Derrumbando mitos sobre la sexualidad femenina

  • Categoría: Femenino
  • Publicado hace más de 7 años
Cientos de mitos sobre la sexualidad de la mujer le dan la vuelta al planeta y, en alguna parte de este mundo, alguien cree en ellos. Es hora de bajarlos de ese ?altar? donde han permanecido durante demasiados a?os.

Sexualidad femenina:

mitos que se niegan a desaparecer
Tendr?a yo unos 8 ? 10 a?os, cuando un d?a veo a mi abuela poner la escoba detr?s de la puerta de la calle. Sorprendida, le pregunto por qu? la colocaba ah? si ese no era su puesto. Caminando, con aquel balanceo tan t?pico en ella, me contesta:?D?jala, no la toques. Hoy no quiero que venga visita. Tengo la cabeza mala.?

Un tiempo despu?s, voy a casa de mi t?a Naty, una mujer que entonces me parec?a entrada en a?os ?hoy seguro que no?, y observo en su cuarto la imagen de San Antonio, puesto de cabeza. ?T?a, pobre santo?, le digo. Ella, un tanto molesta, detiene su mirada en aquella imagen de yeso y arremete:?As? tiene que estar, a ver si me acaba de conseguir un marido ? urgente?

Ah?? el universo de los mitos ? Esas falsas creencias, transmitidas de boca en boca y que, asombrosamente, muchas de ellas siguen sentadas en el trono de las grandes verdades. A veces, la gente se las apropia como una especie de consuelo, como es el caso de mi t?a quien se pas? a?os con el traj?n de San Antonio. Al fin, se vino a casar cerca de los 40, mucho despu?s que la vieja imagen se hab?a hecho a?icos de tanto estar colgada.

Cientos de mitos le dan la vuelta al planeta y, en alguna parte de este mundo, alguien cree en ellos. Muchos, han ca?do en desuso debido, en particular, al avance de la ciencia y la t?cnica y al desarrollo educacional e informativo de las personas. Pero otros a?n encuentran o?dos receptores. Quiz?s una de las ?reas donde ha existido y existe un fuerte entramado de mitos es en la esfera de la sexualidad humana.

Veamos algunos de los que a?n hoy tienen gran p?blico:

Frigidez

La mujer es m?s ?fr?a? que el hombre. Le interesa menos la relaci?n sexual. 
Tal err?nea creencia se escucha no s?lo en boca de hombres, sino en boca de las propias mujeres quienes realmente piensan que ellas tienen menos necesidades sexuales . Tan da?ino supuesto perjudica, obviamente, el desarrollo y el disfrute de la sexualidad, as? como una relaci?n de pareja mucho m?s enriquecedora.

Como ya dijimos anteriormente, lo ?nico que resulta distinta es la respuesta sexual de mujeres y hombres. Pero nada tiene que ver con el nivel de excitaci?n, la frecuencia y las necesidades sexuales que s? son las mismas.

Tener m?s o menos capacidad er?tica responde a las distintas caracter?sticas educativas, personales y sociales y no a diferencias de sexo.

Deseo, al?jate de mi 

La mujer no debe ser quien pida o inicie el acto sexual. Tampoco debe mostrarse demasiado ardorosa. 
? Qu? quiere decir esto ? A?os, siglos de desigualdad y sumisi?n han metido en las mentes humanas que la mujer debe esperar por la iniciativa del var?n y asumir en la relaci?n sexual una actitud m?s bien pasiva o de complacencia. Tengo un amigo querido, colega y joven por dem?s, que me ha dicho que en la cama, a ?l le gusta marcar la pauta, ser el puntero, el miembro activo, y no soporta que sea de otra manera.

Cuando una mujer asume desinhibidamente un estilo audaz en el sexo, puede ser mal visto por su pareja. Hay varones que piensan que esa manera desenfadada es propia de promisc?as o con demasiada experiencia en el lecho, y esto no resulta de su agrado.

Es parte del honor, de la autoestima del macho, var?n, masculino creer que en la cama saben m?s y son m?s diestros que las mujeres. A veces, cuando una mujer le demuestra que pasa lo contrario, no pocas veces surgen ?caritas? o tambi?n criterios agraviantes, como el de catalogarla con adjetivos nada pulcros o insinuarle burlonamente que padece de ?fuego uterino?.

Conversando con un grupo de varones de 18 y 19 a?os sobre este tema tan controversial, se produjo un interesante debate marcado por las diferencias de g?nero. Una parte asum?a como ?normal? que una chica tuviera mayores experiencias sexuales que los varones; otros, no ve?an el asunto de esa manera y gustaban de muchachas a las que ellos pudieran ense?ar las artes er?ticas.

Sin embargo, la mayor?a coincidi? en que para una ?relaci?n seria y estable?, m?s bien ?oficial?, como dicen, prefieren a una chica que no importa que sea virgen o no, pero que no tenga experiencia; no m?s que ellos, por Dios.

Sin embargo, en general, se ve como una gracia ?o admiraci?n? tanto por mujeres como por varones, a un hombre que se cataloga a s? mismo (o lo cataloga su compa?era sexual o su grupo de amigos) de gran ardor er?tico y rendimiento sexual.

Con la creencia de este injusto mito muchas mujeres, aunque deseosas de tomar la iniciativa, no se atreven por lo que se puede pensar de ellas.

Sin embargo, las parejas asertivas y desprejuiciadas, que asumen la sexualidad sin mitos ni tab?es, donde indistintamente uno u otra toma la iniciativa o recrea el encuentro de manera espont?nea, eliminan en el hombre esa expectativa-presi?n que significa que ?l siempre tiene que llevar la voz cantante.

?Importa el tama?o?

La satisfacci?n de la mujer depende del tama?o del pene. 
Este mito est? muy difundido y no son pocos los varones que as? lo creen, como pudieron apreciar en la investigaci?n que aparece en este mismo cap?tulo. Sin embargo, numerosas encuestas de diversas latitudes demuestran que las mujeres les interesa m?s un amante cari?oso que la longitud del miembro masculino.

Menopausia, ?tumba del deseo?

La sexualidad termina con la menopausia. 
La p?rdida de la menstruaci?n solamente marca el fin de la vida f?rtil. A partir de entonces, ya no se puede tener hijos, pero de ninguna manera, marca la terminaci?n del deseo y necesidades sexuales.

En investigaciones recientes, realizadas en Cuba y en otros pa?ses, se ha comprobado que muchas mujeres, por el contrario, disfrutan m?s sus encuentros sexuales que antes cuando eran f?rtiles, y entre las razones de peso se encuentra la tranquilidad de saber que ya no quedar? embarazada.

S?lo en la juventud se goza de una buena sexualidad. 
El gran prejuicio de nuestra cultura impide aceptar que la mujer madura y a?osa es sexualmente tan aceptable y deseable como la mujer joven, afirma en su libro ?Hacerse mujer?, Mar?a Luisa Lerer, una especialista del tema.

Y agrega que los medios de comunicaci?n tienen su porci?n de responsabilidad en esto, al presentar siempre a la sexualidad-genitalidad unida a cuerpos j?venes y hermosos. As? van convenciendo a la mujer que el placer sexual es propiedad de los f?sicos privilegiados.

Con tales condicionamientos no es dif?cil que la mujer mayor crea que el erotismo, ya para ella, es algo vergonzante. Que, sencillamente, pas? su tiempo.

Sin embargo, a?ade la especialista, lo que resulta sexualmente atractivo y estimulante a los varones maduros es aquella mujer que se mueve con sensualidad y seguridad dentro de su propia piel. No hay nada m?s seductor que la mujer que se ama a s? misma.

Y termina diciendo algo muy cierto: no existen patrones para medir el atractivo sexual porque en ese mundo, para gustos se han hecho colores?

Derrumbando mitos sobre la sexualidad femenina
0 Puntos Score: 0/10
Visitas: 1067 Favoritos: 2
0 Comentarios Derrumbando mitos sobre la sexualidad femenina
Este post no tiene comentarios. Sea el primero!
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!