Shehzad Noorani y los niños del polvo negro

  • Categoría: Imagenes
  • Publicado hace más de 4 años




Shehzad Noorani y los niños del polvo negro

En primer lugar quiero aclara que tanto el texto como las fotografías pertenecen a Shehzad Noorani.

¿Quién es Shehzad Noorani?
Shehzad Noorani es un fotógrafo bengalí ganador de varios premios de fotografía que está especializado en retratar a los más desfavorecidos. Uno de sus trabajos mas conocido es el que nos ocupa hoy: ?The children of black dust? (los niños del polvo negro).






Noorani, nacio en 1966 en Dhaka, Bangladesh, aunque vive actualmente en Vancouver, Canadá. Su infancia fue muy dura, ya que tuvo que huir de la guerra de liberación de Bengala (Bangladesh) hacia Pakistan, donde malvivió en las calles de Karachi.
En 1987 comenzó su afición por la fotografía, retratando a la gente que mas comprendía por haber sido uno de ellos: los desfavorecidos, en especial los niños.
Ha viajado por multitud de países trabajando para Unicef y en la actualidad es fotógrafo ?freelance? retratando temas sociales y ganando varios premios de fotografía como el Mother Jones International Award o una mención especial en el National Geographic?s All Roads Photography Program, precisamente con el trabajo que da titulo a este post,? los niños del polvo negro? .
Estos niños trabajan reciclando pilas y baterías usadas en los barrios de las afueras de Dacca, capital de Bangladesh, junto al río Buriganga. Dependiendo de la velocidad de su trabajo, ganando una media de medio dólar al día. Es un trabajo arriesgado, ya que sin ningún tipo de protección extraen y separan de las pilas el carbón, el zinc e incluso el plástico. Ni que decir tiene que la mayoría de ellos sufren graves infecciones en el pecho y los ojos de los que casi con seguridad nunca se curaran.





Niños de polvo negro...
Mientras ella limpia las varillas de carbono agotado de las baterías tamaño D, Marjina sostiene a su pequeño hijo en su regazo y suavemente lo calma para dormir. Marjina emigró del campo a Dhaka, la capital de Bangladesh con su hijo y cuatro hijas, cuando su marido murió.



Ahora se afana cada día en un taller por el río Buriganga que recicla baterías usadas.

Secándose las lágrimas de sus ojos, Marjina me dice:

"Independientemente de lo duro que mis hijos y yo trabajemos, vamos acumulando más y más deudas cada mes. No sé qué hacer. No tengo nada que pueda vender para pagar mis deudas.".
En mi país, Bangladesh, el trabajo es barato. En las afueras de Dhaka, en un pueblo por el río Buriganga, decenas de talleres reciclan los materiales descartados rescatados de los vertederos de basura. Uno de estos talleres sin nombre recicla pilas secas.






Día tras día, las mujeres y los niños (tan jóvenes como de seis o siete años) abren las pilas desechadas con martillos para quitar las varillas de carbono reciclables y pequeñas piezas de metal reutilizable.
Dependiendo de la velocidad de su trabajo, ganan entre 30 y 50 Taka
(40 a 70 centavos de dólar EE.UU.) por día.

A un niño pequeño a menudo le lleva más de una semana ganar el equivalente de un dólar de EE.UU..







Al igual que Marjina, muchas mujeres llevan a sus hijos al trabajo porque simplemente no hay otro lugar para que se queden. El medio ambiente en y alrededor de los talleres está cargado con polvo de carbono y otros materiales tóxicos. Los niños pequeños juegan en estas zonas contaminadas hasta que estén cansados y se duerman, y la mayoría sufren enfermedades de pecho e infecciones oculares.










Las condiciones de trabajo en estos talleres son tristes y deprimentes. Las cabañas improvisadas están a menudo iluminadas por una bombilla de 60 vatios o una pequeña ventana única. Las horas son largas, el trabajo tedioso, y todo (paredes, techos e incluso las caras de los niños) está cubierto de polvo de carbón negro.
A menudo, sólo son visibles la parte blanca de los ojos y los labios rojos brillantes. Los niños constantemente se lamen sus labios para mantenerlos húmedos, literalmente comiendo las partículas de polvo.










La triste realidad es que estos niños tienen que trabajar para sobrevivir; si no trabajan, no comen. Pero eso no significa que tienen que ser explotados. En Bangladesh, con una de las mayores colecciones de ONGs y organismos internacionales en el mundo, es vergonzoso que millones de mis compatriotas vivan en el borde de la extinción. No todo el trabajo infantil es perjudicial. Algunos niños realmente eligen trabajar, para desarrollar nuevas habilidades y avanzar hacia la edad adulta.





Millones de niños trabajan a tiempo parcial, combinando el trabajo con la escuela. A menudo, los salarios de los niños hacen la diferencia entre la miseria y la supervivencia de sus familias. Quitarles sus puestos de trabajo, y que los niños pasen hambre, los convierte en personas sin hogar, y que se verán obligados a tener puestos de trabajo más peligrosos y peor pagados.





Harunur Rashid
, el dueño de una planta de reciclaje de baterías dice:


Cuando el gobierno prohíbe el empleo de niños, ¿qué les sucede a las familias que pasan hambre? La ley en sí es buena, pero hay que ser prácticos.

Tan horrible como todo esto pueda parecer, es importante entender que para muchos niños ganarse la vida o complementar el ingreso familiar es una cuestión de supervivencia.

Lemas como Stop Child Labor encarnan nociones románticas y en última instancia poco prácticas cuando se trata de lugares como Bangladesh. En lugar de tratar de erradicar el trabajo infantil mediante el boicoteo de los productos fabricados por niños, los gobiernos y la sociedad civil deben ayudar a crear entornos de trabajo más seguros para los niños, asegurar que los sistemas están en su lugar para controlar el abuso, y proporcionar educación, formación y salarios dignos.





La Conferencia de Amsterdam sobre el Trabajo Infantil de 1997, que incluía a los delegados jóvenes, los niños trabajadores de América Central y América del Sur, África Occidental y Asia, concluyó:
"Se deben adoptar medidas para erradicar las formas más perniciosas del trabajo infantil. Pero, en ausencia de un asalto real sobre las causas de la pobreza, los niños deberían tener el derecho al trabajo. No es el trabajo, sino la explotación en el lugar de trabajo, lo que debe ser el objetivo.".





[/font][/size][/b]






Shehzad Noorani y los niños del polvo negro
12 Puntos Score: 6/10
Visitas: 1049 Favoritos: 2
Ver los usuarios que votaron...
8 Comentarios Shehzad Noorani y los niños del polvo negro
y asi se queja uno de lo que tiene...  
realidad que muchas ignoran... y nosotros que vivimos bien, muchas veces nos quejamos de nuestra vida.
me imagino que una pc con internet como la tenemos nosotros es inconseguible en esos lugares de ay el echo que casi nadie sabe de estos lugares y sus carensias  : +2
Buen aporte, lo ignoraba, tendr?
amiga por esta gran realidad que acabas de publicar y la verdad me llego muy adentro soy hombre pero tengo sentimientos muchas grasias amiga +10
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!