El Mahabharata en español. 17ª entrega.


SEAN BIENVENIDOS A MI POST!


 
N. del T.:

 
 
Este libro no existe en castellano, al menos no en su version completa, y esta es una traduccion artesanal.
 
 
El texto original, se puede leer completo aquí:
 
 
 
 
 
http://www.sacred-texts.com
 
 
 
 
 
Espero poder traducirlo en su totalidad, aunque me lleve toda la vida. Acepto sugerencias, especialmente si ven errores gramaticales, ortograficos o de traducción. Espero que me ayuden, los devotos que deseen que este maravilloso purana sea divulgado en los países hispano parlantes, y confio en que Sri Ganesha proveerá para que esta manualidad se logre sin problemas.
 
 
Otro tema: como una forma de protesta y para volver a la tradición de nuestro idioma previo al decreto realista sobre los signos de interrogación y exclamación, esta obra no posee dichos signos en la apertura de las oraciones que los pudieran llevar eventualmente.
 
 
 
 
 
Sergio
 Gabriel Bustos

 
 
Om namah Shivaya


Yama Deva, Dharmaraja, el dios de la muerte, según Molee.

 
 

 
 
Adi Parva


 
 
Sección IX


 
 
  Sauti dijo: 'Mientras aquellos ilustres Brahmanas se hallaban sentados en torno al cuerpo inerte de Pramadvara, Ruru, profundamente herido, se retiró a lo profundo del bosque y lloró a viva voz. Y dominado por el pesar, se lamentó de su suerte muy indulgentemente. Y recordando a su amada Pramadvara, dió rienda suelta a su dolor con estas palabras: ?La bella y delicada que provoca mi angustia yace muerta sobre el desnudo suelo. Qué podría ser más deplorable para nosotros, sus amigos? Si he sido caritativo, si he realizado austeridades, si he respetado a mi mayores, permitan que el mérito de esos actos revivan a mi amada! Si desde que nací controlé mis pasiones, he cumplido mis promesas, hagan que la bella Pramadvara se levante!?

  'Y mientras Ruru se permitía indulgentemente estos lamentos por la muerte de su novia, vino al bosque un mensajero del cielo y se dirigió a él de esta manera: ?Las palabras que afligido pronuncias, oh Ruru, son ciertamente inútiles. Porque quien pertenece a este mundo, nunca puede regresar cuando se acaban sus días. A esta desafortunada hija de un Gandharva y una Apsara, se le han terminado los días! Por eso, oh niño, no deberías rendir tu corazón frente al dolor. Los Devas en su grandeza, sin embargo, te ofrecen una forma de devolverle la vida. Y si estás de acuerdo, puedes tener de vuelta a tu Pramadvara.?

  'Y Ruru respondió: ?Oh, Mensajero del paraíso! Qué es eso que los Devas ordenan? Dimelo y habré de cumplirlo. Te corresponde liberarme de esta tristeza!? Y el mensajero celeste dijo a Ruru: ?Renuncia a la mitad de tu vida en favor de tu novia, y luego, oh Ruru de la raza de Bhrigu, tu Pramadvara podrá levantarse del suelo.? ?Oh tu, el mejor de los mensajeros del cielo, con mucho gusto daré la mitad de mi vida en favor de mi novia. Permite que mi amada se alce nuevamente, adorable como era!?

  Sauti dijo: 'El rey de los Gandharvas y el mensajero celestial, ambos de excelentes cualidades, acudieron a Dharma Deva y se dirigieron a él diciendo: ?Si es tu voluntad, oh Dharmaraja, has que la simpática Pramadvara, la prometida de Ruru que yace ahora muerta, resucite con la mitad de la vida de Ruru.? Y Dharmaraja respondió: ?Oh, mensajero de los dioses, si asi lo deseas, que Pramadvara, la prometida de Ruru, resucite con la mitad de la vida de Ruru.?

  Sauti continuó: 'Y una vez que Dharmaraja hubo dicho esto, aquella doncella de superior belleza, Pramadvara, despertó de su letargo provista de la mitad de la vida de Ruru. Esta ceción que Ruru realizara de la mitad de su tiempo de vida en favor de su novia, hubo de determinar luego, como se verá, un final temprano de la vida de Ruru.

  'Y en una fecha auspiciosa, sus padres, alegremente, los casaron con los correspondientes ritos. Y la pareja transcurrió sus días devotos el uno del otro. Y Ruru, habiendo obtenido semejante esposa, tan difícil de encontrar, bella y luminosa como los pétalos del loto, juró destruir la raza de las serpientes. Y toda vez que se cruzó con una, se llenó de ira y la mató con algún instrumento.

  'Un día, oh Brahmana, Ruru se adentró en una extensa selva. Y vió alli una vieja víbora de la variedad de las Dundubha, que yacía tendida sobre el suelo. Levantó entonces Ruru su lanza, con tal furia que semejaba la lanza de la misma Muerte, con todas las intenciones de matarla. Entonces, la Dundubha, dirigiéndose a Ruru dijo: ?No te he hecho daño alguno, oh Brahmana! Por qué estás enojado y a punto de matarme??

  Asi termina la novena sección del Pauloma Parva, del Adi Parva, del sagrado Mahabharata.




 Continuará...



Si valorás este trabajo, por favor, no te vayas sin comentar. Muchas gracias.

Sergio




El Mahabharata en español. 17ª entrega.
0 Puntos Score: 0/10
Visitas: 515 Favoritos: 2
4 Comentarios El Mahabharata en español. 17ª entrega.
@SergioGF  gracias, tocayo"!!
@Kaos21 Gracias a vos!!! Un abrazo.
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!