El Mahabharata en español. 16ª entrega.


SEAN BIENVENIDOS A MI POST!


 
N. del T.:

 
 
Este libro no existe en castellano, al menos no en su version completa, y esta es una traduccion artesanal.
 
 
El texto original, se puede leer completo aquí:
 
 
 
 
 
http://www.sacred-texts.com
 
 
 
 
 
Espero poder traducirlo en su totalidad, aunque me lleve toda la vida. Acepto sugerencias, especialmente si ven errores gramaticales, ortograficos o de traducción. Espero que me ayuden, los devotos que deseen que este maravilloso purana sea divulgado en los países hispano parlantes, y confio en que Sri Ganesha proveerá para que esta manualidad se logre sin problemas.
 
 
Otro tema: como una forma de protesta y para volver a la tradición de nuestro idioma previo al decreto realista sobre los signos de interrogación y exclamación, esta obra no posee dichos signos en la apertura de las oraciones que los pudieran llevar eventualmente.
 
 
 
 
 
Sergio
 Gabriel Bustos

 
 
Om namah Shivaya





Adi Parva


 
Sección VIII


 
 
  Sauti dijo: 'Oh Brahmana, Chyavana, el hijo de Bhrigu, concibió un hijo en el vientre de su esposa Sukanya. Y aquel hijo fue el ilustre Pramati, de resplandeciente energía. Y Pramati concibió en el vientre de su esposa Ghritachi, un hijo llamado Ruru. Y Ruru concibió en su esposa Pramadvara un hijo llamado Sunaka. Y habré de relatarte en detalle, oh Brahmana, la historia completa de Ruru, el de abundante energía. Escuchala completa entonces!

  'En aquellos tiempos, vivía un gran Rishi llamado Sthulakesa, poseedor de gran poder y conocimiento, y gentilmente predispuesto con todas las criaturas. Por entonces, oh sabio Brahmana, Visvavasu, el rey de los Gandharvas, se dice, tuvo sexo con Menaka, la bailarina celestial. Y la Apsara Menaka, oh tu, el de la raza de Bhrigu, llegado el momento, dio a luz un bebé en las inmediaciones del ashram de Sthulakesa. Y arrojando al niño sobre los bancos del río, oh Brahmana, Menaka, la Apsara, al estar desprovista de vergüenza y de lástima, se alejó. Y el Rishi Sthulakesa, de grand poder, descubrió a la criatura abandonada en la solitaria ribera del río. Y percibió que se trataba de una niña, esplendorosa como la hija de un inmortal y ardiente de belleza. Y el gran Brahmana Sthulakesa, el primero entre los Munis, viendo a la bebé y lleno de compasión, la alzó y se la llevó. Y la adorable niña creció en su sagrada casa, realizando el noble y bendito Rishi Sthulakesa, todas las ceremonias ordenadas por la ley divina, en el orden que se establece y comenzando por la del nacimiento. Y por ser superior a todas las de su sexo en belleza, bondad y demás cualidades, el gran Rishi la llamó Pramadvara. Habiendo visto el piadoso Ruru a Pramadvara en el Ashram de Sthulakesa, quedó como uno al cual el corazón le es herido por el Deva del amor. Y
Ruru, por medio de sus amistades, hizo que su padre Pramati, el hijo de Bhrigu, supiera de sus pasiones. Y Pramati la reclamó al célebre Sthulakesa para su hijo. Y el padre adoptivo de esta, concedió a la virgen Pramadvara a Ruru, fijando la boda para cuando la estrella Bhagadaivata ascendiese.

Luego, faltando pocos días para las nupcias, mientras la joven virgen jugaba con compañeras de su mismo sexo, habiendo llegado su hora e impelida por el destino, tropezó con una serpiente a la cual no vio por estar enroscada en sus anillos. Y el reptil, forzado a cumplir la voluntad del Destino, descargó violentamente sus venenosos colmillos en los pies descalzos de la muchacha. Picada por la serpiente, perdió sus sentidos y cayó por tierra, sus colores palidecieron y las gracias de su persona la abandonaron. Y con sus cabellos desordenados, devino en un espectáculo desolador para sus compañeras y amigas. Y ella, habiendo sido tan bella de contemplar, apenas si podía mirarsela por el dolor que provacaba en su muerte. Y la muchacha de esvelta cintura, yaciendo sobre el piso como si durmiera, se volvió aún más bella que en vida al ser subyugada por el veneno de la serpiente. Y su padre adoptivo y los sagrados Sadhus que alli se hallaban, contemplaronla, esplendorosa como un loto. Y vinieron luego muchos y prestigiosos Brahmanas, que llenos de compasión, se sentaron en torno a ella. Y Swastyatreya, Mahajana, Kushika, Sankhamekhala, Uddalaka, Katha, and Sweta, el de gran renombre, Bharadwaja, Kaunakutsya, Arshtishena, Gautama, Pramati, y Ruru, el hijo de Pramati, y otros habitantes del bosque se convocaron en aquel lugar. Pero Ruru, muy mortificado, tuvo que retirarse.'

Asi termina la octava sección del Pauloma Parva, del Adi Parva, del sagrado Mahabharata.

Continuará...





Si valorás este trabajo, por favor, no te vayas sin comentar. Muchas gracias.

Sergio




El Mahabharata en español. 16ª entrega.
0 Puntos Score: 0/10
Visitas: 489 Favoritos: 1
0 Comentarios El Mahabharata en español. 16ª entrega.
Este post no tiene comentarios. Sea el primero!
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!