Esto es amor sincero...!!

fiel mas hasta la muerte 

No era un perro hermoso físicamente; mas bien era un perro callejero, pulgoso y hasta un poco feo. 
Recuerdo su cara larga y triste, con unos pocos dientes en su vieja boca. 
Su poco pelaje amarillo y negro, simulaba a un tigrillo en extinción. 
Siempre me llamaron la atención, esos grandes ojos profundos color miel, como si quisieran decirme algo.
 

 





Rafael Pacheco, el borrachito más famoso del pueblo; lo recogió en la calle una noche de frío invierno y lo llevó a su descuidado rancho; y jamás se separó de él. 
Parecía que se había establecido entre hombre y perro un vínculo de eterna amistad y gratitud con la promesa: " Hasta que la muerte nos separe".
 

 

 


Aquel noble perro, acompañaba a Rafael cada paso que daba, era su perro guardián.. 
Era su perro amigo y fiel, con quien compartía la pobreza y la abundancia. 
"Rafa", como le llamaban cariñosamente sus amigos de parranda; era un hombre " pobre, pero trabajador", según se describía él; pero a veces tomaba sus largas vacaciones alegando filosóficamente : " Que el trabajo era su peor enemigo y que Dios lo dejó como castigo".
 



 



Permanecía semanas completas, en la acera de aquella famosa cantina del pueblo, ingiriendo licor sin parar; " Fondeado en su vicio", en aquellas interminables " Zumbas", que concluían con aquel " Delirius Tremens", visitando frecuentemente el Hospital, al final de esas merecidas vacaciones. 

Mientras tanto, Caruso permanecía a su lado, sin pronunciar palabra, sin jamás renegar; lo cuidaba de cualquier atrevido que quisiera acercársele; no dormía aquel perro, no comía; estaba ahí no importando el frío, o el hambre, sin reclamar nada a cambio.
 


 



 




Al regresar el hombre a sus labores diarias, el perro estaba ahí, junto a él, moviendo alegremente su cola; dispuesto a acompañarle donde fuera, a cortar café, algodón, caña de azúcar, oficios en que era experto Rafael. Dicen que jamás hubo un gesto de reclamo, de desprecio, de protesta, de parte de aquel perro. 
Lamía las heridas de su amo con compasión, mientras esperaba muchas veces la hora de aquella lejana comida, que no parecía llegar. 

Cierto día Rafael enfermó, aquel animalito lo cuidó, permaneció fiel a su lado; si salía a la calle era para sus necesidades fisiológicas o para cazar conejos, aves, liebres, tacuazines, los cuales llevaba a las vecinas, cargándolos en su hocico, para que los cocinaran para su amo, tratando de explicar la situación, con ladridos desesperados.
 


 


 





Cuando Rafael se levantaba, también Caruso parecía feliz, visitaba al vecindario, moviendo su cola alegremente y abriendo su hocico, casi sonreía , mostrando su húmeda lengua, como gesto de agradecimiento. 

Un trágico día de tantos, Rafael en sus grandes tomatas y crudas, bebió aquel alcohol etílico, que lo llevó hasta el Hospital. 
Caruso aquel perro viejo, recorrió cientos de kilómetros, tras la ambulancia que conducía a Rafael. 
Llegó cansado con la lengua de fuera, las pezuñas en el suelo y la cola entre las patas. 



 

 



Esperó cerca del Nosocomio, día y noche mientras Rafa se recuperaba. 
Pero Rafael agonizaba desesperadamente.! 
Caruso arañaba las paredes frías, tratando de alcanzar la ventana del cuarto que era testigo del sufrimiento de su amo. 



 


 


Más una noche fría y oscura, sin luna, la muerte rondaba el lugar.
Caruso empezó a aullar desesperadamente. 
Rafael no ganó la batalla, su hígado y su estómago no resistieron la cruel intoxicación.
 


 





La procesión fúnebre recorrió las empedradas calles del pueblo de Rafael. 

Aunque usted amigo lector no lo crea, ahí iba Caruso entre la multitud. 
Los sentimientos parecían aflorar en su triste mirada de animal. 
Aquel noble perro, había enflaquecido tanto, tanto, que sus patas se cruzaban débilmente, su piel se pegaba a sus huesos, dándole un aspecto esquelético lamentable. 


 


La tormenta continuó. 
Las viejas rezadoras dejaron a la mitad sus cantos y plegarias, y abrazándose se despidieron. 
Cada quien corrió a su refugio. 
Los sepultureros, profesionales del mismo ramo que Rafa, corrieron rápidamente a su segunda casa: "La cantina" , a consolar su pena, su sentimiento de pérdida, no olvidándose de aconsejarse que no volverían a tomar alcohol. 


 



Todos se fueron. 
Solo quedó ahí Caruso, acompañando a su amo; con los ojos húmedos y tristes, echado sobre la tumba. 
No importaba la lluvia, la soledad, la oscuridad de la noche!. 
Se le oyó aullar de dolor toda esa noche y las noches que siguieron. 
Un día lo encontraron sin vida, semienterrado en el mismo lugar donde yacía su amo. 
No se separó de aquel lugar. 
El encargado del Cementerio lo sepultó en la misma fosa de Rafael.
 


 


 


! He aquí señores lectores una historia real de uno de esos amores perros que se dan en la vida!. 






Esto es amor sincero...!!
23 Puntos Score: 3.8/10
Visitas: 981 Favoritos: 1
Ver los usuarios que votaron...
10 Comentarios Esto es amor sincero...!!
Aqui no apuestas nada eeeehh.

Buena historia, aunque es muy comun y se ha dado en mil ocasiones, los bichos somos nosotros.
muchas gracias por compartir el gran amor que nos tienen estos animalitos y que ojal?
muy bonito post, se te agradece amigo, a veces hay que tomarse un momento para reflexionar, gracias...  
Por eso mi perro es mi mejor amigo, en bonanza o pobreza, salud o enfermedad, en cualquier momento siempre est?
+5   una historia que a?
que raro ese perro siempre era diferente
buen post... mientras mas conozco a los hombres mas quiero a mi perro
y aun existe gente ke piensa que estos animales no tiene conciencia ni sentimientos...

por eso yo amo a 5 razones de alegria... que cada dia alegran mi vida.
orale q chingona istoria lastima q ay gnte q no tiene conciencia y los maltrata...
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!