Oraciones de Exorcismo (Latin)

  • Categoría: Paranormal
  • Publicado hace más de 4 años


Los exorcismos sirven para expulsar a los espíritus cuando sé hallan posesionados de alguna persona, a la cual hacen padecer horriblemente con sus tentaciones y tormentos. A veces le sugieren pensamientos extraños y palabras repugnantes, y aun le obligan a lanzar blasfemias y gritos furiosos.
Es conveniente saber antes de proceder a la curación, si la enfermedad es ocasionada por hechizos o si es natural, pues a veces ocurre que una enfermedad desconocida para los médicos, se atribuye a causas sobrenaturales. Cuando esto sucede puede salirse de dudas ejecutando lo siguiente:
Se procurará que una persona provista de un talismán exterminador coloque su mano derecha sobre la cabeza del enfermo, diciendo con fe y voluntad:


"Yo te ruego y ordeno, espíritu desconocido en nombre del Ser Supremo y del admirable Adonay, me declares el motivo de hallarte atormentado en este cuerpo que cubro con mi mano. También deseo me digas qué es lo que pretendes al hacerlo asi, yo te ofrezco si me obedeces, rogar a Dios por ti para que sea purificado y transportado a donde moran los ángeles celestiales."
 
El objeto de esta oración es saber si el espíritu anda errante por el mundo en demanda de caridad y de oraciones, pues en el momento que le digan: "Yo te ofrezco, si me obedeces rogar a Dios por ti", etc., el doliente queda sosegado y tranquilo; mas si esto sucede se arrodillarán todos los circunstantes y elevando el alma a Dios recitarán de nuevo la Indicada oración.
Se ha de advertir que lo mismo pueden hallarse aposentados en nuestro cuerpo los espíritus buenos no perfectos, que los malos o de daño y por lo tanto, cuando el enfermo se halle tranquilo por la virtud de la oración precedente, se ha de suponer que quedará libre mediante los ruegos que todos los días se dirijan al Altísimo en demanda del perdón y purificación del espíritu, el cual en agradecimiento, dejará de molestarle; mas si es espíritu fuera del mal o de daño se conocerá en que, al oír la oración, causará más tormentos y molestias al enfermo. En este caso se tratará de expulsarle acudiendo a los exorcismos.
Si el enfermo no percibe modificación ninguna, es prueba de que su enfermedad es puramente natural.

PRECEPTO O EXCONJURACION A LOS DEMONIOS PARA QUE NO MORTIFIQUEN AL ENFERMO
DURANTE EL TIEMPO QUE DUREN LOS EXCORCISMOS

"Yo, como criatura de Dios, hecho a su semejanza y redimido con su sangre, os obligo por este precepto, demonio o demonios, para que cese vuestro delirio y dejéis de atormentar con vuestras lujurias Infernales, este cuerpo que os sirve de aposento. Segunda vez os cito y notifico en el nombre del Soberano Señor, fuerte y poderoso, que dejéis ya este lugar y salgáis fuera de él no volviendo jamás a ocuparlo. El Señor sea con todos nosotros, presentes y ausentes, para que tú, demonio, no puedas jamás atormentar las criaturas del Señor. Huye, huye, o de lo contrario serás amarrado con las cadenas del Arcángel Miguel y humillado con la oración de San Cipriano dedicada a deshacer toda clase de hechicerías."
Enseguida se dirá la siguiente.

 
ORACION A SAN CIPRIANO

"Como siervo de Dios y criatura suya, desligo del espíritu maligno cuando éste tiene ligado. En el nombre del Divino Creador a quien amo desde que lo conozco, con todo mi corazón, alma y sentidos, y a quien prometo adorar eternamente, y agradecer también los beneficios que cual padre amoroso me concede sin tasa ni medida, yo te ordeno, espíritu del mal, que te separes en el acto de este cuerpo que estás atormentando y le dejes libre de tu presencia para que pueda recibir dignamente las aspersiones del agua exorcizada que, cual lluvia, echo sobre él, diciendo: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo (se hace así), que viven y reinan eternamente: por las virtudes que poseen los espíritus superiores, Adonay, Eloim y Jehovan, cuya presencia y fortaleza Invoco en este acto. Amen."
Todas estas invocaciones deben ser hechas con gran fe y amor de Dios, y es seguro que Satanás, no aguardará al final del exorcismo que va a continuación, para dejar libre al enfermo o poseído.

 
EXORCISMO PARA LIBRAR A LAS PERSONAS DE LOS MALOS ESPÍRITUS
"En el nombre de San Cipriano y de parte de Dios Tres veces santo, por la potestad de los espíritus, superiores Adonay, Eloimy Jehovan y Mitraton, yo (N), absuelvo el cuerpo de (N), para que sea libertado de todos los malos hechizos, encantos y sortilegios, ya sean producidos por hombres o mujeres, ya por cualquiera otra causa. Dios sea alabado y glorificado y se digne disponer que todas los sortilegios queden desechos, destruidos, desligados y reducidos a nada, para lograr de este modo que el cuerpo de (N), quede libre de todos los males que padece.
¡Dios grande y poderoso! sea tu nombre glorificado y que por vuestra soberana Intercesión sean obligados a retirarse los espíritus que as hayan aposentado en el cuerpo de (N), cesando ya él sortilegio que los causadores de este daño han empleado. Yo os conjuro y mando desaparecer sin que jamás podáis entrar a este cuerpo en el cual hago tres cruces(se harán con el pulgar de la mano derecha, en la frente, en el pecho y en vientre del enfermo) y le bendigo con el agua exorcizada a al nombre del Padre, Hijo y del Espíritu Santo que amparen y protejan a (N), para que jamás se vea atormentado."
Al decir estas palabras se le rociará con agua bendita.
Es conveniente saber que el que ejecuta el exorcismo ha de estar colocado a la derecha del enfermo, y que las cruces han de hacerse precisamente de izquierda a derecha.


 
EXORCISMO PARA LIBRAR LA CASA DE ESPÍRITUS TENTADORES
"Os conjuro, espíritu rebelde, habitante y arruinador de esta casa, que sin demora ni pretexto desaparezcáis de aquí, disolver cualquier maleficio que hayáis echado vos o alguno de vuestros ayudantes: por mí lo disuelvo cantando con la ayuda de Dios y de los espíritus de luz. Adonay, Eloim y Jehovam. Quiero además, atarte con el precepto formal de obediencia, para que no puedas permanecer, ni volver, ni enviar a otro, ni perturbar esta casa, bajo la pena de que seas quemado eternamente con el fuego de pez y azufre derretidos."
Se bendecirá toda la casa con agua exorcizada y se harán cruces por todas las paredes con el cuchillo de mango blanco, diciendo:
"Yo te exorcizo, criatura-casa para que seas libre de los espíritus tentadores que te han hecho su morada".
Es bueno saber que cuando los espíritus malignos se muestran en las casas haciendo ruidos y dando golpes sin atacar, las personas, es porque no tienen dominio sobre ellas, bien porque en sus manos llenen la marca de la cruz de San Bartolomé o bien porque el hechizo sólo les permita molestar sin tocar a las personas.

 
EXORCISMOS CONTRA LOS PEDRISCOS Y HURACANES
Tanto la conjuración como las cruces se han de repetir cuatro veces en la dirección de los cuatro puntos cardinales.
"Yo os conjuro, nubes, huracanes, granizadas, pedriscos y tormentas, en el nombre del gran Dios viviente de Eloim, Jehovan y Mitraton, a que os disolváis como la sal en el agua sin causar daño ni estrago alguno."
Dicho esto a tomará cuchillo de mango blanco y se harán con él cuatro cruces en el aire como si se cortara de arriba abajo y de izquierda a derecha.


 
INVOCACIÓN A LOS GNOMOS PARA QUE SE MUESTREN PROPICIOS
Los gnomos juegan un papel muy importante en todas las invocaciones. Son los espíritus que nos sirven para transmitir nuestras peticiones a aquellos a quienes las dirigimos. Su inteligencia es tan previsora, que juzgan no sernos conveniente lo que pedimos por haber de redundar en juicio nuestro, ya sea porque pueda perturbar nuestros sentidos, ya porque de efectuarse la aparición pudiera sobrecogernos y ocasionar nuestra muerte por efecto del susto, y ya, en fin, porque no fuéramos bastante discretos para reservarnos de referir la aparición maravillosa o celestial que habíamos presenciado, y que, al mencionar el suceso, pudiera dar pábulo a que se nos conceptuara por locos, ignorantes o endemoniados, lo cual seguramente nos haría perder la estimación de muchas personas que formarían un concepto perjudicial que nos acarrearía sinnúmero de disgustos, ya por otras causas ocultas a nuestra empresa, dificultando así en absoluto el que veamos logrado nuestro deseo.
Para conseguir que su influencia benéfica se muestre hacia nosotros de un modo positivo, es muy conveniente, antes de hacer la invocación a los espíritus, cuya aparición o ayuda solicitemos, dirigirnos a los gnomos en demanda de auxilio, recitando de todo corazón la siguiente plegaria:
"A vosotros acudo, ¡oh genios admirables e incomprensibles!, con fe ciega y corazón humilde me entrego a merced vuestra, esperando que así como dirigís nuestros pasos y acciones desde el momento que aparecemos en este planeta, hasta aquel en que terminada nuestra misión recogéis nuestro espíritu para acompañarle por los mundos siderales al lugar que el Supremo Creador nos tiene reservado en sus inescrutables designios, de igual modo me prestéis vuestra ayuda, transmitiendo fielmente las peticiones que quiero hacer a los espíritus celestes (o infernales), sin variar el concepto de mis palabras e intenciones. Observad, apreciad todas las cualidades que posea y no reparéis en aquellos defectos que todavía no haya desechado, ni los hagáis causa para no prestarme vuestra cooperación y ayuda. Yo os ofrezco, en compensación, trabajar constantemente en perfecccionarme de toda impureza, hacerme digno de los dones que la Divinidad concede a sus elegidos, y agradecer con toda el alma y durante el tiempo de mi peregrinación por este planeta, el favor que de vosotros reciba. Amén."
Hecha esta invocación, que podemos llamar de preparación, se pasará a invocar a los espíritus con quienes se quiere tratar.

 
INVOCACIÓN A LOS ESPÍRITUS CELESTES PLEGARIA
"Sea por siempre ensalzado el Santo nombre del Supremo Creador, a quien humildemente reverencio en esta solemne hora. A ti, excelso Adonay, dirijo mis más fervientes preces, suplicándote me seas propicio y concedas el honor de enviarme uno de tus más humildes mensajeros, para que pueda, por su mediación, lograr lo que con grande acatamiento y veneración me propongo pedirte. Mira en mí, ¡Oh poderoso Adonay!, al más pequeño de los seres que en la creación viven y moran, postrados humildemente ante la Divina Majestad de su Dios y Creador, a quien suplica con verdadera fe y gran deseo, poder conocer por mediación de sus espíritus mensajeros, un destello de su gloria inmaculada.
Lleguen también mis súplicas a todos los espíritus celestes superiores, para que ellos intercedan por mi ante el glorioso trono del Altísimo, Soberano Hacedor de todo lo creado, a fin de que se digne, por la poderosa intercesión de los ángeles de luz Elohim y Jehová, acceder a este mi humilde ruego.
He procurado hacerme lo más perfecto posible en la pobre y nunca satisfecha condición humana, a fin de que me juzguéis digno de poder contemplar vuestra gloriosa excelsitud. Perdonadme los defectos que todavía no haya desechado, y no los hagáis causa de vuestro enojo y severidad.
Vuelvo a invocaros a todos nuevamente y en especial a los poderosos Adonay, Elohim y Jehová, para que se vea satisfecho mi deseo en esta hora, siendo testigos los astros que ejercen su poderoso influjo sobre el estrellado firmamento.
Venga vuestra radiante luz en forma del glorioso mensajero, y reciba por su mediación los dones de la sabiduría, del honor y de la gloria, hasta que purificado de todas las impurezas de la carne inherente a las flaquezas de la humana y siempre defectuosa naturaleza, pueda contemplaros con toda vuestra Soberana Majestad y gloria. Sea bien acogida esta mi humilde súplica, y eternamente os tributará adoración y homenaje mi corazón sincero y agradecido."
Esta invocación o plegaria deberá repetirse durante cuatro veces, cuatro noches, es decir, que cada noche se recitará cuatro veces, elevando el alma a Dios y la vista al firmamento estrellado.
La última noche, y al terminar la última invocación, se percibirá una música muy dulce y melodiosa acompañada de coros celestiales. Se notará una claridad diáfana que irá aumentando progresivamente, surgiendo poco después la visión celeste en forma de un ángel de luz de belleza incomparable, rodeado de infinitos espíritus celestiales que le acompañan incesantemente, formando verdadera guardia de honor. Con voz dulcísima y sonora os dirá estas o parecidas palabras:
"Yo soy el enviado como mensajero de la Divina Majestad. Tus ruegos han sido atendidos, mas para lograr sus mercedes, es preciso ser digno de ellas. No olvides, mísero mortal, que la Divinidad sólo concede aquellos dones que su infinita sabiduría juzga convenientes según el grado de perfección de los seres que a su gran bondad acuden el humilde ruego. Sigue el camino de la absoluta perfección, con lo cual lograrás todos aquellos beneficios a que vayas siendo acreedor. Si así lo haces, me tendrás siempre a tu lado en forma invisible para tí, pero sirviéndote de ángel tutelar en el tránsito por misión de Dios. Y ahora me separo momentáneamente para regresar de nuevo al punto donde debo permanecer en espera de las órdenes que se dignen transmitirme."
Al momento se desvanecerá la visión, quedando únicamente una ráfaga luminosa que desaparecerá poco a poco.
A los ángeles de Luz no hay necesidad de hacerles petición ninguna de palabra, puesto que Dios y los espíritus superiores van concediéndonos aquellos dones a que nos hacemos acreedores y conocen perfectamente nuestros pensamientos, deseos y acciones.
Cuando haya desaparecido la visión celeste, se recitará con gran fervor la oración siguiente, en acción de gracias por el favor recibido:
"¡Oh, Dios eterno e infinito! Yo, el más mísero de los mortales, he sido favorecido con la vista de vuestro celestial mensajero,. ¿Cómo podría yo, mi Dios y Creador, expresar con palabras cuán agradecido quedo a la bondad con que os habéis dignado favorecerme?
Mi alma, embargada de gozo y agradecimiento, no halla palabras para expresar cuanto amor y veneración nos profesa. Recibid, Señor, todo cuanto soy y valgo, y el afecto más sincero de mi alma, corazón y sentidos, hasta que despojado de esta humana envoltura, pase a formar parte de los seres que en eterna armonía entonan cánticos celestiales en honor de vuestra admirable excelsitud y gloria. Amén."



CITAT PRAE DICTORUM SPIRITUM
I
Ubi quem volueris spiritum, hujus nomen et officium supra cognosces: imprimis autem ab omni pollutione minimum tres vel quatuor dies mundus esto in prima citatione, sic et spiritus postea obsequentiores erunt; fac et circulum, et voca spiritum, cum multa intentione primum vere anulum in manu contiietur: inde banc resitata benedictionem tuo nomine e socii, si praesto fuerit et effectum tui instituti sortieris, nec detrimentum e spiritibus senties imo tuae animae perditionem.
II
In nomine domini nostri Jesus Christi, patris et filii et spiritus sancti: sancta Trinitas et inseparabilis unitas te invoco, ut sis mihi salus et defensio et protectio corporis et animae meae et omnium rerum mearum. Per virtutem sanctae crucis et per virtutem passionis tuae deprecor te Domine Jesus Christi, per merita beatissimae Mariae Virgini et matris tuae atque ominus sanctorum tuorum, ut mihi concedas gratiam et potestatem divinam super omnes malignos spiritus, ut quoscumque nominibus invocavero, statim ex omni parte conveniant, et voluntatem meam perfecte adimpleant qued mihi nihil nocentes, neque timorem inferentes, sed potens obedientes et ministrantes, tua distincte virtute praecipiente, mandata mea perficiant. Amen. Sanctus, sanctus, dominus Deus sabaot, qui venturus est judicare vivos et mortuos: tu qui es primus et novissimus, rex regum et dominum dominantium Joth, Agladabrach, Elabiel, anarchi enatiel amaz in sedomel gayes tol ma elias ischiro atgadatasy mas heli messias per hac tua sancta nomia, et per omnia alia invocare et obsecro te Domine Jesu Christe, per quam nativitatem per baptismum tuum, per passionem et crucem tuam, per ascensionem tuam per adventum Spiritus Sancti paraclite per amaritudinae anime tuae quando exivi de corpore tuo per quinque vulnera tua, per sanguinem et aquam quae exierant de corpore tuo, per virtutem tuam, per sacramentum quod dedisti descipuit tui pridie quam passus fuisti per sanctam Trinitatem, per individuam anitatem, per beatam Mariam, matrem tuam, per Angelos, et arcangelos, per prophetas et patriarchas, et per omnes sancto tuos et per omnia sacramenta quae fiant in honore tuo; adoro et te obsecro, te benedicto tibi, et rogo ut acceptes orationes has et conjurationes et verba oris mei; quibus uti volucro peto Domine Jesu Christe: da mihi virtutem et potestatem tuam super omnes angelos tuos, qui de coelo ejecti sunt ad decipiendum genus humanum; ad attrahendum eos, ad constringendum, ad ligandum eos pariter et solvendum; et ad congregantum eos coram me; quae possut, faciant et verba mea vocem que meam nullo modo contemnant, sed mihi et dictis meis obediant, et me tineant per humanitatem et misericaridam et gratiam tuam deprecor et peto et Adonay amay hora videgora mitay hel suranay syota y fiesy, et per omnia uomina tua sancta per omnes sanctos et sanctos tuos, per angelos et archangelos, potestates, dominitiones et virtutes, et per illud nomen per quod Salomo costringebat daemone et conclusit ipso. Eth roceban hrangle goth joih athio venoh aubru et per omnium tua nomina quae scripta sunt in hoc librum et per virtutem sorundem, quatenus me potentem faciat congregare contringere omnes tuos spiritus de coelo depulsos ut mihi veraciter de omnibus meis interrogatis de quibus quaram responsionem veracem tribuant et omnibus meis mandatis illi satis faciant sine laesione corporis et animae meae, et omnibus ad me pertinentium, per dominum nostrum Jesum Christum filium tuum, qui tecum vivit et tegnat in unitate spiritus sancti Deus, per omnia saecula.
III
O pater omnipotens!, o filii sapiens, o spiritus sante corda hominum illustrans! vos tres in personis una vero deitas in substantia qui Adam et Evae in peccatis eorum perpercistis et propter eorum peccata mortem subjesti tu filii turpissima in lignoque sancte crucis sustinuisti. O misericordissime quando ad tuam confugio misericordiam, et supplico modis omnibus quibus possum per haec nomina sancta tui filii scilicet A et a et per omnia alia sua nomina, quatenus concedas mihi virtutem et potestatem tual, ut valeam tuos spiritus qui de coelo ejecti sunt, ante me citare, et ut ipsi mecum loquantur, et mandata mea perficiant statim et fine mora cum eorum voluntate, sine omni laesione corporis animae et honorum meorum. Amen.
IV
O summa et eterna virtus altissimi! que te disponente his judicio vocatis vayehon primula meton ez phares ret pagramaton oliarumesitic existioneriona onera brsym messias sother emmanuel sabaoth Adonay, te adoro, te invoco, totius mentis viribus meis, imploro, quaenus per te praesentes orationes et consecrationes consequentur videlicet, et ubicumque maligni spiritus in virtute tuorum dominum sunt vocati, et voluntatem mei exorcisatores diligenter adimpleant fiat, fiat, fiant. Amen.


Oraciones de Exorcismo (Latin)
11 Puntos Score: 3.7/10
Visitas: 21837 Favoritos: 12
Ver los usuarios que votaron...
18 Comentarios Oraciones de Exorcismo (Latin)
GRACIAS!! LAS VOY A PONER EN PRACTICA ALGUN DIA!! ME L :up:AS QUEDO!1
A favoritos.
Nunca sabes cuando te puede venir util estas cosas...
Antes Que Todo Abrir Puertas Es Facil Pero Aprended Hacedlo y cerrar que Es lo Que Fallan Principiantes, Dejad Te Muestre.  
se mata a supernatural este  
Cita: Mostrar
Si Asi Decides Asi Sea...
gracias!!!!!!!!!!!
Bueno, nunca es malo saber de todo un poco. Buen Aporte!!
aql chingazo!!! ahi te paso 5 puintos bato!!
Ahora me unire a los winchester...
Mirar SuperNatural me dio curiosidad sobre este tema, y al leer sobre esto me doy cuenta que es muy interesante pero muy peligroso a la vez (ve a sabr si cuando pronuncias conjuros en latin funcionan alrevez y llaman a algo XD)

Gracias por el aporte
oooo cuando empeze a recitar la de  la casa los focos enpezaron a parpadears ayudaaaaaaaaaa  
Cita: Mostrar
Tranquilo bro hazlo con fe esto es magia avanzada y muy util.
buen aporte!!!!! del libro se san cipriano
Cita: Mostrar
Gracias bro por los puntos y seaa buen libro.
EXCELENTE TU FRASE PERSONAL  
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!