El Peligro de ser Atractiva

  • Categoría: Femenino
  • Publicado hace más de 6 años
Lashembras suelen ser las que eligen a los machos en muchos artrópodos. Enel caso de las moscas-escorpión, los machos ofrecen «regalos nupciales»en forma de presas a las hembras, unas pijas (asi en el original) queconsideran más «atractivos» a los machos que las agasajan con lasmejores presas; por otra parte, la hembra de la araña de espalda rojaes una devota de los juegos sexuales preliminares que devorará acualquier macho que no la haya cortejado lo suficiente.



¡Ven pa?cá, cordera!. Ritual de cortejo y apareamiento en lamosca de la fruta (Drosophila melanogaster). El macho se orienta haciala hembra [a] y luego la sigue dándole toquecitos y «canta» unacanción característica de cortejo vibrando un ala [c]. Finalmente, lamelos genitales de la hembra [d] y curva su abdomen tratando de copularcon ella


Tambiénhay machos que se muestran selectivos con las hembras, aunque lasconsecuencias adaptativas de este comportamiento no se han estudiadotanto como en el caso de cuando las hembras son las que eligen. En lassituaciones en las que son los machos los que deciden con qué hembrasaparearse, éstas pueden resultar demasiado «atractivas» para ellos y la«pesadez» de los machos (en forma de cortejo continuo e intentosrepetidos de aparearse) puede provocar la muerte o una fertilidadreducida de las hembras.

En la mosca de la fruta (Drosophila melanogaster), el «atractivo»de una hembra reside en su tamaño: cuanto más grande, más atractiva. Sia un macho se le presentan dos hembras de diferente tamaño, tenderá acortejar y a aparearse con la de mayor tamaño. Esto se explica entérminos de que una hembra más grande puede poner más huevos y, por lotanto, tiene más descendencia. Sin embargo, ser demasiado «atractiva»tiene sus inconvenientes como ha podido poner de manifiesto el equipode William R. Rice en la Universidad de California en Santa Bárbara.Dado que los machos muestran preferencia por una hembra grande, todosvan a centrar su atención en ella. Con tal cantidad de «moscones»cortejándola e intentando aparearse a todas horas, la hembra no sólo nova a poder buscar comida sino que, además puede sufrir los daños derepetidas copulaciones (los machos tienen unas espinas genitales quesirven para acoplar y asegurar su aparato genital en el de la hembra) yla transferencia del fluido seminal (tiene efectos tóxicos), con lo quedisminuye su éxito reproductor.




De este modo, se da la paradoja de que una hembra con un granpotencial reproductor no rinde lo suficiente por culpa de lapersistencia de los machos. Este tipo de comportamientos reproductoresdañinos que se concentran en las hembras de mayor tamaño provoca que seacumulen menos mutaciones beneficiosas, disminuyendo la capacidadadaptativa de la población. Por ejemplo, si una hembra adquiere unamutación que aumenta su eficiencia metabólica, permitiéndola ser másgrande y producir más descendencia, esa mutación debería extenderse conrapidez por la población. Sin embargo, si los machos tratan deaparearse indiscriminadamente con esta hembra más atractiva, lamutación no se extenderá a toda la población debido a que el acoso delos machos provoca una disminución de la su vida reproductora.[/SIZE][/FONT]
El Peligro de ser Atractiva
0 Puntos Score: 0/10
Visitas: 1751 Favoritos: 0
0 Comentarios El Peligro de ser Atractiva
Este post no tiene comentarios. Sea el primero!
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!