Campos de concentración, sus verdaderos creadores

  • Categoría: Noticias
  • Publicado hace más de 4 años
El concepto de campo de concentración quedó desde la Solución Final, vinculado de forma exclusiva al régimen Nacional ? Socialista y más concretamente a su programa de exterminio de las ?razas inferiores? europeas. En raras ocasiones se hace mención al concepto de campo de concentración para referirse a otros ejemplos históricos que poco tienen que ver con el régimen nazi y que con todo, se dieron años antes, incluso décadas antes de que los nazis lo utilizaran en toda la Europa central y oriental.


Si bien los nazis y sus secuaces elevaron a nuevas cotas la producción en cadena del asesinato y tecnificaron todo el proceso hasta extremos poco racionalizables, la idea de deshacerse de ?razas inferiores? y ?elementos indeseables? en una región conquistada para dar paso a ?colonos civilizados?, se dio por primera vez de forma sistemática y deliberada durante la conocida como Guerra de los Boers (más concretamente durante la Segunda Guerra Boer) que enfrentó al Imperio Británico contra los colonos holandeses (boers) que se habían establecido siglos atrás en el sur de África.
Durante la guerra de los Boers, muchos civiles holandeses huyeron de las zonas rurales después de que los soldados británicos ejecutaran una política de tierra quemada consistente en la destrucción de granjas boers (quema de viviendas, matanza del ganado, envenenamiento de pozos, etc) que evitara cualquier tipo de ayuda que estas  ofrecer a los guerrilleros Boers. Frederick Roberts, mariscal de campo británico y uno de los mayores estrategas de la época Victoriana, creo una serie de campos donde para dar cobijo a los civiles boers desplazados por la guerra.

Roberts, tras la captura de Bloemfontein (capital del Estado Libre de Orange), Johannesburgo y Pretoria y tras haber derrotado a los comandos bóer en Bergendal, deja Sudáfrica y le reemplaza Horatio Herbert Kitchener, Primer Conde de Kitchener, un destacado militar y político británico de origen irlandés con una gran trayectoria.


Una vez que Kitchener se hizo con el control de los campos, organizó estos en el primer sistema organizado de campos de concentración de la Historia. Se estima que no menos de 20 mil mujeres, niños y hombres bóers, civiles todos ellos murieron de hambre y de falta de atención entre los años 1900 y el final de la guerra dos años después. Tampoco nos podemos olvidar los no menos de 10.000 africanos que murieron también en los campos. Kitchener, que había obtenido una gran popularidad en Gran Bretaña tras una carrera militar llena de éxitos imperiales, vio esta vez como las críticas se generalizaron no sólo en Sudáfrica (como sería normal), sino también en Gran Bretaña, el resto de Europa.

Emily Hobhouse fue una de las activistas británicas que más visibilizó esta política exterior consiguiendo llamar la atención de la opinión pública británica como delegada de la Fundación para Mujeres y Niños Sudafricanos Damnificados. Tras visitar algunos campos del Estado Libre de Orange, Emily recopiló información sobre los problemas que padecían los internos y a su vuelta al Reino Unido publicó todos los datos en un informe.

El informe de Emily Hobhouse indignó a la mayoría de los británicos y provocó la creación de la Comisión Fawcett, cuyos miembros visitaron los campos (entre agosto y diciembre de 1901) y reconocieron todo lo publicado. La comisión se mostró muy critica e instaron a mejorar la alimentación y la sanidad de los internos, lo que llevó a que la tasa de mortalidad anual descendiera del 6,9% al 2% hacia febrero de 1902.



Si se lee el breve resumen que nos hace Mark Twain en su libro, Siguiendo el ecuador, entenderemos que los británicos utilizaron a la población civil como rehenes en vista de su escasa efectividad contra la excelente guerra de guerrillas que plantearon los Boers a los británicos, muy superiores tanto en armamento como en tropas.


La guerra que iniciaron los británicos por el control de Sudáfrica, conllevo la creación de 45 campos de concentración donde se recluyó a la mayoría de la población civil boer de y Transvaal, unas 119.000 personas. También se recluyó con ella, a no menos de 43.000 africanos, familias enteras que servían a los boers.

A día de hoy, la ?Solución Final al problema Boer?, continua siendo apenas conocida por la opinión pública y poco tratada a nivel académico y periodístico. Un buen ejemplo de cuando la historia la hacen los vencedores.

Fuente
http://www.piratasyemperadores.net
Campos de concentración, sus verdaderos creadores
0 Puntos Score: 0/10
Visitas: 743 Favoritos: 4
7 Comentarios Campos de concentración, sus verdaderos creadores
esta muy interesante, que suerte que haces un post asi porque sacan de todo contra los nazis, sin embargo nadie dice nada de las muertes que ocasionaron los europeos en todas sus colonias en africa y america; nadie dice nada de la bomba atomica que recibio japon; de los que mataron los yankis para robar el petroleo en oriente ni de los muertos en la franja de gaza
Pero dejas mal cuerpo con estas cosas...
asi es, solo que como dijo budha: solo hay dos cosas que no se pueden ocultar,el sol y la verdad
muy buen aporte, gracias.
Exelente!! comparto...
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!