El Grito Silencioso

Bernard Nathanson


Bernard Nathanson (Nueva York, 31 de julio de 1926 - 21 de febrero de 2011) fue un médico estadounidense.



 
Nathanson se graduó en 1949 de la Facultad de Medicina de la Universidad McGill (McGill University Facility of Medicine) en Montreal.[sup]1[/sup] Ha tenido licencia para practicar la medicina en el estado de Nueva York desde 1952.[sup]1[/sup] Se especializó en ginecología en 1960.[sup]1[/sup]
[sup][/sup]
 
El Dr. Bernard Nathanson fue considerado como "el rey del aborto" (practicó más de 60.000 abortos) y fundó en 1969 la Asociación Nacional para la Revocación de las Leyes contra el Aborto (más tarde llamada Liga Nacional para la Acción por el Derecho al Aborto). Luchó por impulsar el aborto libre y legal mientras rechazaba y criticaba las ideas de los movimientos pro-vida al respecto.

 
Pero, tras unos años practicando abortos como médico en los EE.UU., cambió su concepción sobre el aborto (especialmente el día en que Nathanson pudo observar el corazón del feto en los monitores electrónicos y comenzó a plantearse por vez primera "qué era lo que estábamos haciendo verdaderamente en la clínica").

 
En la revista médica "The New England Journal of Medicine", escribió un artículo sobre su experiencia con los ultrasonidos, afirmando que en el feto existía vida humana. Dicho artículo incluía declaraciones como la siguiente: "el aborto debe verse como la interrupción de un proceso que de otro modo habría producido un ciudadano del mundo. Negar esta realidad es el más craso tipo de evasión moral".

 
Aquel artículo provocó una fuerte reacción. Nathanson y su familia recibieron incluso amenazas de muerte de los grupos abortistas.

 
Poco tiempo después, un nuevo experimento con los ultrasonidos sirvió de material para un documental que sorprendió a la comunidad médica en particular y la sociedad en general. Se titulaba El grito silencioso, y ocurrió en 1984 cuando Nathanson le pidió a un amigo suyo -que practicaba de quince a veinte abortos al día- que colocase un aparato de ultrasonidos sobre la madre, grabando la intervención.

 
"Lo hizo -explica Nathanson- y, cuando vio las cintas conmigo, quedó tan afectado que ya nunca más volvió a realizar un aborto. Las cintas eran asombrosas, aunque no de muy buena calidad. Seleccioné la mejor y empecé a proyectarla en mis encuentros pro-vida por todo el país".

 
Se convirtió en un activista de la causa de la vida. Él mismo lo confesaba con estas palabras: ?Tras 3 ó 4 años de estudiar al feto me hice provida; cuestioné el aborto con conferencias e hice dos películas. En una se veía un aborto real, un niño de 12 semanas aspirado hasta la muerte. Se veía cómo le succionaban brazos y piernas, se rompía el torax, etc, era muy fuerte. Los proabortistas dijeron que era un montaje. Yo les he animado siempre a que, si piensan así, que hagan ellos su propia película de un aborto real, con sus propias imágenes. Nunca lo han hecho, porque saben muy bien lo que se vería?.

 
También contribuyó a la denuncia de cómo, la industria del aborto (es decir, aquellos empresarios que ganan dinero por cada muerte), habían llevado a cabo una amplia campaña de mentiras y manipulación, para favorecer sus intereses, durante años. Por ejemplo, Nathanson testimonió, que en dicho movimiento, se inventaban sin más las estadísticas, que empleaban para promover la despenalización y legalización del aborto provocado: ?Hablamos de 5.000 a 10.000 muertes al año? Confieso que yo sabía que las cifras eran totalmente falsas? Era una cifra útil, ampliamente aceptada, así que ¿para qué molestarnos en corregirla con datos veraces??





















Cierro los comentarios, mi intención no es armar bardo, que cada uno saque su opinión viendo la realidad.
El Grito Silencioso
1 Puntos Score: 1/10
Visitas: 1633 Favoritos: 0
Ver los usuarios que votaron...
0 Comentarios El Grito Silencioso
Este post esta cerrado y no se permiten comentarios.
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!