El Mahabharata en español. 27ª entrega.


SEAN BIENVENIDOS A MI POST!


 
N. del T.:
 
 
Este libro no existe en castellano, al menos no en su version completa, y esta es una traduccion artesanal.
El texto original, se puede leer completo aquí:


http://www.sacred-texts.com


Espero poder traducirlo en su totalidad, aunque me lleve toda la vida. Acepto sugerencias, especialmente si ven errores gramaticales, ortográficos o de traducción. Espero que me ayuden los devotos que deseen que este maravilloso purana sea divulgado en los países hispano parlantes, y confio en que Sri Ganesha proveerá para que esta manualidad se logre sin problemas.

Otro tema: como una forma de protesta y para volver a la tradición de nuestro idioma previo al decreto realista sobre los signos de interrogación y exclamación, esta obra no posee dichos signos en la apertura de las oraciones que los pudieran llevar eventualmente.

 
 
Sergio
Gabriel Bustos
 
Om namah Shivaya

Kala Rahu, airbrushing por angelmarthy (nombre real: I Made Marthana Yusa), de Bali.


Parvas anteriores

001 - Anukramanikaa Parva - http://www.identi.li/index.php?topic=95124
002 - Parva Sangraha - http://www.identi.li/index.php?topic=97357
003 - Paushya Parva - http://www.identi.li/index.php?topic=100303
004 - Pauloma Parva - http://www.identi.li/index.php?topic=102478
005 - Astika Parva - http://www.identi.li/index.php?topic=108200



Devas preparandose para la batalla contra los Asuras. Arte comic de Mukesh Singh.



 



 

 
 
Adi
Parva

 

 
 

 
 
Sección XIX
 

 
 

 
 

 
 
  Sauti dijo: ?Luego, los Daityas y los Danavas, equipados con armaduras de primera clase y diversas armas, atacaron a los Devas. Mientras tanto, el valeroso Señor Vishnu, en la forma de una encantadora y acompañado por Nara, engañó a los poderosos Danavas quitándoles el Amrita de las manos.
 
  ?Y todos los Devas, en aquel momento de gran terror, bebieron el Amrita con placer, recibiéndolo de Vishnu. Y mientras los Devas lo compartían tras haber batallado tanto por conseguirlo, tanbién un Danava llamado Rahu lo bebía con ellos fingiendo ser un Deva. Y cuando el Amrita hubo tocado la garganta de Rahu, Surya y Soma lo reconocieron y avisaron a los otros dioses. Y Narayana, instantáneamente, cortó con su chakra la adornada cabeza del Danava que bebía el Amrita sin permiso. Y la enorme cabeza del Danava, cercenada por el disco y semejante el pico de una montaña, se elevó surcando el cielo pegando alaridos espeluznantes. Y el cuerpo decapitado del Danava, cayó y rodó por la Tierra haciéndola temblar con sus montañas, bosques e islas. Y es desde entonces que se mantiene una larga batalla entre la cabeza de Rahu contra Surya y Soma, e incluso en estas épocas, suele engullirlos cada tanto.
 

Rahu acercándose a Surya para engullirlo.

 
  ?Luego, Narayana, abandonando su encantadora forma femenina, hizo temblar a los Danavas lanzándoles con varias y terribles armas. Y así, sobre las playas bañadas por las aguas saladas del mar, comenzó la horrible batalla entre los dioses y los Asuras. Y afiladas javalinas y lanzas y varias otras armas, de a miles fueron descargadas en todas las direcciones. Y doblegados por el chakra y heridos por las espadas, dardos y mazos, los numerosos Asuras cayeron postrados sobre la tierra mientras vomitaban sangre. Cercenadas del cuerpo por espadas de doble filo, caían sin cesar sobre el campo de batalla las cabezas adornadas con fino oro. Sus cuerpos, empapados de espesa sangre, los magníficos Asuras yacían muertos por doquier. Parecía como si los rojizos picos de las montañas hubiesen sido esparcidos en derredor. Y cuando Surya se hubo alzado en todo su esplendor, miles de guerreros se atacaron los unos a los otros con sus armas. Y gritos de angustia resonaron por todas partes. Los guerreros que luchaban distantes del oponente, se derribaron con agudos misiles, y los que luchaban cuerpo a cuerpo, se mataron a golpes de puño. Y el aire se llenó de alaridos de terror. Por todas partes se oían las alarmantes voces: ?corta?, ?atraviesa?, ?a ellos?, ?tómenlos?, ?avancen?.
 
  ?Y cuando el enfrentamiento arreciaba, Nara y Narayana entraron al campo. Y Narayana, viendo en las manos de Nara el arco celestial, invocó a su propia arma, el disco destructor de Danavas. Y helo ahi! El Sudarsana chakra, destructor de enemigos, refulgente y temible en la batalla como Agni, descendió del cielo tan pronto se hubo pensado en él. Y al llegar este, Narayana, enérgico y feroz, cuyos brazos eran fuertes como la trompa de un elefante, arrojó con fuerza aquel arma de brillo extraordinario que refulgía como el ardiente fuego, terrible, abrasadora y capaz de destruir ciudades enteras. Y el chakra, ardiente como el fuego que consumiera todas las cosas al final del Yuga, salió disparado con fuerza de las manos de Narayana, y constantemente cayendo por todas partes, aniquiló a Daityas y Danavas de a miles. A veces, ardía como el fuego y los consumía; a veces, los derribaba mientras pasaba surcando el cielo; y otras, cayendo sobre la tierra, bebía la sangre de estos como si fuera un vampiro.
 
  ?En el otro bando, los Danavas, blancos como las nubes de las cuales la lluvia se precipitara, poseyendo gran fuerza y corazones llenos de coraje, ascendieron al cielo y arrojando desde lo alto miles de montañas, atacaron a los Devas. Y aquellas terribles montañas, como si fueran nubes de tormenta, con sus árboles y cimas romas que caían desde el cielo, chocaban entre ellas rugiendo aterradoramente. Y cuando miles de guerreros gritaron sin pausa sobre el campo de batalla, y las montañas tapizadas de bosques comenzaron a caer en derredor, la tierra toda con sus bosques se conmocionó. Entonces, el divino Nara entró en la escena del terrible conflicto entre Asuras y Ganas, y con sus doradas flechas pulverizó las montañas cubriendo de polvo los cielos. Viéndose derrotados por los dioses, y observando cómo el furioso chakra arrasaba los campos celestes como una brasa ardiente, los poderosos Danavas se retiraron a las entrañas de la tierra, mientras otros se zambulleron en el mar de aguas saladas.
 
  ?Y habiendo obtenido la victoria, los devas ofrecieron el debido respeto a Mandara, y lo reubicaron nuevamente sobre su base. Y los devas, portadores del Amrita, hicieron resonar los cielos con sus vítores, para regresar luego cada uno a su propia morada. Y los devas, de regreso al paraíso, se regocijaron mucho, e Indra junto con otras deidades, entregaron a Narayana la vasija del amrita para que la custodiara.?
 
  Y así termina la decimonovena sección del Astika Parva del Adi Parva.
 





Continuará...
 


 


Si valorás este trabajo, por favor, no te vayas sin comentar. Muchas gracias.
 

Sergio


 






El Mahabharata en español. 27ª entrega.
16 Puntos Score: 5.3/10
Visitas: 1076 Favoritos: 4
Ver los usuarios que votaron...
13 Comentarios El Mahabharata en español. 27ª entrega.
Es bien de puta madre esta historia!!!..

Un saluto  
@Edelweiss gracias, amigo mio. Pens?
InTeReSaNtE bUeN aPoRtE
Ya eres famoso, ya no hace falta que te apoye ?
@issue2b ijijjii. Siempre viene bien la visita de un amigo. Ademas, vos me vas a hacer Silver!!!
PAra eso te tienes que traducir del hebreo la bliblia en verso por lo menos.  
Cita Karna: Mostrar
@DESTRUKTOR grande, amigazo. Que Shiva te bendiga con cada marca auspiciosa. Qu?
Cita Karna: Mostrar
Querido @Karna  como siempre con tus valios?
@mariarea gracias, preciosa! Tus comentarios me dan mucha fuerza. y gracias por los puntos tambi?
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!