, que intentareemplazar la orfandad de juego asociado con patriadas individuales depronóstico incierto. Pero la nuestra es sólo una visión, hay más?



Ricardo Bochini (jugó en México 86) cree que ?Messi es un tercerdelantero, debe estar más atrás que los otros dos para moverse conlibertad por el frente de ataque. Hay que rodearlo con un enganche, unocho que juegue y un cinco que marque. Cuando va de punta, desaparecemucho. Si juega suelto, toca más la pelota y se asocia mejor con losdemás?.



Antonio Rattín (Chile 62, Inglaterra 66) imagina a Maradona conmucha tarea para el hogar: ?Hay que preparar un equipo para Messi. Sinun grupo que lo respalde, como ocurre en Barcelona, jamás rendirá.Messi no es ni Pelé ni Maradona, que jugaban solos. Necesita uncomplemento?. Y uno de sus compañeros con la celeste y blanca, SilvioMarzolini (Inglaterra 66), agrega que ?el equipo hay que prepararlo deadelante para atrás, con Messi por la derecha e Higuaín de nueve?. NeryPumpido (España 82, México 86, Italia 90) avala que Lio ?arranque dewing por la derecha, pero después debe rotar para sorprender. Es unaequivocación comparar el rendimiento de Messi en Barcelona y en laSelección. En España no marcan, retroceden. Entonces se puede meter unpelotazo y dejar en el camino a cuatro rivales. En cambio, cualquierseleccionado te espera escalonado y con uno sobrando. Es mucho másdifícil llegarles?.



Leopoldo Luque (Argentina 78) le preguntaría a Lio ?de quéquiere jugar, en qué puesto se siente más cómodo. Yo lo pondría sueltopor el frente de ataque y le pediría que no retrocediera a buscar lapelota, él debe estar atento para explotar los huecos que deja elrival?. Néstor Fabbri (Italia 90) coincide en un punto: ?No convieneque arranque de atrás porque se desespera. Debe saber cuándo pasarla ycuándo tenerla. Y arrancar desde la derecha, como en Barcelona?.



Tres campeones del 78, Jorge Olguín, Omar Larrosa y Julio Villa,acuerdan que ?a Messi no hay que utilizarlo como conductor, sino comodefinidor, porque su espacio son los últimos treinta metros de lacancha?. La receta de Villa es ?rodearlo con pases y control de pelota?para que pueda explotar la principal virtud que le ve Larrosa: ?Es uninventor de jugadas brillantes?.



Daniel Bertoni (Argentina 78, España 82) les asignaresponsabilidades a todos: Maradona, Messi y sus compañeros. ?No puedeser ?se lamenta? que en Europa gane todo y acá sea uno más. Para mí,hay un problema psicológico. Diego tiene que hacer como Bilardo hizocon él y saberlo rodear. No tenemos a Xavi e Iniesta, sino a Mascheranoy a un montón de corredores. Necesita un enganche que juegue con él yle permita moverse libre, aunque arranque desde la derecha. No es nisegundo ni tercer delantero, es nada más y nada menos que Messi, lacarta de triunfo. El equipo debe jugar para él. Le sobran condicionespara ser la figura del Mundial, pero hay que hacerlo sentir mejor paraque lo demuestre en la cancha. Hasta ahora, está en deuda?.



Interesante resulta la visión de Diego Simeone, mundialista enUSA 94, Francia 98 y Corea-Japón 02. El Cholo apuesta a laindiferencia: ?A la Selección le conviene olvidarse de Messi, jugarcomo si no estuviera en la cancha. El equipo debería jugar como tal sinque Messi participe, sin darle la pelota todo el tiempo, porque él noes fundamental en el circuito, sino apareciendo cada tanto con sudesequilibrio en el mano a mano, con su tremendo poder de definición.Está claro que Messi no necesita demasiadas pelotas para serdeterminante. Ese poder de desequilibrio lo transformó en el mejorjugador del mundo. Si el equipo se olvida de él, Messi va a aparecersolo, y para matar?.



La conclusión es clara: armar un equipo que se fortalezca apartir de la buena circulación de la pelota para que Messi, siempremerodeando en los últimos treinta metros, se asocie con libertad yexplote su extraordinaria capacidad de magia al servicio de ladefinición.



Un plus para nada desdeñable lo aportó Julio Grondona, en charlacon Diario Popular: ?Si los árbitros hacen cumplir las reglas comocorresponde, el equipo que juege contra Messi seguro que termina condos jugadores menos. Eso pasa en Europa, y eso va a pasar en elMundial?.






[COLOR=#NaNNaNNaN]¿Riquelme tiene que estar?[/COLOR]



Román siempre dividió las aguas. Su juego despertó amoresincondicionales y odios viscerales desde que era juvenil. Y asítransitó su historia futbolera hasta hoy. Los jugadores de sucaracterística son una raza en extinción. Pocos manejan la pausacerebral en un fútbol atosigado de vértigo. Guste o no, Román es undiferente. Y la Selección no debería darse el lujo de prescindir de undiferente.




Román siempre dividió las aguas. Ahora también. Pero sudistanciamiento con Maradona, basado en cuestiones personales, pareceubicarlo en un escalón irreconciliable. ?En junio voy a estar devacaciones?, anunció Román, neutralizando los rumores que indicaban unaamnistía ?por el bien de la Selección?. Como sea, varios no se resignanal divorcio.



Omar Larrosa, por ejemplo, se enrola como el riquelmista númerouno y embiste contra algún slogan lanzado por Diego: ?La Selección debeser Riquelme más diez. Román maneja los tiempos: te la presta, te lasaca y no la arriesga. Te sirve para atacar y para defenderte con lapelota?.



Otro fundamentalista de Román es Osvado Ardiles (Argentina 78,España 82). ?¿El conductor? Riquelme, un jugador clave. Tenemos almejor de América, Verón, y al mejor de Europa, Messi, pero Román esfundamental. Nos da posesión, inteligencia, claridad, buena pegada enpelota detenida y una velocidad mental asombrosa, casi única en elmundo?.



Para Villa, ?si no va Riquelme, no hay conductor?. Marzolini creeque ?es una buena alternativa, pero es difícil jugar con él y tresdelanteros?. Rattín le pone unas fichas porque ?juega, ordena, preocupaa los rivales y hasta al árbitro?. Y a Héctor Baley (Argentina 78,España 82) le gustaría que Riquelme tuviera ?más sacrificio?, peroreconoce que, aun jugando mal o regular, ?mete tres pelotas punzantespor partido?.




El Tolo Gallego (Argentina 78, España 82) no duda: ?La Selecciónnecesita a Riquelme?. Para el DT de Independiente, ?cuando Román estábien físicamente, no hay con qué darle. Riquelme tiene pausa, igual queVerón. Son jugadores importantes porque piensan. No todo es vértigo enel fútbol?.



Genio del gremio, Bochini es tajante y, además, aporta unavisión apocalíptica: ?Hay que jugar con enganche. Ese jugador se juntacon Messi, alimenta a los delanteros y hace jugar al resto. Debe estaren contacto permanente con la pelota y ser rápido de pies y de cabeza,como Riquelme. ¡Basta de carrileros! Los carrileros son una mentira. Nodefienden ni atacan. Corren 80 metros, llegan cansados y no cierran. Silos ponemos, no pasamos la primera ronda?.



Componedor, Luque se aferra a un deseo: ?Me gustaría que Diego yRomán se arreglaran?. Desmitificador, Olguín hace un guiño y advierte:?A veces se habla sin sentido de la velocidad en el fútbol. Lavelocidad mental es más importante que la física para darle velocidadal juego. En eso, Riquelme tiene mucho que aportar?.



No hay duda: por condiciones, Román debería estar. Pero antes esimprescindible cerrar las heridas, aclarar los tantos. Con Diego y conalgunos integrantes del plantel. Parece difícil, casi imposible. Comosostiene Gallego: ?Para ganar un Mundial hay que sentir que si tocan aun compañero, te están tocando a vos?. Esos lazos sólo se construyendesde la confianza, desde el compromiso que se resquebrajó. ¿Seproducirá el milagro de la reconciliación? Difícil. Y es una pena.








[COLOR=#NaNNaNNaN]Sin Román, ¿quién conduce?[/COLOR]



Puede ser una individualidad concreta o una identidad compartidapor varios jugadores de buen pie. Pero la pregunta apunta a la primeraalternativa. Román nunca jugó en el ciclo de Maradona. Por lo tanto,una aproximación a la respuesta ?muy pobre, por cierto? fue lo queocurrió en los partidos oficiales y en los amistosos clase A y B.Aimar, Lucho González, Federico Insúa, Moralez, Blanco, Gaitán, Ervitiy el propio Verón asumieron el rol con intermitencia e ineficacia.Apenas insinuaron. Y con insinuaciones no se avanza en un Mundial.



Aimar y Verón asoman como los preferidos para ejercer unaconducción unipersonal, aunque existen otras visiones. Ante la ausenciade Román, Marzolini prefiere una conducción colegiada: ?Al equipo lodeberían manejar entre Verón, Mascherano y Tevez. Los tres tienenexperiencia para orientar el juego del equipo?. Rattín piensa parecido,pero le falta una pata: ?La Selección necesita tres conductores, unopor línea. Arriba, Messi. En el medio, Mascherano. Y el de atrás habríaque buscarlo?.



Luque y Fabbri se inclinan por Verón, aunque la Tota aclara que?la Brujita, al no ser un enganche clásico, es más productivo cuandoqueda de frente a la jugada, se le complica de espaldas, algo quemaneja bien Román?.



El Conejo Tarantini (Argentina 78, España 82) opta por Aimar, deinteresante diálogo futbolero con Messi en la Copa América deVenezuela. Baley coincide en ese nombre porque ?es uno de los pocoscapaces de meter pelotas profundas?, característica que también leobserva Bochini: ?Aimar es bastante parecido a mí por la gambeta, esmás rápido para encarar, cambia el ritmo?.



Recapitulemos. Aunque asoman individualidades con cualidadespara cargar con la responsabilidad, la ausencia de Román induciría abuscar otras respuestas. Quizás pase por el esquema, tal vez por laidentidad.







[COLOR=#NaNNaNNaN]¿Qué esquema conviene?[/COLOR]



Las producciones más convincentes del ciclo ?victorias anteFrancia, Rusia y Uruguay? vinieron de la mano del 4-4-2. Un dibujo condos laterales, dos centrales, dos volantes centrales, dos carrileros,Messi y un punta. Sin embargo, los hinchas consultados a través dewww.elgrafico.com.ar (ver aparte) ubican ese esquema en el tercer lugarde las preferencias, detrás del 4-3-1-2 (¡Aguante el enganche!) y el4-3-3, acaso por influjo de lo bien que le sienta esa distribución aMessi en el Barcelona.



Luque no transa: ?Elijo el 4-3-1-2 porque no se puede jugar sinenganche?. Fabbri, en cambio, prefiere el 4-3-3 porque ?se necesitamucho tiempo de trabajo para pararse con tres atrás, además de contarcon muy buenos carrileros?.



Larrosa probaría con un inusual 4-2-1-1-2. ?Son seis jugadorespara defender, un enganche, Messi y dos delanteros?. Tareas bienrepartidas: seis para bloquear y cuatro para crear. Marzolini espartidario de la flexibilidad: ?Iría con cuatro defensores y muchagente en el medio, así podemos variar de esquema, incluso dentro de unmismo partido?.



La mayoría de los consultados por El Gráfico no creen en elmódulo como argumento sustancial. ?El esquema ?define Pumpido- no tieneimportancia. En el 86, la Selección y River se paraban distinto yfueron campeones del mundo; Paraguay y Chile dominaron lasEliminatorias con diferentes planteos?. ?El tema no pasa por el dibujo?sentencia Ardiles?, sino por la intención para defender y atacar, cony sin pelota?.



Podría decirse, sin temor al error, que el esquema es inamovibley define absolutamente todo en el metegol. Como diría Coco Basile enuna sobremesa, ?Yo paro bien a los jugadores, el problema es quedespués los muñequitos se empiezan a mover?. El fútbol es dinámica,armonía en movimiento. La cuerda clave, entonces, pasa por el estilo,por la identidad.







[COLOR=#NaNNaNNaN]¿Cuál debe ser el estilo de juego?[/COLOR][/B]

No es un tema menor. Más aún: es la médula del asunto, la basedel éxito. Hasta ahora, la Selección de Maradona no definió un perfil,acaso sacudida por el constante pone y saca al que fueron expuestos los94 convocados. Mostró intenciones tan diversas como intermitentes. Noexhibió ni contagió una manera de relacionarse con la pelota, sincontar los errores estratégicos de exclusiva responsabilidad delentrenador. Por eso, formatear el estilo es tan sustancial como saberaprovechar a Messi.



Bochini responde al instante: ?Hay que copiar al Barcelona y aEspaña. Tocan, juegan rápido, son hábiles en espacios reducidos, atacancon volantes que saben con la pelota. Eso era nuestra identidad y laperdimos. Si la recuperamos, podemos ser campeones?.



El paladar de Villa es parecido: ?El fútbol argentino perdióidentidad a causa de la mezcla de ideas. El Barcelona tiene nuestraidentidad: gambeta, picardía, atrevimiento, creación, pelota al piso,peligro constante. Eso es el fútbol. En nuestro torneo local no juegana nada. Escucho entrenadores que dicen 'Mi equipo es aguerrido,combativo'. ¿Y eso qué es? El fútbol no es aguerrido ni combativo, hayque jugarlo?.



Tarantini duda de que Argentina pueda replicar al Barcelona. ?Notenemos ni los jugadores, ni el trabajo, ni la táctica. Ellos manejanla pelota durante 80 minutos del partido y no creo que una Selecciónesté en condiciones de hacerlo, ni la nuestra, ni ninguna otra?.



?Tener la pelota y jugarla contra el piso?, es la premisa madreque defienden Olguín y Tarantini. ?Control, toque y movilidad?, son lostres conceptos que prioriza Larrosa. ?Orden y pausa?, son los pilaresde Bertoni, preocupado porque Diego ?todavía no definió una idea, lefalta descifrar a qué juega la Selección?.



Recurso insoslayable: hacerse fuerte a partir de la posesión dela pelota. Tenerla significa administrar los ritmos y defenderse mejor.Para eso, se necesitan los famosos volantes de buen pie. Jugadores que,como diría Simeone, son capaces de hacer ?controles orientados? de lapelota, que permiten ganar el segundo necesario para desequilibrar enel fútbol de hoy, ya sea para continuar con la circulación o paraactivar el cambio de ritmo.





[COLOR=#NaNNaNNaN]¿Protagonismo o de contra?[/COLOR]



Linda encrucijada. Y con un ingrediente extra: algunos partidosse jugarán en escenarios de altura moderada (Johannesburgo, 1700metros; Polokwane, 1300), hecho que quizás sea importante a la hora delas planificaciones estratégicas. De todas maneras, el punto anteriorrespondió en parte este interrogante: si el estilo pasa por el control,hay protagonismo garantizado. Pero eso no implica la ausencia dematices.



Marzolini, por ejemplo, cree que ?no es necesario atacar todo eltiempo, ni los brasileños lo hacen?. Para Bochini, ?la Selección juegaa esperar el error y no a producir esa equivocación. Para eso, hay quecrear, falta volumen de juego?. A Baley no le entra en la cabeza que?Argentina juegue a especular. No es nuestro estilo ni la naturaleza deMaradona?.



?El secreto del fútbol ?cuenta Fabbri- es lograr contundencia enlos momentos de dominio. Argentina, por la categoría de los jugadores,va a dominar la mayor parte del tiempo, sobre todo en la primera ronda.Por eso me parece clave armar un equipo que vaya de menor a mayor, quecrezca durante la competencia, porque el verdadero Mundial empieza enOctavos?.



En definitiva, el protagonismo es otro eslabón importante, peroel contraataque puede ser una variante del protagonismo, unaherramienta a manejar con eficiencia en momentos puntuales.





[COLOR=#NaNNaNNaN]¿Maradona sabe o necesita ayuda?[/COLOR]



Desde noviembre de 2008, cuando aceptó el cargo de entrenadornacional, Diego dejó la gloria en el ropero y se expuso al público y ala crítica como un mortal más. Cambió el traje blindado de ídolointocable ?ganado por mérito propio? por la textura endeble del buzo deDT, fácilmente aguijoneado luego de una cadena de decisiones muydiscutibles. Su sabiduría quedó sobre arenas movedizas. Y esas dudasaún persisten, incluso entre ex futbolistas y colegas.



Todos los consultados, sin excepción, admiten un atenuante a lahora de evaluar la gestión de Diego: ?No tuvo tiempo de trabajo?. Tancierto como que ningún técnico lo tuvo.



Por la vereda de los descreídos camina Rattín: ?No todos losgrandes jugadores son grandes entrenadores. Y también pasa al revés.Bielsa, por ejemplo, es un DT excelente y como jugador no lo recuerdanadie. Maradona fue un fenómeno, pero no tiene experiencia niconocimiento para dirigir a la Selección. Igual le puede ir bien. ¿Porqué? Porque el fútbol tiene un 80% de lógica y un 20% de ilógica. Sinos toca el 20%, todo puede ser??.



A lado del Rata, se encolumna Larrosa: ?Jamás escuché una charlatécnica, no sé cómo piensa Maradona. Pero no armó un equipo compacto yno hizo bien los cambios. Desde el 78 para acá, fue el equipo más flojoque tuvimos. Tampoco me gustó cuando subestimó a la altura?.



Aunque dejan el crédito abierto porque falta el trabajo del mesprevio al Mundial, Olguín, Tarantini y Luque creen que ?todavía no sevio la capacidad de Maradona, sino un equipo sin identidad, donde sólohubo pruebas de jugadores, discusiones y peleas?.



También hay miradas optimistas e invocaciones para que conformesu cuerpo técnico ideal. ?Vos te ponés a hablar con Diego y enseguidate das cuenta de que sabe de fútbol?, dice Bertoni. ?Maradona ?imaginaMarzolini? ya debe tener el esquema y los titulares en la cabeza, elasunto es que nosotros lo desconocemos y por eso le damos tantasvueltas a la cosa. Yo estoy tranquilo, no dudo de que armará un equipovalioso. Pero la AFA debería darle a Ruggeri como ayudante, por algo loestá pidiendo?. Otro maradoniano, Nery Pumpido, cree que ?Diego tienetodo claro y va a inculcar su idea cuando junte al grupo definitivo?, yadvierte que ?su cuerpo técnico se debe componer de gente de suconfianza que entienda de fútbol??. Vale repasar otra vez la últimafrase, encierra un mensaje.



¿Tan importante puede ser el aporte del ayudante de campo?Hummm? A Baley no le vayan con ese cuento: ?En el único deporte dondeel técnico necesita un montón de asesores es en el basquet de la NBA.En fútbol, cuantos más colaboradores tenés, más te complican la vida.No es determinante si Ruggeri está o no?. Y Luque implora por una dosisde humildad y autocrítica: ?Es de grandes sentarse a escuchar a untécnico con más experiencia. Algo siempre te deja. En la Selección noes cuestión de llevar a los amigos, hay que sumar a entrenadores quepuedan aportar algo, como Ruggeri, Mohamed o el mismo Batista, que estáahí, sabe un montón y no lo aprovechan. También es importante que losjugadores opinen y cuenten sus sensaciones, por más que la decisión seadel técnico. Y lo que me preocupa es la falta de autocrítica. LaArgentina juega mal, uno lo dice y enseguida le saltan a la yugular?.



Bochini, como siempre, mete el estiletazo justo: ?La capacidadde Diego se verá ahora, con un mes seguido de trabajo. Soy de la ideade que el técnico debe elegir a los colaboradores. Pero si el ayudantede campo es más importante que el entrenador, hay que sacar al técnico.Maradona se debe encargar de todo. No hay que subestimarlo?. Y punto.





[COLOR=#NaNNaNNaN]¿Perjudica la interna?[/COLOR]



Mucho. Tanto, que Verón fue capaz de señalarlo un minuto despuésde lograr la clasificación en Montevideo. ?Tenemos que hacer unaautocrítica, desde Grondona hasta el último de los jugadores?, lanzó laBrujita, mientras sus compañeros festejaban y el entrenador y elmanager se desahogaban delante del periodismo.



?Solucionar las peleas es fundamental. Si no hay unidad degrupo, no se gana una Copa del Mundo?, dice Ardiles. Olguín se indigna:?¡Basta de peleas por cuestiones de poder! El tema de sus ayudantes nose entiende para nada. La lógica es que el técnico imponga susayudantes. Imagino que Maradona sabía de entrada que lo iban acondicionar, porque de lo contrario es inexplicable?.



?Quieren tapar los problemas fuera de lo futbolístico ?arrancaBertoni-, pero no se puede. Está claro que falta unión entre el cuerpotécnico y el manager. Y eso siempre se traslada al equipo?.



La interna no es un verso y lastima el frente interno,incluyendo a los jugadores, que lo han admitido en ?on? (como Verón) yen ?off? (como la mayoría). Por algo Grondona les dio el ultimátum.?Hubo una reunión ?le confió a Diario Popular- en la que se aclarótodo. No tienen excusas de nada. Ahora, la única alternativa que tienensi se enojan, es abrir la puerta e irse?. Más claro, imposible. Elpróximo que no entienda que la Selección está por encima de todo,recibe la roja directa. ¿Podrán encolumnarse detrás del objetivosuperador y dejar de lado las vanidades? Para esto no hay respuesta.





[COLOR=#NaNNaNNaN]¿Cuánto vale el mes previo?[/COLOR]



Espacio exclusivo para la visión de quienes fueron campeones del mundo y para el presidente de la AFA.

?El mes previo ?sentencia Pumpido- es definitorio. Entre otrascosas, servirá para que los compañeros conozcan los movimientos deMessi. Además, se formará el grupo. Un Mundial se gana con un grupounido, un verdadero equipo en la cancha y hambre de gloria. Por eso lestengo confianza. No deben usar los antecedentes como referencia. En laprevia del 86, clasificamos ahí nomás, los periodistas nos mataban yhasta querían sacar a Bilardo, pero fuimos campeones. Bielsa hizo unasEliminatorias bárbaras y en 2002 nos volvimos en primera ronda. ElMundial es distinto a todo. Lo único que sirve es el mes previo y lacompetencia en sí. Olvídense del resto?.



?En ese mes ?amplía Bochini- el técnico decide a qué jugamos. Elgrupo debe mentalizarse para pensar en equipo y como un grande. Esperary contragolpear sería un error. Tenemos jugadores para ir al frente.Como siempre, el cuarto partido será tan difícil como la final. Ya nospasó en el 86?.



Ardiles, todavía conmovido por las ?bad news? que llegan aInglaterra sobre la interna, cree que esa concentración ?sirve parapulir el estilo, aunque a los jugadores argentinos no hay que decirlesdemasiado. Y también será clave para solucionar las peleas y asumir elcompromiso de tirar todos para el mismo lado. El Mundial hay quedisfrutarlo. Es una película que pasa delante tuyo con una vorágineespectacular. Creo en la importancia de ese mes previo. Excepto Brasil,nadie tiene más potencial individual que nosotros?.



Parte de ese mes y toda la competencia tendrá como sede elcomplejo deportivo de la Universidad de Pretoria. Una elección más queacertada. Por las comodidades, por la ubicación estratégica ?está cercadel 80% de las sedes? y por la altitud (1.300 metros), que exime a laSelección de problemas en caso de trasladarse a estadios con altura,padecimiento que tendrán los equipos que eligieron concentrarse en elllano.



Los amistosos son otro aspecto a contemplar en la previa.Convendría, en la medida de las posibilidades, enfrentar a rivales conperfiles similares a Nigeria, Corea del Sur y Grecia, como para que losensayos adquieran cierta compatibilidad con los problemas que seafrontarán en la competencia real.



El cierre es de Grondona: ?Todavía no hay equipo. La Selecciónque va a jugar el Mundial se va a ir formando sobre la marcha, comoocurrió históricamente. Lo demás son cuentos. En el 86 empezamosjugando con Clausen y Garré y terminamos con Cucciuffo y Olarticoechea;Enrique no jugaba. Y salimos campeones con la nuca de Olarticoechea,que salvó un gol en el final, y en el 78 con el palo del Pato Fillol.Son circunstancias que, si las analizás punto por punto, te das cuentade que está todo escrito. Los partidos se ganan en la semana previa?.





[COLOR=#NaNNaNNaN]¿Cómo armar la lista?[/COLOR]



Todo un tema. Pensar en tres arqueros y dos jugadores para cada unode los demás puestos puede resultar una simplificación peligrosa. A lahora de tomar el lápiz y el papel, pesan otras valoraciones y suben lasacciones de los polifuncionales, aquellos jugadores que ofrecensoluciones para varios puestos. Cuchu Cambiasso ?sin ánimo depostularlo- es un ejemplo. Puede ser volante central, doble cinco,volante por izquierda y hasta marcador central, como demostró en elInter. Clemente Rodríguez es otro: marca las dos puntas. Angeleriofrece un menú interesante: lateral por derecha, líbero o central enuna defensa zonal. Y así con varios más.



¿Una distribución posible, contemplando esos aportespolifuncionales? Tres arqueros, siete defensores, ocho volantes y cincodelanteros. ¿Una más audaz? Tres, siete, siete y seis, respectivamente.



Fuera de eso, lo convencional: mixtura entre zurdos y derechos,altura para ganar en las dos áreas, volantes versátiles y buenosejecutores de pelota parada con ambos perfiles. Y algo más: cuatro delos siete partidos que dispute el campeón se pueden definir con tirosdesde el punto del penal. Entonces, ¿por qué no pensar que uno de lostres arqueros sea especialista en penales?





[COLOR=#NaNNaNNaN]¿Quiénes no pueden faltar?[/COLOR]



Maradona, el hombre de las mil sentencias, arrancó el ciclo confirmeza: ?Mi Selección es Mascherano más diez?. Más tarde imaginó largavida para Carrizo, a quien eyectó del arco -¿para siempre?- luego del1-6 con Bolivia. Tiempo después, amplió la visión inicial: ?MiSelección es Mascherano, Messi y Jonás más ocho?. Y luego optó por elcarnaval de convocatorias, por visualizar a la mayor cantidad dejugadores posibles. Para algunos, una virtud, un síntoma de pluralidad.Para otros, un despropósito, un síntoma de confusión. El tema es quetuvieron su chance desde Andújar a Ibáñez, desde Zanetti a CristiánAlvarez, desde Verón a Prediger, desde Higuaín al Pulga Rodríguez.



Uno imagina ?pero con Maradona nunca se sabe? que en el amistosoprevisto para el 3 de marzo con Alemania, en Munich, se verá a la basedefinitiva, a esos ?quince nombres que Diego ya tiene en la cabeza?,según su círculo íntimo.



?Nadie tiene el puesto comprado, excepto Messi?, arriesga Villa.?Mascherano es el mejor cinco del mundo?, define Baley. Marzoliniprefiere jugadores de experiencia en el fondo: ?Zanetti, Demichelis,Heinze, Samuel? Y Verón como referente a todo nivel?. Para Rattín, laexperiencia también pesa, y mucho: ?En el Mundial 66, el Toto Lorenzo,que era el técnico, quería que atajara Gatti, un pibe. Entonces un grandirigente, Valentín Suárez, tuvo una charla con él y lo convenció paraque atajara Roma, que anduvo bárbaro. Hay puestos donde la experienciaes necesaria, y el arquero es uno. Armar la lista es muy delicado. Hayfiguras, pero no existe un equipo. Las elecciones deberían ser porrendimiento. Si juzgamos a Heinze por su actuación, no debería estar.Ahora, si le hace bien al grupo, que lo lleven como psicólogo? ¡Todaslas contras tiene este equipo!?.



Ardiles se anima a más nombres y traza un paralelo: ?Para el arcome gustan Romero y Andújar. La defensa es el talón de Aquiles, yo laarmaría en base a Demichelis, Gabriel Milito y Samuel. Otra clave esarmar un mediocampo fuerte. Hay jugadores para eso: Mascherano, Gago,Jonas, Maxi Rodríguez, Di María. La misión es recuperar el juego depelota al piso, toque y rotación. Quiero ver a una Selección quedeslumbre, espectacular como en el gol de Serbia y Montenegro en 2006 oen la Copa América 2007?.





[COLOR=#NaNNaNNaN]¿Qué detalle conviene remarcar?[/COLOR]



El estilo de los arbitrajes. En los Mundiales se dirige de unamanera muy diferente que en la Argentina. Aunque el Reglamento es elmismo, el espíritu con que se lo interpreta está alejado de laidiosincrasia argentina. En la Copa del Mundo se dirige ?a la europea?.Vicios tan comunes en nuestros futbolistas, como fingir faltas oprotestar sistemáticamente, son castigados con tarjeta amarillainstantánea. No hay margen para ?trabajar? al árbitro, para jugar ?deboquilla?. Esa inflexibilidad también tiene su correlato en las faltas.Los árbitros mundialistas están más cerca de pitar ?mancha? que detolerar agarrones moderados. Por orden expresa de la FIFA, sonproteccionistas de los jugadores que le aportan brillo al espectáculo,lo cual debería ser una buena noticia para un equipo que tendrá a Messicomo carta de triunfo.





            
?C?mo Ganar el Mundial?
0 Puntos Score: 0/10
Visitas: 779 Favoritos: 0
3 Comentarios ?C?mo Ganar el Mundial?
Cita fluvion: Mostrar
Lcalidad: Ciudadela. Lo conozco de vista a Tevez. El tambien me conoce. Pero nunca fuimos amigos. El jugo con mis primos y mi hermano. El era un pibe muy de calle.
Cita L4UT1: Mostrar
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!