Análisis: ?Halo 4?

  • Categoría: Noticias
  • Publicado hace más de 4 años
Análisis: ?Halo 4?


Jefe Maestro vuelve a la carga, y trae un nuevo Halo bajo el brazo. 343 Industries debuta con su primer título original y ofrece un gran añadido para una saga de leyenda. ¿Está a la altura de los trabajos de Bungie? El listón estaba muy alto, así que no podemos esperar a contarte si ha alcanzado a sus predecesores. La suerte está echada.

El trono de rey de la marca Xbox actualmente está realmente caro. Con la salida de sagas como Gears of War en esta generación, y la consolidación de la marca Forza Motorsport, el rango de abanderado del catálogo de software de videojuegos de Microsoft es una pugna durísima. Antaño nadie se la hubiera discutido a Halo, pero las circunstancias han cambiado y, de hecho, la franquicia ha pasado por un cambio en el equipo que lleva sus riendas y hasta hoy no sabíamos cómo iba a resultar.

De hecho Halo 4 es el momento crítico para la serie, uno con el que vamos a comprobar qué tipo de futuro le espera a la marca tras la salida de Bungie. Ahora están al frente de la franquicia los chicos de 343 Industries, un equipo de reciente fundación que, tras ofrecer el más que notable Halo: Combat Evolved Anniversary, se enfrenta ahora a su auténtica prueba de fuego: su primer juego completamente original, y una entrega numérica de uno de los baluartes de Xbox 360. Vertigo, ¿no? Pues el estudio ha llevado el desarrollo con soltura y desparpajo, tratando de no perder la esencia pero al mismo tiempo de inyectarle su propia personalidad y sello de autoría.

Ahora llega el momento de analizar si lo han conseguido o no, de valorar si la apuesta ha sido ganadora, y de comenzar a vislumbrar el futuro de Jefe Maestro y sus aventuras. Podemos tranquilizar a los numerosos fans diciendo que el veredicto es francamente positivo, aunque como era de esperar en este caso la sombra de Bungie es alargada. Los nuevos responsables de la IP cuajan un producto destacado que, sin embargo, queda algo por debajo de las cotas de excelencia que atesoraban los trabajos de los creadores de la marca. En definitiva un juego muy recomendable, cargado de contenidos y que sabe hacerse fuerte en un gran multijugador.


El Reclamador ?La Campaña Individual


Resulta muy difícil hablar de Halo 4 sin provocar spoilers, así que lo vamos a hacer con máximo cuidado y dando las mínimas pistas posibles sobre lo que se nos cuenta. Sí podemos decir que vuelve Jefe Maestro tras el controvertido final que vivió en Halo 3, ya que recordemos que Reach era una precuela y que ODST tenía a otros personajes como protagonistas. Con él vuelve una Cortana que por fin recibe la importancia que seguramente se ha ido ganando episodio a episodio, y que ahora es un elemento primordial en la narrativa del programa.

Que la historia de un shooter se siga con afán es un mérito añadido en este tipo de productos, dado que en muchas ocasiones la narrativa y la intensidad de la acción son elementos que cuesta llevar de la mano. El interés del juego que nos ocupa es bastante estimable en este sentido, y es que sin que lo que se nos cuenta sea de una calidad asombrosa o que las cinemáticas sean muy prolongadas, sí que se logra el objetivo de sentir intriga por el siguiente paso a dar. Eso, tal y como están los shooters de los últimos tiempos es un logro bastante encomiable, aunque hemos de decir que sólo funcionará en nosotros si somos aficionados de la franquicia.

Para explicarlo debemos empezar por dejar claro que si no hemos jugado a títulos de la serie Halo anteriores no importa, Halo 4 funciona bien como unidad y resulta comprensible de forma independiente. No obstante todo lo que se presenta tiene un trasfondo del que sólo nos va a quedar constancia si conocemos los precedentes, así que su verdadera riqueza depende de nuestro bagaje anterior. Microsoft nos ha pedido que seamos extremadamente cuidadosos con lo que contamos y nosotros, siguiendo nuestra tónica habitual de análisis libres de spoilers, vamos a intentar hablar lo menos posible sobre la campaña. Sólo queremos dejar claro que se aportan datos y explicaciones sobre razas, lugares y construcciones de las que antes sólo conocíamos su existencia por lo poco que habíamos oído hablar de ellas. Al concluir el modo historia no es que haya muchas respuestas a las incógnitas que estos nuevos villanos y situaciones presentan, pero sí vamos conociendo más sobre el aspecto que tienen, o sobre los objetivos que mueven su existencia. Es, en definitiva, una buena carta de presentación para la trilogía que comienza, y de la que esperamos grandes cosas a nivel argumental cuando se mejoren aspectos como los diálogos, por ejemplo.




La campaña individual se divide en menos de una decena de capítulos, que podemos superar en unas ocho horas en el nivel de dificultad intermedio. No obstante jugar a un Halo en Normal es no sacar nada de provecho a lo que éste tiene que ofrecer, y es a que los momentos de desafío más exigentes y divertidos de la franquicia sólo podemos acceder si optamos por Heroica y Legendaria: las dos más altas, que sólo son recomendables si las disfrutamos acompañados. Ahí es donde la inteligencia artificial más brilla, y donde está el reto de la serie al que estamos acostumbrados y que no falla a esta cita. Hemos de matizar que en los cuatro rangos hemos experimentado algunos momentos esporádicos de desconcierto en los enemigos, instantes muy puntuales en los que parece que lo que pasa a su alrededor no va con ellos, sin embargo ha sido en momentos muy aislados y no es ni mucho menos la tónica general.

Por lo demás es una experiencia más que satisfactoria, aunque quizá se echa en falta algo de la maestría de Bungie para construir unos modos historia épicos en todos los sentidos. El ritmo trepidante sigue presente en el nuevo episodio, y también todos los elementos característicos como el uso de vehículos, los escenarios grandes y algunos momentos grandilocuentes que nos hacen darnos cuenta del gigantesco prisma de todo lo que vamos a vivir? Pero ha faltado un pequeño plus, ese salto de calidad que hacía que los juegos de los creadores de la saga tuvieran esa condición de obras maestras, y que los hacían imprescindibles para cualquier aficionado a los shooters: incluso en los casos de los desarrollados por encargo cuando ya estaban fuera del organigrama de Microsoft, como el caso del extraordinario Reach.




Aquí mi Fusil, Aquí mi Pistola ?Los Combates


Como es lógico lo que más vamos a hacer en Halo 4 es pegar tiros. Al margen de las cinemáticas, que se reducen casi exclusivamente al comienzo y final de los diferentes capítulos, todo lo que tiene que ver con la campaña individual del título de 343 Industries tiene como protagonista a las escenas de acción más desenfrenadas y frenéticas. El juego prácticamente no da respiro, y como ya esperábamos no hay sitio para la exploración o la investigación, por mucho que el juego trate de que sintamos interés por dar con los terminales que se esconden en los escenarios con el incentivo de desbloquear su respectivo logro. 

La serie nunca ha albergado un gran ímpetu por la indagación, sin embargo las enormes dimensiones de sus escenarios y su complejo mapeado facilitaba que pudiéramos sentir interés por recorrerlos a fondo para, por ejemplo en Halo 3, dar con sus ya famosas calaveras o sencillamente buscar infinidad de enfoques con los que tratar de superar una escena de combate. No es que los decorados de Halo 4 no sean grandes, pero son ligeramente más reducidos en términos de tamaño y sí que resultan mucho menos enmarañados. Esto deriva en que la acción del título es mucho más directa, también con momentos ubicados en grandes arenas, pero en un número menor y con unos trazados bastante menos inspirados.

De todas formas Halo 4 nunca llega a ser un juego rutinario porque la intensidad la lleva como bandera desde el comienzo de la aventura, y esa es su gran virtud. Comenzamos y a los dos o tres minutos de patear la nave donde damos el banderazo de salida a las hostilidades, y sólo unos minutos más y ya estamos en la primera arena de gran tamaño abriendo fuego contra oponentes que nos atacarán desde todos los lados. El título que nos ocupa tiene más pasillos que los anteriores, y esto también acaba generando menos momentos impactantes, pero sigue atesorando todas las virtudes de la saga en cuanto a la formulación del estilo jugable de la serie y eso le hace acreedor de un merecido sobresaliente.

De este modo vuelve a ser la principal virtud del juego la frecuencia con la que podemos cambiar de arma, y lo mucho que altera la experiencia el utilizar unas u otras. Esto, que puede parecer una tontería, es fundamental para construir un lanzamiento extremadamente rejugable dentro del género shooter en primera persona. ¿En qué se traduce? Sobre todo en que, en los casos de las arenas más grandes, resulta muy distinto afrontarlas con armas humanas, Covenant o las que aporta la nueva raza de enemigos. Esto sucede en cada videojuego de acción del mercado, ya que no es lo mismo afrontar una secuencia con armas de corto alcance o con las de rango a distancia, sin embargo en un Halo las diferencias son desorbitadas. De hecho resultan especialmente notorias en los momentos en los que el escenario más se abre, y cuando también entran en práctica las diferentes tecnologías de armadura que podemos usar a nuestro favor como el camuflaje óptico que repite o los debutantes escudos portátiles, entre muchas otras.




Es en esos momentos cuando más disfrutamos del título, cuando se convierte en esa especie de subgénero FPS-Sandbox que inauguró el Combat Evolved original, y que mezcla con tantísima habilidad vehículos, armas de estilos completamente diferentes y la presencia de hasta tres amigos que pueden unirse a nuestra partida en cooperativo. Es en esa algo más de media docena de momentos de verdad épicos del modo historia donde vamos a sentir que de verdad estamos inmersos en una guerra galáctica de proporciones bíblicas, y es también en esas secuencias cuando nos vamos a olvidar de que el camino que hemos recorrido para ir de unas a otras ha sido algo ?pasillero? y ni mucho menos tan estimulante.

Resulta imposible no sentir que protagonizamos algo grande cuando abrimos fuego sobre nuestros oponentes rodeados de infinidad de vehículos de tierra y aire, y de los que siempre claro que podemos utilizarlos cuándo y cómo queramos? o también cuando volamos una fortaleza voladora en plena guerra mientras nuestros amigos están enfrascados en intensos tiroteos a ras de suelo o surcando los cielos a nuestro alrededor con naves. En cuanto a vehículos vuelven los clásicos Warthogs, los ágiles Ghost o los pesados tanques; y, además, debutan otros como el inocuo mech o la majestuosa y colosal base móvil de varias plantas: protagonista, de hecho, de uno de los momentos más absolutamente geniales de la campaña.




Caballeros Blindados ?Multijugador


Hasta aquí hemos querido dejar claro que el modo historia es divertido y entretenido, aunque está algo alejado de los estándares de calidad de los trabajos de Bungie. Pero, ¿y el multijugador? La buena noticia de Halo 4 es el componente on-line, tan completo y cargado de contenidos como cabía esperar de un producto de la saga protagonizada por Jefe Maestro.

El principal componente es, como es lógico, el competitivo. Aquí es donde la marca siempre se ha hecho grande, y es también donde podemos invertir incontables horas en un entretenimiento de calidad, rápido y divertidísimo. Es imposible no sentir el gancho adictivo de la cuidada fórmula con apenas unos minutos a los mandos; y es que con tantas modalidades disponibles, un número de mapas tan respetable y un planteamiento tan sencillo y fácil de comprender, el conjunto es de lo más atractivo.

Cuando accedemos a toda la vertiente multijugador, denominada Juegos de Guerra, tenemos también disponible un amplio abanico de posibilidades: nueve modos en los que el combate a muerte por equipos, la captura de banderas o el clásico rey de la colina se dan cita en un conjunto bastante clásico y con muy pocas novedades. Hay pequeños ajustes en algunos estilos ya conocidos, y sólo debuta como novedad completa Regicidio: un añadido que fija a un miembro de cada equipo como el objetivo a asesinar para que su oponente gane la partida.




Así, Halo 4 no necesita de innovación para ofrecernos un on-line fantástico, asegurándose que el programa figurará indiscutiblemente durante mucho tiempo en los rankings de actividad de Xbox Live. ¿Cómo lo consigue? Al refinamiento de la fórmula que ya conocíamos, y que había probado sus extraordinarios réditos en el pasado, se une en esta ocasión un par de novedades muy agradecidas que le insuflan bastante vida al producto. Para empezar los trece mapas disponibles están enteramente desarrollados con mentalidad exclusiva para ser destinados al multijugador, en lugar de utilizar algunas estancias recicladas de la campaña como en el pasado.

Por otra parte, y en mayor medida, se ha incorporado una apasionante mecánica de mejora de personaje que lleva un paso más allá toda la fórmula que habíamos visto en el pasado. Todo lo que hacemos en las partidas nos aporta puntos que podemos ir invirtiendo no sólo en armas para ir configurando los diferentes equipamientos predefinidos que podemos personalizar, sino también en bastantes elementos estéticos que podemos "customizar" para que nuestro Spartan sea nuestro perfecto avatar sobre el campo de batalla.

Ya dejando de lado toda la parte competitiva, el cooperativo vuelve a ser una opción estupenda a la hora de insuflar diversión a la campaña. Aquí una vez más podemos disfrutar del título a pantalla dividida con otra persona, o a través de Internet con otros tres aficionados, y es una de las características que ayuda a elevar notablemente el nivel de todo lo que ofrece el modo historia. Incluso en las zonas más "pasilleras" del juego el resultado gana muchos enteros, sin embargo donde realmente se observa el salto cualitativo es nuevamente en las arenas más grandes: en las que podemos trazar tácticas diferentes, utilizar vehículos conjuntamente, combinar ataques por tierra y aire?


¿Hay más? Por supuesto que hay más. Retornan también algunos elementos que debutaron en Halo 3 y que hicieron las delicias de los aficionados en las diferentes incursiones de Jefe Maestro en la generación. El modo Forja es fantástico a la hora de crear los escenarios para partidas multiplayer, no sólo en cuanto al aspecto cosmético y el diseño de los decorados, sino también a la de fijar las normas de velocidad, físicas y casi cualquier condición que se nos ocurra. Hay nuevas opciones no sólo para añadir nuevas alternativas en la libertad de cara al jugador, sino también para mejorar la comodidad una herramienta cada día más accesible y confortable. Así mismo retorna el modo Cine, donde podemos almacenar nuestras últimas partidas a través de Internet, para volver a verlas y repasarlas siempre que queramos, editarlas, almacenarlas?

Hemos dejado para el final la gran novedad en cuanto a modalidades ?satélite? de Halo 4, se trata de Spartan Ops. Aquí 343 Industries ha tenido la intención de ofrecer algo muy orgánico y vivo, un poco en la línea del contacto de constante renovación de contenidos que están ofreciendo los modelos free-to-play recientemente. La idea es la de añadir con carácter semanal nuevas misiones gratuitas durante cierto tiempo, y de momento ya hemos podido ver las primeras con nuestra copia del videojuego. Los eventos se presentan con cinemáticas breves que nos presentan el contexto en el que se desarrollarán los acontecimientos, y acto seguido tenemos acceso a las misiones que no son más que arenas de combate que podemos superar en solitario o acompañados. En un producto con tal cantidad de contenidos como es el que nos ocupa el añadido de esta modalidad siempre es bienvenido, y nos parece una forma bastante más estimulante de luchar contra la segunda mano que la de los pases on-line, aunque para ver cómo progresa y la calidad de las nuevas escenas que vaya proponiendo habrá que esperar a su desarrollo.




Un Nuevo Universo ?Gráficos y Tecnología


Había enormes promesas de 343 Industries al hilo de la creación de su primer Halo original, y es que se había reiterado de forma constante que buscarían darle una nueva identidad estética al programa sin perder la esencia de la serie. La idea era ofrecer una dirección artística más oscura, y lo cierto es que en algunas secciones lo han conseguido, sin embargo el resultado general es bastante más conservador.

Empezamos por lo positivo. A nivel estético Halo 4 es un videojuego realmente potente. Ya desde el comienzo nos damos cuenta de que lo que tenemos entre manos es un lanzamiento sobresaliente en términos visuales, uno en el que se cuidan de sobremanera aspectos como la texturización de los materiales, la carga poligonal o el nivel de detalle de los modelos. Lo mejor que se puede decir del título es que es muy compacto dentro de lo positivo que es su acabado general: es decir que no desentona en ninguna de las partes que componen su todo. Los escenarios rayan a gran altura con algunos pasajes épicos, los personajes aliados y enemigos también resultan muy completos, y los efectos que rodean la acción son realmente vistosos, con mención especial para una iluminación formidable.




En cuanto a lo artístico es donde encontramos las únicas pegas. Los trabajos sobre elementos que Bungie asentó, como el aspecto de los Covenant o la imaginería visual general, son escrupulosamente respetuosos y en este sentido el título es tan cuidado en este sentido como cabía esperar. No obstante también esperábamos un plus de imaginación en lo que toca a las novedades introducidas por 343 Industries, y ahí sí hemos quedado algo decepcionados. Sus trabajos sobre los nuevos villanos son algo perezosos en cuanto a su diseño, y los escenarios son bastante variados entre sí, pero salvo uno todos se parecen demasiado a otros pateados ya una y mil veces en anteriores entregas de la saga. Hasta en ciertos momentos parece que estamos ante un homenaje de grandes localizaciones de pasados capítulos de la franquicia. Sí es cierto que hay un ligero barniz de suavizado de los tonos tan saturados que solían usarse en el pasado, con especial proyección en el capítulo totalmente novedoso que ya hemos mencionado, pero salvo algunos pasajes de destrucción y algunas áreas lúgubres, el título no ofrece nada radicalmente diferente a lo visto en el pasado.

En el grueso de la valoración tecnológica las noticias también son buenas. Halo 4 no es un monstruo de ingeniería visual absolutamente puntera, pero sí es un título que hace los deberes con sobresaliente efectividad. Rotunda tasa de imágenes por segundo, buenos efectos, animaciones y físicas, interesantes distancias de dibujado y número de personajes en pantalla y código de red tan pulidos como cabía esperar. Por último, la inteligencia artificial ofrece también resultados muy efectivos, salvo los aislados momentos puntuales de pasividad que ya detallábamos con anterioridad.

En otras consideraciones tecnológicas hay que dejar claro que el programa viene embalado en dos discos. El primero es exclusivamente el de la campaña individual, mientras que el segundo nos obliga a su instalación para poder acceder a la vertiente multijugador, así como a otros elementos como la genial Forja, el modo Cine o el debutante y ya detallado Spartan Ops.

A nivel sonoro el programa es también sobresaliente. El uso de la música se ha reducido notoriamente en cuanto a su presencia, pero no en términos de calidad. La banda sonora, obra de Neil ?Massive Attack- Davidge, es fantástica, y cuenta con el mismo prisma épico que ha sido santo y seña de la marca. Los efectos de audio son tan buenos como siempre, y el doblaje a nuestro idioma cuenta con un buen nivel dramático a pesar de que en algunas cinemáticas se nota una cierta falta de sincronía de las voces con los labios de sus protagonistas.
Análisis: ?Halo 4?
5 Puntos Score: 5/10
Visitas: 934 Favoritos: 0
Ver los usuarios que votaron...
6 Comentarios Análisis: ?Halo 4?
HALO SIEMPRE ES LA MISMA MECANICA YA HASTA PARECE FIFA ADEMAS NO ME GUSTA ESTE JUEGO POR QUE LE COPEO A :
te pediria un favor y creo que hablo en nombre de todos los que tratamos de leer el texto,pero cambia ese color de las letras por el amor de dios,pega mucho en la vista y si bien tuve que sombrear para poder leer no pude seguir.
te agradeceria mucho  
Gracias por la info, Personalmente lo veo bien de verde, No es necesario seleccionarlo como dicen, Si fuese amarillo ya es otra historia pero este se lee bien.  
Posdata: No veo el parecido entre metroid y Halo . . . Samus es chingona. . . , Pero ni en las habilidades se parecen .-.
@roraima  
@robert_07   :Des sierto no le beo el paresido
@salaguin  
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!