La gran epidemia capitulo 3

CAPÍTULO 3: Saliendo del Colegio

Caminando por el pasillo me di cuenta que algo me faltaba o mejor dicho alguien. Candela mi amor imposible, ella faltaba. Les dije a mis amigos que tenía que ir a buscarla, y que no demoraría mucho en ir por ella. Con el bate en mano, y corriendo desaforado, fui hasta su aula.
 
Entré  desesperado  al escuchar sus gritos, y solo vi una sombra?. una sombra que intentaba alcanzarla... El miedo me carcomía por dentro, sentía que mi sangre se helaba, pero sin embargo, sentí que si lo hacía, sería un héroe?salaría la vida del amor de mi vida!  Entonces corrí lo más rápido que pude, y luego, le pegué a esa ?sombra?  un batazo de costado que lo mando al fondo del salón y entonces me di cuenta de que ese espectro espeluznante, era, sin ir mal lejor?UN ZOMBIE ! En un par de segundos se paro, emitió un rugido espantoso que me estremeció hasta los huesos y comenzó a correr hacia mi...
 
Y fue ahí cuando lo golpee tan fuerte que destrocé su cerebro. La agresividad que guarde toda mi vida salió despedida en forma de dos golpes secos. Dos y rápidos golpes, que acabaron con la vida de este espectro.  Candela estaba tan nerviosa que me abrazó y se puso a llorar en mi hombro, agradeciéndome por haberla salvado. Veía en sus ojos algo especial?.sentí como nos conectamos en ese instante . Cuando finalmente reaccioné, le dije que debíamos huir, y que mis amigos nos esperaban.
 
Volvimos con el grupo y rápidamente empezamos a correr hacia la salida trasera, que generalmente era usada para que los padres de los chicos de jardín los retirasen. Cuando estábamos llegando a la puerta, aparecieron como 5 más de zombies, así que corrimos hacia la salida. Afortunadamente para mí uno de los brabucones, Bautista, tropezó y Carlos  corrió a ayudarlo. Sin darle mucha importancia, y sin tener intenciones de ayudarlos?.ambos quedaron encerrado, condenados a su próxima muerte? Salimos a toda prisa y nos adentramos hacia el lugar donde mi padre trabajaba ,por lo que corrimos lo más rápido posible para escapar con vida, pero Samuel no fue lo suficientemente rápido y fue atrapado fácilmente por un zombie, que lo agarro por la espalda y le arranco la cabeza. Los gemidos se oían cada vez mas fuertes,y aunque quise ir a salvarlo, ya no había nada que hacer, solamente correr para salvar nuestras vidas. No pude detener a Guillermina, que salió corriendo para ayudar a su mejor amigo y otro maldito caminante se la comió. Era indescriptible todo el horror que vivimos en esa huida.
 
Seguimos los pocos que estábamos allí. Llegamos exhaustos. Empecé a golpear la puerta desesperadamente y casi la volteo para que mi padre me abriera. Cuando finalmente me abrió todos entramos.
La gran epidemia capitulo 3
0 Puntos Score: 0/10
Visitas: 198 Favoritos: 0
0 Comentarios La gran epidemia capitulo 3
Este post no tiene comentarios. Sea el primero!
Para dejar un comentario Registrate! o.. eres ya usuario? Accede!